Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

8- En la llanura de Al-Hamma. Por Jacobinos

-Cada sol tiene su ocaso (لِكُلّ شمْس مغْرِب)-susurró Muhammad Ibn Mardanish[1], mientras paseaba por los jardines del castillo de Munt.güd[2], un vergel desde donde se podía abarcar toda la ciudad de Mursiya[3], y que había amanecido recubierto por brillantes perlas del rocío de la mañana, ofreciendo un aspecto tan melancólico como los pensamientos del Rey Lobo, preocupado al conocer que lo que tanto tiempo había temido estaba a punto de producirse.

A la espera de una orden suya, a la altura de una fuente ricamente decorada flanqueada por frondosos setos de arrayán, cinco hombres aguardaban la decisión de su emir, el hombre más poderoso de la parte oriental de al-Andalus[4], y sobre cuyo futuro se cernían negros nubarrones ya que, según la información que acababan de proporcionarles sus espías, el temido ejército al-muwahhidun[5], el fiero pueblo venido del Magreb[6], acababa de partir desde Isbiliya[7] con destino a Madina Mursiya[8]

Un escalofrío recorrió la espalda del Rey Lobo. Envolviéndose en su gruesa durra’ah[9] de lana, recordó con estremecimiento el último combate contra los almohades cuando, comandados por el califa Yusuf I[10], los bereberes les infringieron una derrota tan severa en Hisn Garnata[11] que provocó que aquella victoria alentara el avance almohade hacia la Península, amenazando el poder almorávide[12]

Una ligera brisa incrementó la sensación de frío que le estaba acompañando durante toda la mañana. Con un violento movimiento de cabeza Ibn Mardanish se obligó a olvidar aquella derrota, ordenar sus pensamientos y pensar en la propuesta de sus altos mandos de su ejército para defender la capital de al-Andalus. Los generales, seguros de su capacidad defensiva- los flancos norte y sur se encontraban muy bien protegidos gracias al Al-Kabir edificado en la costa y al impresionante castillo de Darrax, desde donde se dominaba la totalidad del Valle de Ricut [13]– le habían planteado atacar a los almohades antes de que éstos alcanzaran la capital, sorprendiéndolos en el desfiladero de Lurga[14], donde les prepararían una emboscada aprovechando su ventaja en los cuerpos de caballería ligera, efectuando una serie de ataques de hostigamiento sucesivos para ir minando la moral almohade y obtener ventaja antes del enfrentamiento en campo abierto. 

-La caravana avanza-dijo de improviso el Rey Lobo, volviéndose a sus generales-, por eso los perros ladran (القافِلة تسير والكِلاب تنْبح). Sea pues, en una semana partiremos a Lurga. 

Tras recibir las órdenes los generales se retiraron, dejando al emir inmerso en sus meditaciones. Una vez solo, Ibn Mardanish se arrodilló y comenzó a orar para que la decisión que acababa de tomar fuera la más aceptada.  

Los días siguientes fueron de preparativos militares. Aprovechando el respeto que se había forjado entre los reyes cristianos, Ibn Mardanish mandó a distintos emisarios a solicitar la ayuda de la Corona de Castilla, argumentando que era preciso detener el avance de aquellos que, si conseguían entrar en Madina Mursiya, no pararían hasta conquistar todo lo que estuviera a su alcance. La respuesta fue inmediata, en tan solo cinco días el llamamiento del poderoso Rey Lobo congregó a trece mil cristianos en Munt.güd, formándose un ejército de más de veinte mil hombres dispuestos a hacer frente a los almohades. 

Dos días después se inició la marcha, en una mañana en que el sol relucía en lo alto del cielo sin ninguna nube en el horizonte, lo que se consideró entre los almorávides como un buen augurio para la batalla. Aclamado por el pueblo, Ibn Mardanish y su ejército partió de la ciudad de Mursiya con la decidida convicción de vencer a Yusuf I, quien, según sus informaciones, en tres días llegaría a Lurga. 

