Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

99- El gemelo malo. Por Sally Pimienta

            ― Buenos días, Víctor. ¿Se te pegaron las sábanas?

           ― …que he ido al médico con mi madre.

           ― Está bien. Siéntate.

         Demasiado tarde, ya ha alcanzado su asiento, con una arruga doble en el ceño y su estudiada pose de pasotismo. Aunque a mí no me engaña. Sé bien lo mucho que le enoja atravesar la puerta del colegio dos horas tarde sin una causa justificada (porque lo del médico es mentira, como de costumbre); pero eso es algo que nunca va a reconocer, ni de palabra, ni de acción.

         Dibujo, por cuarta vez, en la pizarra, la flecha que baja del escalón de los decímetros al de los centímetros.

           ― ¿Qué hago para bajar el escalón: quitar un cero o añadirlo? ¿Multiplicar o dividir por diez?

        La enorme mirada azul de Lidia vuelve a nadar en el estupor. Pasan los segundos. El brazo de Carmen amenaza con salírsele del hombro.

           ― ¿Dividir? ―había un cincuenta por ciento de probabilidades, pero Lidia es demasiado bonita para tener suerte en el juego.

         Aprieto los labios y dejo escapar más aire del que imaginaba que cabía en mis pulmones.

           ― Mujer, si ya te he dicho que cuando bajas la escalera SIEMPRE multiplicas. ¿Por cuánto? ―vuelvo a señalar la longitud de la flecha que indica que el descenso es de un solo escalón, enfatizando el movimiento con todo mi cuerpo.

         Pasan varios segundos. Empiezo a temer seriamente por la integridad del hombro de su compañera.

           ― ¿Por cien?

        La palma de Carmen cae sobre la mesa, inerte, con todo el peso de la frustración, tras el gran resoplido general. Miro a Víctor. Sus ojos se han vuelto hacia la ventana. Apenas ha entrado en clase y ya ha vuelto a salir.

        El viento de enero azota inclemente cada rincón del patio. Me arrebujo en mi chaquetón y observo a dos niños de primer curso corretear a mi alrededor… sin abrigo. Con las palabras justas, los envío de vuelta al edificio a buscarlo. Entretanto, sobre la pista, Víctor parece absorbido por el partido. Está en manga corta. Recapacito. ¿Serviría de algo? Me ponga como me ponga, no va a abandonar el juego por ir a la clase a por su cazadora. Puede incluso que si, para imponer mi autoridad, interrumpo el partido, me mande a la mierda, y por joderme, se siente en una esquina retándome a que lo entre por la fuerza. Y sé de sobra a qué conduciría eso: al saboteo del resto de clases de la semana por cortesía del futuro futbolista profesional. Además, a las tres de la tarde saltará la valla del recinto para seguir pateando su balón hasta el anochecer, sin abrigo, por supuesto, y yo ya no estaré ahí para impedirlo.

        Menos mal que este chico nunca se constipa…

           ― ¿Qué ha ocurrido?

        Los contendientes guardan silencio. Khaled rehúye la mirada de Víctor y éste persigue, con saña, la de su adversario. Tanto empeño pone en transmitir el odio que siente, la violencia que lo inflama, que calo su pose de matón ―otra más del repertorio― al instante.

           ― ¿No vais a decirme por qué os habéis peleado?

           ― Este puto moro, que le ha robado el móvil a mi hermano.

       El puto moro sigue sin levantar los ojos. Amigo, eso es que es cierto.

           ― ¿Por qué dices eso?

           ― Porque es verdad.

           ― ¿Y tú, cómo lo sabes?

           ― Sus hermanos me lo han dicho.

       Mal asunto.

           ― ¿Y crees que a golpes lo vas a recuperar?

       Silencio cargado de veneno. Nueva ráfaga de mirada asesina. Me sorprende que Víctor haya llegado a este punto por una propiedad de su hermano, con el que, aparentemente, tan malas migas hace. Empiezo a sospechar que todo ha sido una excusa para aporrear al inmigrante advenedizo. Khaled, por su parte, parece lamentar su falla a la moral y estar encomendándose a su profeta. Siento lástima por él. En cuanto pise la calle, no podré protegerlo de las iras de Víctor, y éstas son grandes, si bien no nacen del robo de un móvil.

      Entretanto, Cristian observa a su hermano desde lejos. Puedo leer la aprobación en su gesto. Pese a sus diferencias, y aunque Víctor se ganara para sí la etiqueta de gemelo malo entre sus compañeros, allá en Educación Infantil (prefiero pensar que sin el respaldo de la maestra), nacieron el mismo día, a la misma hora, y eso parece contar para algo. Como dos gotas de agua, si en ocasiones los distingo, es por la expresión de la cara ―la de Víctor, más hosca, más taciturna―; lo cual no quita que Cristian se encierre en las clases, igualmente, a llorar y dar patadas a las mesas cuando pierde un partido.

