Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

43- La muerte más dulce. Por Malcom Black

Se quedó prendado de ella en el instante en que entró en el local. No era de extrañar, su belleza sobrepasaba lo imaginable, rozando lo increíble; dejando patente con su sola presencia lo inalcanzable.

Un escalofrío recorrió su espalda, cuando sus ojos, tan azules como el mar, se posaron en él. Una sensación abrumadora le sedujo, al descubrir tan mágica sonrisa. Con la respiración entrecortada, tragó saliva; ella se acercaba despacio, sin dejar de sonreírle. Sus ojos negros, no eran capaces de mirar a otro lado, estaba ahogado en el inmenso color azul de sus ojos, un azul tan bello y tan misterioso como el mismo océano. En un instante, se vio sumergido en un cúmulo de sensaciones que le impedían reaccionar.

–         Me llamo Angélica – dijo, y su voz sonó como un canto de sirena, dulce, embaucador, letal.

Él, se limitó a tartamudear algo inaudible. Ella le hizo guardar silencio, cogiendo su cara entre sus manos y sellando sus labios con un beso. Sus labios suaves, ardientes, insaciables; le devoraban por dentro, absorbiendo cada latido de su corazón. Sintió morir.

La música comenzaba a sonar distante y el bullicio de la gente se transformó en un murmullo. Todo quedó en un silencio gélido cuando le susurró al oído: “Vamos a mi casa”. No respondió, se dejó guiar de aquella desconocida, que con sus dedos entrelazados en los suyos, se abría paso entre la muchedumbre. Aquella que le robó los sentidos con un beso. Una vez fuera, en cada rincón donde la luz cómplice de las mudas farolas los bañaba con timidez, se desprendían besos ardientes, besos de una pasión desgarradora, besos que engullían el alma.

Su casa, un habitáculo a medio amueblar; de luz tenue y unas paredes de un color indescriptible. Ella le mantenía atado con su mano y su mirada, atrapándolo en las profundidades de sus ojos azules, arrastrándole hasta el dormitorio. Sólo una cama de sabanas blancas vestía la habitación, unas cortinas que alternaban líneas verticales de tonalidades grises; envuelta en un lejano aroma a sándalo. Muy despacio, empezó a desnudarse ante la atónita mirada de su invitado, él por su parte, permanecía petrificado ante angelical hermosura nunca vista por sus ojos. Su mente empezaba a brindarle sensaciones que ni en sus mejores sueños había experimentado. Totalmente desnuda, empezó a desvestirle sin prisas, dejando un beso ardiente por allí donde se le antojaba; era dueña y señora de ese momento, se du cuerpo, de su vida.

Se deslizaron entre las sabanas dando comienzo a un ritual de pasión y desenfreno. Tras recorrer su cuerpo, lamiendo su sexo y mordiendo con delicadeza, con la única intención de comprobar que todo aquello no era un espejismo, que ella, era real. Tumbada en la cama, recorría con sus ojos y sus manos el cuerpo del elegido. Su miembro erecto, como nunca antes lo había sentido, la penetraba despacio, intentando alargar cada segundo. Ella le correspondía con suaves gemidos que se perdían en el silencio de la noche. Movimientos suaves, respiración pausada, besos que se alargaban como la línea del horizonte; la pasión se desbordaba por las líneas interminables de la cama, cuyos cuerpos sudorosos seguían desprendiendo un aroma a deseo infinito. Sus gemidos impregnaban la tenue y silenciosa habitación.

Ella tomó el control, colocándose encima de él, introduciendo su miembro erecto muy lentamente. Los movimientos circulares, intermitentes, estremecían su cuerpo. Puso sus manos sobre su pecho y el calor abrasador de éstas quemaba su piel, cerró los ojos mientras ella, le contemplaba con diabólica dulzura. Las fuerzas abandonaban su cuerpo, coincidiendo con el momento de alcanzar el clímax. Su esperma buscó con avidez las entrañas de la hermosa desconocida, siendo absorbidos por los fluidos que ella desprendía, atrapando su esencia.

El cuerpo vigoroso de aquel joven empezaba a marchitarse, entre los suaves movimientos de sus caderas y el calor que desprendían sus manos sobre su pecho. No tuvo fuerzas para abrir los ojos; moría lenta y dulcemente. Tras el clamoroso silencio, del cual las cómplices paredes eran testigo de todo cuanto acontecía en aquella habitación, un leve suspiro escapaba de sus labios, al tiempo que la dulce joven extraía sus grandes ojos negros con una destreza sobrenatural.

