No siempre… Por Ana Mª Álvarez