Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

92- El verano del cincuenta y ocho. Por Becalus

–Mira papá ya viene. ¡Es ese!, ¡es ese! ¡Ya viene!, ¡ya viene!

–¡Venga!, ¡todos preparados!. Coged cada uno sus cosas, que no se quede nada.

Un largo silbido nos avisa de la entrada en la estación del tren expreso en el que nos disponíamos a subir y que nos llevaría, después de ocho horas de viaje, hasta nuestra casa en la playa de Pinedo. Por fin aparece aquel ingenio mecánico, la “locomotora”, resoplando entre una nube de vapor. A mi me parecía una especie de monstruo mitológico que, entre bufidos y silbidos, arrastraba una larguísima cola donde nos permitía subir a los humanos.

De esa forma empezábamos todos los años las vacaciones: papá, mamá, la abuela Eloísa, mi hermanita Ana y “Peluso”: un caniche enano, de color gris, juguetón y revoltoso. A “Peluso” lo llevábamos dentro de una cesta de viaje, era la única forma en que podía venir con nosotros, aunque nunca tuve demasiado claro si estaba permitido por la compañía de ferrocarriles que los perros viajaran con las personas, pero lo cierto es que el nuestro lo hacía; aunque recuerdo que, cuando aparecía el revisor, mis padres siempre ingeniaban algo: aparentemente inocente; que apartaba a “Peluso” de su presencia. Hasta una vez la abuela Eloísa se encerró con él en el cuarto de aseo, hasta que pasó el interventor.

Era el mes de Agosto de 1.958 y aquellos viajes en tren eran para mi, un chico de diez años, una de las mayores aventuras que era posible vivir sin hacer nada prohibido, como podía ser: ir a comer fruta en los campos: siempre atentos a escapar de los guardas y sus tiros de sal, o subir a escondidas a cualquier terraza de las que rodeaban al cine de verano: para ver sin pagar las películas “no toleradas”; con el riesgo añadido de regresar colgado por la oreja de la mano de algún guardia municipal hasta el domicilio paterno, donde aguardaba una buena regañina, o jugar a “médicos”: eso si que era excitante y arriesgado y algunos mas que prefiero callar por no escandalizar a nadie.

Obvio decir que viajábamos en tercera clase, la mas económica, eran compartimentos de ocho viajeros que siempre iban a rebosar y, en ellos escuché historias reales, o fantasías que lo parecían, que a veces era casi imposible distinguir lo uno de lo otro. Recuerdo: los asientos de hule, las ventanillas de “guillotina”, la carbonilla que solía entrar en los ojos si te atrevías a ir asomado por una de ellas, el revisor que pasaba perforando los billetes y, sobre todo, la hora de la comida: cuando los ocupantes del compartimento sacaban sus provisiones y las compartían entre todos. Luego los mayores jugaban a las cartas, siempre había alguna baraja a mano, y mi hermana Anita y yo nos perdíamos curioseando por los distintos vagones hasta que, indefectiblemente, acabábamos en uno de primera clase de donde también, inevitablemente, nos arrojaba el revisor con cajas destempladas y amenazas de cobrar el suplemento a mis padres. Anita tiene dos años menos que yo.

Aquel año compartimos departamento con un matrimonio de Gallocanta, un pueblecito de la provincia de Zaragoza que iban a ver el mar por primera vez. El nombre del pueblo me hizo gracia y, en mi inocencia infantil, llegue a pensar que “debían tener un gallo que cantaba para indicar la hora en punto, o algo así”. El marido era casi calvo, muy bajito y algo rechoncho; casi no hablaba, solo asentía con resignados movimientos de cabeza las indiscutibles afirmaciones de su mujer: gorda como un hipopótamo, le sacaba casi la cabeza y tenía unos pellillos negros encima del labio superior que le daban un aspecto bastante sobrecogedor. Los dos andarían por los cincuenta años y creo que el marido le tenía algo de miedo a su mujer. Aún recuerdo algo que dijo el pobre hombre que causó grandes risas entre todos los que viajaban en ese compartimento y furiosas miradas de su mujer que, al instante, se lanzó a defenderlo.

–Nosotros no hemos visto nunca el mar y para eso vamos hasta un pueblecito que se llama Cullera. – Dijo el hombre con una media sonrisa, mientras secaba un chorretón de sudor que le resbalaba de su calva.

