Nov 30

No esperaré al invierno para morir 

aquí tiene su receta
no me recuerdas
hay posibilidades de metástasis 

no esperaré al invierno
porque mi sangre golpea las puertas quemadas del paraíso 

siéntese
nadie me contesta
espere en esa sala 

el invierno llegará entre la niebla
llegará entre la lluvia
llegará envuelto en frío 

en la radiografía se ve claramente
debe iniciar la terapia el lunes
todavía hay esperanzas 

el invierno llegará
sobre el lejano sonido de la fábrica
o las perezosas luces del psiquiátrico 

aguarde unos minutos
puede vestirse
el siguiente

mientras el invierno
guardaré mis recuerdos
en la guantera del coche
en el cajón de la cocina
en el horizonte de la nochE

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 2.3/10 (18 votes cast)
162- No esperaré. Por Straven, 2.3 out of 10 based on 18 ratings
Comparte con tus amigos
    Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir

    5 Responses to “162- No esperaré. Por Straven”

    1. quique dice:

      Debe ser fuerte enterarse de que uno tiene una enfermedad terminal. Lo has plasmado en este poema realmente emotivo. Me gustó, suerte.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
    2. Susto dice:

      Vaya estocada al pecho. Suerte en el concurso.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    3. La Segunda Voz dice:

      Duro y directo. Me gusta lo de intercalar las frases impactantes.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    4. morrisey dice:

      Se salva de la metástasis:

      «no esperaré al invierno
      porque mi sangre golpea las puertas quemadas del paraíso»

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    5. Antonio Mur dice:

      Un poema impactante. Por diversas razones he corrido en varias ocasiones por esa línea de distingue la vida de la muerte. Es una línea sutil, inapreciable, que separa el futuro del presente y lo elimina. ¿Qué diferencia al paciente antes o después de la noticia? Nada y todo al mismo tiempo, apenas unos segundos en que ha traspasado la línea y la palabra mañana pierde su sentido.
      Hay un libro de Antonio Muñoz Molina (Sefarad) que trata muy bien este asunto, lo recomiendo.

      No voy a hacer más análisis porque este poema sí que se explica solo.

      Te voto con un siete y te deseo suerte en el concurso (y si es menester en la vida, pues ignoro si lo aquí expuesto es autobiográfico).
      Aprovecho también para invitarte a leer mi poema, el 139, y a dejar allí tu opinón con total sinceridad.

      Un saludo.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 2.0/5 (2 votes cast)

     

     

     

     

     

     

     

    Pagelines