Los depositó en un frasco de cristal, guardián de un líquido azul, de textura viscosa. Cerrándolo, se dirigió al baño y puso el frasco en una estantería de metal. El cuerpo del joven se había transformado en una mancha entra las blancas sabanas y su rastro, barrido por las grises cortinas.

Mientras se duchaba, unos grandes ojos negros contemplaban como se deslizaba el agua sobre su hermoso cuerpo, una mirada eterna; a través de un frasco de cristal.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 4.7/10 (9 votes cast)
43- La muerte más dulce. Por Malcom Black, 4.7 out of 10 based on 9 ratings

26 Comentarios a “43- La muerte más dulce. Por Malcom Black”

  1. Dunnett dice:

    Tu cuento tiene una gran minucia descrptiva. Se cuentan con mucho detalle las emociones que experimentan los amantes y el modo con que se aman. Es interesante cómo el amor ideal que experimenta él acaba por destruirlo. Es un relato de un gran romanticismo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.8/5 (4 votes cast)
  2. virginia escribano gonzalez dice:

    me gusta muxo todo lo que ha publicado este escritor y amigo y aqui tenemos un ejemplo de la facilidad que tiene para escribir cosas muy buenas

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  3. H. K. dice:

    …su belleza sobrepasaba lo imaginable, rozando lo increíble; dejando patente con su sola presencia lo inalcanzable. (Dices lo mismo tres veces).
    …tan azules como el mar…, y algunas lineas después: …color azul de sus ojos, un azul tan bello y tan misterioso como el mismo océano…
    Entiendo que quieras reiterar no sólo la belleza de esta ¨criatura¨, sino también recrear un mito del tipo Sirena. Pero te invito a que masturbes más tú imaginación en beneficio de tu relato. Sí, escribí masturbes para llamar tu atención respecto a algunas de las siguientes lineas del texto: …miembro erecto…; y lo dices dos veces. Esto rompe totalmente el tono lírico del relato, es como echarle ajo a un helado de vainilla ¿comprendes?
    Mucho ánimo y a seguir trabajando.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
    • Un detalle por tu parte H.K., lo tendré en cuenta para proximas creaciones… No quiero que la gente se coma un helado con sabor a ajo.
      Muchas gracias.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  4. Adalgisa Infante dice:

    Sensacional y cautivadora…!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  5. Ikalinen dice:

    Más que una sirena, diría que es un súcubo. Un súcubo moderno ¡y con unas ansias fetichistas macabras!
    Me ha gustado muchísimo. Felicidades por este estupendo relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.3/5 (3 votes cast)
  6. Charlotte Corday dice:

    El erotismo ha dado lugar a páginas maravillosas en la literatura. Desgraciadamente aquí no lo encuentro, tan sólo una sucesión de lugares comunes. Tal vez lo más interesante sea el final, con esos ojos en el frasco. Probablemente ahí podrías haber empezado el relato, pues hay tema.

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    • Gracias Charlotte, lo tendré en cuenta… Lo bueno de estas cosas, es que aprendes a mirar mejor a traves de los ojos de los demás…

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  7. Barba Negra dice:

    Me ha parecido un relato muy romántico.
    Un abrazo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  8. Edgar dice:

    Muy bueno… A partir de ahora, me lo pensaré antes de irme con alguna desconocida. Mucha suerte en el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  9. Lucile Angellier dice:

    Creo que hay una buena idea en este relato, esos ojos en un frasco son más que interesantes, la pena es que no la aproveches bien, que el centro del relato sea el acto sexual y no lo otro. Ánimo para seguir escribiendo y suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  10. MOREDA dice:

    MÁS QUE ROMÁNTICO, ME PARECE UN RELATO ERÓTICO, A PESAR DE ALGUNAS CUESTIONES REITERATIVAS, LO DE LOS OJOS MUY BUENO, PERO LE FALTÓ ALGO DE IMPACTO A ESE FINAL. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  11. Welma dice:

    Yo tambien hubiera empezado con esos ojos en el frasco, por lo demás me ha parecido un relato fácil de leer, y con palabras hábilmente seleccionadas, sin embargo podría alargarse más. Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  12. Májica dice:

    Pura sensibilidad vestida de erotismo.
    Muy bien escrito y de sencilla lectura.
    Me gustó mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
  13. Anaisa dice:

    Descriptivo. Podersoso. Breve. Bien escrito!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  14. Robinson dice:

    La delicadeza de tu pluma…sin palabras, fenomenal.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  15. Yolanda Infante dice:

    Definitivamente el final es lo mas interesante…los detalles excesivos del acto sexual, arriezgan que el erotismo se convierta en vulgaridad, porque no dejas nada a la imaginación del lector.

