Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

4- Surgida de la espuma. Por Barba Negra

 Afrodita nació de la espuma, después de que Crono cortase los genitales a Urano y los arrojase al mar.  

Antes de meterse en la cama, Elisa se puso el pijama que aún le venía holgado. A continuación, se tumbó, entrelazó las manos bajo la nuca y cerró los ojos. Necesitaba dormir, pero no lograba apartar de su mente a Javier, compañero de la Facultad de Enfermería y padre del hijo que desde hacía dos meses llevaba en su vientre. Su memoria retrocedió hasta el torso musculoso del joven y sus profundos ojos almendrados. Lo conoció en una fiesta. En ese instante le pareció el mitológico Adonis. Durante la cena intercambiaron miradas ardientes, y cuando comenzó la música salieron al jardín. Bajo la luz de la luna se dieron el primer beso y terminaron la noche en una habitación con vistas al mar. Javier, Adonis lujurioso, cautivó a Elisa, Afrodita de cuerpo esbelto y pelo negro. Sin embargo, cuando le contó que esperaba un hijo fruto de aquel encuentro, él la abandonó. El mito de Afrodita y Adonis pereció. Durante días intentó que se implicara, pero se volvió escurridizo como una anguila; incluso, dejó de contestar a sus llamadas y mensajes. Sus padres le aconsejaron que a grandes males, grandes remedios. Sobre todo su madre. Tenían la solución; al día siguiente irían al hospital. Al final, vencida por el cansancio, se acomodó de costado y  se durmió.

La claridad de la mañana, que se filtraba por las rendijas de la persiana, la despertó. Salieron temprano. El desasosiego de la chica era claro. En cambio, su madre estaba convencida de que era lo mejor para todos. Una vez en el hospital, Elisa le entregó su cartilla de salud a la enfermera que se hallaba tras el mostrador y después tomaron asiento en una sala llena de sillas. No cruzaron ninguna palabra. Observaban como la gente entraba y salía. Elisa, con la mirada, recorrió aquellas paredes blancas que la cobijaban. La enfermera la llamó, pero ella dio un respingo en su asiento. Sabía que en un par de días ingresaría y, en una habitación, cambiaría su ropa por el pijama del hospital. Después la trasladarían al quirófano y la sedarían. Su madre le tocó el brazo, pero su hija la miró y no se levantó. Dos veces más la enfermera repitió su nombre en voz alta, y otra vez aquellas palabras le pasaron rozando el hombro, como si no fuese con ella.

—¡Chica, levanta! ¡Te llaman! —le advirtió su madre.

Y aunque no se movió, su mirada recuperó la ilusión perdida. Había tomado su propia decisión. Le dijo a la enfermera que se iba. Salió a la calle, seguida por su madre que no daba crédito a lo que veía. En esos minutos de espera, Elisa ya no quiso ser Afrodita, deseó ser mamá. De camino a casa, María, su madre no cesaba de reñirla y de pedirle explicaciones, hasta que abrió con las llaves la puerta de la casa. Su padre las esperaba a comer.

—Mírala —dijo con voz agria a su marido—, Andrés. Ahora dice que se queda con el bebé.

Su padre abrió los ojos como platos:

—¡Eres una insensata! No estamos para cuidar niños. ¿Y tu futuro?

Elisa no contestó; llorosa se dirigió a su habitación y se tumbó en la cama. Fueron tras ella y, bajo el quicio de la puerta, su madre dijo:

—No nos podemos permitir una boca más —alzó la voz—. Tendrás que abandonar la universidad y trabajar para dar de comer a tu hijo. 

Al mismo tiempo que los gritos de María subían de tono, tras ella, Andrés enmudeció, y Elisa quedó perpleja. 

—Mamá, trabajaré… —balbuceó limpiándose las lágrimas con la manga, sentándose en el borde de la cama.

—Ese niño ya es un problema.

Elisa sintió cómo la angustia le encogía el estómago.

—Mamá… —replicó.

