Con pulcritud de estrella. Por Ana Muela Sopeña