Alguna vez fuimos víctimas del arrepentimiento. Por Alfredo León Barceló