Nunca supimos. Por Verónica Victoria Romero Reyes