—Te equivocas —la atajó muy seria.

—Quiero a ese niño. Soy mayor de edad y puedo tenerlo —protestó desconsolada.

—Creo que ha llegado el momento de que te cuente algo —añadió sentándose al lado de su hija, con el labio inferior temblándole.

—Soy hija de madre soltera —disparó al fin—. Una niña no deseada, como tu hijo. Cuando nací mi madre me dio en adopción. ¿Estás segura de que eres capaz de asimilar todas las consecuencias de tus actos?

—¿Qué? Mamá, por Dios… Nunca me habías contado eso. Me dijiste que los abuelos murieron en un accidente de coche —reprochó sorprendida, mirando primero a su madre y luego a su padre.

—Sé lo que te conté. Quería esconder un pasado que me hacía más daño que el que inventé.

—Pero es una mentira innecesaria, soy vuestra hija… ¿Cómo habéis podido mentirme?

Hubo un silencio. 

—Mamá…

—No juegues con ese niño y sus sentimientos —la interrumpió—. Toda mi infancia y juventud las pasé en un orfanato, con las monjas, fantaseando con que un día aparecería mi madre y, a pesar de rezar muchos rosarios, nunca regresó. Tenía dos vestidos y una muñeca de trapo, eso es todo mi pasado y mi identidad. Adolecí de la falta de cariño de una madre y un padre que me arroparan y me dieran un beso por las noches —María, por primera vez, había abierto su ajado corazón a su  hija. Tras decir aquello, la mujer fuerte y resuelta que aparentaba, se derrumbó igual que un castillo de naipes. Lloró delante de los demás, como en sus noches de soledad en el orfanato. Elisa le acarició el pelo y la besó en la frente y en las mejillas:

—Te quiero, mamá. No es justo que creas que la historia se repetirá. 

—Elisa… —acertó a decir desarmada por el dolor que le causaba la conversación.

—No, mamá. Le regalarás a mi hijo todo el amor que tienes guardado en tu corazón para esa madre que nunca volvió. Serás una abuela maravillosa —afirmó con los ojos humedecidos.

—No sé, no sé… —contestó levantándose, mientras su marido se apartaba del umbral y la dejaba salir del dormitorio.

Elisa fue a seguirla, pero su padre la frenó.

—No es buen momento, hija. Necesita poner en orden sus sentimientos.

—Papá, ¿tú que opinas? —preguntó desesperada, a dos palmos de su padre, sintiendo que había perdido aquella batalla.

Él movió la cabeza de un lado a otro y respiró hondo:

—La conozco bien. Te quiere más que a su propia vida. La he visto despierta cada vez que tenías fiebre. Cada noche cuando estás con tus amigos —dijo metiéndose las manos en los bolsillos del pantalón—, no se duerme hasta que llegas a casa. Ha trabajado sin descanso vendiendo zapatos…

—Papá —dijo abrazándolo—. Lo siento. ¿Por qué no voy a querer a mi hijo?

—Bueno, los jóvenes cambiáis mucho de opinión. Primero estabas segura de que ibas a abortar y luego…

—Y tú, ¿qué piensas en realidad?

—Yo soy feliz si os tengo a las dos. He arreglado coches todos los días y he llegado a casa con las manos llenas de grasa, solo por vosotras. Lo que decidáis me parecerá bien.

Elisa afirmó cabizbaja. Comprendió que le quedaba la dura tarea de convencer a su madre, entonces, angustiada, optó por dejar que el tiempo pasara. Durante las siguientes semanas no se habló del embarazo. Todos querían que las aguas volvieran a su cauce.

Inesperadamente, una mañana, durante el desayuno, María miró a su hija con una media sonrisa. Una estaba sentada frente a la otra, ante una humeante taza de café.

—Hija, lo siento. He pensado mucho últimamente…

—Mamá, sigo queriendo a ese niño —dijo bajando la mirada sobre el tapete a cuadros de la mesa de la cocina—. Terminaré el curso que me falta y trabajaré —afirmó apartándose un mechón del pelo de la cara—. Mamá, por favor, quizá hasta Javier y sus padres quieran conocer al bebé.

