26- NUNCA ME HAS DICHO POR QUÉ TE GUSTABAN TANTO LAS RANAS. Por Eloísa



Microtextos a concurso en el Premio Especial 2009

Los recuerdos se diluyen como la tinta fresca con las lágrimas, como el rimel. Hoy tu nieto, llevado por su curiosidad infantil, ha encontrado una caja de cartón llena de figuritas con forma de rana, de todos los tamaños y materiales posibles, ranas verdes, de peluche, de barro, de metal, sonrientes, serias, o cantarinas y con boca de buzón. Ya estaban contigo cuando te conocí. Son casi treinta años y no soy capaz de recordar si alguna vez me dijiste por qué las guardabas. Pensarás que soy tonta por no hablarte de ello abiertamente, a estas alturas, después de tantas cosas que vivimos juntos, después de tantos años sin secreto alguno entre nosotros, de tantas conversaciones interminables, de tantos silencios compartidos, de besos y caricias cómplices, de enfados absurdos que invariablemente acababan en risas, de nuestros hijos y ahora de nuestros nietos, de todos esos retos superados y de todas las alegrías. Pero no me atrevo a preguntarte por miedo a que me cuentes que fue alguna otra la protagonista de ese cuento de ranas verdes, blanditas, viscosas y de boca de buzón. Las miro mientras el niño las va sacando una a una, feliz de haber encontrado ese tesoro escondido y no puedo evitar imaginarte deseando a otra antes que a mí, o mirándola como a mí me miras. Ya sé que suena a novelita rosa o a cartita de adolescente, ya sé que hace más de treinta años que estás a mi lado y que no me puede caber ya ninguna duda de lo que sientes por mí, y a pesar de todo y de mis años, unas ranitas antiguas me han trasformado por unos momentos en esta niña celosa que quiere ser la única princesa de tu cuento. Aún hoy, sigo sintiendo cosquillas en el estómago cada vez que te oigo llegar a casa, y vienes a besarme, y entonces vuelvo a ser tu princesa, y se van todos mis fantasmas, como siempre que estás a mi lado, y una lágrima de emoción diluye mi rimel, y me hace olvidar de nuevo que aún no sé por qué te gustaban tanto las ranas.

Eloísa

Pincha en la imagen para acceder a la web especial de este premio.

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
26- NUNCA ME HAS DICHO POR QUÉ TE GUSTABAN TANTO LAS RANAS. Por Eloísa, 9.0 out of 10 based on 2 ratings
Comparte con tus amigos.
    Marcar el Enlace permanente.

    Un comentario

    1. Que lindo, me gust y me puso los pelos de gallina 🙂

      VA:F [1.9.16_1159]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

    No se admiten más comentarios