premio especial 2010

 

Email a copy of '250- Desenlace laboral. Por Arponero' to a friend

* Required Field






Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.



Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.


E-Mail Image Verification

Loading ... Loading ...
Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir

20 Responses to “250- Desenlace laboral. Por Arponero”

  1. HÓSKAR WILD dice:

    Real como la vida misma. La envidia escondida detrás de cada mesa y de cada sillón giratorio.
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. la ciudad dice:

    Excelente relato que linda con lo fantástico, además muy bien escrito. me recordó el caso de un fulano al que se le dió una granoportunidad en la compañía donde yo laboraba. después de preparlo cerca de dos meses, lo enviaron a una filial de la compañía, en donde duró tan sólo un día por su actitud soberbia que rayaba en lo grosero. felicidades

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Francis Drake dice:

    Aquí estoy, devolviéndote la visita y asaltando tu barco.

    Me parece una historia interesante, con un mensaje claro y, lo mejor, sin duda, las imágenes del final, bien conseguidas. En realidad, esas imágenes hacen que el final esperado (y anunciado) no defraude. La prosa es correcta (aunque hay algunas erratas tipográficas), bien escrita, sin florituras superficiales.

    Tu forma de organizar los párrafos es totalmente opuesta a la mía, con abundantes punto y a parte y doble espacio. En mi opinión, algunos punto y a parte deberían ser punto y seguido, la vista lo agradece, pero se rompe lo que debería estar continuado. Como decía, es mi opinión.

    Sólo te pondré dos peros en la escritura: la frase «lo atravesaban, como si mirasen a su través», es una terrible redundancia… Y la frase «se elevó hasta hacerle doler el pecho», en la que el doble infinitivo resulta un poco raro, si me permites decirlo de esa forma. Tal vez sería más adecuada «se elevó hasta hacer que le doliera el pecho».

    Y una reflexión: el lector siempre agradece un poco más de intensidad. La historia está muy bien contada, pero resulta un poco plana hasta que llega el desenlace.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Seres Entrópicos dice:

    Me gusta el tema y la historia. Las descipciones son buenas pero quizá abusas un poco de ellas, lo cual me impacienta como lector. El final es un pelín abrupto pero el toque fantástico/paranoico le da un plus.

    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Arponero dice:

    Os agradezco a todos el esfuerzo de leerme y la deferencia de comentar algo sobre el relato. Encontrar comentarios es siempre una placentera sorpresa.
    A la ciudad puedo decirle que, en diez años, he trabajado en empresas pequeñas, muy pequeñas, muy grandes y grandes. En todas ellas siempre, siempre, me he topado con medradores que no difieren mucho de los descritos ni de los tópicos más utilizados. Me he inspirado en ellos.Me alegro que te haya gustado. Muchas gracias por lo de «Excelente».
    A mi Pirata favorita debo decirle que cualquier elogio que provenga de su teclado ( historia interesante, imágenes bien conseguidas) para mí ya es un gran premio. Te admiro desde el primer comentario tuyo que leí. No sé, cosas de la química literaria. Y sí, hay un montón de detalles que, leídos cinco días más tarde, cambiaría sin lugar a dudas. No sé si os pasa lo mismo a vosotros pero, en mi caso, si vuelvo a leer lo que acabo de escribir soy incapaz de detectar los errores más clamorosos. Lo ideal para depurar un texto es crearlo, dejarlo un par de semanas cerrado, y luego volver sobre él. De no hacerlo así, y de releerlo al día siguiente, lo único que consigo es leer lo que creo que escribí, no lo que realmente he escrito. Y Desenlace laboral, aunque es una idea a la que venía dándole vueltas bastante tiempo, la escribí el domingo pasado entre las siete de la tarde y la una de la mañana. Volver sobre el texto no me servió de nada.
    El estilo directo y poco florido se debe a dos motivos: por un lado, me gusta, sinceramente. Y por otro, cuando trato de adornarme el resultado es malo, como de novel pretencioso, y eso me crea un desaliento que me espanta y que condena mis inquietudes literarias durante semanas: prefiero la página en blanco a la página encursilada. Cuando os leo a algunos de vosotros (me ha encantado el texto del odiado Antístenes), siento sana envidia y sueño con que algún día, cuando pueda dedicarle el tiempo suficiente a esta afición (en la jubilación, si es que llego a ella o si sigue existiendo para cuando me toque), llegaré a manejar la simbología como vosotros.
    A Seres Entrópicos también le tengo gran simpatía: a parte de por un relato que me agradó sobremanera (me gusta más cuanto más lo leo, especialmente el pasaje del barco, y sigo viendo cierto parecido a Millás), porque es autor de aprovechables y comedidos comentarios. De alguna forma me transmites buen rollo, y creo que eres un buen tipo.
    Estoy de acuerdo en que mis descripciones pueden llegar a ser muy pesadas. Me pasa en la vida real, cuando hablo y pretendo explicar algo: no paro hasta justificar y aclarar cada punto de mi discurso, las razones que me llevan a pensar de esta o aquella manera. Como dice mi esposa (la Samuelena del relato número 96), el menor día mato a alguien a vocablos. Y no es algo de lo que me sienta especialmente orgulloso. Trato de ir simplificado mi discurso. Muchas gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Adafina dice:

