Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

34- Las brumas del odio. Por E.Mendoza

Había tomado la decisión nada más levantarme. Era el día antes de casarme y lo iba a hacer esa misma mañana. Isabel, mi novia, no quiso opinar sobre mi resolución, en el fondo le daba pena que me afeitase aquella barba tan enorme que me había dejado durante el verano. Lo cierto es que todo fue por un capricho de ella, a mi jamás me gustó el dejarme la barba, es más durante la guerra no tuve tentación alguna de hacerlo. Después, en los primeros años de paz, la barba no se usaba. Sólo algún extravagante escritor, para hacerse el interesante.

El último verano Isabel se empeñó en que me la dejase crecer durante el mes de vacaciones y los otros dos que me habían concedido con la licencia para la boda. Tenía tiempo de sobra para ello. No era más que una barba y me divirtió complacerla. Me miraba al espejo y me gustaba verme. Me había salido una barba rubia, redonda, no muy poblada cerca de las patillas, con las que no conseguí enlazarlas. Me cubría una parte de la cara muy salpicada de cicatrices de antiguos acnés y aquello me gustaba. ¡Parecía otro! Pero la broma ya tocaba a su fin.

Al día siguiente era la boda. Le dije a mi futura señora que me esperase para tomar un aperitivo en la terraza de un café y entré en una barbería.

Era un hombre, poco más o menos, de mi edad. Fuerte. Muy hablador. Me hizo sentarme en el sillón y se apresuró a afeitarme aquella hermosa barba.

–         Pero, ¿Por qué se la quita usted, señor? No le queda nada mal, yo se la podría arreglar un poco y le aseguro que va a poder presumir.

–         No, afeite usted, ¡voy a casarme mañana!

–         ¡A casarse mañana!

El barbero pareció conmoverse. Se volvió de espaldas y buscó en la estufa esterilizadora tijeras y la máquina. Cuando se volvió hacia mí me pareció extrañamente conmovido.

–         ¡Que se va a casar!…¡Ay, las mujeres!…Suspiró profundamente.

Me pareció que se había producido un momento de tensión y, por decir algo, le pregunté:

–         Usted, ¿no es casado?

–         No, no – dijo apresuradamente -. Estuve a punto de casarme cuando la guerra, pero todo salió mal…¡Es muy mala la guerra!

Se calló y empezó a cortarme con las tijeras los bordes de la barba. Me dio pena sentir el primer corte y ver caer aquellos pelos rubios sobre mi chaqueta. El barbero seguía en silencio, pero se veía que estaba con ganas de hablar. Seguramente me quería contar “su caso”.

–         Por cierto – dijo de pronto, muy decidido -, que el mismo que fue la causa de que se estropease mi vida me debe la suya.

Se me quedó mirando como para ver que efecto me hacían sus palabras. Al observar que no le decía nada, prosiguió.

–         ¡Que grande es la vida! Y que ignorante estará aquel hombre que no vino a morir a mis manos el primer día en que acabó la guerra gracias a una carta de mi novia.

Me sobresalté. Aquel día, 1 de Enero de 1939, me habían herido en la pierna izquierda. Fue en el frente de Cataluña. Aquel tiro me había servido para acabar la guerra tranquilamente, pero me había dejado una leve cojera que a mí, ¡tan presuntuoso!, me molestaba mucho.

–         Le vi venir desde lejos. Oiga, le tuve a una distancia de tres o cuatro metros. Yo estaba escondido tras un matorral, con mi fusil ametrallador. A mi lado un camarada, el Comisario, me dijo en voz baja, pero imperativa:

–         ¡Es un Oficial! ¡Dispara!

Dio unos cuantos tijeretazos más y me pasó la maquinilla por la mejilla izquierda. Me miró sorprendido.

–         Por cierto – prosiguió -, que se parecía a usted. Era muy joven. El Comisario me repitió: ¡Dispara!

–         ¿Por qué no lo hizo?

–         Mire usted: había recibido carta de mi novia aquella mañana. Me decía que lo tenía todo preparado para casarnos cuando volviera a Barcelona. Era una carta maravillosa, escribía muy bien. Aquel día yo era feliz y, cuando fui a apretar el gatillo del fusil, pensé que, acaso, también a él una muchacha le había escrito aquella mañana y que, a lo mejor, iba también a casarse en cuanto volviera a su pueblo… El Comisario me miró con rabia. ¡Estúpido, dispara! Pero, oiga, yo le juro que me fue imposible hacerlo. El Comisario me dijo con voz sorda: ¡Como salgamos de esta, en cuánto lleguemos a Cardona ordeno que te fusilen!