—Elisa —dijo su padre, que estaba haciéndose una tostada—, tu madre y yo hemos hablado de este tema cada noche, en la cama, antes de dormirnos. Te apoyaremos en todo.

—En un principio tomaste la decisión de abortar porque Javier no quería saber nada del embarazo. Será un niño sin padre —le dijo su madre—. Una cosa más: ese niño es una persona que piensa y tiene sentimientos, nunca le quites la infancia como hicieron conmigo —le suplicó.

—Sí, mamá… —le contestó pasando las manos por su vientre—. Hablaré con los padres de Javier, seguramente ni lo saben.

Días más tarde, Elisa se presentó en casa de Javier. Le abrió la puerta el padre, que la invitó a pasar al salón, pues la conocía desde hacía unos meses. La madre, al oírlos, salió de la cocina secándose las manos en un paño y saludó a la chica. Entonces de pie y sin rodeos, Elisa les contó que esperaba un hijo de Javier. La noticia les cayó como una jarra de agua fría. La sangre se les heló en las venas. Perplejos, llamaron a su hijo que se encontraba en su habitación escuchando música. Cuando vio a Elisa se puso pálido y segundos más tarde las mejillas le ardían. No negó nada de lo que contó la joven, pero estaba muy enfadado. En cuanto Elisa terminó de hablar, le abrió la puerta que daba a la calle para que se fuera. Los padres no despegaron los labios. Era la segunda vez que su hijo dejaba embarazada a una chica, la primera no dio problemas, pero Elisa los estaba metiendo en un lío.

Ni tan siquiera les dedicó una mirada cuando salió de la casa. Comprendió que había sido muy osada. No esperaba ninguna ayuda, pero tenían que saber qué ocurría. Las piernas le temblaron y se le hizo un nudo en la garganta. No le cogió por sorpresa que Javier se enfadara y que sus padres callaran.

Las semanas pasaron. No supo nada de Javier hasta que un día la llamó por teléfono. Se disculpó por sus modales y le comentó que sus padres querían hablar con ella. La citó esa misma tarde en casa de él. Elisa fue por curiosidad. Pensaba que le entregarían una cantidad de dinero para el aborto. Se presentó a la hora indicada. Javier le abrió con una media sonrisa en los labios. Su madre, Aurora, había preparado café y pastas, y su padre, Guillermo, estaba sentado en el sofá. Elisa se acomodó en un sillón que le ofreció el muchacho y rompió el tenso silencio de la habitación.

—¿Y bien?

—Verás —dijo Aurora—, hemos hablado de tu embarazo y creemos que sois muy jóvenes para ser padres y menos para convivir bajo el mismo techo, no tenéis un euro para dar de comer a ese niño…

—No se preocupen por nada, lo entiendo, mis padres me apoyan en todo…

—No, hija, no me has entendido. Sabemos que quieres tener ese niño y os ayudaremos, pero debéis seguir cada uno con sus estudios, creo que casaros sería otro error.

—Perdone, señora, mi hijo no es un error, ahora es un bebé deseado.

—Tranquila —añadió Javier—, le daré mi apellido. Mis padres y los tuyos nos ayudarán económicamente, pero no pienso casarme ni convivir contigo.

—Me parece razonable, es más de lo que esperaba oír… —dijo levantándose, dispuesta a irse.

—Niña, no nos mal interpretes, queremos que Javier tenga un futuro…

—Ya, lo sé, mis padres también quieren lo mismo para mí. Sinceramente, muchas gracias por su apoyo. Nos vemos… —y salió cerrando la puerta.

Después, Elisa  contó a sus padres la conversación que tuvieron.