    Muy bien Arponero, un relato interesante, en el que yo veo la inseguridad y el sentido de culpa absurdo del protagonista, eso es lo que yo saco de este relato que me ha gustado mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Croqui dice:

    Hab´ia pasado antes por tu relato y no acabe´ de leerlo porque, a mi entender, formalmente tiene problemones. Hay duplicidades, alguna frase que rima, otras que empiezan igual. Los puntos y aparte en muchos casos deber´ian ser seguidos, palabras y construcciones que se repiten demasiado… Pensaba dejarlo pasar, pero al leer tu comentario de arriba, me he dado cuenta de que eres tratable y consciente de que hay algunos errores, adem´as ´este, el comentario, est´a muy bien redactado.
    Finalmente he terminado el cuento y tiene detr´as una historia y un trasfondo interesantes, y un finalazo.
    ser´ia una pena que lo dejases tal cual, si lo revisas un poco creo que puede ser un texto realmente notable, lo ´unico que le falta son un par de horas de correcciones.
    Y s´i, a m´i tambi´en me pasa que tras dar a la tecla de «enviar» es cuando se me vienen a la cabeza todas las meteduras de pata que he cometido en cada escrito.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Francis Drake dice:

    Arponero, te auguro un buen futuro en esto de las letras porque tienes de lo que muchos adolecen: humildad y consciencia, imprescindibles para hacerlo mejor cada día. Por cierto, el relato 96 es muy bueno (ya lo comenté en su día), así que me da envidia sana la fortuna de tener tan cerca a alguien con quien puedes compartir tu afición.

    Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Se dice que Shakespeare tenía la capacidad de escribir prolijamente sin tener que borrar una frase, pero los que no estamos tocados por ese don necesitamos acudir a otras argucias, tales como dejar «en barbecho» el relato, que es como yo le llamo a dejar el texto sin releer hasta que pase el tiempo suficiente para que el escritor se despegue del texto y pueda tratarlo con cierta (nunca será total) objetividad. Entonces viene el incesante trabajo de corregir errores y pulir la prosa, si la obra lo merece, o de tirarla a la papelera si descubrimos que las musas nos tomaron el pelo (siempre podremos echarle la culpa a ellas).

    Respecto a las florituras, «let them say more that like of hearsay well; I will not praise that purpose not to sell» (soneto XXI de Shakespeare).