Ahora fui yo el del sobresalto. ¡Cardona! ¡El 1 de Enero! Allí fue donde me hirieron ¿Habría sido aquel…?

–         De pronto – siguió el barbero sin poder detener la charla -, sentí el cañón de un fusil en mi espalda. ¡Nos habían rodeado! Nos hicieron ponernos en pie y arrojar nuestras armas al suelo, creí que iban a fusilarnos allí mismo, pensé en lo ingenuo e inocente que había sido al no disparar. No nos hicieron nada. El Oficial, al que había tenido a mi merced, se limitó a mirarnos con curiosidad y dio orden a un Soldado para que nos condujera al puesto de mando.

Me volví a mirarle. Sí, recordaba que aquel día, poco antes de herirme en la pierna, habíamos cogido a unos prisioneros, antes de entrar a Cardona. ¡Que extraordinaria casualidad!

–         Desde entonces todo fue de mal en peor – continuaba relatando -. El Soldado que nos llevó al puesto de mando estaba muy nervioso y no dejaba de apuntarnos con el fusil. Temí por mi vida, aquel inexperto joven sudaba, le temblaban las manos, en cualquier momento se le podía disparar el arma. El Comisario me iba insultando todo el tiempo: ¡Eres un cobarde! ¡Eres un traidor! ¡Lo pagarás!  En el puesto de mando nos tuvieron más de diez horas a la intemperie – qué frío hacía -, creí que moriría congelado. Luego llegaron  unos camiones, descargaron unas cajas, el Soldado encargado de mi custodia se distrajo con el trajín. Aproveché la ocasión…,me escapé.

–         ¿Se escapó?

El barbero me había afeitado media cara y me miraba fijamente.

–         Es curioso. Se parece usted a aquel Oficial…Claro que, ¡ha pasado tanto tiempo!

Continuó cortándome la parte derecha, siguió con su relato.

–         Me fui monte arriba y no se dieron cuenta de mi fuga. Subí, subí, subí como un loco. Esperaba oír detrás de mí gritos y disparos. No pasó nada. No podría decir los kilómetros que anduve campo a través, pero los pies los tenía destrozados, las heridas me sangraban pero no debía detenerme. Se hizo de noche y seguí andando sin parar hasta la frontera…

Me había enjabonado la cara y empezó a pasarme la navaja por el cuello.

–         ¡ Si hubiera sabido lo que me iba a suceder por no haber disparado contra aquel Oficial!…Continuó

Procuré estar lo más inmóvil posible. Aquel Oficial, sin duda, era yo. La suerte me había puesto con mi cuello bajo la navaja de aquel barbero que al parecer no me había reconocido del todo y siguió su historia. No se yo si me daría una segunda oportunidad.

–         En Francia… ¡Con los franceses! No fueron mejores. Nos metieron en un campamento donde estuve a punto de morir de disentería. Luego me enrolaron, quieras que no, en la Legión francesa. ¿Usted sabe lo que es eso?

Asentí, tenía la cara enjabonada y pensé que ahora sería más difícil reconocerme. El filo de la navaja resbalaba por mi cuello. ¡Si él quisiera…! Me volví a mirarle. A pesar de lo mal que lo había pasado no reflejaban odio sus ojos.

–         ¡Quédese quieto ahora, no vaya a cortarle!

–         Por si fuera poco – prosiguió -, al poco tiempo estalló la guerra europea. ¡Y qué guerra! Había estado en muchos combates, hasta en el Ebro, pero, aquello era distinto…¡ Todo por  no haber disparado a aquel Oficial!

Me volvió a mirar con fijeza. Ya tenía toda la cara totalmente rasurada.

–         Usted podría ser él. Su aspecto inocente me hizo desistir de apretar el gatillo.

–         Y…,¿su novia? – le pregunté.

–         Cuando volví a Barcelona fui a la casa donde había servido. No estaba allí. Trabajaba para un notario que por sus ideas republicanas tuvo que abandonar la ciudad. Pasadas unas semanas la vi. Estaba distinta, no era aquella joven dulce y entregada al amor. Me miró con rabia, me insultó diciendo que era un cobarde y un traidor… ¡Y estaba de compañera del Comisario!

