Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

69- Sueños. Por Elhiav Jaco

(dedicado a mi suegra, fallecida un mes antes)

 

El sol asomaba despacio por encima de la ladera, casi pidiendo permiso a una luna llena ya difusa y soñolienta, exhausta tras una larga noche de trabajo cautivando a parejas de novios y alumbrando desvencijados cayucos rebosando inmigrantes preñados de ilusión e hipotermia en la recta final de su desconcertante travesía.

Los primeros rayos de la mañana habían penetrado tímidos a través de unos lirios blancos del pequeño jardín que precedía a la estancia veraniega. Ahora apretaba el calor y el vapor de agua condensaba el ambiente recubriéndolo con una espesa nube de humedad pegajosa, casi adhesiva. Allí, bajo un cañizo en un rincón, entre geranios, jazmines y el olor dulzón de las madreselvas descansaba una mujer de unos sesenta años, de tez bondadosa y cuerpo generoso, sentada y reclinada hacia delante mientras podaba con mimo unos rosales que amenazaban inquietos con devorar todo lo que se pusiese por delante. Sus ojos, de color miel, escrutaban con paciencia cada recodo del jardín, cada hoja seca, cada tallo herido o cada flor marchita, para imprimirles sus cuidados y recuperar lo que se pudiera. Mientras la embriagaban los recuerdos, un tropel de niños pequeños irrumpió sonoramente en el jardín entre gritos y correteos.

– ¡Abuelichi, abuelichi! ¿Pero que haces aquí? ¡Que te va dar un sofoco! – gritó el más pequeño de los tres primos, un niño avispado y de cuerpo esquelético.

– ¡Eso, eso, venga, vamos, vente ya a la playa, están todos allí! – dijo el otro, más corpulento y pelado al cepillo.

– ¡Esperad niños! – dijo la mayor de los tres, mientras agarraba a su abuela por la mano. – ¿No veis que está cansada? ¿Quieres que te ayude abuela? Están todos en la playa: el abuelo, mis padres, mis tíos y todos los amigos. Mi padre ha pescado un  lenguado enorme y lo tengo en un cubo para enseñártelo.

– Si, si, ¡pero para grande la barriga del abuelo, que se ha quitado la camisa y no veas! ¡Parecía un balón de fútbol! – gritó el más pequeño mientras dibujaba con los brazos abiertos el tamaño del buche con ademán divertido. Tronaron carcajadas sonoras incluidas las de la abuela, que reía sincera con los arranques de sus nietos.

– A ver niños, no puede ser, yo me tengo que quedar aquí.

– ¿Por qué abuela? – Preguntó el mediano preocupado – ¿Acaso estás enferma?

– No, no. Bueno, os lo voy a decir pero me tenéis que prometer que será nuestro secreto ¿vale? Esto no podéis contárselo a nadie, pero a nadie, nadie ¿eh?

– Vale, vale – gritaron todos entusiasmados. Y se arremolinaron alrededor de la abuela para escuchar intrigados su historia.

La abuela, entre susurros y gestos divertidos relató misteriosa su secreto mientras los nietos atendían embobados y silenciosos. Cuando terminó, los tres niños tardaron en reaccionar, agachando las miradas con muecas de incomprensión momentánea. Sólo el rápido zigzagueo de una lagartija inquieta arrastrándose por la cal de una pared cercana los despertó de su fugaz letargo.

– Anda niños, id a la playa ya, que vuestros padres se van a preocupar. Dadle un beso muy fuerte de mi parte a todos y hacedme un favor especial ¿podréis?

– Si, si – gritaron todos – ¡Y te prometemos que no revelaremos el secreto!

– Acercaos al abuelo y sino está dormido le dais cada uno el beso y el abrazo más cariñoso que podáis.

– Eso está chupao abuela – interrumpió el más pequeño.

– Y una cosa más – respondió ella pausada, dedicándole una eternidad a cada palabra dicha, exhaladas casi  – Decidle que yo estaré siempre aquí, observándolo. Decidle que tengo muchísimas ganas de verlo y de estar con ese gruñón perezoso; pero que no tenga ninguna prisa en venir conmigo, que yo esperaré feliz ese momento. Lo esperaré siempre. Siempre, siempre.

