Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

152- El naúfrago de la memoria. Por Hiedra

Estaba corrigiendo exámenes. No llevaba mucho tiempo, pero de pronto notó un enorme cansancio y recostó la cabeza en el respaldo del sillón.

En la radio empezó a sonar la Marcha Húngara nº 5 de Brahms.

Cerró los ojos y se sintió de pronto sumergido en un extraño fluido que se mecía al ritmo caprichoso de los violines, como flotan las medusas y las algas arrastradas por las corrientes marinas.

Cuando sonó el último acorde, volvió al examen que había dejado a la mitad, sobre la mesa. Miró con detenimiento las líneas que tenía ante sus ojos pero no fue capaz de entender nada.  No es que el alumno tuviera mala letra, es que sencillamente aquellos trazos no tenían para él ningún sentido. Pasó las hojas y todas aquellas grafías eran igualmente incomprensibles.

En un atisbo de alarma, casi de miedo, pareció entender el abismo que se abría ante él, y sin embargo, aún se sentía sumergido en un líquido espeso que le impedía alterarse.

Alargó la mano y cogió uno de los libros de su mesa. Lo abrió y observó con detenimiento aquellas líneas llenas de signos extraños. Estaba observando con asombro aquellos puntitos que había encima de unos palitos cuando entró su mujer en el despacho y él abrió la boca para explicarle lo que le estaba sucediendo pero solo salió un ronco sonido gutural, casi un aullido de animal enjaulado. Rebuscó en su cabeza con detenimiento y no encontró nada que pudiera expresar aquella pasmada mezcla de incomprensión y terror.

A partir de ahí  fue todo muy confuso. Carreras, idas y venidas, caras de susto y hombres de bata blanca, mientras él navegaba en su lento fluido, en un océano mudo y sin oleaje, en el que  no existían las palabras.

Le siguió a aquello un tiempo indefinido, una cantidad imprecisa de días de primavera en el que él esperaba sentado en el jardín de su casa, con una manta fina encima de las piernas, a que su mujer o sus hijos fueran a buscarle. Entonces se dejaba llevar dócilmente a la mesa o a la cama. Y  les respondía siempre con una sonrisa, que era el único modo que habían encontrado de expresar sus pensamientos, que ahora flotaban como enormes trozos de pan empapados en agua. Les miraba con afecto, a veces les agarraba con fuerza la mano, agradecido, pero incapaz de reconocerlos.

Nunca salía solo fuera de casa, ni siquiera a pasear por su barrio, porque luego era incapaz de volver.

Poco a poco, le enseñaron de nuevo a hablar. Primero las vocales y luego las consonantes. Y por fin pudo encontrar aquellos sonidos que se habían perdido más allá del horizonte de su mar en calma y, con ellos, pudo formar palabras. Nada más que palabras sueltas, al principio, que él rescataba con enorme esfuerzo de su encharcada memoria. Y después de muchos días, pudo hacer frases, con el mismo afán con el que, en las primeras imprentas, se buscaba cada letra en los pequeños cajones de los tipos.

Después aprendió de nuevo a leer y a escribir y disfrutó, como nunca antes lo había hecho, dibujando cada sonido, atrapando con la punta del lapicero aquellas palabras que durante meses vagaron a la deriva por su cabeza.

A continuación aprendió los números, la suma, la resta, y memorizó, por segunda vez en su vida, las tablas de multiplicar.

Ahora ya podía quedarse sólo en casa y, aunque se desorientaba, recorría todos los espacios, el pasillo y las habitaciones, hasta que por fin llegaba al lugar al que quería ir.  Y en sus idas y venidas por aquel territorio cada vez más conocido, se paraba a observar con detenimiento todos los objetos que le rodeaban: llegaba hasta la mesa de la sala y se agachaba para mirar cómo se habían amachambrado las patas para unirlas al tablero. Todo para él era un reino incógnito por descubrir, y para asombro de su familia, sobre todo le fascinaba lo relacionado con la carpintería: las sillas, los cajones y las estanterías.

Poco a poco fue recuperando sus recuerdos, pequeños  trozos inconexos y flotantes de su vida anterior. La mayoría de las veces contaba recuerdos de cuando era pequeño, pero en trozos tan fragmentados, que apenas eran algo más que el paisaje asustado y azul que ilumina un relámpago en medio de una tormenta.

