III Certamen de narrativa breve - Canal #Literatura

relatos

Ver por orden de llegada
142- EN EL CORAZÓN DE DIOS. Por Perola

“Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, tarde te amé. Y he aquí que tú estabas dentro y yo fuera…” (San Agustín)

Yo siempre recibí a los judíos a pedradas. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
141-Cuento en azul. Por Inuk

Para Kinoa y con Kinoa

Obina Sampa se sienta en un lugar cualquiera de los muchos disponibles a esa hora última en el vagón de tren, equidistante de dos puertas abiertas que deben estar a punto de cerrarse ya. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
140- Sorpresas te da la vida. Por Carlos Buendia

“Empezamos a grabar, caso 231/543, homicidio, mujer de 36 años, testifica el inculpado, Juan Rodríguez, por favor sitúese en ayer por la mañana”. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
139- Vycril Rapid. Por DOS-B

Se había guillotinado la lengua; y hacía cola en la ventanilla del Chemical Christus Center. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
138- Parafraseo Andaluz. Por Ator Rante

El sol acariciaba el horizonte del mar mediterráneo en la región de Andalucía mientras las arenas blancas de sus playas se extendían a lo largo de la costa malagueña. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
137-El purgatorio en todas partes. Por Johanna Brahms

Leticia soñó con una ciudad que mezclaba Goslar y Curitiba, con las calles estrechas y las plazas ancladas en el Medioevo del poblado alemán y las vallas en portugués y los murales de la urbe brasileña. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
136- Sangre, azahar y secretos. Por Dublín

Cayeron miles de días del calendario hasta que quedó sólo el de Gabriel. Únicamente ese día era importante, los demás eran leves y, sin embargo, cuánto le pesaban. El pasado pesa siempre cuando es difícil de llevar.. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
135- El ángel caído. Por El guardian del centeno.

Podría decirse que la decisión fue de los dos. Aunque la previa necesidad fue parida por ella: setenta metros cuadrados bien ordeñados, con vistas al parquecito de abajo, daban justo para los tres, pero no para el abuelo Jeremías una vez que enviudó. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
134- En la máquina del tiempo. Por Ludwig Khan

En pocos días se cumplirá un año desde aquella tarde inolvidable en San Juan de Luz. Entonces hubiera deseado detener el tiempo y quedarme para siempre en ese equilibrio alcanzado. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
133- Fotos. Por Pingüino

Cuando miras una foto, abres una caja de música, y la bailarina que da vueltas te cuenta cosas del pasado, de cómo sonaba la melodía de aquel viento, de cómo olían las calles entonces y del sabor de los croissants y el café con leche de la mañana. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
132- Bloque 123 de la calle 4ª. Por Rodriguez

Y la vecina de arriba no dejaba de llorar. Nunca dejaba de llorar, llego un momento en que todos los vecinos del bloque 123 de la calle 4ª pensaron que llorar era su estado
Natural. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
131- Tormenta en un vaso de agua. Por León Bloy

Ocurrió justo en el momento más inoportuno, en el lugar más inadecuado … y a la luz del día. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
130- Pan duro. Por Blacamán

Han pasado cuarenta años y aún recuerdo como si fuera hoy el día en que el Pelotari llamó a la puerta una mañana en que estaba yo solo en casa. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
129- Zapatos de cuero cosido. Por Korzeniowsky

Iba a ser su primera noche, y estaba nervioso. Julius le había conseguido una chaqueta oscura que le venía pequeña, pero no los zapatos. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
128- El escondite. Por Blukiblu

Descalificado por no ser inédito.


Imprimir este relato Imprimir este relato
127- DISECCIÓN DE UN POLLO. Por Mazarino

El frenazo se escucha claramente, casi todos vuelven la vista justo a tiempo para presenciar cómo el cuerpo del peatón imprudente vuela unos cuantos metros, dislocado como si fuera un muñeco roto, para ir a derrumbarse en medio de la calzada. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
126- Y me traerán flores. Por Séfora

Tanto tiempo en este lugar me hace pensar que el final está cerca. Lo intuyo. No puedo explicar por qué, pero de alguna manera lo presiento. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
125- Una ballena te saluda. Por Hudson

A los diez minutos de dejar el poste con la campana se llegaba a la pequeña playa de la ensenada. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
124- Mente oscura, amor a la familia. Por Conde de Lemos.