Durante dos largas jornadas las tropas cristiano-almorávides avanzaron sin apenas descanso, llegando al lugar donde un emir se disponía a jugarse su honor y su reino, el desfiladero desde donde se divisaba la población de Lurga. Inmediatamente se eligió un sitio para acampar, montaron las tiendas, cenaron frugalmente-nueces, piñones, almendras y uvas pasas- y, con la aparición de la luna, descansaron unas horas antes de preparar la emboscada a los invasores, a quienes se les esperaba al alba.  

Ataviado con su equipación de guerra- un casco de hierro en forma de huevo llamado baydah[15] , el turbante denominado imamah[16] ,y un broquel ovalado con formas curvas de origen subsahariano-, Ibn Mardanish descansaba sin poder dormir echado sobre el suelo, mirando fijamente las estrellas. Ante una prístina bóveda celeste, el Rey Lobo podía distinguir diminutos puntos de luz que cortejaban a una luna llena tan enigmática y poderosa que resquebrajaba la oscuridad del desfiladero, ofreciendo un juego de luces y sombras que llamaron la atención del emir, concretamente en la cima, donde le pareció distinguir el paso fugaz de dos figuras que parecían moverse al ritmo de un extraño haz de luz que subía y bajaba a modo de señal luminosa. Sin duda, se dijo, era una antorcha moviéndose.  

Sin avisar a la guardia para no alertar a los inesperados visitantes, el Rey Lobo se incorporó lentamente y, alfanje en mano, fue en dirección a los que seguro eran espías almohades. Agazapado entre las sombras, fue escalando en completo silencio hasta el punto más alto del desfiladero, donde pudo divisar claramente a dos hombres que movían las antorchas en dirección norte, mandando señales.  

El primer golpe que asestó Ibn Mardanish fue mortal. Sin saber qué es lo que le había golpeado, el almohade cayó fulminado al reventarle el Rey Lobo la cabeza con el broquel, derramando a borbotones una mezcla sanguinolenta de sangre y sesos. El segundo espía, tras recuperarse de la sorpresa inicial, se abalanzó con su cimitarra sobre el almorávide, haciéndole perder el equilibrio y tirándole al suelo, momento que aprovechó el berebere para huir. 

Tanteándose la nuca con la mano en busca de sangre Ibn Mardanish se quedó en el suelo, maldiciendo su suerte al saber que acababa de perder toda la ventaja. En pocas horas el caudillo de los almohades, el sayyid[17] Abu Hafs[18], con tan solo el coste de una vida, iba a conocer sus planes de ataque, evitando de esa manera la emboscada en el desfiladero. Con toda seguridad las tropas enemigas, pensó el emir, se desviarían hacia el llano de al-Fundun[19], un camino más ancho y seguro, llegando a Lurga por el oeste y aventajándoles en su camino a la capital de reino. Rápidamente se incorporó y comenzó a bajar apresuradamente para ordenar a su ejército levantar el campo a toda prisa. Había que regresar a una indefensa Mursiya.

 Con el alba dos ejércitos marchaban en la misma dirección pero por dos caminos distintos, tan solo separados por una montaña. Por un lado, los almohades cabalgaban por la parte derecha, mientras que las tropas del Rey Lobo avanzaban por la izquierda. Conscientes tanto Abu Hafs como Ibn Mardanish de la importancia de llegar primero a Mursiya, ambos ejércitos cabalgaron a toda velocidad hasta que, al llegar a la llanura conocida como Hamat bi l quad[20], situado a tan solo diez millas de la capital, los contendientes se encontraron frente a frente.  