Pero, para asombro de todos, empezó a utilizar con absoluta precisión una gran cantidad de palabras relacionadas con las herramientas que se usaban hace años para trabajar la madera: el escoplo, la gubia, el gramil, la punta de trazar, el formón, la barrena, el ensamble de espiga, el botador, la caja de ingletes, la escofina, la garlopa y la sierra de costilla.

Fue entonces cuando su familia empezó a sospechar que no estaba recuperando su propia memoria, si no la de otra persona, porque él nunca  había tenido otro oficio que el de profesor y jamás se había aficionado al bricolage.

Su hijo pequeño fue entonces al cajón en el que guardaban aquellas fotos en blanco y negro, con los bordes mellados y amarillentos. Las puso delante de él, encima de la mesa y todos se sentaron alrededor, expectantes. Él las cogió y las fue pasando en silencio, despacio al principio y luego cada vez más rápido como si estuviera ansioso por encontrar alguna en concreto. Cuando llegó a la foto de la boda de sus abuelos se paró en seco. La cogió entre sus manos y observó a su abuelo Arsenio, con un impecable traje negro, junto a la abuela María, con un vestido blanco de talle bajo y un velo que no podía ocultar su sonrisa.

–          Nunca hubo en el pueblo una novia más bonita que mi María ¿la veis? Aún por debajo del velo le brillaban los ojos. Y cuando bailábamos, bien juntos, en la plaza, éramos un solo cuerpo al ritmo de la música…

Luego levantó la vista y los miró uno por uno, desconcertado, buscando a alguien con la mirada.

Rebuscó de nuevo en la mesa, en la que estaban esparcidas las fotografías en blanco y negro, hasta que encontró otra. En ella, los abuelos vestidos aún con el traje de novios,  brindaban delante de la puerta de un negocio. Encima de la puerta, en letras muy grandes, podría leerse:

CARPINTERÍA  ARSENIO

Levantó la vista de la foto y una chispa de lucidez pareció brillar en la tristeza de sus ojos.

–          Pero, ¿dónde está ahora María?

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.1/10 (9 votes cast)
152- El naúfrago de la memoria. Por Hiedra, 7.1 out of 10 based on 9 ratings

29 Comentarios a “152- El naúfrago de la memoria. Por Hiedra”

  1. Rafael dice:

    La idea, por lo que yo sé, es absolutamente original: una transmigración tras un accidente vascular.
    Si la pilla Amenábar te la roba para una peli.
    Buena prosa.
    Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Gretel dice:

    Es un buen relato. La trama se desenvuelve con soltura y agilidad hasta que se resuelve de manera sorprendente. Me encanta el juego que se establece entre las metáforas relacionadas con el agua (“encharcada memoria”, “como trozos de pan flotando en el agua”,etc.) y el título (“náufrago de la memoria”). ¡Muy hábil, Hiedra¡
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Lola Dawn dice:

    Muy buen relato Hiedra. Enhorabuena y suerte en el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. JB Fletcher dice:

    Fascinante trama. Enhorabuena y suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Hiedra dice:

    Muchas gracias por vuestros comentarios… El inicio está basado en una historia real: una persona que conozco sufrió una hemorragia cerebral y, durante un tiempo, en su mente se disolvió el hilo que unía las palabras con su significado. (¡¡Uff!!). Me impresionó tanto que empecé a escribir su historia… y al final la imaginación se encargó de terminar el cuento.
    Gracias, Rafael, lo de Amenábar (con lo que me gusta ese hombre) ha sido el mejor de los elogios.
    Gracias también a Gretel y mucha suerte con tu relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Ana dice:

    Coincido con vosotros en que el tema es novedoso, pero a mí me parece todavía mejor porque va de lo más cotidiano y la vez más limitante a lo fantástico y liberador, colocándose de lleno en mi corazón y desbordándolo por momentos.
    Coincido también en el gran dominio literario y lo encuentro tan importante porque precisamente pasa casi desapercibido por su gran fluidez, naturalidad y sencillez, como los grandes ¿no?. Creo que merece un hueco entre ellos. Le espera mucha gente a la que deleitar no solo con su prosa sino con su exquisita y desbordante sensibilidad

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Luna Celentano dice:

    Precioso relato.

    Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  8. MOREDA dice:

    ME GUSTÓ POR LA MANERA EN QUE ESTÁ ESCRITO, ADEMÁS QUE BORDA LO FANTÁSTICO. EXCELENTE HIEDRA.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Gerardo N. Gandara dice:

    Estupendo relato, Hiedra. Bien trenzado, con una voz cautivadora que nos ofrece una profunda hondura emocional.

