Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

64- Para vestir una mujer casada. Por Bautista Bautista

          Todo había cambiado nuevamente. Era como hace algún tiempo cuando estaba por abandonar la capital para venir a esta ciudad intermedia. “Son cambios para bien, cambios con suerte”, le decía a la novia que lloraba su despedida. Él ya no sería el universitario delgado de tímido rostro, ni el de la novia eterna o la vida estúpida, porque al descender del autobús, al saludar al subgerente de su nuevo empleo, él, él sería ya todo un Ingeniero. La vida nueva bien lo recibía sin cuentas por saldar, sin un pasado vergonzoso por inútil, sin amigos impertinentes a la dignidad, y sin un solo amor al cual consignarle indefinidamente la existencia.

         Y no había pasado ni un mes cuando ya se vio ebrio, desnudo y extenuado, en compañía de una de las ejecutivas de la empresa. En verdad sentía un cierto triunfalismo inexplicable por el hecho de que ella fuera casada, pero aquello no era tan decisivo como su edad. Siempre había soñado con ser el apasionado amante de una mujer mayor, y tan conservada y delgada para sus años; tan mujer.

         Pero todo había cambiado nuevamente. Precisamente aquel triunfalismo lo convirtió en un joven imponente, seguro y encantador. Además estaba su independencia, sus nuevos contactos sociales, la capacidad económica que siempre había soñado. Un sinnúmero de elementos propicios para hacer de él un hombre llamativo ante las jóvenes muchachas del edificio y de la empresa. Así que no tardaron las insinuaciones ni las invitaciones. Era otro ahora. Uno diferente del que Edith conocía y amaba y había dejado partir, y ahora diferente también del que Gloria deseaba y disfrutaba clandestinamente.

         Su amante no se ajustaba a su nuevo plan de vida, pero dejarla implicaba discusiones y ruegos agotadores; complicaciones, complicaciones para una vida libre y excitante. Pese a ser tan diferentes, en el fondo su exnovia y su amante compartían algo además de ser suyas y de no haberlas amado, preferían perderlo antes que serle desleales.

         —Gloria: déjame vestirte —le dijo con una voz extraña, firme y amorosa. Hacía días no se veían. Ya había recibido tres notas por parte de ella, cada vez más fuertes y reclamantes sobre el escritorio de su oficina. La última incluso venía en un sobre sin cerrar, ¡Sin cerrar! Pero qué piensa, es una amenaza o qué ¡Está loca esta mujer!

         Y ese mismo día la había citado. La recibió silente, sin reproches, y la desnudó en la sala aunque le hizo el amor en el cuarto. Fue llenándole de caricias y besos todo el cuerpo de piel medio en derrota, medio sin permitirse ser vencida. Tan diferente a la piel tensa y vigorosa de Edith, o de Susana, o Virginia, Edilma, o tantas, tantas ahora. Tal vez por eso sus caricias no olvidaron ningún sitio, ni tuvieron prisa alguna. Y debió ser por eso que la amó con la memoria y no con los instintos; no para las ganas, sino para la posteridad. Fue como la primera vez que allí estuvieron juntos, y él iba siguiendo su listado mental para la colocación de cada beso; era el memorial de una aplazada fantasía. La lentitud inicial del sexo de aquella noche fue dando paso a un ímpetu final, que parecía brindarle no el placer, sino la muerte.

         Caminó desnudo hasta la sala y se sentó para fumar y terminar su copa; ella llegó entre una cobija y también sin encender la luz se arrodillo a sus pies. No era nuevo que le pidiera dejar que la vistiese. Aceptó, pero tuvo que hacer un enorme esfuerzo para no preguntar por su tristeza, por su silencio diferente de ese día. Y lo mismo hubiera hecho Edith, o cualquier otra igualmente intuitiva. Aunque él veía las cosas diferentes. No podía sospechar que aquella omisión de preguntas se debiera al miedo a una conversación que acabara con su relación definitivamente. No había hecho otra cosa que mostrarle su silencio, que dejarse ver ensimismado, y con mucho menos habría tenido Edith para saberlo extraño. Para preguntarle qué pasaba y entender que ella no cabía ya en su vida y si en realidad lo quería feliz, debía dejarlo. Ella sí lo conocía bien, lo amaba; no le importaba que él evidenciara esa inmadura vergüenza por no tener una novia hermosa y una relación despreocupada, como todos, en nada semejante a un matrimonio de años y años, idénticos.