Pasaron los meses y la joven llegó al final de la gestación. Cuando nació el niño y la  llevaron de nuevo a la habitación junto a la cuna de su hijo, sus padres seguían allí. Pero aún le aguardaba otra grata sorpresa: Javier había llegado con un gran ramo de flores y una sonrisa. Quizá volverían a ser Afrodita y Adonis algún día.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 6.2/10 (17 votes cast)
4- Surgida de la espuma. Por Barba Negra, 6.2 out of 10 based on 17 ratings

43 Comentarios a “4- Surgida de la espuma. Por Barba Negra”

  1. Mina Harker dice:

    Una historia que trata temas actuales… la verdad que me ha llamado la atención y quería seguir leyendo hasta el final.

    Ese ramo de flores y esa sonrisa, ¿conseguirán que haya un final feliz?

    ¡Mucha suerte Pluma inquieta!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Welma dice:

    Estoy contigo Mina. Una historía que trata un tema bastante común por desgracia, pero que al final dudo que se pueda arreglar con un ramo y una sonrisa.. Mucha suerte para tí Pluma inquieta! te invito a leer mi relato..

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Welma dice:

    Mis disculpas! me equivoqué con el nombre, perdón Barba negra.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Barba Negra dice:

    Muchas gracias por leerlo. El caso es que no pude escribir más de dos mil palabras y dejé el final abierto a la esperanza. Y aunque los protagonistas nunca sean pareja, pueden ser amigos por el bien del niño. Es solo una opinión. La vida real presenta problemas difíciles de solucionar. Tan solo es un relato.

    Suerte a todos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Rafael dice:

    Es un relato prolijo en detalles. Y con abundancia de diálogos, lo cual representa un valor añadido.
    Podría abreviarse bastante, pero tal vez resultaría un relato distinto.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Lola Dawn dice:

    Un principio de relato que te hace querer seguir leyendo. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Triana dice:

    Tema de actualidad, desde luego. No hay nada más preciado que la vida de un ser humano, desde su concepción. Me alegro que Elisa tomara la opción de permitir a su hijo nacer.
    Suerte, Barba Negra!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Capitán Wentworth dice:

    Estoy con Triana, es loable que la gente se haga responsable de sus actos.
    Mucha suerte, Barba negra.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. AVAL dice:

    Te regreso tu visita Barba negra. Difiero con un comentario anterior; un ramo de flores, una sonrisa o lo que es más, un hijo… si pueden cambiar los rumbos de muchos de nosotros. Te felicito, me ha gustado mucho la sencillez de escritura en tu relato, con un tema muy frecuente y digno de plantear… lo resolviste muy bien. Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Lucile Angellier dice:

    El tema es interesante, y el relato se lee con facilidad. Lo único, te aconsejaría que procuraras evitar las frases hechas, por ejemplo: escurridizo como una anguila, una jarra de agua fría,la sangre se les heló en las venas, etc. Intenta buscar expresiones tuyas, originales que describan las mismas sensaciones. Es sólo un consejo, espero que no te lo tomes a mal. Suerte en el certamen y ánimo con la escritura.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Barba Negra dice:

    Gracias por leerlo con detenimiento, Lucile. Los consejos son bien recibidos.
    Un abrazo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. maritza dice:

    Un relato bastante pesado, grueso en digerir que termina por aburrir al lector con dialogos dilatados y pobremente trabajados
    malu

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Barba Negra dice:

    Bueno, todos tenemos una opinión… según “HARRY EL SUCIO”, en boca de un amigo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. MOREDA dice:

    BUEN RELATO, PERO EN MOMENTOS, QUIZÁ POR LAS FRASES HECHAS SE ACERCA A UNA TLENOVELA. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Jacobinos dice:

    Final abierto donde lo que más me ha gustado es como el personaje antepone el derecho a la vida a los evidentes problemas a los que la joven-¿y quizás Javier?- se va a enfrentar.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Infinito dice:

    No hay discursos ni moralinas, al menos explícitas: eso me gusta. Por lo demás, es algo folletinesco y esquemático. Me daba la impresión de leer un resumen o esquema de una historia más larga, de ahí que no dé tiempo a tener un poso, un fondo. Contado así el relato, apoyándose demasiado en frases hechas y escenas simples, le hace perder interés literario pero, a cambio, se gana en transpariencia. Creo que tienes madera para escribir historias más oscuras, más complejas, menos lineales. Te animo a ello. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Barba Negra dice:

    Gracias, Infinito, me ha gustado la crítica que has hecho del relato. Es cierto, la historia necesita mucho más espacio y desarrollar más los conflictos. Quizá debiera haber escogido menos personajes y el relato podía haber sido más intenso.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Gerardo N. Gándara dice:

    En mi opinión el relato, aunque muy válido en sí mismo, merece ser revisado con el fin de esquivar los lugares comunes, las frases hechas y los conceptos manidos.

    En cualquier caso, trasluce el trabajo que le has dedicado y por ello tiene un gran mérito.

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Titus Groan dice:

    Un buen relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. Granger Bloom dice:

    Lo que más destaco de tu relato es ese aspecto de cotidianidad que lo envuelve, pero eso a la larga es lo que le hace perder cierto peso al parecerse demasiado a un guión ya escrito. Un toque de originalidad en alguna de tus expresiones le habría dado mucho más carácter. A su favor el final abierto y la ausencia de juicios morales. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Ojo de halcón dice:

    Chica conoce chico (de torso musculoso y ojos almendrados) y se queda embarazada. Ya nos sabemos la historia, no es actual, está ahí desde tiempo inmemorial. Ignoro por qué ha necesitado contarla. Quizá si le hubiera dado un enfoque diferente y la narración fuera deliciosa, sería merecedora de aplauso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  22. Barba Negra dice:

    La he contado porque me gusta estar entre los jóvenes y vivir sus problemas de cerca. La pasión, el amor y el desamor son parte de los hombres y mujeres, como bien dice, desde tiempos inmemoriales. Son el motor de la vida. Quizá podría haberle dado otro enfoque…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Sally Pimienta dice:

    Transciende emotividad y yo, al menos, he empatizado con la protagonista. Estoy de acuerdo, sin embargo, con el consejo que te han dado sobre evitar frases hechas, tópicos y demás. Si al mismo argumento (que por ser tan viejo como el mundo, no es menos válido) le aplicaras una perspectiva diferente, como bien has dicho, el relato ganaría puntos.

    Gracias por comentar mi relato y mucha suerte en el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. Luna Celentano dice:

    Pues a mi me ha gustado este relato, es un relato sencillo, sin aspavientos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. Barba Negra dice:

    Me alegra tu comentario, Luna. Tengo un amigo que siempre me recuerda que Georges Simenon o Hemingway opinaban que los textos muy literarios entorpecen la lectura. Yo suelo escribir lo más sencillo posible, entre otras cosas porque me acerco más a los niños y jóvenes. Claro está que por muy literaria que intente ser ahora mismo, no lo conseguiría. Es difícil escribir bien y gustar. Cada uno pone en cada momento lo mejor de sí, aunque es cierto que no he tenido mucho tiempo de ensayar varios enfoques. Quizá tomé el camino más corto.
    Gracias a todos por leer el relato y opinar. Los exponemos para eso.
    Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  26. alvaro dice:

    me gusta el tema, pero coincido que los dialogos demasiado largos, y un poco tediosos. Falta el final. Suerte Barba Negra

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  27. Barba Negra dice:

    No falta el final, Álvaro. He querido dejar un final abierto para dar lugar a que el lector piense lo que mejor le parezca.
    Gracias por leer el relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  28. Kellroy dice:

    Me gusta como cuentas la historia. Suerte.

    Gracias por leer y comentar mi relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  29. LUPE dice:

    Como tema, un tema de la vida, más de la actualidad, pero ¿por qué la niña tiene que tener toda su alegría en que el joven la acepte de alguna forma?

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  30. Jara Maga dice:

    Coincido con las apreciaciones de Infinito, pero él lo ha expresado mucho mejor de lo que yo lo haría.

