Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

86- Sueños antes prohibidos. Por Sigtrygg Barba de Seda

1

            Al final del camino, un hombre de aspecto tranquilo pero cansado se detuvo. Sólo un momento. Dejó caer en el suelo la maleta que le acompañaba, muy pesada a tenor del polvo levantado al golpear el suelo. Agarró con tibieza la punta sobresaliente de su pañuelo de bolsillo y se secó el sudor de la frente. Lo volvió a guardar, esta vez sin preocuparse por la rectitud de las dobleces, y reanudó su marcha procesional, girándose y mirando un instante atrás, al moribundo que dejaba.

            Al principio del camino, sobre el único rellano de la escalinata de la entrada, bajo un paraguas que presagiaba un doliente período de duelo, la señora agitaba una servilleta de tela despidiendo al único hombre que podía haber salvado a su marido. Cuando el hombre de aspecto tranquilo hubo desaparecido tras la primera ondulación del horizonte, ésta dejó de mover el brazo y, secándose las mejillas anegadas, entró en la casa arrastrando los pies, alargando el momento de encontrarse por última vez con su hombre.

 

– ¿María? ¿Dónde estás? – oyó gritar desde la habitación del fondo del pasillo, la única que estaba abierta.

– Ya voy, ya – respondió Ángela, pensando en las muchas veces que había escuchado eso en los últimos años, y lo poco que lo había escuchado en las últimas semanas – Ya me tienes aquí.

– María, ¿qué hacías?

– Despidiendo a Don Jorge. ¿No te acuerdas?

– ¡Ah! ¿Y?

– Nada – dijo sombría y seguidamente dio un respingo para acabar con las últimas lágrimas. Pensó que con la penumbra en la que estaba sumida la habitación él no se daría cuenta de que había estado llorando.

– ¿Por qué has estado llorando María? – a Ángela no le sorprendió que le descubrieran.

– No he estado llorando – mintió.

– ¿Ah, no? ¿Entonces esa servilleta empapada arrugada en tu puño qué significa?

– Está cayendo un aguacero – volvió a mentir al mismo tiempo que se guardaba en el bolsillo la servilleta -. Me he secado la cara al entrar, tras despedir a don Jorge – estaba rodeando la cama, en dirección a la ventana. Quería asegurarse de que la cortina no le jugaría una mala pasada.

– ¿Por qué no has usado el paraguas? – le dijo señalando la improvisada sombrilla que Ángela todavía sostenía, sin darse cuenta, en su mano izquierda.

            Ella no le contestó. No hizo falta. Se tocó el lóbulo de la oreja como si acabara de darse cuenta de que había perdido un pendiente. Con eso le bastó, ambos tenían un acuerdo tácito.

            Los dos permanecieron callados durante bastante tiempo. La señora Ángela había dejado la sombrilla en el paragüero y se había sentado en su sillón, a los pies de la cama, y había agarrado el libro que llevaba leyendo desde que la cosa empeoró. Pero no leía, no podía por la poca luz, pero no quiso decirle nada a su marido; se encontraba más cómodo así. De modo que disimulaba leer y aun así el tiempo pasaba más deprisa de lo que desearía.

– ¿Qué haces ahora, María? – Ángela se acababa de levantar arrastrando el sillón, despertándole. Se asomaba, agachada, por una rendija de la persiana, detrás de la cortina raída.

– Nada. Miro cómo cambia la luz. Ha dejado de llover – volvió a mentir. Unas nubes negras comenzaban a motear los cristales.

            No quería mirarle a los ojos. No podía. No quería. No, no podía. Le quería demasiado, tanto que prefería no volver a verlo más antes que verlo morir. Pero también era una cobarde y nunca se atrevería a salir corriendo de allí. Pensó que todavía podría alcanzar a don Jorge, así no tendría por qué pasar sola los primeros instantes de viudedad. Esa idea rondaba su mente de manera más imprecisa que las torres de cristales brillantes que veía desde su escondite, detrás de la cortina raída. Absorta, no se había dado cuenta que le estaban preguntando algo.

– ¿María… cuánto tiempo… ha dicho…? – las palabras de su marido fueron interrumpidas por uno de sus ya frecuentes ataques de tos.

            Ángela al fin se decidió y salió corriendo, no a su auxilio, no a despedirse definitivamente, sino al pasillo, hacia la habitación más alejada. Allí, acurrucada tras la puerta abierta, lloraba desconsolada y silenciosamente sobre la servilleta arrugada que había sacado del bolsillo, esperando que aquella algarabía de muerte dejase de atormentarlos. A ambos. Pero ella se durmió antes de poder comprobar si todo iba a terminar esa tarde de inicios de primavera.

