Sucedió rumbo a Tampere. Por José Fernández Belmonte