Diego Jesús Jiménez. Por Ricardo Pérez Hernández