    Un abrazo y mucha suerte!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  16. Miriam Mireles dice:

    Te felicito por esta Muerte mas dulce…Enhorabuena!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  17. Gabriel Govea Acosta dice:

    Me parece que tiene un final muy interesante. Se relaciona con la migala, araña que devora a su amante después de hacerle el amor. Como comentario constructivo, digo que trabajaría más la construcción estética del personaje femenino, ya que algunas frases me parecen clichés. Mejor que describir la belleza, hay que mostrarla con acciones y metáforas… Eso pienso. Por otro lado, la historia está buena y la redacción es fluida.

    Un abrazo wapos!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  18. Ana M dice:

    Hola, que tal… esta lindo el relato, en si me parece mas bien erótico que romantico.
    Aqui tengo una corrección: “era dueña y señora de ese momento, se du cuerpo, de su vida” seria “de su cuerpo”.
    En si el nombre del relato me invitaba a leer algo romántico, algo pasional entre dos amantes que llevan mucho tiempo juntos… que se yo.
    Bueno, yo lo llamaría “Morir por los ojos” ( porque la mujer entró por los ojos del joven y además ella se los quita.)
    otra idea es llamarlo “Una muerte caliente” (…)
    otra idea es llamarlo “Es bella, con cualquier cristal que la mires” (…)

    Con todo respeto,
    Ana M

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
    • Malcom Black dice:

      Gracias Ana M… Siempre estoy dispuesto a mejorar, Y así lo haré….

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Zoian dice:

    Original y sutil. Me recuerda a la viuda negra. Espero no encontarme con ninguna asi. Lo explicito del relato te atrapa y te lleva a esa habitación, el desenlace final me gusta mucho; creo que sería conveniente hacer otro a partir de los ojos en el bote de cristal. Me ha gustado, sigue así.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  20. LUPE dice:

    Novelando eróticamente llega el relato a un final que interesa.

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Ambrose Bierce dice:

    Como no he leído los comentaros anteriores (¡me falta tiempo!) iguael me repito, pero ahí va:

    Creo que un poco más de revisión habría evitado expresiones casi cacofónicas como la del primer párrafo, donde repites muy seguidos varios adjetivos de similar terminación (imaginable, increíble, inalcanzable)

    Abusas un poco de las expresiones tópicas: “un escalofrío recorrió su espalda”, “ojos azules como el mar”,”respiración entrecortada”, “cúmulo de sensaciones”, “pasión desgarradora”. Bueno, creo que este es un defecto que hemos padecido todos los que empezamos a escribir.

    Por lo demás, un relato erótico con tintes fantásticos en el desenlace, del cual reconozco todo el mérito que merece. Yo sería incapaz de escribir una escena de sexo como la que tú describes.

    Suerte para el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Scorpio dice:

    Verdad que algunos adjetivos suenan algo repetitivos (al principio), pero la historia es buena y el final mucho mejor. Un abrazo y mis mejores deseos en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. NOSKI dice:

    Me inclino a pensar que lo has escrito muy deprisa, sin revisiones que hubieran detectado la repetición de expresiones, ideas, etc. que ya han comentado otros. Quizá también el que algunas sean demasiado utilizadas en textos románticos o eróticos. Pero como no quisiera ser pelma y repetir lo que ya se ha dicho, acabaré diciéndote que tu prosa, en líneas generales me ha gustado. Y que el final, aunque pueda tener como referente lo de la araña esa que alguien comenta, pues me ha parecido original. Y que además si, como también dicen por ahí, lo pones al principio, pues no hubiera tenido un final opriginal. Otra cosa es buscar el tratamiento más adecuado para llegar a ese final. En fin así es esto. Literatura.
    Suerte Malcom Black

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
octubre 2018
L M X J V S D
« Ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Entrega del Premio Especial