El único camarote del barco parecía estar hirviendo, las centenares de exhalaciones habían cargado el aire de un aroma poco saludable. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
123- Vainas y campiña. Por Malocki

Romeo está harto de los ultracuerpos. Telefonea a Julieta. ¿Has visto ya la película? Se encuentran en un bar céntrico. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
122- Tras el telón. Por Silencio

Un compañero comenta en el pasillo que la reunión con los padres de su grupo ha sido como todas, (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
121-Variaciones sobre Casablanca. Por H.Beil

Ayer regresé extirpado de Casablanca sin tan siquiera haber estado en ella… (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
120- Hank tiene razón. Por E.Sama

No sé si el mundo tiene más imbéciles o más cabrones, pero está claro que Hank lleva razón y que los dos abundan. A los capullos nos toca siempre y nada nos redime. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
119- Demonios al horno. Por Gutiérrez

El padre de Basilio Lobo deja atrás la ciudad. Conduce bajo la lluvia y, por primera vez, hace el recorrido hacia el internado. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
118- De capitanes y sirenas… Por Nyx

A veces mis pensamientos son sueños, a veces mis sueños son sentires, instancias que mi corazón echa al correo de tus brazos, de tus manos, de tus labios, solo esperando a ser recibidos, cálidamente acogidos… (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
117- El cuchillo. Por Hank

El camello se acerca desde el otro lado de la pista sin apartar la mirada del culo de Rosa. La sonrisa de perro y el paso vacilante delatan un escaso suministro de oxígeno. Se detiene a un par de metros. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
116- CASI EN BLANCO. Por ENDER

Sucedió así, como tenía que suceder. Así sucedió, cuando tenía que suceder, y me acuerdo todavía porque no intento olvidar, y si lo intento no se me olvida. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
115- Sin tí no soy nada. Por Gerifandio Rocamírez

Una rubia “Playboy” con una camiseta tan ajustada que parece que lleva las tetas envasadas al vacío levanta un cartel con el número 15. Va a comenzar el último asalto de la pelea por el campeonato mundial de boxeo, versión WWW, del peso super-welter. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
114- EL HIJO DEL SOMBRERERO. Por VALS DE MEFISTO

Nunca imaginé que la locura de mi padre se debiera única y exclusivamente a su empeño en fabricar sombreros. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
113- 20 minutos de “amor líquido”. Por norba

Llegamos a casa, me había acompañado a hacer unas cosas. Yo sabía, por que no reconocerlo, que podría suceder algo, tal vez podríamos follar. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
112- TRISTEZA DESPEINADA. Por Malanoche

Hay un tren dormitando en la estación, sus pulmones de metal exhalan humo, es la señal de un despertar, el primer bostezo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
111- Castillo de naipes. Por Paula

¡Los has ganado!, ¡son más de cuatro millones de euros!, ¡no está mal!. ¡Felicidades Cristina!, Te lo has sudado. ¡Hombre!, di nos lo hemos sudado, Mario y el resto del equipo han trabajado duro, muy duro y han funcionado como un reloj. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
110- PLATOS COMBINADOS. Por GIORDANA BRUNA

Remedios se sentía perezosa. Durante todo el día hubiera querido tener ocasión de envolver todas sus obligaciones en un papel de periódico y echarlas a un contenedor de basura. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
109- PESADILLA EN EL “SÚPER”. Por LUCAS DEL MONTE

Salí de mi ensimismamiento de golpe, el que se dio mi carrito del supermercado contra el que conducía una chica rubia de larga melena y corta falda con unos ojos de querubín y una sonrisa llena de simpatía. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
108- Escuela de vida. Por Juan Bravo

Desde hacía tiempo, más del que ella quería recordar, se encontraba sola. Un día su marido le dijo adiós, y se fue. Antes, el desamor, las discusiones y los engaños. Después, los abogados, el reparto y la pena. Una pena enorme, sin motivo principal, pero aplastante y que la llevó a conocer la depresión. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
107- VENTANAS ENCENDIDAS. Por Lucía Margota

“De tarde en tarde alguna ráfaga
hacía circular sobre el paisaje
jirones dormidos de bruma”.
Knut Hamsun. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
106- LOS SACRIFICADOS. Por PABLO LASSO

«Hoy me ha llegado una carta en la que me han comunicado que mi vida se acaba en dos semanas. Es tan triste saber que tu vida se acaba… sobre todo si aún no se sabe cuanto tiempo te queda hasta morir.», exclamó aquel tipo mientras con ojos vidriosos contemplaba su vaso casi vacío. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
105- QUIEN CON NIÑOS SE ACUESTA… Por Nomberta Vidal

El niño no paraba de hablar. Continuamente interrumpía todo lo que la guía iba explicando a los turistas, entre ellos sus padres. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
104- LOS DOS PUENTES. Por VIAPINAR

Sonó el teléfono, aproximadamente a las cuatro de la tarde, era la policía; comunicaron a Pedro que su hijo David estaba grave, y lo habían llevado al hospital. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
103- El fantasma de los ojos azules. Por Amanda

Alipio García hacía la ronda, como cada noche, en el pasillo número dos del juzgado del mismo número de la localidad de Ojos Claros. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
102- La Olla Mágica. Por Pedro Duque

Para nosotros, niños de una gran ciudad, ir a aquel pueblecito recoleto y

blanco de Andalucía era el mejor regalo que nos podían hacer nuestros

padres. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
101- TIERRA SOÑADA. Por ALZYBIADES

A la luz de la luna y junto al mar, una estrella fugaz vi brillar, esa estrella, y su reflejo en el mar, un deseo me hizo pedir, deseé una vida mejor, para mí y para el fruto que en mi vientre llevo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
100- Motín en los Cielos. Por Asclepio

