La muchacha del tres cuartos. Por Rafael Borrás Aviñó