Tribulaciones de una marmota hembra. Por Rafael Borrás Aviñó