Blog Canal Literatura
VII Certamen "Poemas sin Rostro"
 

Archivos del día 25 de junio del 2012

Agradecimiento. Por Fátima Ricón Silva

Fátima Ricón Silva

Únicamente expresar mi agradecimiento más sincero y lleno de sentimientos de afecto y gratitud.
El apoyo, la solidaridad, la cooperación mediata, el impulso que otorgáis a los autores noveles es incalculable, importante y significativo. El fomento de la literatura en todas sus versiones, la poesía, narrativa, a través de las publicaciones en el blog, los certámenes y los concursos, los colaboradores ……, por todo ello gracias.

En mi caso personal fue una sorpresa grata y maravillosa el hecho de que por motivo de una invitación mía dirigida hacía vosotros, respecto a la presentación de mi segunda novela titulada Un fin de…, por motu propio, incluisteis un post en el blog invitando a todos a la presentación.

Y además se desprende de vuestro saber hacer el cariño y la ilusión.
Muchas gracias.

Fátima Ricón Silva

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.4/10 (5 votes cast)

El ritual. Por Mª Dolores Moya Gómez

 

- ¿Cómo dices que se llama tu nuevo amigo? – pregunta Emiliano a Miguel, su nieto.
– Abu, recuerda que me lo prometiste.
– Tranquilo, pequeño.
– Se llama Dani, ¡y mira qué gorra más chula le he dejado!
– ¡Dani!, bonito nombre. Será mejor que le tapemos los ojos…
Emiliano saca un largo pañuelo negro de un bolsillo de su gabardina, envuelve con él la cabeza de Dani con ímpetu, tapándole los ojos por completo. A continuación se sitúa frente a él, le hace una reverencia y exclama, con una amplia sonrisa sarcástica:
– ¡Bien, Dani!, ¡encantado de haberte conocido!, ¿un apretón de manos?
Emiliano aprieta con mucha fuerza el brazo derecho de Dani; Miguel, enfadado, recrimina a su abuelo:
– ¡No tiene ninguna gracia!, ¡eres un mentiroso!, ¡ya vale!
Haciendo oídos sordos, Emiliano, que sigue delante de Dani con gesto de ira, le da una patada salvaje.
– ¡Abu, por favor, para! – suplica Miguel, sollozando.
Emiliano busca algo a su alrededor con la mirada, quieto, con el ceño fruncido; unos instantes después, como si le hubiera dado un espasmo, se dirige acelerado hacia el cobertizo, del que aparece con un hacha oxidada. Camina hacia Dani, se acerca despacio, amenazante. Coge fuerte el hacha con ambas manos, elevándolas por encima de su hombro derecho. Emiliano lanza un agudo gruñido, dirige el hacha hacia Dani con decisión, pero se detiene en seco al escuchar a su nieto gritar:
– ¡Como sigas destrozando mi muñeco de nieve me chivaré a papá y vendrán esos hombres a llevarte otra vez a ese sitio que te pone tan triste!
Emiliano, cambiando por completo su expresión, deja el hacha en el suelo, se acerca a su nieto, le sonríe y le acaricia el pelo. Le propone con mucha ternura:
– ¿Nos vamos a ese parque de juegos que tanto te gusta?
Mientras se alejan, Emiliano vuelve la mirada hacia Dani, el muñeco de nieve, al que imagina partido en dos sobre un gran charco de sangre.

 

Dolores Moya Gómez

VN:F [1.9.16_1159]
Rating: 9.5/10 (11 votes cast)