    Te felicito.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Charlotte Corday dice:

    Indudablemente un buen relato que he disfrutado.

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. LUPE dice:

    ¿Amnesia? ¿Alzheimer? ¿Accidente?, eso es lo de menos, estás bien escrito, un poco socorridocomo tema.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Barba Negra dice:

    Precioso relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. NOSKI dice:

    Relato entre la fantasía y la realidad, tras una operación vascular. Finalmente regresando de la pérdida de consciencia en el lugar de su abuelo, y buscando a su María. A destacar sobre todo una prosa muy emocionante e imaginativa.

    Suerte en el concurso Hiedra

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Ambrose Bierce dice:

    Original, muy original. Suerte para el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. rosarosaep dice:

    Me ha puesto la piel de gallina, sobre todo cuando pregunta por María. Se ha perdido dos veces, la suya propia y en el momento en que no la encuentra. Me ha gustado mucho la sensibilidad y la forma tan fluida de contar la historia. Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Jara Maga dice:

    Original y en general bien escrito (salvo algunas repeticiones que restan fluidez, Ej:”para asombro de…”)

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. lupe dice:

    Felicidades y más suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. MOREDA dice:

    ESTE HERMOSO RELATO DEBÍA ESTAR ENTRE LOS FINALISTAS Y ASÍ FUE. FELICIDADES Y SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Gretel dice:

    ¡Eres grande, Hiedra! Me alegro mucho de que te hayan elegido.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Hiedra dice:

      Grande no sería la palabra para definir 156 centímetros de estatura…
      Muchas gracias, Gretel yo también me alegro por ti. Oye ¿sabes cuál es el relato de Kellroy? Me gustan sus comentarios pero no he encontrado su cuento.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. admin dice:

    Hiedra El nª81- El abanico. Por Kellroy
    Solo tiene que poner el seudónimo en el apartado buscar de la web, justo encima del enlace INICIO.
    Saludos

    VN:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Júpiter en Sagitario dice:

    Hola Hiedra, no había leído tu relato y al ver que estaba entre los finalistas, estaba deseando poder hacerlo.
    Enhorabuena porque ya eres uno de los ganadores.
    Por supuesto, al haber salido ya el veredicto, comencé a leer las primeras palabras esperando un muy buen relato… ¡Y así ha sido!
    Me ha parecido muy original, lo que menos esperaba era que esa “nueva mente” fuera la de su abuelo.
    Besos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Isa..la nieta de Arsenio dice:

    ME HA CONMOVIDO..acabo de leer tu relato y estoy todavía emocionada…GRACIAS GRACIAS

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Kellroy dice:

    Muchas veces, leyendo en la cama, me ha asaltado el temor de que al despertar, al día siguiente , hubiera olvidado el alfabeto. Sería algo terrible, por eso he continuado leyendo hasta caer vencido por el sueño. Pero lo malo es que si eso ocurriera, yo no tengo preparada otra personalidad de repuesto.
    No había leído el relato porque el tiempo es poco y los relatos muchos. Es estupendo, como muy bien han visto los seleccionadores de los finalistas. Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Hiedra dice:

      Muchas gracias Kellroy, a mi también me ha gustado tu relato. Tiene un final muy sugerente, el abanico de plumas convertido de nuevo en pájaro. De hecho lo busqué expresamente porque me impresionó el comentario que dejaste en el cuento de Gretel, el de “Tres colores”. Lo de “… es como un gorrión en la nieve, que rompe su blancura pero no la mancha.”
      Bueno, espero que nunca despertemos sin palablas 😉 y que nos volvamos a encontrar en el certamen del año que viene.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. Lola Dawn dice:

    Felicidades por estar entre los finalistas y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. Ana dice:

    Enhorabuena, creo que tu presentación también es la mejor,
    SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  26. lupe dice:

    ¡ENHORABUENÍSIMA! (Perdón por la última licencia)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  27. Marga dice:

    Es maravilloso el relato.No sé quién se ha llevado el primer premio, pero este tuyo lo merecía. Tiene toda la sensibilidad y el sentimiento que siempre trasmites y que a mi me parecen únicos y tus señas de identidad cuando escribes. Además de ser una idea muy original. Felicidades por el premio y por tu delicioosa escritura. NO DEJES DE ESCRIBIR.
    UN ABRAZO GRANDISIMO

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
diciembre 2017
L M X J V S D
« Ene    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Canal Literatura -Fenómeno Literario