Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

88- Posos. Por Lara hija

Supe que tenía poderes, el día que cumplí los diez años. Mamá pasó la mañana cocinando. Había invitado a mis tíos y primos para celebrarlo. Cuando acabamos de comer el arroz caldoso, y los mayores se bebieron todo el vino que papá subió del tonel de la bodega, sudábamos. Soplé las velas, y mamá cortó la tarta de chocolate. Después de repartirla en los platos de postre, quedó un trozo, pero cuando quise repetir, papá dijo que no, que ya era suficiente, que me iba a empachar.  De nada sirvieron mis protestas. Si papá decía que no, eso iba a misa.

     De regalos tuve lo de siempre, lo de otros años: blocs de dibujo y lápices de colores. Papá me trajo cuadernillos de Rubio para que practicara con las cuentas. La mesa era un revoltijo de platos sucios, peladuras de gambas y papel de envolver. El tío Juan sacó un puro y le ofreció a papá, pero él lo rechazó con cara de asco. El polvillo del carbón de la mina le había embozado los pulmones y respiraba con un silbido de fondo, como de locomotora de juguete.

     Cuando el tío Juan encendió el puro, papá dijo que hacía mucho calor y que podríamos refrescarnos en el pilón del patio, que sacaría agua fresca del pozo para llenarlo. Se levantó con un gran bostezo. No sé por qué, pero miré los posos del vino en el fondo de su vaso. Lo vi agarrado a la cubeta de aluminio, golpeándose en la cabeza contra las paredes del pozo. No dije nada, porque nada había que decir de aquello, no fuera que me dieran una bofetada. Papá nos dejó a todos en la cocina donde comíamos siempre porque era el lugar más espacioso de la casa, y al poco se oyeron los gritos venir del patio.

     – Papá se cayó al pozo- dije entonces, pero nadie me hizo caso.

     Corrieron todos para ver qué pasaba mientras yo, sabiendo lo inevitable de su muerte, me puse a comer el trozo de tarta que había sobrado. A mamá aquello no le gustó. Volvía descompuesta, gritando que fuera a avisar a alguien, cuando me pilló con la cuchara en la boca.

     – Tu padre en el fondo del pozo, y tú comiendo. ¡Qué desgracia más grande!- dijo.

     Lo tuvieron que sacar con los ganchos que echaban de vez en cuando para sacar gaseosas o relojes. Había que verlo subir, enganchado por los pantalones, echando agua como un surtidor. Parecía una fuente. Me habría gustado aplaudir, pero me daba cuenta de que todos andaban con cara de funeral y me contuve.

     Desde aquel día, mamá me miraba con recelo y evitaba abrazarme. Apenas un roce de sus labios cuando me daba las buenas noches. Sin embargo, estuvo de acuerdo en conseguir algunas monedas con mis poderes. Porque después de la muerte de papá, nos quedamos en la miseria. Dejaba entrar a los vecinos, aunque ella se ausentaba durante las visitas, para que les dijera qué suerte les esperaba, cómo sería la cosecha de ese año, si iba a ser niña o niño lo que estaba en camino.

     La única condición para conocer el futuro inmediato de aquella gente, era que trajeran una botella de vino artesano, echaran un poco en el vaso, lo bebieran y dejaran que los posos se sedimentaran en el fondo. Los posos se agrupaban formando espigas, muertos con las manos cruzadas sobre el pecho, o niños con el sexo bien a la vista. Nunca fallaba.

     Al principio hubo un gran escándalo en el pueblo. El cura vino a visitarnos y le advirtió a mi madre de que aquella era una práctica satánica, antinatural, y más en una niña. También se acercó el alcalde con la intención de disuadirla. Y más tarde el cabo de la Guardia Civil, que no estaba seguro de si mis predicciones constituían un delito castigado por la ley. Ninguno resistió la tentación de ver su futuro en los posos de un vaso de vino, y no volvieron a molestarnos.

     Cuando murió mamá, sin predicción ni nada, de puro cansancio, yo andaba ya por los treinta y nueve años y ni un solo hombre se había decidido a pedirme en matrimonio. Entonces llegó Elías “el chatarrero” y se quedó a vivir en el pueblo.

     Se acercaba a menudo a mi casa con diferentes combinaciones de números, boletos y estampas, y yo le daba los resultados de peleas de gallos, de juegos de cartas y, más adelante, de carreras de caballos. Él me lo agradecía con unos pocos euros que yo aceptaba porque había visto en los posos del vino de aquel hombre, que estaba destinado a ser mi marido, como así fue.

     Pero yo sólo podía predecir el futuro, no el porqué de lo que iba a ocurrir ni las razones que cada uno tenía para desear tal o cual cosa. Por eso no pude saber que Elías, casándose conmigo, lo único que pretendía era tener una adivina gratis, como enseguida pude comprobar.

     Nada más dejar la iglesia, y antes de pasar la noche de bodas en mi casa, pues no consintió en llevarme de viaje de novios a París, como era mi ilusión, me dijo: “Rosina: de ahora en adelante, yo administraré el dinero, que para eso soy el marido”. Yo no dije ni que sí ni que no, seguí arrastrando mi cola de novia calle arriba, sabiendo cuál sería en adelante mi cometido.

     Todos los días, después de las visitas, y mientras el que ya era mi marido se iba al café a jugar a las cartas o a apostar en cualquier ventanilla, yo separaba una pequeña cantidad que era la que le entregaba a él, y la otra la guardaba en un falso fondo del armario de la habitación donde murió mi madre. A él le extrañaba que mis poderes dieran tan pocos beneficios, pero el vicio por las apuestas era muy grande y nunca se quedó para comprobar cuántos clientes recibía.