El Cardenal Primado Sideral había llamado a capítulo a las altas jerarquías mitradas. Todos se encontraban un tanto expectantes y nerviosos, porque nunca habían sido convocados con tanta urgencia, y además percibían como el rictus de su eminencia destilaba una incontrolable soberbia. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
99- Cenas desiguales. Por Dioniso

Joven camarero, le deseo gozosos y crepusculares momentos… (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
98- Retratos de Silverio: Lucía. Por Castellio

Silverio era fotógrafo. Sólo hacía retratos y todos, o casi todos, los guardaba. Los tenía de todos los colores. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
97- EL OFICINISTA. Por I. VITALE

Cada día me cruzo con él en mi camino.
Yo llevo a mis hijos de la mano como dos marionetas que se mueven sin parar cada uno por su lado; vamos corriendo al colegio para que luego pueda llegar a tiempo a la peluquería antes de las nueve. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
96- Y otra carta más. Por REB2

Una nueva carta llega a mis manos. ¿Cuántas habrán pasado ya? ¿Cuántos cientos de miles? ¿O quizás millones? ¿Y paquetes? ¿Cuántos sueños? ¿Cuántas decepciones?, ¿Cuántas esperanzas?, ¿Cuántas lagrimas? Ahora que ya me queda poco tiempo para que llegue el momento de terminar con esta mi profesión y entrar en mis años de retiro, no puedo sino recordar todos estos años, todos los recuerdos, todos los momentos, todas las sensaciones. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
95- EN EL RINCÓN DE LAS ESPERAS. Por CLAUDINE CHAUDRON

“¡Quién te iba a decir, con lo que fuiste, que te verías esperando a un hombre de madrugada!”. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
94- Diente Inclinado. Por Boby Alexander

La gente tiene razón diciendo que cuando algo está cerca de nosotros, no lo apreciamos y por eso el huevo ajeno nos parece más grande. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
93- Chacarera del demonio amargado. Por Baltasar Aguirre

El cuchillo de plata con mango de cuero de vaca perdió un destello bajo la guiñada de la luna. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
92- LA MUERTE DE BLONDIE. Por Abimael Koczinsky

Me enamoré de Blondie en cuanto la vi tras la vitrina de la tienda de animales arañando el vidrio y soltando ladridos quejumbrosos con los que trataba de llamar mi atención. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
91- Cielo de locos. Por Donna Mathew

Los ojos me pesan una barbaridad, cansancio, calor… los párpados caen y se entre abren, vuelven a cerrarse y se abren menos que antes pero más que la próxima vez, que se vuelvan a cerrar, se cierran y… ya no se abren hasta dentro de un rato. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
90- AZUL KUKI. Por AZZURRO

Azul que articulas este relato, déjame contemplarte. Déjame que te cuente, azul, como ese día vi el cielo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
89- Mi amor que ya no duerme. Por Quintín de Parma

Cada una de las gotas de lluvia que han golpeado el cristal de la ventana desde que tuve este despertar abrupto intentaba decirme lo que ha ocurrido a mi lado durante la noche, dentro de nuestra habitación, sobre nuestra cama, quizás no haga aún ni dos horas, pero hasta este preciso instante no he entendido el lenguaje, ni mucho menos, el mensaje. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
88- el debut. Por teo

Han pasado ya diez años desde aquel día y lo recuerdo perfectamente, recuerdo incluso los sentimientos y sensaciones que viví los días previos, supongo que hace falta algo más que tiempo para borrar de mi mente una semana llena de emociones de lo más dispares. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
87- JUEGO DE MÁSCARAS. Por LUMIÈRE

I
Las pasiones, aún siendo las mismas en todos nosotros, se pueden manifestar de muy distintas maneras. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
86- In Memoriam. Por Juli Elilin

Los hoteles eran demasiado caros. Por el lujo de alojarse en el centro, uno paga un dineral por una habitación con cucarachas y cortinas mugrientas. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
85- El Pueblo. Por Rhadamante

Las mujeres barrían los portales, y extendían la ropa blanquísima en los tendederos, y desbrozaban los geranios de los maceteros mientras tarareaban las canciones de moda. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
84- No esperarás del favor ni temerás de la arbitrariedad. Por Saúl March

El sargento echa un melancólico vistazo sobre el rostro aterido del cabo, a quien el sueño derrota los párpados sobre los abultados globos de los ojos. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
83- Fantasía de Sueños. Por Lina

FANTASÍA DE SUEÑOS

Los emigrantes canarios en Cuba, se caracterizan por contar historias, las que estaban siempre presentes en sus noches. En la campiña, se reunía con ellos sentado en su taburete el más viejo del grupo, quien no dejaba de mirar al oscuro trillo, quizás imaginando a su terruño lejano. De ellos aprendimos a entretejer nuestros cuentos para decirlos. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
82- TÍA DORA. Por ANTON PAVLOVICH

Siempre pensé que tía Dora tenía que existir y por esto he tratado de encontrar a menudo alguna prueba de ello en nuestro piso de Joaquín García Morato. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
81- «Paréntesis». Por Arco iris