Pese a los malos presentimientos que le invadían- el enfrentamiento se iba a producir en el peor lugar estratégico para los almorávides al tener que luchar en pleno campo abierto-, Ibn Mardanish ordenó ondear sus banderas y formar tres líneas, conforme se había previsto. Mientras, al otro extremo de la llanura, el sayyid Abu Hafs, vestido íntegramente de verde, color del Corán, desplegó sus fuerzas: en primera fila almohade se situó una exigua línea de infantería ligera,. Apostados detrás se encontraban los Agzaz[21], situándose a continuación, al final de la formación y en apretada línea en torno al sayyid Abu Hafs, la temible Guardia Negra[22]

Con el inicio de la puesta de sol Ibn Mardanish, tratando de ganar la iniciativa, mandó atacar en tres acometidas. Las dos primeras divisiones, formada en su mayoría por la caballería ligera musulmana-caballos pequeños pero de gran resistencia, con jinetes hábiles en el manejo tanto de la espada como de la lanza o el arco-, embestirían por los laterales. Mientras tanto, el tercer cuerpo-cristianos y caballería pesada-, arremetería al centro de la fuerza berebere con la orden de matar y romper el núcleo central que giraba alrededor del sayyid. 

A una orden del emir la primera línea almorávide inició el ataque directo contra los arqueros de la vanguardia almohade pero, para su sorpresa, los arqueros, al ver marchar la primera carga, comenzaron a retirarse sin apenas presentar batalla, desertando masivamente. Ante aquella huida el brío de los altos mandos almorávides aumentó, recomendando al Rey Lobo que sin perder un momento mandara a la segunda batería para dar alcance a aquellos cobardes.  

-¡Soldados-dijo el emir-, degollad hasta que su sangre desborde la llanura! 

Pese a sus dudas iniciales Ibn Mardanish ordenó el ataque, encomendando a la caballería ligera dar caza a los arqueros que desordenadamente trataban de alcanzar, ya caída la noche, la zona montañosa próxima a al-Hamma[23] donde, oculta tras un risco, aguardaba la potente caballería berebere africana que, armadas con lanzas y espadas, estaban preparadas para envolver y atacar a la carga almorávide cuyos oficiales no se habían percatado del ardid urdido por Abu Hafs, quedando arrinconados entre los almohades y la montaña. 

La masacre fue absoluta. En pocos segundos las flechas almohades arreciaron sobre las primeras filas de soldados y caballos, creando un gran caos entre los sorprendidos almorávides. Inmediatamente después se inició una carga berebere que mató y degolló a todo aquel que se encontraba a su paso, en una carnicería tan salvaje que, al huir, los animales tropezaban con los cadáveres que asolaban el lugar de la batalla. 

Una vez destruida la caballería los almohades cargaron contra las banderas de Ibn Mardanish que, incapaces de reaccionar, no organizaron su defensa a tiempo, produciéndose una desbandada general que aumentó aún más la confusión, luchando cada soldado almorávide por su cuenta, abandonando a sus generales y a su emir. Sin más defensa que sus propias armas Ibn Mardanish, herido de flecha en un brazo, no tuvo más remedio que huir a uña de caballo por la llanura en dirección a unas acequias próximas para poder salvar la vida, perdiendo de esta manera la batalla, el honor y, posiblemente, un reino.  

Un día después de la derrota un ejército vencido y roto-las bajas habían sido tan cuantiosas que el número de cadáveres apilados era superior a los soldados que aún permanecían a caballo- partió hacia Mursiya para tratar de defender la capital del último asalto almohade sobre el reino de un Ibn Mardanish totalmente abatido. El emir, que salió de su tierra como un salvador, ahora tenía que volver con la deshonra de haber sufrido la humillación de no poder defender a su pueblo, dejando atrás cientos de muertos y decenas de heridos que, durante la marcha, no pudieron soportar la dureza de las dos jornadas de vuelta a Munt.güd. 

Durante los siguientes días los esfuerzos de las mesnadas del Rey Lobo se dirigieron al apuntalamiento de las murallas defensivas del castillo, donde se había dado cobijo a todos los habitantes de Mursiya-más de veintiocho mil almas- y alrededores, haciéndolo inexpugnable. Mientras, otro grupo de soldados se habían encargado de asegurar el abasteciéndose de víveres y agua para aguantar durante varias semanas el asedio almohade. 

Mientras Munt.güd era un hervidero de rumores, un hombre convaleciente paseaba por los jardines del castillo buscando la tranquilidad de espíritu que le otorgara la paz interior que le permitiera alcanzar la iluminación para la guerra. De repente, embelesado por el suave rumor del agua, Ibn Mardanish, tras horas de oración y meditación, al fin sintió una sensación de tranquilidad que inundó por completo su alma, contemplando en su imaginación la manera de vencer al enemigo. 