         En la oscuridad le puso la ropa interior y las medias de seda. Subió la falda y después su cierre; abrochó el cinturón. Buscó la marquilla de la blusa cerrada para saber si estaba al derecho, e igual que si colocara una capucha a un condenado a muerte, con piadosa lentitud escondió aquellos cabellos castaños y los halló de nuevo al ceñirle esa prenda inolvidable. Terminó arreglándole cada prense, cada unión y cada pliegue con la dedicación y el justo recato necesario para vestir una mujer casada.

         Hubiera sido infructuosa cualquier conversación; ella no era Edith, ella no hubiera cedido. Y se quedó pensando luego que la vio partir, en cómo la recibiría él si fuera su esposo. Entonces sintió un poco de pena y la compadeció. Se imaginó insultándola, remeciéndola, golpeándola, procurando sacarle a la fuerza la ubicación del amante al que ella ya no volvería a ver en mucho tiempo para protegerlo, y cuyo nombre conservaría en secreto, aferrándose a él igual que a un último tesoro, propio, íntimo y real, en su existencia consumada. Sí, ahora en verdad se sentía a salvo pese a cualquier cosa.

         Seguramente ella ya iría por los callejones sombríos, hasta volver a salir a la avenida. Algunas cuadras más adelante fingiría acabar de bajarse del transporte público y entraría a su barrio, siempre metida entre el cruce de sus brazos; tal vez al caminar jugaría, sin percatarse si quiera, con alguna costura de su blusa entre índice y pulgar. Pensando en conservar su amante; sabiéndolo perdido.

         —… Y usted de dónde viene, y… por qué trae esa blusa ¡¡al revés!! ¡¡Por qué trae la blusa al revés!! ¡Dónde la desvistieron! ¡¡Perra!! ¡¿Con quién estaba revolcándose?! ¿Con quién? ¿Quién es?, ¿quién es él? ¡¿Cómo se llama?!

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 8.2/10 (46 votes cast)
64- Para vestir una mujer casada. Por Bautista Bautista, 8.2 out of 10 based on 46 ratings

24 Comentarios a “64- Para vestir una mujer casada. Por Bautista Bautista”

  1. Charlotte Corday dice:

    Un relato excelente. Lo he disfrutado. Enhorabuena.

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
    • Gabriel Arturo Castro dice:

      Oficio, talento, dominio, vocación, son elementos por donde navega el anterior cuento, un ejemplo de escritura en ascenso. Felicitaciones.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  2. Rafael dice:

    Me parece un gran mérito llevar a buen fin una trama cuyo ritmo pasa de muy bajo a muy alto, sin pasar por puntos intermedios.
    Un logro la inclusión de detalles concretos al referirse a la ropa, y, sobre todo, el recurrir en todo el texto a la sugerencia antes que la explicación. Subrayan una encomibale meticulosidad en la forma.
    Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  3. Gerardo N. Gándara dice:

    Muy buen trabajo.
    Enhorabuena al autor.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  4. MOREDA dice:

    EXCELENTE RELATO CON UN FINAL SORPRESIVO. FELICIDADES

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  5. Lucile Angellier dice:

    Un buen relato con un excelente final, algo bastante complicado de conseguir, enhorabuena y suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  6. CARIARI dice:

    Me ha gustado toda la minuciosa descripción y ese final estremecedor. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  7. H.K. dice:

    Concuerdo con los comentarios anteriores.
    El título que escogiste para tu relato es francamente envidiable, casi un minicuento en sí mismo.
    Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
  8. Barba Negra dice:

    Final sorprendente. Buen trabajo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  9. Bautista Bautista dice:

    UN GRAN AGRADECIMIENTO A TODOS POR SUS COMENTARIOS.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  10. Ar-Hagán dice:

    Un bello texto desbordante de sensibilidad y oficio con la palabra. Genial la sutileza del lenguaje y la fluidez con que se desarrolla la historia, que se acopla perfectamente al título.