    Creo que necesitas trabajarlo un poco más, para que no resulte tan lineal y huir de las frases hechas ( uy, eso tambien te lo han dicho ¡vaya, que poco original estoy siendo!)

    En fin, como además todos te han deseado suerte, yo te dejo un beso de propina!

    BESO

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  31. ti noel dice:

    En el relato hay una información trascendental (esa parece ser tu intención) que aparece en un instante que, si bien es el apropiado, luego de la negación de Elisa a abortar, se siente aun así de forma apresurada, y con cierto suspenso. (—Creo que ha llegado el momento de que te cuente algo…) Ten en cuenta que al incluir una revelación, y más de la forma cómo lo haces (creo que ha llegado el momento…) estás marcando un punto de giro, y uno cree que el texto de ahora en adelante tomará otro rumbo, que lo que parece ser un típico caso de embarazo no deseado (en un principio) se convertirá en el detonante de quién sabe qué asuntos, que profundizará en qué otras aguas, ¿me hago entender? Claro, nunca tomas ese otro rumbo y de inmediato sigues en el conflicto de Elisa. Entonces me pregunto ¿Qué hubiera pasado si la madre no hubiera sido adoptada? ¿No habría conflicto? Claro que habría conflicto. No tiene que tener una persona un pasado tan dramático para inducir a alguien a que haga o no haga algo. En realidad, la revelación es un dato innecesario, con tintes de melodrama. Los diálogos son ágiles, aunque a veces afectados por lugares comunes: …Ese niño es una persona que piensa y tiene sentimientos, nunca le quites la infancia como hicieron conmigo… En ocasiones es el narrador el que cae en el vicio de los lugares comunes: …la mujer… se derrumbó igual que un castillo de naipes… Y, Su padre abrió los ojos como platos, es un vicio recurrente en los escritores gringos.
    Suerte en el certamen, Barba Negra, espero que mis comentarios hayan sido reveladores, más que latosos, aunque claro, es la interpretación que hice de tu texto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  32. Ambrose Bierce dice:

    Todos los “defectillos” que te han recordado son los habituales en escritores noveles, como imagino que somos todos los que participamos en este certamen. Muy al contrario de lo que se podría pensar, creo que esos significa que estas en el camino correcto. A partir de aquí, todo es ir mejorando con la práctica y aprendiendo de los buenos consejos que te han ofrecido el resto de compañeros. Ánimo y suerte en el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  33. Catch-22 dice:

    Estoy de acuerdo con comentarios anteriores. Aún así, yo he disfrutado con el relato, quería saber el final!, a pesar de ser un tema ya tratado, escrito de una forma sencilla… etc etc y todo eso que ya te han dicho, me he quedado enganchada mientras leía, y creo que eso tiene mucho mérito.
    Lo que más me ha gustado de la historia es la “liberación” mental de la chica cuando ella toma su propia decisión. No la quita de lágrimas, pero algo en ella descansa y le da fuerzas.
    Aunque el final sea abierto, estoy segura de que es un final feliz, y eso también me ha gustado, estoy cansada de la moda de poner un final horrible como para dar más interés a la historia.
    Me estoy enrollando mucho! bueno, suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  34. NOSKI dice:

    Manejas una prosa muy clara Barba Negra, quizá demasiado a mi juicio. A veces conviene dejar cosas en el aire, adjetivar, usar metáforas. Quizá al final se complica la lectura, pero es más literatura, emociona más. etc. Y conviene arriesgar para avanzar. A mi el relato me ha parecido entretenido, de lectura fácil. Admito que me hubiera gustado otro final, pues es poco creíble que se resuelva tan agradablemente (con un ramo de flores y una sonrisa). Afortunadamente no coincido con algunos comentarios en los que se afirma que es “un tema de actualidad”. ¡Claro que el problema sigue existiendo!, pero por suerte, las mujeres hace algunas décadas que empezaron a reivindicar algunos derechos que sólo les corresponden a ellas. Un saludo y suerte Barba Negra.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  35. DIMANCHE dice:

    Un relato con un tema de actualidad y de fácil lectura. Mensaje claro en el desenlace: la toma de decisiones y el respeto a la vida y, si cabe, con el valor añadido de la juventud.