El invierno, como cada año, llegó con sus fuertes temporales. Había días en los que el viento soplaba tan fuerte, que nadie se atrevía a salir a la calle, como si el fenómeno marcase un toque de queda que obligaba a los vecinos a recluirse dentro de sus cuatro paredes. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
80- Te llamaré Marina. Por Valvanera

Llueve. Detrás de los cristales llueve y llueve. Mientras, mi corazón sonríe, y mis lágrimas se confunden con las gotas de agua que caen por la ventana. Parece una contradicción y, sin embargo, ese es el sentimiento que me embarga. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
79- Perro. Por Fobia

Esta es noche de perros. Perros como yo. Yo no ladro, pero muerdo. Venid, venid a por mí. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
78- Llovizna ácida. Por Marcelo Paez

Deambulo por el centro de la ciudad, perdido, mareado, rebotando contra los postes y las paredes como una bola de pinball. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
77- El secreto de las hermanas Baker. Por lira de Dámaris

-Te parece poco. Me has robado la vida.
Voz cavernosa de Linda que se escucha con la pantalla envuelta todavía en un fundido negro. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
76- LA ESPIRAL INFINITA. Por TADEO AMABLE

Todo empezó de mañana cuando el autobús enfiló las Rondas. Las soberbias avenidas repletas de arboledas frondosas, ceñidas por amplias aceras. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
75- El regreso. Por Harún

El joven caminaba enérgicamente por el camino polvoriento, acalorado y con la boca seca, escudriñando el horizonte , donde aparecía la ciudad blanca recortada contra el cielo anaranjado. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
74- Secreto de confesión. Por UnoA

Miró hacia arriba. La lluvia arreciaba; el aire invernal soplaba con fuerza, moviendo las copas de los árboles, que lucían tímidamente, por todo adorno, sus últimas hojas de color chocolate. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
73- Cebuliano. Por Tarl Cabot

—¡Un castigo! Cuando vi la estación espacial, con su forma de C, pensé: “C, C de castigo, ¡un puto castigo!” (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
72- ULTIMAS REFLEXIONES DE ANASTASIA RICHTER. Por SOLEDAD VARGAS

Cuando la supervisora de celda ha entrado con sigilo para decirme que tengo derecho a un último deseo, me he reído como una loca y le he enseñado los dientes. Ha corrido hacia la salida espantada; es humana y por eso su miedo es ilimitado. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
71- VIDAS HIPOTECADAS. Por REALIDAD

Algo nuevo ha sucedido en mi vida, al salir a la calle, una calle cualquiera de un pueblo de Murcia, donde todos nos conocemos y todavía se utilizan los apodos después del nombre, me he cruzado con personas que nunca había contemplado antes. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
70- Envejecer. Por Luis Iglesias Fouce

Al final, o al principio, aparece una que te parece distinta y sientes que no puedes querer más, amar más. Y no excluyes, sumas. Y de pronto quieres al primero y al último. A la lluvia, al sol, al viento. Quieres a todo y a todos. Hasta a tí te quieres más. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
69- Ausencia. Por Patricia

Hace frío, la humedad del ambiente y la cercanía del mar dan un aire inhóspito al salón de la casa, el olor a salitre inunda la estancia, el polvo acumulado durante meses en los muebles, me produce un ligero picor en la garganta. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
68- Regresión. Por Carmen Conde

Era un buen ejemplar de raza superior: rubio, ojos celestes, robusta constitución, bien proporcionado, inteligente. Tenía un único problema para lograr la perfección deseada: un miedo irracional hacia las multitudes le hacía imposible llegar al poder que estaba seguro merecía. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
67- Bajo el aliento del agua. Por Laureles vanos

Dime, misterio, ¿por qué este dolor? ¿Por qué? Dime. ¿A cambio de qué? (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
66- A lo lejos. Por M. J. Baltasar

Estoy solo. Las hojas de los árboles pestañean indiferentes a mi paso. La vereda es estrecha, oscura, sinuosa. Hay nubes moviéndose que tratan de decir algo, gesticulan. Tal vez llueva- pienso. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
65- Celebridad. Por Malaquias crow

Lejanos aparecían los días de vino y rosas, el bullicio del público, los deslumbrantes focos del plató, la excitación enfermiza de las adolescentes al reconocerle tras unas enormes y glamorosas gafas de sol mientras compraba en el “super”, las interminables fiestas y saraos, el dinero ganado y gastado fácilmente, los esculturales cuerpos desnudos al otro lado de la cama, el polvo blanco penetrando por su nariz. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
64- La dama que creyó ser de piedra. Por Líblula

Se vio reflejada en un cristal esa mañana y se detuvo a observarse, hacía tanto tiempo que no se detenía a hacerlo… Su piel tan pálida captó su atención por un instante y quedó en él atrapada. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
63- Premio Inesperado. Por Raul Restrepo Moncayo

Cinco números que podrían cambiar el destino. Tres-dos-uno-cinco-siete. En ese orden. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
62- MESTIZAJE PROHIBIDO. Por DIEGO NOGALES