                                                                       2

– ¿Ángela? ¿Dónde estás? – oyó gritar desde la habitación del fondo del pasillo, la única que estaba abierta.

– Ya voy, ya – respondió María, pensando en las pocas veces que había escuchado eso en los últimos años, y lo mucho que lo había hecho en las últimas semanas – Ya me tienes aquí.

– Ángela, ¿qué hacías?

– Despidiendo a Don Jorge. ¿No te acuerdas?

– ¡Ah! ¿Y?

– Nada – dijo sombría y seguidamente dio un respingo para acabar con las últimas lágrimas. Pensó que con la penumbra en la que estaba sumida la habitación él no se daría cuenta de que había estado llorando.

– ¿Por qué has estado llorando Ángela? – a María no le sorprendió que le descubrieran.

– No he estado llorando – mintió.

– ¿Ah, no? ¿Entonces esa servilleta empapada arrugada en tu puño qué significa?

– Está cayendo un aguacero – dijo mientras se guardaba en el bolsillo la servilleta -. Me he secado la cara al entrar, tras despedir a don Jorge – estaba rodeando la cama, en dirección a la ventana. Subió la persiana, quería asegurarse de que su marido veía que decía la verdad. Volvió a bajarla sin cuidado alguno, dejando que se escuchase un ruido seco y desagradable.

– ¿Por qué no has usado el paraguas? – le dijo señalando el lugar donde debía encontrarse el paragüero, justo al lado de la puerta abierta del armario.

            Ella no le contestó. No quería seguir mintiéndole, ni tampoco decirle la verdad. No estaba dispuesta a volver a caer tan bajo ante el ser que tanto le había hecho sufrir confesando que había estado llorando detrás de la puerta de la habitación más alejada, acurrucada. Aún le quedaba un poco de orgullo y no quería entregárselo a aquel engendro. No quería. No podía. No, no quería volver a oír a su marido regocijarse ante su desgracia. ¡No!

            Los dos permanecieron callados durante poco tiempo. La señora María se sentó en la banqueta pegada a la mesita de noche de su marido, dispuesta a obedecer a cualquiera de los mandamientos del moribundo. No se atrevió a coger el libro de encima de su mesita, que había dejado a la mitad desde que la cosa empeoró. Así que no leía, solo miraba fijamente aquellos ojos negros de hiena que oscurecían a marchas forzadas toda la estancia.

            Al rato, no sabría precisar cuánto, los párpados encerraron tras de sí esos negros azabache. Sigilosamente se levantó de la banqueta y se dirigió a su lado de la cama. Cogió el libro, fue hacia la ventana, y a través de una pequeña rendija por la que entraba una tímida luz, comenzó a leer, en su escondite de detrás de la cortina raída.. Pero poco duró esa evasión.

– ¿Qué haces ahora, Ángela? – la hiena es un animal carroñero, nocturno por antonomasia, que huele a cualquier presa que se moviese aun en tinieblas.

– Nada. Miro cómo cambia la luz. Ha dejado de llover, el sol brilla en todo su esplendor. Hace un día estupendo, ¿no crees?- dijo apretando la cortina hasta que sus manos comenzaron a sangrar de rabia.

            De repente, María descorrió furiosa la cortina raída y a su marido le sobrevino un ataque de tos. La inesperada luminosidad del primer sol primaveral dio de lleno en aquellos ojos negros que, dilatados en extremo, tuvieron que encogerse para poder lagrimear. Volvió lentamente sobre sus pasos, a aliviar el dolor de su horror. Se acercó a su marido y con un movimiento fugaz, sacando fuerzas de flaqueza, le arrebató la almohada. Mirando por última vez esos ojos del averno y con una sonrisa dibujada en su rostro, como etrusca, le susurró unas palabras que éste no olvidaría por el resto de la eternidad que pronto se cerniría sobre él: “Tus labios se mueven, pero no puedo escuchar lo que dices”. Tosiendo y balbuceando palabras sin sentido el uno, la otra colocó cuidadosamente la almohada sobre la cara congestionada. Y aceleró el fin de esa vieja vida.

            Comenzaba entonces una nueva vida.

            La señora Ángela María miraba desde la habitación profusamente iluminada la calle anegada en charcos. Desde allí escuchaba a su marido arder en el infierno y ya se imaginaba  colmada de todos y cada uno de sus sueños antes prohibidos. La única pega que podía poner de su nuevo primer minuto de vida era la de cumplir su deber de viuda y guardar las apariencias. Sacó del bolsillo del pantalón la servilleta de tela empapada en sudor y lágrimas y salió de la habitación arrastrando los pies, alargando el momento de encontrarse de nuevo con el cuerpo de su hombre. Cruzó el umbral de la puerta principal, bajó los tres escalones hasta el rellano de la escalinata, y comenzó a agitar el brazo en el aire, con la servilleta ondulando y destellando.