Y en ese instante, la tierra empezó a temblar bajo los pies del Rey Lobo, cuando el atronador ruido de los tambores almohades – machacón, constante, mortal- rompió el tenso silencio en el castillo. La hora de la batalla había llegado.

[1] Muhammad ibn Mardanish, en árabe , إنن مردنيش, (Peñíscola 1124Murcia 1172) conocido por los cristianos como el Rey Lobo, rey de la zona oriental del al-Ándalus.

[2] Monteagudo, en árabe مونتيهوودو

[3] La ciudad de Murcia, لمددينة مورسيا

[4] En árabe, الانذلس

[5] Los almohades, en árabe الموحدية

[6] En árabe, عمامة

[7] Sevilla, en árabe اسبلليا

[8] Reino de Murcia

[9] Túnica

[10] En árabe جوسف

[11] Granada, en árabe هسن غرناطة.

[12] En árabe الموحدية

[13] Valle de Ricote, en árabe رقووظ

[14] Lorca, en árabe لورغا

[15] En árabe بيضة

[16] En árabe عمامة

[17] Sayyid (árabe: سيد, plural: sāda) es un título honorífico árabe que se da a los hombres que descienden del Profeta del Islam, Mahoma, a través de sus nietos Hasan ibn Ali y Husayn ibn Ali, hijos de su hija Fátima Zahra y de su primo y yerno Ali ibn Abi Talib

[18]En árabe, سعيد ابو حفس

[19] En árabe, الفوندن

[20] En árabe, حامل بي القواد

[21] los Agzaz (اغظاظ) eran temibles arqueros a caballo.

[22] La Guardia Negra o imesebelen (إميسيليبين) eran los afamados soldados que, atados con grandes cadenas y estacas que los mantenían anclados entre sí y al suelo, luchaban a muerte por su señor.

 

[23] Actual Alhama, en árabe الهاما


VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 8.4/10 (19 votes cast)
8- En la llanura de Al-Hamma. Por Jacobinos, 8.4 out of 10 based on 19 ratings

37 Comentarios a “8- En la llanura de Al-Hamma. Por Jacobinos”

  1. H. K. dice:

    Muy buen texto, Jacobinos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Ex-LuchoX dice:

    Buen relato, se puede percibir mucho trabajo y horas de estudio,gracias por compartirlo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Ex-LuchoX dice:

    Si no me equivoco, este relato supera tu anterior “Diario de versiones”, gracias por compartir tu óptica narrativa, compleja tal vez, pero no imposible para quien lee, eso es un desafío para mí y lo agradezco.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias Ex-lucho por los comentarios y por tu buena memoria…si “Diario de versiones” era un relato mordaz escrito de un tirón éste es un escrito más reposado, documentado y más vivido.

      Y gracias a H.K. por su comentario.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Lucile Angellier dice:

    Me he propuesto leer todos los relatos, pero estoy agotada de tanta literatura histórica, lo siento, no quiero ser descortés, supongo que has puesto mucho esfuerzo en escribirlo y te deseo lo mejor en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Ex-LuchoX dice:

    Es muy cómico este último comentario, me imagino su biblioteca; estará la saga “Crepúsculo”, “El Alquimista”, Los siete de Potter, “El Principito” y algún que otro libro de autoyuda.
    Para aquellos que se sienten los fiscales del universo, les aviso que deberían estar preparados, juzgar algo significa haber aprendido.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Lucile Angellier dice:

    Tienes razón Ex-Lucho, mi comentario fue un poco prepotente, pero, si te fijas, últimamente las estanterías están llenas de libros históricos, los premios son para novelas históricas, muchos escritores que jamás han escrito nada de este género están sacando este tipo de obras. Por eso dije que estaba cansada. Creo que es un género que merece todo el respeto, y que hay autores que lo bordan, pero me molesta que todo el mundo se apunte al carro. No sé si me explico. De todas formas, me has convencido, voy a leerlo y dar una opinión seria. Gracias por abrirme los ojos. Por cierto, en mi biblioteca no están esas grandes obras que mencionas, prefiero a Gabo, Nemirovsky, Chejov, Bolaño,…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Lucile Angellier dice:

    Una buena crónica de una batalla, que podría ser el inicio de una estupenda novela histórica, el estilo es claro y está bien documentada. Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por el comentario, Lucile. Es cierto que la literatura histórica vuelve a estar en auge-normal, cada día que pasa la Historia aumenta, je, je- y puede llegar a cansar, pero confieso que me apasiona echar un vistazo atrás en el tiempo. Como dijo el insigne economista Jean Baptiste Say “la historia es útiltanto por lo que nos dice del pasado como porque en ella se ve el futuro”.

      En todo caso, gracias por el esfuerzo de no “tirar la toalla” (aunque fuera limpia)-bonito relato, sí señor-

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Ex-LuchoX dice:

    Convengamos que este es el mejor certamen de la web, el mecanismo de interacción en comentarios, el formato en que se premian (diez finalistas, premio del público, los tres relatos ganadores, y publicación )y lo principal es que podemos ver lo que escribimos publicado. Tal vez esta dinámica hace que nos sorprendamos de algunas actitudes que asumimos ante algún comentario que es anónimo, por esto quiero pedirle disculpas a Lucile Angellier por ignorar el acervo literario que usted valora (alguien que escribe y lee Chejov es una combinación necesaria, fue una crítica impulsiva sin pensar en su motivos que reconozco como ciertos, la publicación de ficciones históricas, con secretos derivados de la masonería, opus dei, golden dawn, alquimias imposibles etc.
    Un abrazo y siempre con respeto a todos los comentaristas

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      A ver, de todo ese interesante debate saco la conclusión que a la gente le gusta Chéjov…que no digo yo nada de la literatura rusa-Pushkin me gusta bastante-, pero sí que se me hace un poco pesado.

      Gracias a Ex-Lucho y Lucile por sus comentarios. Y si os citais en duelo, pedirle el alfanje al Rey Lobo…

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
      • Lucile Angellier dice:

        Nuestro duelo sería con palabras, Jacobino, además, después del comentario que ha dejado Lucho en mi relato no se me ocurre nada mejor que darle un abrazo. 🙂

        VA:F [1.9.22_1171]
        Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. MOREDA dice:

    UN RELATO MUY BIEN ESCRITO Y DOCUMENTADO, PERO A MI PARECER LARGO, MUY LARGO. LO BUENO, SI BREVE, DOS VECES BUENO.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias Moreda por el comentario. El relato tiene, quitadas las referencias, exactamente dos mil palabras. Claro que si me dicen que el límite es de cinco mil también hubiese llegado al máximo. Lo confieso, vaya rollo tengo…

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Lola Dawn dice:

    Me ha encantado. Muy buen relato, con mucho trabajo detrás. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Jacobinos dice:

    Gracias Lola Dawn por tu comentario

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. JB Fletcher dice:

    Disfruto mucho con la novela histórica y si este relato fuera parte o principio de una, estoy seguro que me engancharía por lo bien documentada que, aparentemente, está. Presentada como un relato corto me deja un poco fuera de juego.
    Me da algo de apuro criticar un escrito, en mi opinión, de mucha calidad, asi que… piensa que puede que me deje “fuera de juego” porque no doy para más. Suerte y un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por el comentario. Ciertemente los relatos históricos de corto recorrido siempre quedan algo cojos. En ningún caso hay que considerar que hayas quedado fuera de juego.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Barba Negra dice:

    Relato muy bien documentado. Al leerlo tengo la impresión de que me falta más.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Heke dice:

    Un texto muy trabajado y documentado que me ha gustado mucho.Suerte Jacobinos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Granger Bloom dice:

    Jacobinos, el tiempo que has dedicado a documentarte ha merecido la pena, tu relato es muy interesante. Suerte y un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Jacobinos dice:

    Gracias por los comentarios a Barba Negra, Heke y Granger Bloom. La Historia me apasiona tanto que cuando uno me adentra en ella aprendo y disfruto muchísimo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Ojo de halcón dice:

    El relato está bien escrito, bien construido, pero quizá encajaría mejor en otro género. En un relato breve o cuento no esperamos encontrar 23 llamadas ni que sea tan prolijo en detalles. En mi opinión no le favorece, y se hace, para decirlo llanamente, pesado de leer.
    Seguro que con lo bien que ordena sus pensamientos y el uso que hace de las palabras, puede escribir otros relatos que arranquen el aplauso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por el comentario. Ciertamente, el texto se puede hacer pesado, pero pensé que quizás ese ambiente tan especial así lo requería (al menos, yo sí necesité buscar todo eso).

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Pepito dice:

    Un escrito que necesita 22 aclaraciones de los términos utilizados en 2.000 palabras es un mal relato, aunque su autor “domine” el árabe (o lo que sea, no lo sé) indicando el “original” en colorines. Aparte de esto,en español es “caballería BEREBER”, no berebere; en LA primera fila almohade…Y no sigo con más detalles. En fin, deduzco que es otro cuentecito (bastante malo y aburrido)”rebotado” de algún certamen en el que había que honrar a Alá y sus mesnadas…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Un escrito que precisa de 23 llamadas es, efectivamente, algo más complicado de leer, así que te agradezco el esfuerzo de encontrar fallos tan garrafales como utilizar el adjetivo de bereber o béreber, esto es, berebere.
      Y sí, deduces mal, este es un relato que me dio por escribir y terminé cuando comenzaba este concurso. En ningún caso se trataba de honrar a Alá cuando en este pueblo, al reunir tantas etnias, hay musulmanes, cristianos y judíos.

      Y finalmente, lo de malo y aburrido siempre queda a gusto del lector.

      En todo caso, gracias por leerlo y escribir el comentario.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Jara Maga dice:

    Levanto una lanza por tí, ya que leo por ahí arriba, en los comentarios, que no es un género muy adecuado para este certamen. Según las bases, el único requisito para los relatos es ser inferiores a 2000 palabras. El género, estilo y demás es libre,y por lo que voy leyendo hay un extenso mosaico. Así que ¿por qué no un relato histórico?

    Por lo demás,bien documentado(supongo,no me voy a poner ahora a consultar la “wiki”) y en general redactado, pero algo farragoso de leer para los incultos como yo que andamos “pegaos” de árabe.

    Mucha suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por tu comentario. Ciertamente es algo farragosa su lectura, pero al querer introducir un mundo tan diferente a lo que conocemos una cosa me llevaba a la otra y creí necesario hacer tantas aclaraciones que permitiesen “ver” la historia como yo me la imaginaba.

      En cuanto lo del género, el relato histórico tiene tanta validez como cualquiera, aunque asumiendo que tampoco está la cosa para ganar a mí me vale con disfrutar con lo que escribo. Y si encima a alguien le gusta, miel sobre hojuelas.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. LUPE dice:

    No creo que sea descortés decir que guste más un género u otro, yo soy incapaz de leer novela histórica y como tal no lo he leído al completo. Eso no tiene nada que ver con estar bien o mal escrito, y mucho menos se me ocurriría pensar que no esté bien documentado, a lo cual tampoco le veo problema, porque si quiere hacerse un relato remedando el género histórico, pero ficticio, cada cual…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Ambrose Bierce dice:

    Me ha parecido magnífico, entre los mejores que he leído hasta ahora. Sí, reconozco que me gusta la novela o el relato histórico, porque si están bien documentados, son una herramienta estupenda para la enseñanza de la Historia, y para conseguir que nuestros niños (y menos niños) se interesen por las cuestiones históricas, que tan aburridas les resultan cuando las estudian en los libros de texto. Eso sí, siempre que, como digo, estén bien documentadas (y creo que este es el caso de este relato) porque de lo contrario pueden resultar realmente funestas (y pongo como ejemplo el pastiche de Antena 3, Hispania, una ocasión perdida de instruir a nuestra juventud a veces tan falta de cultura).

