Sin más confeti del necesario. Por Rafael Borrás Aviñó