    Te deseo suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  36. Scorpio dice:

    La cotidianidad expresada con talento y buen estilo. Me ha llevado a un hermoso viaje al pasado, te lo agradezco. Un abrazo y mis mejores deseos en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  37. Barba Negra dice:

    Muchas gracias a todas las personas que habéis leído el relato y comentado. Gracias por vuestro tiempo e interés.
    saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  38. lupe dice:

    Suerte y gracias por el tiempo que has empleado leyendo y comentando a tus compañeros, entre los que me encuentro.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  39. lupe dice:

    Si esto no desapàrece, si tienes gsanas y si quieres, te pediría que leyeras los dos comentarios que hago en mi relato de los días 8 y 20 de agosto.

    Gracias

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  40. AVAL dice:

    Muchas gracias por tu voto Barba Negra. Matthew te manda un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  41. Barba Negra dice:

    Gracias, Aval, pero tu relato merece el voto. A mi humilde entender es muy bueno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  42. Angel B.P. dice:

    Me cuesta comentar tu relato, pero no quiero dejar de hacerlo por dos motivos:
    1º.- Porque tú te tomaste la molestia de comentar el mío y es de justicia que te lo agradezca con lo único que tengo para darte: mi opinión.

    2º.- Porque los comentarios y críticas de los otros participantes, (sin darle más valor que ese), nos ayudan a mejorar en lo que entiendo es nuestra ilusión (como poco), la Escritura.

    La narración en diálogos es dinámica, pero implica mucho espacio que no se tiene en un texto limitado en “x” palabras, por eso quizá tu relato deje pequeñas lagunas. El tema requiere más detenimiento, puesto que tiene demasiadas implicaciones. El efecto final es algo atropellado .

    En lo concerniente al tema: Un texto valiente, pero desgraciadamente bastante irreal. Yo soy de la generación Disney y por lo tanto no pierdo nunca la esperanza de que el sapo se convierta en príncipe… pero qué decir…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  43. lupe dice:

    Como ya sí parece que se acaba todo (independiente de que se quede en la web e incluso quizás podamos seguir hablándonos), quiero:

    Por un lado expresar mi experiencia:
    Es la primera vez que escribo algo para darlo a leer a los demás, bueno, no es del todo cierto, al mismo tiempo lo hice con otro relato corto, pero no tiene nada que ver con el seguimiento de este. Y la experiencia ha sido preciosa. ¿Qué iba yo a imginarme que habría tantas personas comunicándose alrededor de este concurso?, ¿cómo iba a pensar que unos días con más tiempo y otros con menos, esto me iba a llenar tanto?, (tanto que estaba deseando acercarme al pc para ver qué había de nuevo).

    Y por otro lado expresar mi agradecimiento y felicitación tanto a la administración, que creo que trabaja con muchísimo interés para sacar esto adelante, como al resto de (¡prepárense!), “escritores y escritoras”.

    Cuando pueda iré tomando nota de sugerencias hechas en varios campos, tanto en recomendaciones estilísticas como en lecturas, (me permito hacerlo yo con los dos libros a los que aludo en mi relato).

    Creo que a unos once relatos les he hecho una consideración especial, para decirles que eran los que por uno u otro motivo más me habían gustado. Digamos que en una libreta puse una frase a todos y una calificación. Esos alcanzaron hasta un ocho, pero hay después un número largo con un siete, de relatos que me han gustado, pero casi en todos, me lo ha estropeado la falta de originalidad en temas creo que demasiado socorridos e impactantes. Si volviera a leerlos, seguro que variaría mi opinión cualitativa y cuantitativamente, pero eso ya queda para otros momentos.

    De nuevo, gracias a todos y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
noviembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Entrega de Pemios Narrativa 2009