    Felicitaciones, Bautista Bautista, muchos éxitos en este certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  11. Juan de la Cruz Varela dice:

    Señor Bautista, es usted un buen narrador, me gustó mucho la sutileza del lenguaje, la sensibilidad en el trato de las escenas, digamos, eróticas; la capacidad del relato para evitar los lugares comunes y de paso librarlo de altibajos, por el contrario este se robustece con cada nueva linea. Desde luego, no es el relato perfecto si acaso llegase a existir, pero apunta allá, y como todo lector creo que es susceptible de mejorar algunos pequeños impases. Como bien apuntaba Kafka la perfección está en que somos imperfectos.

    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  12. Elizabeth dice:

    Es un buen cuento. Es meticuloso, pensado,exacto.Se nota que tiene tiempo de manufactura.Lo mejor es que a este cuento, contrario a la pobre mujer, no se le ven las costuras.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  13. Malanda dice:

    Muy bueno, Bautista. Bien desde el principio, desde esa descripción de hombre invisible, a esa sutil descripción del erotismo de una piel medio en derrota. Me ha encantado. Gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  14. DIMANCHE dice:

    Buen final para un relato bien escrito.

    “Seguramente ella ya iría por los callejones sombríos […]. Pensando en conservar su amante; sabiéndolo perdido.”
    Para mí este último párrafo es memorable, y guarda la esencia de tu historia.

    Suerte y saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  15. María Patricia Bañol Trejos dice:

    Siempre he considerado que escribir no es fácil, sin embargo disfruto al hacerlo, y admiro profundamente a quien lo hace y sobre todo con el estilo que has querido comunicar tú historia.
    Que el talento manifestado sea el preámbulo de muchas historias más como escritor, y que cada palabra hecha belleza en tú imaginación desborde los límites de tus sentimientos.

    Con afecto
    María Patricia. Manizales- Colombia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  16. Luz Elena dice:

    Doy mi voto, pero me preoupa que no lo recibe el cursor. La descripción posibilita al lector construir la narracción, la cual no se cierra sino continúa. En las estrategias narrativas es importante estudiar la forma en que enlaza las diversas voces presentes a través de la historia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  17. Scorpio dice:

    Genial, Bautista Bautista; en toda la extensión de la palabra. Éxitos y un abrazo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  18. Ambrose Bierce dice:

    ¡Que mala leche la del protagonista! Muy sutil, pero con muy mala leche. Estupendo relato.

    Te deseo mucha suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. LUPE dice:

    Muy buenas las descripciones.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. ti noel dice:

    De los mejores textos que (por lo menos para mí) he podido apreciar en este espacio. Éxitos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  21. Ludelux dice:

    Ambrose Bierce, ¿así que crees que el protagonista lo hace adrede, para librarse de una amante que ya cansa?
    Va a ser que sí…(“Buscó la marquilla de la blusa…”)
    Digo lo que tú :¡Qué mala lecheeeeeee!
    Bautista, estupendo relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. OMAR GONZÁLEZ dice:

    En medio de la trama la tensión se convierte en el carácter central del texto. El final imprecible contenta los ojos del lector y le revelan una narrativa fresca y llena de aliento.

    Muy buen texto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Troyano Rheus dice:

    Excelente relato. Maneja muy bien la tensión durante todo su transcurso gracias a la dosificación de la información. Felicitaciones al autor. Un abrazo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