La escalera de caracol. Por Rafael Borrás Aviñó