El eco de los voceríos de los últimos borrachos reverberaba por las desertadas calles. El fresco rocío, ávido de cuerpos vivos, se dirigía directamente hacia los huesos. Zito se contorneó con sus propios brazos mientras permanecía oculto, agazapado entre las últimas sombras de la noche vencida. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
61- AÑICOS DE BÉCQUER. Por Acebo

Por la mañana nos habían presentado a Gustavogolfopéquer, que tenía golondrinas de luto chocando con los cristales del balcón de su novia. Por la tarde, refugiados en la sombra de mediados de junio, intentábamos recordar los versos que había leído don Pablo en voz alta. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
60- “Tinín y el Capitán Trueno”. Por Adolba

Los domingos no eran tales si en la mesa no había un buen plato de paella y una buena bandeja de pollo con patatas. Mamá solía pasarse toda la mañana trajinando con perolas, cacharros de cocina. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
59- LA FLOR DE TUS LÁGRIMAS. Por Nafka

Berta acababa de acostarse, mañana le esperaba un duro día de trabajo. Ya había acostado a los niños y se disponía a acurrucarse al lado de Alejandro. De repente, el teléfono sonó. Eran las once de la noche. ¿Quién podía ser a esas horas? (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
58- LOS LABIOS DE PAULA. Por AQUELLA CHICA

Cuando ella se excusó para ir al servicio, él descubrió que nunca iba a acostarse con aquella chica. Fue la manera en la cual ella había bebido su último trago de aquel botellín de agua, apresuradamente, pues ya llega tarde a la cita con su amiga Paula. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
57- NOCHES TOLEDANAS. Por SIONES

Cuando la joven arqueóloga de origen hispano-francés Bell se fue de visita turística a Toledo nunca pudo imaginar el lío en el que se estaba metiendo. En realidad se llamaba Isabelle, pero todo el mundo la llamaba Bell; le gustaban las implicaciones: “campanilla” en inglés, también la flor del mismo nombre y el hadita de “Peter Pan” que había sido su amiga invisible hasta los siete años. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
56- Las dos Marianas. Por Clara Zetkin

Comenzó otra vez mi rito cotidiano: me levanté a las siete y media, practiqué la gimnasia obligatoria que me permite mantener a raya la comba del abdomen, tomé el desayuno y luego me enfrasqué en la realidad de ayer del periódico local. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
55- El viaje. Por Iris

– ¿Qué vas a hacer en Nochevieja?- Después de preguntarlo, Alejandro temió haber sido demasiado brusco y aguantó sin apenas respirar los segundos en los que no oyó nada al otro lado del teléfono. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
54- YOLI. Por JAKARANTI

– I –
Gerardo no está solo. El vino, música, juegos de azar y literatura, se amontonan sin orden en su vida cotidiana. El cielo gris y el olvido también gris, quieren apoderarse de su ánimo, mas, se va diluyendo con el recuerdo de Yoli. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
53- La conciencia. Por El lobo Quirce

Hoy tocaba limpieza de estanterías; son las de la salita pequeña, donde se refugia Quirce las más de las veces, para encontrarse así mismo, para buscar respuestas a sus incógnitas, a sus dudas. Pero ahora está indolente y se sienta en la butaca confortable, que le recoge con sus cálidos y mullidos brazos; estira las piernas y apoya su espalda en el respaldo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
52- El anuncio. Por Topo Yiyo

En el pasillo ya huele a puchero, y María tuerce el hocico pensando que de nuevo intentarán sin éxito que ella coma un plato de esa sopa de color blanco sucio, como de cocina vieja. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
51- Busqueda. Por Manuel Leyre

La playa estaba desierta, paraiso virgen al que la civilización esa mañana había olvidado presentándose como un cielo aquí en la tierra para quien osara atreverse a caminar con pies desnudos por sus puras y calientes dunas de arena blanca y fina. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
50- El Silfo. Por Melkor

Lo puedo ver. Con sus ojos de color azulado, una reminiscencia de cobre en las pupilas. Su mirada atenta observa mis movimientos por la habitación, envuelto en la más absoluta desesperación. Sólo queda en mí entereza suficiente para no dejar de escribir. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
49- VIVIR EN LA MEMORIA. Por Carlos Cifuentes

¡Por fin en la calle! Hace tres días que no he salido para nada, atrapado en casa por esa atmósfera densa y viciada propiciada por la maraña de ideas que pululan en mi cabeza. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
48- Esperanza de barrio. Por Fausto Alegre

A partir de las nueve menos diez, la plaza del Nervio comienza a recibir merodeadores. Mujeres de mediana edad con el carrito de la compra, o madres jóvenes acompañadas de niños aún demasiado pequeños para meterlos en el colegio; (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
47- Un tipo atento. Por DAGA

“Me maravilla pensar que hay gente tan distraída como dispersa. Es una cuestión de conducta. Yo por ejemplo, me mantengo atento a todo lo que pasa a mí alrededor, sereno y calmo, tengo buen tacto para las situaciones que se me presentan. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
46- Pedales. Por Abraham Paso

