A esa pequeña flor bella que he visto. Por Marcelo Galliano