            En ese momento, en el cruce con la carretera, al final del camino, un hombre de aspecto enérgico y nervioso por naturaleza se detenía, dejaba cuidadosamente sobre el asfalto una liviana maleta y se secaba el sudor de la frente con un pañuelo. Mientras lo doblaba de nuevo perfectamente y lo metía en el bolsillo de la chaqueta, vio a una señora pedir auxilio. Decidió acercarse a ver qué sucedía.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 5.6/10 (9 votes cast)
86- Sueños antes prohibidos. Por Sigtrygg Barba de Seda , 5.6 out of 10 based on 9 ratings

14 Comentarios a “86- Sueños antes prohibidos. Por Sigtrygg Barba de Seda”

  1. AVAL dice:

    ¿La verdad? No lo entendí. No sé si sea porque hubo un error al subir el relato o no comprendo esas líneas repetidas que dicen lo mismo pero con diferente nombre. ¿Es Ángela o María? Quizá ya estoy cansado de tanto leer, así que regresaré a este relato otro día.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Barba Negra dice:

    ¿Hay una confusión?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Sigtrygg Barba de Seda dice:

    Pues no hay ningún error.
    El objetivo era describir una misma situación desde dos ópticas diferentes, y a la vez que tuviera una estructura circular.
    Siento que no lo halláis entendido, cosa que, claramente, es fallo mio.
    Gracias por los comentarios de todas formas.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. H.K. dice:

    Pues es de lectura difícil, pero no imposible. Lo que pasa es que en un concurso al que llegan tantos relatos, comienza a hacer falta tiempo para dedicar una lectura más aplicada. Bueno, creo que plasmas la dualidad de Ángela María ¿no?, un modo diferente de abordar esa cotidianidad a la que están sometidas tantas personas (no sólo las mujeres) y que les arruina la vida.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Sally Pimienta dice:

    Es lo que he pensado nada más leerlo, Barba de Seda. Que son dos realidades enfrentadas y que hay una especie de ciclo. Pero como tendemos a buscarle la lógica a todo… Es una perspectiva innovadora, en cualquier caso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. MOREDA dice:

    INTERESANTE RELATO, YO SI ENTENDÍ QUE LA REPETICIÓN DE UN PÁRRAFO ERA A PROPÓSITO. ME HUBIERA GUSTADO SABER EL PORQUE DEL ODIO DE ÁNGELA MARÍA HACIA SU HOMBRE. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Estrella dice:

    Me ha encantado, de verdad. Original y estremecedor. Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Ojo de halcón dice:

    Dos versiones de un mismo suceso. Desde luego es original y eso siempre se agradece. Personalmente, no acabo de entender la necesidad de asesinar al viejo moribundo cuando su suerte ya estaba echada. Sería por darse el gusto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Sigtrygg Barba de Seda dice:

    Gracias por comentar, y gracias por lo de original, era algo que buscaba.
    En cuanto al por qué de algunas cuestiones que por arriba se preguntan, pienso que es mejor dejar al lector que haga sus propias elucubraciones.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. lupe dice:

    Tengo como tarea releerlo.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. lupe dice:

    Y lo he releído. Y con mucha atención. Pero no logro desliarlo.

    Si de algo tengo seguridad es de que no es culpa del escritor, sino del lector, en este caso, mía.

    La dualidad de la mujer que se refleja en su nombre compuesto, el…; no quiero decir tonterías.

    También digo que me ha ocurrido como con algunos libros, que sin llegar a entenderlos del todo, aunque sin pasarse, me gusta su literatura, y otros meridianamente claros, me aburren.

    En definitiva, desde mi confesa incomprensión, me ha gustado, yo crfeo que es bueno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Ambrose Bierce dice:

    Al principio también pensé que había un párrafo repetido. De hecho, todavía no estoy muy seguro de que no lo esté, aunque seguramente eso será torpeza mía. Por lo demás me ha gustado el tono del relato, y también me intriga el porqué del odio hacia el marido moribundo (¿otro episodio de maltrato doméstico tan tristemente de actualidad?).

    Mucha suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Scorpio dice:

    Es redondo, y me gusta. Un abrazo con mis mejores deseos para el certamen. Me parece bien arriesgar con la estructura (aunque soy poco objetivo, creo).

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Sigtrygg Barba de Seda dice:

    Gracias por vuestros deseos de buena suerte.
    Suerte también a los que hayáis participado.

    Sí, puede verse como un episodio de malos tratos, pero no es el eje central de la historia, de ahí que ni siquiera se aluda a ello de forma explícita.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Canal Literatura -Fenómeno Literario