    En cuanto a si es o no apropiado para este certamen, ya lo ha dicho alguien, el único requisito es que no sobrepase las 2000 palabras; no hacen falta más comentarios. Y si el “exceso” de llamadas parece farragoso o inútil, recomiendo volver a leer el relato sin acudir a las notas al pie.

    Lo dicho, enhorabuena por el relato y mucha suerte para el certámen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por el comentario Ambrose Bierce. Siempre he pensado que la novela histórica puede ser un aliciente para que la gente desee conocer algo más sobre la historia, aún más si es nuestra porque, como dice Pérez-Reverte, somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos.

      Y sí, coincido contigo en que es una lástima que, por norma general,ninguna TV española haga series que mantengan el rigor histórico necesario que permita difrutar y aprender a la vez…

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. ti noel dice:

    Debo decir que tu cuento, Jacobinos (si es correcto llamarlo así, pues le veo más características de novela, parece un primer capítulo, o un prólogo, por eso algunos de tus lectores se quedan esperando más)está muy bien documentado, aunque creo que te pasas un poco con las notas bibliográficas; eso, en un cuento, pues…, la verdad, se hace innecesario, interrumpe la narración, como que uno se detiene para saber qué es tal cosa (un territorio, por ejemplo), y asistimos a un curso rapidísimo de historia y, qué sé yo, de filología) para regresar al ritmo de la narración donde nos habías enganchado. Salvo estas impresiones, Jacobinos, está muy bien logrado. Felicitaciones.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Gracias por el comentario, Ti noel. Puede que me pasara con el “envoltorio” pero mi intención era darle un toque árabe.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. ti noel dice:

    Una aclaración, Jacobinos, se me pasó un pequeño error: desde luego que no te pasas con las notas bibliográficas, porque no las hay. Te sobrepasas, creo, con las referencias que acumulas en el glosario.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. Kellroy dice:

    …y comenzó a orar para que la decisión que tomó fuera la mas aceptada. Creo que quieres decir acertada.
    A mí me gusta mucho. Me hubiera gustado más si en vez de dos mil palabras hubiera tenido trescientas páginas. Me parece que es algo más que historia novelada. Por la descripción de las acciones me recuerda a Arriano. Quizá sobra nomenclatura árabe.¡Qué pena lo de las dos mil palabras!Me quedo con ganas de más.
    Para mí, estupendo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Jacobinos dice:

      Tienes toda la razón en tu corrección, Kellroy.
      Lo de la referencia Arriano-“Arriano no es segundo de nadie que haya escrito bien Historia”, Focio-, he de decir que ciertamente todos tenemos a nuestro Alejandro y, he de confesarlo, tiendo a idealizar las figuras de los grandes guerreros sobre los que he escrito, aquellos que, de una u otra manera, han marcado la Historia.
      Gracias por el comentario…y tendré en cuenta lo de escribir trescientas páginas…¡la de llamadas que me saldrían, el glosario sería extraordinario!

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. AVAL dice:

    Jacobinos: Me había perdido la oportunidad de llegar a tu interesante relato. Hace un par de años, se me ocurrió participar en un certamen de relatos históricos; como resultado fue un desgaste personal que me prometí no hacerlo de nuevo. Tremenda la investigación que tuve que realizar sobre la conquista de México. Aprendí mucho, no lo niego, al crear un personaje azteca para introducirlo en lo que supuestamente ocurrió en esos hechos. Me cansé, me aburrí, y sin mucho entusiasmo participé. Ahora ese relato ya está publicado allá en tu tierra España. Todo esto te lo comento, porque como escritor no creo que me atreva por segunda vez a escribir algo histórico. Pero como lector, admiro mucho a autores como tú, que tienen esa paciencia para contarnos la historia. Dicen que la historia es de quien la relata. Si es así, tu historia me gustó y mucho. Felicidades por tu perseverante y gran cualidad.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
septiembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