–Les gustará Cullera y, verán que grande es el mar. Nunca habrán visto tanta agua junta. –Respondió mi madre de forma inocente, sin saber lo que su contestación iba a desencadenar.

–Pues será muy grande pero dicen eso por que no han visto la laguna de nuestro pueblo. “Habría que verlos juntos”. –Contestó ufano Andrés Cejudo, ese era el nombre del marido. Tampoco entendía yo: como podía llamarse Cejudo, si casi no tenía cejas. 

Lo dijo tan convencido que cuando le escucharon: mis padres, el militar y el representante; que eran junto con Anita y conmigo los que viajábamos en compartimento 12C se quedaron en silencio, sin saber demasiado bien que hacer, si tomarlo en serio o reírse de tamaña tontería. Pero yo era un niño de diez años como ya he dicho, y me puse a reír como un loco, Anita que me imitaba en todo también se puso a reír señalando al pobre Cejudo. Luego fue el soldado, que hacía “la mili” en Valladolid y viajaba de permiso hasta Gandía, el que se desternillaba de una forma tan contagiosa que mis padres y el representante también comenzaron a tronchase. Entonces fue cuando Felisa poniéndose en píe muy ofendida por las burlas hacia su esposo, comenzó a rugir de una forma tan agresiva que todos nos quedamos sobrecogidos y en silencio.

–¡Vayámonos de este compartimento Andrés! Que estos ignorantes no han visto nuestra laguna y no saben lo grande que es. ¡El mar!, ¡el mar! ¡tampoco será para tanto! –Y dando un tirón de sus maletas que, en aquellos trenes, iban en una especie de estantería sobre las cabezas de los pasajeros. Salieron muy dignos a buscar otro sitio donde terminar su viaje.

Durante el resto del trayecto, tanto el soldado como el representante de artículos de ferretería no pararon de hacer chistes en los que siempre había algo que, por supuesto, no era tan grande como la laguna de Gallocanta.

A mi, el representante no me cayó bien. Era un tipo de aspecto engreído y con unos aires de autosuficiencia, como si supiese mas que nadie. En todas las controversias la última palabra tenía que ser suya. Creo que a mis padres tampoco les gustó. La abuela estuvo casi todo el viaje dormida, menos cuando se fue a esconder a “Peluso” en el retrete de la vista del revisor.

Desde la Estación de Ferrocarril hasta nuestra casa de Pinedo, un pueblecito costero muy próximo a Valencia, íbamos en un tranvía y, si los chicos de ahora hubieseis podido ver, el “numerito” que organizábamos para subir en aquellos armatostes con todo muestro equipaje y “Peluso” de estraperlo, mas de uno hubiese cogido dolor de tripa de tanto reírse. La llegada a la casa no desmerecía en nada a todo lo que,Anita y yo nos habíamos divertido en el trayecto: mis padres hablando a voces sobre como estaba la casa, la cantidad de polvo que se había acumulado, donde colocar las cosas –eso nunca lo entendí, siempre íbamos a la misma casa y todos los años discutían sobre como organizar las cosas– y por si eso no era suficiente; “Peluso” ladrando como si quisiera desquitarse de todo el silencio que había guardado durante el viaje.

Por aquel entonces Ana y yo eramos inseparables, no es que luego nos lleváramos mal, pero en aquellos años, ella me veía como su “HERMANO MAYOR” así, con mayúsculas, me obedecía en todo y creo que tenía un concepto demasiado elevado de mi inteligencia, valentía y todo lo que sonase a bueno.

Nuestra casa estaba justo enfrente de la playa y la única distracción a la que teníamos acceso: era jugar en la arena, bañarnos en la orilla bajo la estricta vigilancia de nuestra madre y rebuscar entre las rocas para cazar cangrejos, con los que mamá preparaba unos arroces espectaculares. También estaba “Peluso”, en aquellos años podías llevar tu perro a la playa y no pasaba nada, bueno si que pasaba y es que nos divertíamos tirando piedras que él buscaba entre ladridos de satisfacción.

