Amo las horas. Por Ana Muela Sopeña

Amo las horas grises de silencio que pactan con el mundo para rehabilitarme del pasado. Despierto en la raíz de la caléndula como vestal del sueño. Vigilo entre la luz los círculos de niebla y aúllo entre los árboles de plata. Amo las horas negras de nostalgia que arrebatan la aurora a los niños perdidos en la ciudad sin verbos. Asciendo por la ruta de la sal como una diosa acuática del numen. Observo sin temor la Vía Láctea en medio de las líneas siderales que trazan estrategias de cenizas. Amo las horas blancas de la lluvia que conforman la bruma en las aceras de la urbe prendida en las encrucijadas de la rosa. Ana Muela Sopeña Blog de la autora