Camino de tus labios. Por Marcelo Galliano