     A mí no me habría importado que pasara los días y las noches fuera, amasando una fortuna gracias a mis vaticinios, pero me sentía muy sola y comencé a acariciar la idea de tener un hijo. “¿Un hijo? ¡Tú estás loca!”, fue la respuesta de Elías cuando le hice partícipe de mi deseo. Así que también me iba a dejar sin lo que más ansiaba.

     Día a día fue ganando el rencor en mí. Tenía tiempo para pensar, para darme cuenta del marido que tenía, de que no me había dado nada, de que me negaba lo que yo más quería. Me corroía por dentro. Era como ese agujero en el jersey que cuanto más metes el dedo, más grande se hace.  Y el único bálsamo que encontré fue fallar un día sí, otro también, en las predicciones para las apuestas hasta que acabó arruinado y con una deuda que no sabía cómo saldar.

     – Mira bien en los posos, Rosina, que me andan buscando- me pidió un día.

     Nos sentamos a la mesa. Él echó el vino en el vaso y se lo bebió de un trago. Esperé unos minutos a que los posos se agruparan, según su destino, y luego le dije:

     – Vas a morir.

     Elías estrelló el vaso en el suelo y entre blasfemias, insultos y una bofetada, me dijo que no tenía ni idea de lo que estaba diciendo. “Una farsante, eso es lo que eres. Ni un acierto en los últimos tiempos. Tú me has arruinado”, soltó antes de salir dando un portazo.

     A pesar de su ira, a mí me pareció que se tomaba las cosas con demasiada calma, teniendo en cuenta que iba a morir. Y entonces tuve un presentimiento. Fui a la habitación de mi madre, quité la tablilla del armario y encontré el hueco vacío. Me había negado París, un hijo, y ahora me robaba, dejándome en la ruina. Lo esperé sentada en la silla, horas y horas, hasta que lo vi aparecer más ufano que nunca.

     -¿Así que iba a morir? Pues ya ves, vivito y coleando- dijo con mucha guasa y una sonrisa en los labios. Sonrisa que se le congeló en una mueca de estupor con el primer navajazo.

     -Es inútil, Elías, escapar a tu destino- dije asestándole hasta doce puñaladas porque él, cual garrapata, se resistía a morir.

 

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 5.8/10 (10 votes cast)
88- Posos. Por Lara hija, 5.8 out of 10 based on 10 ratings

24 Comentarios a “88- Posos. Por Lara hija”

  1. AVAL dice:

    Muy buen relato. Un par de incógnitas o incongruencias que me dejaron pensando, pero carecen de importancia y me concreto a decir que me ha gustado y mucho. Felicidades Lara, me atrevo a predecir tu destino y te digo que vas por muy buen camino.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. JB Fletcher dice:

    Buena historia. Enhorabuena y suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Barba Negra dice:

    Me ha gustado tu relato.
    Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Rafael dice:

    Un estilo suelto, ligero y coloquial, sobre todo al referirse a la actitud de la protagonista, que contrasta con un argumento más bien dramático. Pero creo que ahí reside el secreto de su atractivo como relato.
    Está primorosamente redactado, además.
    Enhorabuena, porque da gusto leerlo.
    Que tengas suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Gerardo N. Gandara dice:

    Buen relato.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Jara Maga dice:

    Humor, Ironía y buen hacer.¡Que más se puede pedir!

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. H.K. dice:

    Buen trabajo, Lara. Una forma diferente de plasmar un tema de fondo cotidiano, sin caer en melodramas. Cuidaste bien los detalles y lograste que fuera verosímil.
    Mis mejores deseos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Lara hija dice:

    Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios. Yo también os deseo suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Sally Pimienta dice:

    Me ha gustado la frescura del relato y, como ya te han dicho, tienes un estilo muy fluido. El humor es otro punto fuerte, peor el final… me ha sabido a poco.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. MOREDA dice:

    ME GUSTÓ TU RELATO DESDE EL PRINCIPIO, BIEN ESCRITO Y LLENO DE HUMOR, EL FINAL ESTUPENDO. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Ojo de halcón dice:

    Una adivina sin escrúpulos a la que la muerte de su padre le parece un cachondeo. En fin, es tu personaje, pero yo he echado de menos una protagonista más humana y menos robótica. En cualquier caso, una historia entretenida.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Lara hija dice:

    Gracias reiteradas para los últimos comentarios.

    Besos agradecidos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Chuss dice:

    Buen trabajo.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Luna Celentano dice:

    Muy bueno.

    Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Lara hija dice:

    Chuss y Luna, muchísimas gracias.

    Par de abrazos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. lupe dice:

    ¿Qué fuerte!. Bien narrado.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Lara hija dice:

    ¿Copa de aguardiente, fuerte, fuerte, fuerte, como cantábamos cuando saltábamos a la comba? Gracias, lupe.

    Besos muy fuertes.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Ambrose Bierce dice:

    Entretenido relato, que se lee sin fatiga alguna (cuando uno pretende leerse 193 relatos, esto se agradece). Mucha suerte para el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Lara hija dice:

    Agradecida quedo, Ambrose Bierce, por tus palabras.

    Par de abrazos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. Scorpio dice:

    Muy buena historia, bien contada, deliciosa de afrontar. Un abrazo y mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Lara hija dice:

    Millón de gracias, Scorpio.

    Par de abrazos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Catch-22 dice:

    Me ha gustado tu relato, aunque el final ya me lo imaginaba… suerte en el certamen!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Lara hija dice:

    Muchas gracias Catch, me alegro de que te haya gustado.

    Abrazos dobles.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. AVAL dice:

    Muchas gracias por tu voto Lara. Matt tambièn te lo agradece

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
noviembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Canal Literatura -Fenómeno Literario