           ― ¿No le ha dicho su hijo que ha aprobado los dos últimos exámenes?

      La mujer me lo niega con la cabeza, sin mover un solo músculo de la cara. Comprobar que este hecho me procura a mí más satisfacción que a esa madre inútil e impávida que me mira con aires de hastío y desavenencia, me enerva.

           ―Y que salió elegido delegado este año, ¿se lo ha comentado? –esto debes saberlo. Después de los goles que marca, saberse responsable de borrar la pizarra o traerme los pinceles, o de preguntar en dirección si podemos hacer uso del gimnasio, es lo que más lo reconcilia con la vida.

      Otra negación indolente; y, encima, mira el reloj.

      Me tomo un momento para reflexionar sobre el grado de desapego e irresponsabilidad de este ser, al que la naturaleza debería haber vetado la maternidad. Y lo que más me duele es ese brillo de admiración y amor que adivino en los ojos de su hijo cuando, rara vez, menciona a su progenitora.

     La despido y trato de reprimir algo parecido al rencor.

            ―Que lo pases bien este verano, seño.

           ―Y tú también, Javier.

       Uno a uno, abandonan el patio en compañía de sus padres, gritando eufóricos tras la fiesta que los ha hecho protagonistas, ávidos de estrenar sus vacaciones. Atrás quedan los confetis y los restos de gusanitos que salpican de colores el suelo. Agitando con disgusto sus cadenas, permanecen en el recinto los pocos cuyos padres no han acudido a la celebración… o se han marchado sin ellos.

           ―Cristina, me voy ―me informa Quique.

           ―No, sabes que no. No son las dos todavía.

           ― ¡Pero mi madre mi ha dicho que podía irme solo!

           ―Pero tu madre sabe que, hasta las dos, no puedes irte solo.

      Bufido de fastidio, mirada de envidia hacia los compañeros que, ebrios de libertad, corretean al otro lado de la valla.

       Esperando el momento de la liberación, seis alumnos del tercer ciclo juegan un partido. Cristian está entre ellos, pero… ¿y Víctor? Escudriño las masas reacias a despejar la calle. Efectivamente, ahí está, caminando sin saber muy bien adónde. Le llamo. Se gira. Le hago señas para que vuelva. Pega la frente a los barrotes y pone ojos de perrito abandonado. Esto no es una pose. Vuelvo a pedirle que vuelva ­­―mientras maldigo interiormente a su madre que se ha largado la primera y sin el lastre de sus dos hijos―. No hace ademán de obedecerme; permanece en sus trece y me observa. Yo también le estudio, calibrando sus expectativas y las consecuencias de que, finalmente, vaya a por él.

       Maldita sea. Ni de mí ni de nadie, ha querido aprender este chico a ayudarse a sí mismo. Él sabe bien que esta demanda de atención ―desesperado intento infantil por compensar la indiferencia de su madre― no vencerá sus ansias de correr en cuanto me acerque. Su voluntad habrá de prevalecer, como de costumbre.

       Una vez más, le invito a que entre, con un gesto amable. Me da la espalda. Se marcha. Son las dos menos cuarto. Durante los quince minutos siguientes soy la responsable de cuanto pueda sucederle.

        Me tranquiliza la idea de que pocos niños, en soledad, se valen como él en la calle.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.7/10 (12 votes cast)
99- El gemelo malo. Por Sally Pimienta, 7.7 out of 10 based on 12 ratings

19 Comentarios a “99- El gemelo malo. Por Sally Pimienta”

  1. CARIARI dice:

    Un relato extraordinario, con su toque de ironía y con una excelente prosa. Pero ante todo es un estudio sociológico y Psicológico de los personajes. No cabe la menor duda de que el autor/autora, vive y siente muy de cerca a los niños.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Barba Negra dice:

    Un relato excelente y una prosa impecable.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Lola Dawn dice:

    Muy buen relato Sally. Enhorabuena y suerte en el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Gretel dice:

    Desde luego, sabes de lo que hablas.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. H.K. dice:

    Bien, muy bien Sally. Poco más qué añadir. Salvo —y eso va a tu favor—, que quedé con ganas de más.
    Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. MOREDA dice:

    BUEN RELATO, BUEN EXAMEN DE LAS PERSONALIDADES, BUENA PROSA. HAY MUCHAS COSAS BUENAS EN TU TRABAJO

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. DIMANCHE dice:

    Un estupendo relato, bien escrito y con unos personajes bien definidos.
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Sally Pimienta dice:

    Gracias por vuestros comentarios. Más que un relato, yo lo considero un testimonio.
    Pediría, eso sí, a la administración que respetara los renglones en blanco que presentaba el original, entre escena y escena (creo que ayudan a no perderse). Estos precedían a: “El viento de enero…”; “-¿Qué ha ocurrido?”; “-¿No le ha dicho su hijo…?”; y “-Que lo pases bien este verano…” Gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Gerardo N. Gandara dice:

    Buen trabajo. Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Eeva dice:

    No sé que te voy a decir que no te hayan dicho ya, además yo no soy muy experta, pero si te puedo decir que no esperaba menos de ti 😉

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Catch-22 dice:

    Me ha gustado mucho. Me ha gustado porque me ha hecho sentir lo que el personaje principal sentía. Y comprender lo que comprende de los demás al ver lo que ve. Cuentas más de lo que está escrito (no sé si me explico). No sólo sabes de qué hablas sino que sabes transmitirlo a tus lectores de una forma asombrosa. Mi admiración y mi enhorabuena.

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Ambrose Bierce dice:

    Un prosa sencilla y sincera, sin rebuscamientos, que explica lo que tiene que explicar con las palabras justas (y sin el abuso de los adjetivos que tanto nos caracteriza a los escritores noveles). El argumento me ha llegado mucho porque conozco algún niño en esa misma situación de desamparo materno/paterno.

    Suerte en el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. NOSKI dice:

    Prosa sin dificultades y fácil de leer. Y un tema interesante: relato de unas relaciones que intuyo vives muy de cerca. No comparto la idea que alguien te ha comentado: el uso y abuso de los adjetivos. Admito que es muy complicado, quizá lo más complicado que tiene la literatura. Pero, a mi juicio, bien escogidos dan realce a un relato. A veces conviene arriesgar para avanzar.

    Suerte Sally Pimienta

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Charlotte Corday dice:

    Tu relato tiene mucho de testimonio, y como tal hay que asumirlo. Por lo tanto el tono y el lenguaje son los adecuados para relatar una crónica y cumplen perfectamente su función. El asunto me llega pues tengo un hermano mellizo y tengo muy claras las profundas diferencias entre nosotros y la maldita manía de la gente por igualarnos. Lo que busca desesperadamente Víctor es afirmar su individualidad, su propia personalidad (además de otros aspectos más complejos en la relación paterno-filial etc…).

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Max Stirner dice:

    Lástima que la administración no respetara los espacios en blanco que has comentado, otorgarían algo más de claridad. No obstante es un relato magnifico, no puedo ensalzarlo más de lo que ya lo han hecho otros compañeros.
    Que tengas mucha suerte. Un saludo.

    P.D. Me encanta regresar al colegio, gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. lupe dice:

    Creo que se trata de hechos muy vividos, sentidos y cotidianos.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Scorpio dice:

    Me encantó, y me llegó al alma. Soy docente y veo reflejado allí mucho de lo que tal responsabilidad conlleva y de los sentimientos que acompañan tan hermosa labor. Un abrazo muy sincero y mis mejores deseos de éxito en el certamen. Gran trabajo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. lupe dice:

    No quería dejarte sin un reconocimiento por tu esfuerzo en el comentario de los relatos de los demás.

    Solo decirte que tanta a padres como maestros este relato ha de llegarle, ya que creo que a ti te preocupa el tema.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. lupe dice:

    Como ya sí parece que se acaba todo (independiente de que se quede en la web e incluso quizás podamos seguir hablándonos), quiero:

    Por un lado expresar mi experiencia:
    Es la primera vez que escribo algo para darlo a leer a los demás, bueno, no es del todo cierto, al mismo tiempo lo hice con otro relato corto, pero no tiene nada que ver con el seguimiento de este. Y la experiencia ha sido preciosa. ¿Qué iba yo a imginarme que habría tantas personas comunicándose alrededor de este concurso?, ¿cómo iba a pensar que unos días con más tiempo y otros con menos, esto me iba a llenar tanto?, (tanto que estaba deseando acercarme al pc para ver qué había de nuevo).

    Y por otro lado expresar mi agradecimiento y felicitación tanto a la administración, que creo que trabaja con muchísimo interés para sacar esto adelante, como al resto de (¡prepárense!), “escritores y escritoras”.

    Cuando pueda iré tomando nota de sugerencias hechas en varios campos, tanto en recomendaciones estilísticas como en lecturas, (me permito hacerlo yo con los dos libros a los que aludo en mi relato).

    Creo que a unos once relatos les he hecho una consideración especial, para decirles que eran los que por uno u otro motivo más me habían gustado. Digamos que en una libreta puse una frase a todos y una calificación. Esos alcanzaron hasta un ocho, pero hay después un número largo con un siete, de relatos que me han gustado, pero casi en todos, me lo ha estropeado la falta de originalidad en temas creo que demasiado socorridos e impactantes. Si volviera a leerlos, seguro que variaría mi opinión cualitativa y cuantitativamente, pero eso ya queda para otros momentos.

    De nuevo, gracias a todos y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés


El Rio Blanco- Ganador P.Especial IBN ARABÍ