No tienen prisa las palabras. De Carlos Skliar