Contigo aprendí. Por Yolanda Sáenz de Tejada