Al segundo día de estar en Pinedo, mi madre que hablaba con todo el mundo, se hizo amiga de otra madre que, casualmente, ocupaban una casa no demasiado lejos de la nuestra. Se cayeron tan bien que, esa misma noche vinieron a cenar a nuestra casa: el matrimonio y sus dos hijos: Antoñín de la misma edad que Anita, y Mercedes un año mas joven que yo. Cuando la vi me quedé con la boca abierta, y así hubiese estado toda la noche si no fuera porque tenía que cerrarla para masticar. Al día siguiente en la playa, las dos madres: la mía y la de Mercedes, como no podía ser de otra forma se pusieron juntas a tomar el sol y, el trío que formábamos hasta entonces: Anita y yo, con “Pelusín” –que era como le llamábamos cuando estábamos de buen humor– se transformó en un quinteto, al agregarse: Antoñín y Mercedes. Aquel fue un verano inolvidable, me despertaba deseando bajar hasta la arena solo por disfrutar de la compañía de Mercedes. Nuestros juegos y distracciones siguieron siendo los mismos, pero ahora todo era mas divertido.

Cuando cierro los ojos todavía puedo verla: con su bañador azul, sus coletas y el flotador con el que se bañaba. Creo que, sin llegar a comprender lo que me ocurría, aquel verano me enamoré.

Casi todas las noches nuestras familias cenaban juntas, bien en su casa o en la nuestra, apenas nos permitían levantarnos de la mesa nos apartábamos hasta la orilla de la playa, ya dije que nuestras casas estaban al borde de la arena, y con el pretexto de pasear a “Peluso” nos podíamos retirar un trecho para hablar de los temas mas banales, éramos felices así, estando el uno junto al otro.

Como no existe la dicha eterna, nuestro veraneo llegó a su fin y tuvimos que regresar a Madríd. Para Anita y para mi, el viaje de regreso era como el epílogo de una historia: la de ese veraneo. Volvían a repetirse escenas ya vividas: en el tranvía, en la estación, en el tren…

Seguimos viajando a Pinedo durante muchos años, siempre mantenía la secreta esperanza de encontrar otra vez a Mercedes, pero no volvimos a coincidir las dos familias. Desde aquel año, mis veraneos siempre tuvieron un poso de tristeza, echaba en falta: su compañía, su risa, sus coletas, el bañador azul, el flotador…

Querréis saber si volví a a verla: Es la madre de mis hijos, pero de eso hablaré otro día…

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 6.0/10 (6 votes cast)
92- El verano del cincuenta y ocho. Por Becalus, 6.0 out of 10 based on 6 ratings

10 Comentarios a “92- El verano del cincuenta y ocho. Por Becalus”

  1. Rafael dice:

    Una narración extraordinariamente generosa en descripciones, con más vocación de sentido tributo personal que otra cosa.
    Desde ese punto de vista, intachable. Aunque desde el punto de vista gramatical sí que hay unas cuantas faltitas de ortografía que se podrían tachar.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Barba Negra dice:

    Necesitaría una pequeña revisión.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. H.K. dice:

    Sí, efectivamente, necesita un repaso de acentuación… Y ¿Qué pasó con los señores Cejudo?; creo que es el momento más entretenido del relato, que, por cierto, oscila entre el intimismo y la página de diario.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. MOREDA dice:

    UN RELATO INTIMISTA ESCRITO CON SENTIMIENTO. VALE…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. NOSKI dice:

    La laguna de Gallocanta o Cuellar y su playa. Podría ser el guión de una película de Paco Martínez Soria. Suena a que esté basado en hechos reales. Es un relato eminentemente descriptivo pero, a mi juicio, sin figuras literarias que lo conviertan en un relato de ficción. Pero bueno cada uno escribe lo que le parece y desde luego se entiende perfectamente. Lo curioso es que el final me ha parecido imprevisto. Probablemente por que todos esperábamos algo fuera del guión que venías contando.
    En fin Becalus, suerte y adelante, que esto es una larga marcha.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. lupe dice:

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Ambrose Bierce dice:

    El sueño me vence y siento no poder comentar nada más, aparte de que no me aburrió su lectura. A ver si es cierto que te reencontramos otro día hablando de Mercedes. Suerte para el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Scorpio dice:

    Sencillo y de lectura agradable, me quedo con el primer final (me encantó). Un abrazo y éxitos en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. lupe dice:

    Estoy volviendo a leer y…

    Lo encuentro detallista en el desarrollo de los antecedentes, y de pronto un final sorpresa.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Becalus dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Lamento no haber contestado antes, pero me fue imposible.
    Repito mi agradecimiento.
    Saludos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Canal Literatura -Fenómeno Literario