PATAPALO. Por Rafael Borrás Aviñó