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Antístenes dice:

    Desde luego la prosa es excelente, fluida. La historia es interesante y, en cuanto a su final, el recurso fantástico de los buitres, para explicitar un asesinato grupal, es muy bueno… Pero… Se rompe el ritmo narrativo con tanto punto y aparte sin venir a cuento y no estaría mal aligerarlo un poco de alguna reiteración.
    En todo caso es un trabajo digno de estar en la final.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Arponero dice:

    Apreciado (y admirado) Antístenes: no sabes hasta qué punto tus palabras son una inyección de moral. Por lo menos, por lo menos, para seguir intentándolo un año más. Soy de los que piensan, desde el principio, mucho antes de recibir tus elogios parciales, que tras las expresiones tajantes y bruscas se enconde un crítico sincero, cruelmente franco, pero sincero al fin y al cabo. He seguido todos tus comentarios; al principio por morbo (no lo niego) pero después por el mero placer de ver tus ocurrencias y, en especial, para fijarme en aquellos textos que señalas como buenos y emplear mi excaso tiempo en ellos y en confirmar que tenemos ideas y criterios muy parecidos. Creo, sinceramente, que alguién tendría que agradecer tu brutal esfuerzo de leer y analizar los trabajos de todos y cada uno de los concursantes, y además dejar comentarios muy alejados de los arquetípicos (también habría que agredecérselo a Hóskar Wild y a la ciudad, aunque su estilo sea distinto).
    Y sí, estoy de acuerdo contigo en lo de los puntos y a parte. De hecho, cuando el lunes vi editado el texto, y antes de volver sobre él, lo primero que me llamó la atención fue lo extraño que se precibía en pantalla, con párrafos tan raquíticos. Puedo asegurarte que a día de hoy no sería capaz de escribir algo como «Seis balas» o «Los días del perdedor»: los miro como Salieri puede mirar una partitura de Mozart, magníficos e inalcanzables. Pero una mejor distribución de mis «micropárrafos», de no haber tenido que escribir el texto a carreras, alternando el teclear con el cambio de pañales de la niña, el baño dle niño, la cena,… créeme, eso sí que podría haberlo hecho. Pero en fin, está visto que en la vida no se puede tener todo: o se disfruta de los peques o se curra uno los textos.
    Por eso, compañeros todos en general, y en particular los que os habéis acercado hasta este rincón 250, no sabéis hasta qué punto celebro vuestras intervenciones.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Arponero dice:

    Perdón por lo de excaso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Arponero dice:

    Y por el «alguién».

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Luzzz9 dice:

    Tan real como la vida misma….

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Arponero dice:

    Pues sí, Luzzz9, esta clase arpías profesionales no son, precisamente, una especie en peligro de extinción. Yo me he topado (y tengo que tratar) a un montón de ellas. Y, tristemente, ahí tenemos el caso reciente de France Télécom, donde el arrojarse por las ventanas es algo más que una metáfora. El mundo laboral, creo que hoy más que nunca, es el escenario perfecto para el individuo descrito por Thomas Hobbes: el hombre actuando como un lobo contra el hombre.
    Espero que te haya gustado el relato. Gracias por tu lectura.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Edward Teach dice:

    Buen relato. Me mantuvo concentrado hasta el final y, aunque éste me pareció que se adentraba en el mundo de la fantasía, en realidad puede ser más real de lo que parece. Un brote esquizofrénico favorecido por el estrés laboral podría desencadenar esas alucinaciones. Por otra parte, la inadaptación social en un puesto de trabajo, en mi opinión, no siempre es debido a la envidia sino más bien a no disponer de estrategias que te permitan quedar bien ante los jefes sin ningunear a los colegas. Enhorabuena y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Roberta B. dice:

    Un buen relato, que describe con exactitud hasta donde pueden llegar las envidias laborales. En el final me ha gustado la imagen metafórica de los buitres, aunque quizás el desenlace es muy rápido, deberías haber mostrado más el efecto que la actitud de los compañeros iba causando en él. Es una opinión personal, claro está.