Fuimos hasta la plaza. Me dijo que no le gustaba andar por la calle, así que mientras yo pedaleaba lento y dibujaba viboritas con la rueda de adelante, él caminaba apurado acompañando a su bicicleta como si fuera un escudero con el caballo de su señor. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
45- Historia de un hombre que volvía a casa. Por Hombre libre

Era uno de esos días. Sí, ya saben, uno de esos días tristes en los que volver a casa, despacio, tranquilo, hace las delicias de la mente, que solitaria se revuelve sobre sí misma. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
44- El lienzo. Por Sisebuto, el perezoso

Gregorio trataba de no imprimir demasiada rapidez en su trabajo. Su cuadrilla estaba remodelando la casa antigua de la calle Cervantes. El final implicaría volver a la cola del paro. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
43- “HISTORIAS DE UN CAFÉ” Por JAY HARLAND

– Sé lo que estás pensando. Pero te aseguro que esta vez no lo vas a conseguir.
– ¿Estás seguro?
– Puedes apostar lo que quieras. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
42- EL RESTAURANTE. Por L’ENCOBERT

 Desde hacía algunos meses en la ciudad tan sólo se hablaba del nuevo estaurante. Incluso quienes no lo habían visitado, que eran la mayoría, se referían a él con una mezcla de misterio y respeto. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
41- Tirador de Élite. Por Tebas

No se recordaba verano así desde hacía décadas. La voz en “off” del Servicio Nacional de Meteorología había anunciado altas temperaturas en el noticiero de la noche anterior. Esta vez no se había equivocado. El sol caía a plomo en una de esas tardes en las que el asfalto parecía derretirse con el calor. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
40- Entre botellas. Por BNK

 

Un volante, una carretera. Un volante, una carretera. Un volante, una carretera. Y en el fondo del camino, un despertador que suena.

(más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
39- Vacaciones mentales. Por Manuel Cárdenas

 Desde luego hay que ver el buen gusto de estos ingleses para decorar los pubs. Bueno, más bien habría que decir “británicos” porque lo cierto es que yo me encontraba en Escocia. De vez en cuando yo hacía “mis vacaciones mentales”. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
38- El amigo fiel. Por Penélope

Era una tarde de Febrero. Yo estaba allí, en el escaparate de la tienda de un aeropuerto, una duty-free dicen que se llama. Estaba, como decía, junto a otros amigos de otros colores, como imitación de la diversa realidad de este mundo; pero me eligieron a mí, un osito de peluche blanco y negro. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
37- “Una buena salud” Por THOR

-La verdad, señor comisario, desde que cumplió los noventa años, mi hermano ya no es el mismo. Si usted me lo permite, ahora que tengo un momento de respiro, quizá pueda expresar con claridad lo que ha pasado. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
36- Amistad en tiempos de hambre. Por Dr. Rathimen

Era estrecha la calle, la mugrienta farola de luz pajiza daba impresión de que necesitaba higiene en sus fachadas. Allá por la mitad, por donde más se ponía cuesta arriba una gran puerta con miles de capas de pinturas y cientos de desconchones, hacían obligatoria la mirada al interior del que manaba un olor a suciedad añeja y a miseria. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
35- SOLA. Por Leonardo2

¡Dios mío! ¡Estoy de parto!No era una expresión de felicidad, como podría suponerse. Era una expresión de miedo, de angustia. El momento que desde hace unos meses esperaba, ya había llegado y, sin embargo, estaba sola. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
34- Abriendo puertas. Por Hera

Lágrimas inundaron mis ojos y te abracé sabiendo que a partir de entonces, podría hacerlo siempre.Sentada en un banco con mi billete en la mano, bajo la luz cálida del mediodía que lo envolvía todo, ansiaba el momento de subir al tren. Estaba nerviosa, como si de ese viaje dependiera mi futuro, o al menos, alguna parte importante de mi vida.

(más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
33- RAREZAS. Por RICARDO REIS.

Estamos tan acostumbrados a existir que los hechos más sorprendentes de la vida nos pasan desapercibidos. Sólo si nos paramos a contemplar y reposamos la vista sobre lo usual podremos percatarnos de que eso que llamamos rutina tiene poco de repetición, y mucho de recreación.

. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
32- “Memento mori”. Por Athalea

San Francisco, a 26 de Septiembre de 1962

Querida soledad:

En unas horas todo habrá acabado. Saldré de esta oscura y deprimente celda para no entrar jamás.
Caminando por la galería, mis pasos irán al compás de mi corazón, cada vez más y más lentos y dolorosos. La galería estará vacía y silenciosa. El silencio se verá roto por mis pasos sumergidos en una gran tristeza. Sin duda, cada paso dado me susurrará al oído la palabra muerte.

(más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
31- El joven de las quinientas hojas. Por Le Lafaut

Ésta es una historia que ocurrió, quizás, en alguna ciudad de un mundo sin nombre. Allí vivía un joven silencioso, de grave expresión y complexión ausente. Era estudiante, en una universidad de faz descolorida.

