Blog Canal Literatura
VII Certamen "Poemas sin Rostro"
 

Archivos en la categoría Poemas

Caminos largos. Por Juan A Galisteo Luque

 

Desde un rincón solitario
vas despacio meditando,
tus labios están sellados
con el pensamiento vago.
En un lugar de ti mismo,
con fuerza vas comenzando,
a vivir esa gran lucha
de amor, distancia y trabajo.
¡Qué largos son los caminos!
¡Qué duros se hacen al paso!
Cuando caminas en ellos,
los ves distantes, lejanos,
y son largos ellos mismos
porque los cruzas luchando.
¿Cuántos más los surcarán?
¿Quién sabe por dónde y cuándo?
Ellos son, esos caminos del vivir,
¡largos, muy largos!
Caminantes, que cruzáis
el duro y largo camino de la vida.
¡Decid lo que deseáis!
aunque lo impida el destino.
Caminantes, que vagáis
solos por el sendero de la vida.
¡Decidme lo que pensáis!
y si os encontráis perdidos.

—————


Juan A Galisteo Luque
Blog del autor
Del libro: Café Boulevard.
Derechos registrados

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)

Instante de arena. Por Ana Muela Sopeña

 

El instante de arena se avecina,

en medio del dolor y de la muerte,

para soñar con luz.

En el instante híbrido de sombra

la belleza se torna un espejismo

en una travesía del desierto.


Ana Muela Sopeña
Blog de la autora

 

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.0/10 (3 votes cast)

Contigo aprendí. Por Yolanda Sáenz de Tejada

Yolanda Saénz de Tejada

A veces construyes un poema que sirve para cerrar la puerta.
Pero fuerte,
muy fuerte.
Quizás luego (si es a un amor o a una amiga) la vuelvas a abrir pero seguro que en el umbral (y en ti) hay otra persona…

 

Nunca me gustó el vino rosado.
Lo mío no son las medias tintas.

 

Contigo aprendí

que el agua

para el té

no tiene

que hervir y

que invadir

el cerebro ajeno

–el espacio,

el amario y

el baño­–

es objeto

de dolor.

También,

que una hora

frente a una

botella de vino y

de tu voz,

construyen

un minuto eterno

de amor.

 

A tu lado cultivé

que dar

es mejor

que recibir

(aunque nunca

lo entiendas),

que las personas

siempre piensan

de ti igual

que tú de

ellas y

que la poesía

es nuestra

penitencia más

dulce.

 

Contigo,

me abrí

como una verdad.

Aunque luego,

de tanta sinceridad,

me cerré.

Eso sí,

aprendiendo a

entender y

mancillada

de

dolor

-y sabiendo

que la botella

de vino

se agotó-.


Yolanda Sáenz de Tejada
Colaboradora de esta Web en la sección
“Tacones de Azucar”

Blog de la autora

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.0/10 (4 votes cast)

Tantas cosas… quisiera decirte. Por Mirtha Rodríguez

Tantas cosas… quisiera decirte…

y tan pocas palabras, salen de mi boca

deberías saber leer, en mis ojos

todos los sentimientos, que de allí brotan.

Tantas cosas…quisiera decirte…

con los pensamientos, tener el poder llamarte

lograr en mis sueños, poder abrazarte

y en la profundidad, de mis ojos

anhelo, eternamente guardarte

y con la mirada, poder adorarte.

Tantas cosas…quisiera decirte…

con el conmovedor silencio, de mis palabras

y en el turbulento murmullo, de mis silencios

con un corazón roto, que quiere gritar tu nombre

y que por temor, dolor, cobardía…calla.

Asociación Canal Literatura

 

Mirtha Rodríguez
Argentina

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.0/10 (5 votes cast)

El alma de la bestia. Por Mar Solana

    Adoro a los animales, esos seres peludos de cuatro patas, desde que recuerdo tener memoria y siento que ellos tienen una especial sintonía conmigo. Cuando cumplí siete años, mi hermana trajo a casa a una preciosa gata, Chispita, que convivió con la familia la friolera de catorce años; llegó en mi infancia y se marchó en la flor de mi juventud, compartió conmigo toda una etapa de la vida. Aún me conmuevo al evocar la imagen de toda la familia llorando como niños huérfanos cuando se murió, en brazos de mi hermana. Mi madre lo pasó tan mal que prometió no tener más animalitos en su vida (ahora tiene otra preciosa felina, Luna…). Así que esperé a ser dueña de mi espacio vital para tener a mi lado a más seres mágicos o ¿mascotas? Nunca entendí por qué llamamos así a los animales que adoptamos y entran a formar parte integral de nuestra familia; mascota es ese animalillo que llega con un enorme lazo rojo por Navidad y que en verano es abandonado en la primera cuneta porque en el hotelito con piscina está prohibida su presencia, o muere deshidratado porque olvidan ponerle agua. Un ser vivo con sentimientos y esa enorme entrega no-puede-ser-una-mascota. Mascota es un amuleto, un talismán, algo pequeño que se lleva encima para propiciar la buena suerte, ¿llamarías de esta manera a tu marido, esposa, hermano, o a tu propio hijo? Un animal al que adoptamos es un compañero en nuestro camino, es un miembro más de la familia, no es una “cosa” a la que podamos atribuir nuestras supercherías como a cualquier reliquia. El uso de amuletos es muy respetable, no lo estoy criticando, trato de expresar que un animal que “nos elije” para compartir la vida no es comparable a un fetiche,  es un ser vivo como nosotros y sólo por ello, le debemos más respeto que a nuestras propias supersticiones. Continua leyendo »

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.5/10 (4 votes cast)