El alma de la bestia. Por Mar Solana