Retratos de Marruecos: La vida sencilla. Por Sara Veiras