Un día como cualquier otro caminaba nuestro estudiante hacia ella. El día era gris y amenazaba lluvia. Hacía frío. El joven se dio cuenta de que no tenía donde apuntar las lecciones de sus maestros. Era demasiado tímido para pedir a sus compañeros que le dejaran algún folio, así que se acercó hasta una papelería.

. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
30- Meritxell, vuelvo. Por Álvaro Casares

 La Sierra de Madrid. Un chalet rústico incrustado en una ladera. Cinco de la tarde.

Mila y Nacho sólo tienen datos imprecisos sobre la ubicación de la casa del viejo Sebas. No es viejo —cincuenta y pocos—, pero la soledad del retiro voluntario le ha agriado el carácter, exagerado las arrugas y encanecido el pelo.

. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
29- Reflexiones deconstruidas. Por Tokyo Monogatari

A Jim Ballard

LA OTRA ORILLA

Mi mente está tan podrida que ni siquiera puedo recordar que es lo que me asquea. Si fuera capaz de sacar mi cerebro de mi cráneo y hurgar en esa jodida masa de mediocridad gris tal vez, sólo tal vez, podría sacudir a los demonios que la infectan hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo, durante todos los putos días de todos los putos años de mi vida que alcanzo a recordar. . (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
28- Quiero contárselo a mi madre. Por René Irasaqui

A nadie le parecerá mal que quiera contárselo a mi madre. Al revés. Una relación materno filial tan estrecha sólo puede inspirar admiración, complacencia y hasta ternura en quienes tengan buenos sentimientos. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
27- Frustración. Por Mujeres

Cerró la puerta con suavidad y se miró al espejo. Y sí, se vio ciertamente atractiva. Se le fue colocando la angustia en la garganta y la imagen fue emborronándose, hasta que las lágrimas, sucias de maquillaje, empezaron a caer, despacio, sin ruido. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
26-¿Sabés mamá? Por Talón de Aquiles

¿Sabés mamá? Hoy me siento aliviada porque creo que empecé a perdonarte. Fue hace un ratito nomás. Parece que vomité al monstruo, a ese monstruo que me metiste adentro, como una astilla de plomo, aquel día de enero cuando aparecí asquerosamente por ese asqueroso lugar que vos tenías entre las piernas.
Como yo mamá, igual que yo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
25- Salida. Por Asmodeo

Toda puerta de salida es, a su vez, una puerta de entrada…
Entro y salgo de mí… en ti.
Abro una ventana: es de noche (quiero que sea de noche), un vaho de soledad asciende hacia mi. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
24-Yo te conozco. Por El pintor de orillas

Yo te conozco mi vida, mi prosa, voluptuosa cumbre emancipada. Oh, tus cambios de ademán, sinceros, apabullantes y roedores de mi alma lisonjera. Oh, tus nocturnas apariciones, cómo quisiera ser tú. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
23- La oportunidad. por Morgaana

Cuando le vi supe que era para mí; estaba comiendo el bocadillo de salchichón que mi madre me preparaba todos los días en el patio del colegio, conmigo estaban Marta y Dani dando cuenta de los suyos. Di un mordisco a mi bocadillo y mire al frente, y ahí estaba él. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
22- La piedra de la magia. Por La maga sin piedra

El tren nos dejó en la estación de Meknes en marzo del año 1980 empezaba a anochecer, andamos hacia la Medina, cruzamos un puente interminable, llegamos de noche a La Medina, entramos en ella. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
21- Una cabina y tres palabras. Por José Mula

La fiesta de fin de curso promete ser un acontecimiento único en la vida de Fernando. A sus diecinueve años nunca ha salido a cenar a un restaurante ni menos aún pisado una discoteca, además, sabe que Gema también irá;. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
20- Un hombre precavido. Por Visivilo

Desde que se les casó el último hijo a Rogelio Tristán y a Maria Turpin, el nido se les quedó vacío.
No eran viejos, ya que se habían casado jóvenes, con la fortaleza y espíritu suficientes para criar los cuatro hijos que les nacieron y contribuir sin problemas a costear las carreras universitarias, que todos ellos estudiaron. . (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
19- La cita. Por Cariátide.

Reservó una mesa en el Ritz de Madrid y una habitacioncita modesta pero elegante. Se trataba de pasar unas horas con una joven artista procedente de Zacatecas, México, deseosa de triunfar y con pequeños logros que le auguraban una esperanza de laureles.. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
18- No puedo dejarlos solos. Por Jonás

Yo tengo por costumbre saludar cuando llego, pero ni caso. Siempre que llego me encuentro con más de lo mismo. No hay vuelta que darle, parece que me esperaran. Dejo la carpeta sobre el aparador y ya están peleando. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
17- El coleccionista de recuerdos. Por Leonardo

Parece como si aún lo viera ahí sentado, en una de las mesas del club de ajedrez y bar para ancianos El Oro Negro: siempre al lado de la pared, junto a un café con leche condensada –su bebida favorita– y un libro entre las manos. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
16- El Sueño. Por Higuito