Los niños corrieron y corrieron sin mediar más palabra, sacudidos por un entusiasmo vigoroso que los hizo desaparecer en segundos, imponiéndose un silencio absoluto. La mujer quedó recostada a la sombra del cañizo tornando a medias sus ojos de miel y dejando que el sueño se apoderara de sus pensamientos. En un recodo del jardín, donde los geranios y los jazmines disfrutaban del silencio, surgió una voz como lejana, casi hueca, que despertó cariñosamente a la mujer:

– Vamos “Ichi”; no te hagas la dormida que te conozco. De pequeña ya me hacías lo mismo para evitar los deberes. Anda, acompáñame y te prometo que mañana te dejaré venir otro ratito.

Ella agarró su mano con cariño y dejó escapar una sonrisa traviesa, cómplice de años:

– Gracias papá.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 5.3/10 (8 votes cast)
69- Sueños. Por Elhiav Jaco, 5.3 out of 10 based on 8 ratings

10 Comentarios a “69- Sueños. Por Elhiav Jaco”

  1. MOREDA dice:

    HERMOSO RELATO QUE LINDA CON LO FANTÁSTICO, EL PRIMER PÁRRAFO ES BELLÍSIMO, TE FELICITO ELHIAV JACO

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. CARIARI dice:

    !FELICIDADES ELHIAV JACO!! SABES NARRAR CON ESMERO, CON RITMO Y LE PONES UN BROCHE FINAL QUE NOS DEJA BOQUIABIERTOS.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. H.K. dice:

    Si bien el primer párrafo es bello (poética narrativa), le sobra al relato, o, dicho de otra forma, no aporta nada a la historia; sólo se siente el peso de la pluma del autor.
    Desde el segundo párrafo (cuando en realidad comienza la historia) pues nada, que muy bien, dosificado y sin caer en melodramas.
    Buen trabajo, Elhiav. Mis mejores deseos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Gerardo N. Gandara dice:

    En terminos generales es un buen relato. Para mi gusto es excesivo en lo que a adjetivos respecta (te sugiero que los cuentes y veas de cuantos hubieras podido prescindir). Coincido en lo comentado sobre el primer parrafo.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. cesar dice:

    Bonito relato, hermoso en su forma y prosa, nada sensiblero y grato de leer.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Triana dice:

    ¡Qué bonito, Elhiav Jaco!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. LUPE dice:

    Bonito relato

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Scorpio dice:

    Bonito, aunque coincido con que la historia se defendería mejor prescindiendo de alguno que otro adjetivo. En todo caso, felicitaciones y un abrazo de mi parte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Ambrose Bierce dice:

    Lo del exceso de adjetivos ya está comentado. Y el primer párrafo, aun con su carga de poesía, me pareció un poco pesado por su extensión (después de la primera coma casi falta el aire para llegar al final) y el abuso de gerundios (he contado hasta cuatro muy seguidos, lo que empobrece un poco el estilo). La trama creo que está ya demasiado manida (“en ocasiones veo muertos”, recordad…). Y ahora lo positivo: se ve mucho sentimiento y mucho oficio en la tarea de transmitirlo al papel. Espero que no te molesten mis opiniones, que al fin y al cabo son sólo eso, opiniones.

    Mucho éxito para el concurso

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Elhiav Jaco dice:

    Gracias Ambrose Bierce. Las críticas sobre lo que esta mal (para el que hace la crítica) sirven para hacerte pensar, corregir (si el caso lo requiere) y por lo tanto mejorar. Además, desgraciadamente estoy de acuerdo contigo en lo asfixiante del primer párrafo y en el exceso de gerundios, cosa en la que no me había fijado hasta ahora. Lo tendré en cuenta para futuros relatos, por lo que habré mejorado. De nuevo, gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
noviembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entrega de premios 2010

Videos de interés


El Rio Blanco- Ganador P.Especial IBN ARABÍ