–         Aún es joven, seguro que encontrará el amor.

No sabía que decir, la voz me temblaba, las manos me sudaban, quedé rígido y cerré los ojos.

–         Sabe usted, no maté aquel hombre y no me arrepiento. Ahora estaría como usted afeitándose en cualquier barbería y mañana se casaría con su novia de toda la vida.

–         No, a pesar de todo, no me arrepiento.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 6.6/10 (7 votes cast)
34- Las brumas del odio. Por E.Mendoza, 6.6 out of 10 based on 7 ratings

20 Comentarios a “34- Las brumas del odio. Por E.Mendoza”

  1. Charlotte Corday dice:

    Interesante relato, pues mantiene la duda permanente sobre si lo terminará degollando o no. Me recuerda, de manera lejana, al libro “Soldados de Salamina” de Javier Cercas (ya sabes, la historia de Sánchez Mazas, cómo se salvó y todo eso). Encuentro algunas inconsistencias históricas en cuanto a las fechas, pero son detalles muy menores que no demeritan el relato. Acaso el final podía dar algo más de sí ¿y a qué relato no le pasa lo mismo?

    Un saludo cordial con mis mejores deseos para el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Rafael dice:

    Interesante relato basado en diálogos, lo que lo hace más meritorio.
    El tema es sugerente; esto de los reencuentros inesperados es un filón si se sabe llevar, como es el caso.
    Un consejo, si me lo permites: utiliza el guión largo para los diálogos y no inicies con mayúscula “soldado”, “comisario” u “oficial”.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. AVAL dice:

    Ni yo me arrepiento por dejarte un comentario positivo de tu relato. Escribes de una forma muy descriptiva que invitas al lector a meterse dentro de él. Disfruté mucho de su lectura. Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  4. Lola Dawn dice:

    Me ha gustado. Con la intriga hasta el final. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Barba Negra dice:

    Intrigante relato.
    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. H. K. dice:

    ¡Como salgamos de esta(ésta)
    No se(sé) yo.

    Buen trabajo E. Mendoza, atrapa y te lleva de un tirón hasta el final.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Cesar dice:

    Muy bien contada la historia, original y con suspense hasta el final. Buen relato

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. JB Fletcher dice:

    Entretenido y bien redactado; es lo que espero de un relato. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. M. Jesús dice:

    Un relato muy original que se lee de un tirón y que muy a mi pesar se acaba pronto. Consigue hacer la historia creíble y los diálogos son fantásticos. Muy buen trabajo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Lucile Angellier dice:

    Un relato muy ameno, se deja leer con facilidad y la historia consigue enganchar. Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Infinito dice:

    Me parece entretenido aunque el final podría haber sido más contundente, ya me entiendes. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. MOREDA dice:

    INTERESANTE RELATO CON UN FINAL QUE PUDO HABER SIDO SORPRESIVO, PERO NO LO FUÉ, ESO NO DEMERITA TU TRABAJO. FELICIDADES

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. nora dice:

    A veces lo más sencillo se hace complicado. Me ha parecido muy bueno este relato, claro, conciso y eso lo hace más bello.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Recacha dice:

    Diálos rápidos y bien estructurados, conciso y sin adornos que desvíen el tema principal. Muy buen texto

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. ANNA dice:

    Interesante, entretenido y bien estructurado (me han parecido geniales los diálogos). Su complejidad estriba en su aparente sencillez. Me ha parecido genial

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Scorpio dice:

    Bueno… buenísimo. Fluido, interesante, bien contado y con un marco histórico-cotidiano. Un abrazo y éxitos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Salomé dice:

    Interesante y entretenido. Saludos y suerte:)

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Ambrose Bierce dice:

    Los diálogos, lo mejor del relato. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. lupe dice:

    Sí, yo también creo que estructurar un texto dentro de unos diálogos, es difícil y está conseguido.

    No encuentro clara la cronología de ambos hechos, pero seguro que seré yo.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. Catch-22 dice:

    He leido la historia entre intrigada y divertida, porque la situación tenía su gracia la verdad…
    La forma de contarla, con el diálogo y los pensamientos del protagonista me ha parecido muy buena, muy ágil, en fin, que ha sido una lectura muy agradable.

    suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
septiembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Entrega de premios 2010

Videos de interés


El Rio Blanco- Ganador P.Especial IBN ARABÍ