Probando, probando. Por Mercedes Martín Alfaya