    Enhorabuena y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Cánquel dice:

    Me ha gustado mucho. El final previsible lo resuelves estupendamente con esa transformación en aves de rapiña, lo que vuelve a llamar la atención hasta el final. Tienes mi voto ya lo creo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Luc dice:

    Es un relato visual y descriptivo que ha sido escrito como el autor lo ha sentido y deseado. Y hasta ahí, punto.
    En el tratamiento del conflicto trasciende una postura escéptica y una percepción crítica y desengañada del entorno. En absoluto complaciente. Si como decía Breton, el buen gusto es una lacra formidable, el relato en su desarrollo no pierde las buenas maneras, como podía fácilmente haber ocurrido dado el escenario y los personajes. Para mí es lo más interesante.
    La redacción, apenas con mínimos resquicios, nunca hace agua.
    Y el final, echando mano de esos reinos extinguidos y mitológicos poblados de seres imposibles, posee un aire de invención desatada. Muy bien.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Arponero dice:

    Apreciado Edward:
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que, a veces, uno está «forzado» por las circunstancias (¿cobrar un sueldo a fin de mes que permita alimentar tres bocas?) a hacer cosas que, aunque no sean tan deleznables como el asesinato o el robo, sí son, por lo menos, para sentir un poco de vergüenza y autodesprecio. El hacer un doble, o triple juego con los compañeros es una de ellas. Créeme, cada día me trago más bilis, pero veo el entorno laboral y recuerdo mis experiencias (tengo 35 años y el paso por cuatro empresas distintas), y se me quitan las ganas de dar un salto más… Hasta que note que es eso o dejarme caer por la ventana. Gracias por tu lectura.

    Admirada Roberta B.:
    Efectivamente, el desenlace de mi relato es demasiado abrupto, fruto de la limitación de espacio y la falta material de tiempo para repasar el texto. Entre la primera oración, donde se habla de una metamorfosis, y la última, donde se alude explícitamente a que los compañeros se han transformado en arpías (tal vez lo eran ya, pero estaban ocultas bajo su envidiable carrera profesional), lo ideal, lo que deseaba, era justificar, y describir, el cambio. No sólo en ellos, también en el protagonista. Pero eso me habría llevado mucho más del puñado de horas que le dediqué a la historia. Ahora que veo las reiteraciones que emborronan el relato, y que me restaron palabras para desarrollar el argumento como quería, me da una rabia terrible. Pero, en fin, me acostaré con la esperanza de hacerlo mejor a la próxima. Muchas gracias por tus palabras.

    Querido Cánquel:
    Me alegra leer tus opiniones, pues a todos (y supongo que a los principiantes más) nos enorgullece recoger elogios sinceros. Y, en este caso concreto, votos. A veces (yo creo que en todos mis relatos) se me ocurre una idea prometedora, en ocasiones brillante, y hago que toda la historia gire en torno o se dirija a ella. Y no lo digo con gratuita jactancia: doy a leer esos relatos a mis amigos y todos, sin excepción, destacan la idea madre de mi trabajo y, las más de las veces, obvian el resto. Aquí, querido compañero, creo que ha pasado lo mismo. Y, bueno, dentro de lo malo, es preferible a no haber acertado con nada. Te agradezco que te hayas dado un paseo por el espacio 250.

    Y por fin tú, Luc, uno de los primeros críticos que leí en el concurso y, sin duda, uno de los que más me gusta, si atendemos a estilo, contenido y modales. Por eso tus palabras las recibo con especial ilusión. Y me alegra que una de las intenciones que tenía al comenzar mi relato (la corrección al servicio de la crítica directa) te haya llegado con claridad. Me gustaría conocer un sinónimo de gracias que no sonase fuera de lugar, pero como no es así, lo repito una vez más: gracias sinceras.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. VIOLETA dice:

    Estimado Arponero.
    Tan sólo quería dejar constancia de mi agradecimiento por el comentario que dejaste en ‘Cartas desde París’. He seguido tus comentarios en otros relatos y es un placer encontrarse con personas como tú, que anteponen el respeto y la educación a otro tipo de actitudes de dudosas intenciones. Si me admites el consejo, ten cuidado con las arpías. Haberlas, haílas.
    Toda la suerte del mundo para el Certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

 

 

 

 

 

 

 

Pagelines