A pesar de las airadas protestas de mi marido, me fui. Era un viaje que tenía que hacer yo sola. Mi alma no se podía unir a la suya para ajustar las cuentas a un pasado tan lejano. Me pertenecía sólo a mí. Esto no lo podía compartir. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
15- EL LIBRO. Por Joseme

Nada es lo que parece, hasta que lo tocamos o se nos aparece. Es como esa hoja involuntaria, que el viento recoge, tras la caída, para convertirla en parte de nuestra vista, de nuestro color, de nuestra existencia. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
14- DESTINO AFGANISTAN. Por Raixa

Todo parecía lejano, irreal, casi imposible. La única verdad de aquel momento era que de no haber sido por su padre, jamás se habría subido a aquel Hércules. Pero ahora estaba allí, en la oscuridad de la noche, pisando suelo enemigo, muy lejos del mundo civilizado. No podía creerlo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
13- LETARGO. Por TSUNG-HE

Casi nadie se aventuraba a cruzar las peladas Montañas de Kuen-Lun, en las que el viento silba como un afilador y aguza las aristas de sus rocas que destellan al sol como talladas en diamante. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
12- Nihil. Por NoBody

Al abrigo de cuatro paredes, desesperando a las palabras, yacía el cadáver de un hombre vivo. Era Eduardo Montesinos y su único refugio era negarse a vivir. Ante el más aterrador vacío un único movimiento restaba: vaciarse de sí mismo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
11- Irreemplazable. Por Graciela Moreno

Cuando murió nuestra perra, mi hermano Orlando sugirió que enseñáramos a la lora a ladrar. En realidad hubiéramos querido recibir la cachorra pequinés que nos ofrecían los vecinos, (tenía una mancha nevada en el pecho, igual que nuestra Puka), pero mamá lo prohibió con un argumento irrefutable: (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
10- EL CORAZÓN DE LA LAGARTIJA. Por Alberto Buenaventura

Tuve la gran suerte de tener acceso desde pequeño a una gran biblioteca, la de mi abuelo, don Agustín Buenaventura, un hombre inteligente, vivaz como un ave de rapiña, sin profesión definida, y que había hecho una fortuna con el contrabando de volframio o algo parecido, en la época de la guerra civil española. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
9- Una entrevista más. Por Zürn

Dedico una hora entera a acicalarme. Ante el espejo pongo especial atención a los dientes, no vaya a ser que lo estropee todo un incompetente resto de cruasán.
Luego hago un repaso general (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
8- La sala de Espera. Por La rana de la Calavera

Aquel mes de enero, todos los martes a las cuatro de la tarde, cualquier persona podría haberme encontrado en la sala de espera del Dr. Rovira, una amplia estancia con varias mesitas llenas de revistas, y grupos de sillas azules de diseño entre ellas. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
7- Amanecer blanco. Por Marina

—Dos, tres de cada diez, esos son los resultados que se están obteniendo en los últimos años, no son estupendos, pero menos es nada, usted me ha pedido la verdad, lo siendo. Esa es la verdad. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
6- Conversaciones a solas. Por Pandora.

Llego pronto. Ella me espera, sentada en el sofá, leyendo un libro. Eso me incomoda profundamente. Odio llegar y encontrarla enfrascada en la lectura, o escribiendo, con esos ojos con que me mira y que no son de este mundo. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
5- Diario – Por La contadora de estrellas.

Eran tres las personas que se hallaban en escena. La mas joven dejaba resbalar por la piel de su donosa dama susurros halagadores y dulces lamentos. Ella se sentía tremendamente agasajada con las caricias prodigadas por su amante. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
4- Mujeres de leyenda. Por Argos

              Dolores Clavijo, la reina del cuplé, repasa su viejo albúm de fotos, la historia de toda una época gloriosa, los tiempos de las tertulias literarias, de la zarzuela y la opereta, el Madrid de Joselito y Belmonte y sobre todo el Madrid de los cafés cantantes y el cuplé, (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
3- Un Milagro… o casi. Por Pilar1970

Por fin llegué a casa. Mi corazón aún latía con fuerza, podía sentir su pulso en mis mejillas, en mis manos… en todo mi cuerpo. Me quité rápidamente los zapatos al mismo tiempo que la chaqueta; (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
2- LA CRISIS. Por xulux

Ha llegado, la crisis, para ella el aire transparente está lleno de amenazas a punto de llegar, de presencias desconocidas, de sorpresas inesperadas, rebosante de rapsodas petulantes que acuden acarreando versos nocturnos, sueños iluminados (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato
1- EL ROSTRO IMPENETRABLE. Por Juan Deliver

Recuerdo bien la primera vez que la vi. Luego vendrían otra media docena de veces al menos. Marlon Brando estaba probablemente en uno de sus mejores momentos, acompañado de ese fantástico secundario que tanto popularizó las calles de San Francisco en una serie inolvidable de finales de los años 70. (más…)


Imprimir este relato Imprimir este relato