Pedrito el piruleta. Por Isidro R. Ayestarán