Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

21- Se ha escrito un crimen. Por JB Fletcher

Rápidamente tomé conciencia de la peligrosa situación en la que me encontraba y por primera vez en la vida, la posibilidad de morir se hacía patente. Quizás había sido una mancha de aceite en la calzada; no lo sé ni creo que lo llegue a saber jamás, pero perdí el control del vehículo y, tras salirnos de la calzada, hombre y máquina nos precipitamos ladera abajo hasta que un pino nos detuvo con un violento choque. Enseguida supe que tenía la pierna derecha rota: podía ver una herida por la que asomaba una punta quebrada de la tibia y un espeluznante chorro de sangre me salpicó la camisa. Le puse la mano encima al tiempo que un insoportable dolor me invadía. Todo mi cuerpo comenzó a temblar, pienso que más por el miedo que sentía que por cualquier otra causa. Miré hacia arriba y grité con todas mis fuerzas pero a esa hora, las cinco de la madrugada, en la que la oscuridad todavía lo envolvía todo junto con la distancia hasta la calzada y el carrizo del sotobosque hacían muy difícil, si no imposible, que alguien pudiera verme ni escuchar mis gritos en aquella carretera de montaña tan poco transitada. “¡Dios mío, Lucía y las niñas¡”, pensé. Tan sólo hacía unas pocas horas que había compartido con ellas una tarde tan monótona como la de cualquier día, pero de pronto las echaba de menos como jamás antes lo había sentido. Sin duda era la cercanía a la muerte lo que me inducía ese fuerte sentimiento. ¿Y si intentaba salir por mi mismo? El intento me produjo un dolor y un mareo, que me hicieron desistir y me disuadieron de volverlo a intentar. Me calmé un momento y un breve e infructuoso intento por aceptar un destino que parecía inevitable, provocó que me pusiera a rezar arrepintiéndome de mis pecados. Esa aparente aceptación del probable final no duró mucho: en el momento en que una mosca de la carne se posó sobre el hueso roto, la imagen de mi cuerpo cubierto por miles de gusanos, tras permanecer muerto y desaparecido en el bosque, me penetró en la mente como un tren de mercancías y la desesperación se adueñó de mi. Me puse a chillar como un poseso: el espantoso grito que salía de mi garganta se asemejaba al de un animal agonizante sorprendiéndome a mí mismo. Cuando el agotamiento pudo más que el miedo y la frustración, me dejé caer sobre la ventanilla destrozada del vehículo. No sé el tiempo que pasé en esa postura, pero recuerdo que el ruido de una rama rompiéndose me espabiló. La claridad ya me permitía ver el entorno y grité: “¿Quién anda ahí? ¡Socorro!”. Un movimiento y de nuevo el ruido del ramaje quebrándose. Callé y concentré todos mis sentidos en averiguar quién se escondía. De repente, capté la cara espantada de un hombre negro que se dejaba ver tras unas matas: parecía acercarse con mucha precaución. Lo llamé: “¡eh, tú, ven aquí!”. Despacio, comenzó a acercarse y cuando estuvo a unos pocos metros, aceleró el paso. Miraba alternativamente hacia arriba y al coche, parecía que estuviera haciéndose una idea de lo que allí había acontecido. Me habló en un idioma que no entendí mientras gesticulaba con las manos, queriendo dar a entender que el coche había caído por la ladera. Yo asentí mostrándole la herida para hacerle saber que estaba en peligro. Intentó acercar su mano al hueso roto y le grité para impedírselo. Él, susurrando me indicó que me calmara y, sin llegar a tocarme, observó la sanguinolenta punta de la tibia asomando por la piel seccionada. Acto seguido se mantuvo en cuclillas y volvió a hablar sin que pudiera entender ni una sola palabra. Pronuncié algunas en francés y otras en inglés y, cuando dije “Help” y “People” entonces las repitió con gestos de aprobación. No hablaba inglés, pero comprendía algunas pocas palabras. Insistí: “help, police” y el hombre negó con movimientos de cabeza al tiempo que decía: “no, polisse no”. Empecé a suplicar nervioso: “help, help, heeeelp”. Él, con las manos me pidió calma y cuando callé, con gestos me indicó que subiría hasta la carretera para pedir ayuda. En ese momento yo ya sospechaba que ese individuo no quería dejarse ver: parecía querer mantenerse oculto, pero no tenía nada más; necesitaba agarrarme a ese clavo ardiendo. Tuve una idea: le señalé la guantera del coche y, cuando la abrió, le pedí que me acercara la libreta y el bolígrafo que había en su interior. Rápidamente escribí un mensaje en el que, además de mi nombre y una breve explicación de mi situación, dejaba claro que aquella persona era la única que podría encontrarme. Se lo entregué y entre gestos y palabras le pedí que buscara a alguien para dárselo: “People, paper to people, please help”. Afirmó con la cabeza para hacerme saber que comprendía mi petición. Sin más demora partió hacia la carretera. Pensé en ese hombre que parecía un fugitivo. ¿Qué hacía a esas horas por el bosque? Además, en un lugar tan empinado en el que transitar se asemejaba más a un ejercicio de escalada. Esas reflexiones me desanimaron de nuevo. Perdí la noción del tiempo y a ratos me adormecía o me desmayaba; no lo sé con seguridad. Las chicharras, sin poder precisar en qué instante, habían empezado su monótono canto veraniego.
Alguien gritó mi nombre. En un primer momento temí que fuera una alucinación, pero enseguida se repitió el grito junto con el ruido de movimiento de matas y ramas rompiéndose: me di cuenta de que estaban bajando a por mí. No me quedaban fuerzas para gritar y me sentía mareado. Recuerdo que intenté decir algo pero sólo conseguí balbucear, incapaz de articular una sola palabra. Me envolvía un sueño del que me despertaba a cortos intervalos en los que podía percibir que se estaba haciendo alguna cosa, aunque tenía tintes de irrealidad: unos sanitarios me inyectaron algo; me ponían un collarín; a medio camino por la ladera sobre una camilla atada con cuerdas; metiéndome en una ambulancia; entrando en el hospital; entre varios enfermeros me elevaban para dejarme sobre una mesa de quirófano donde un enorme foco circular presidia mi campo de visión; una mascarilla, la nada…
Transcurrida una semana, el doctor Román, el traumatólogo que me había intervenido, en presencia de Lucía, mi mujer, me explicaba que había salvado la vida por los pelos y que, asimismo, por muy poco habían conseguido salvarme la pierna, aunque tardaría unos meses en volver a caminar con normalidad. Cuando se marchó y quedé a solas con Lucía:

― ¿Has averiguado algo?
― Parece ser que era un inmigrante ilegal llegado en patera hasta la costa. Lo estaban buscando a él y a todos los que habían desembarcado esa noche, y cuando se presentó ante la policía, al principio, nadie le prestaba atención y únicamente querían meterlo en el vehículo policial. Él luchó para hacerse entender y recibió por ello unos cuantos golpes, pero al final consiguió que leyeran el trozo de papel que habías escrito.
― ¿Pero a dónde lo llevaron?
― No me dicen nada, sólo que me olvide del asunto.
― Lucía, esto no puede acabar así, le debo la vida, ambos sabemos que le debo la vida.

Transcurridos tres meses, ya podía desplazarme con unas muletas. Tras solicitar audiencia, me presenté ante el gobernador quien escuchó atentamente mi historia e hizo algunas gestiones infructuosas: al parecer todos habían sido deportados y no era posible localizarlo.

― Si se hubiera presentado usted antes, quizás…
― He estado varios meses tumbado por las fracturas que me produje en el accidente; no podía – protesté.

Un desconocido había arriesgado y, posiblemente, perdido el futuro mejor que buscaba para ayudarme, evitándome así una muerte lenta y dolorosa, y como agradecimiento lo echaron y lo trataron como basura. No podía admitirlo aunque no sabía qué hacer al respecto. Lucía quería que nos fuéramos de vacaciones y olvidarlo todo. Se había interesado por la oferta de una agencia de viajes: una semana en la isla de Tenerife con todo incluido y, su hermana y el marido de ésta, también se apuntaban. Tal vez era hora de volver a la normalidad.

Un año después del accidente

Salíamos de una cafetería en la que habíamos almorzado. Mi compañero Juan Luis mordisqueaba un mondadientes y se desabrochó el botón del pantalón, para liberar la presión en el abdomen, consecuencia de una copiosa comida. Un hombre de color vestido con una túnica, portaba un manojo de relojes que nos plantó delante de la cara al tiempo que, en un mal español, aseguraba que eran una ganga. Con cierto desdén, Juan Luis le dijo que no nos interesaban y nos alejamos. Cuando habíamos avanzado unos metros, Juan Luis hizo un desagradable comentario:

― Este negrata, hizo el viaje de su vida en patera para acabar vendiendo esa mierda de relojes de marcas falsificadas. A patadas los enviaba a todos de vuelta en otra patera.

Le reí la gracia, al tiempo que sentía vergüenza de mí mismo. Me volví un momento: no supe discernir entre frustración, incomprensión o tristeza en aquella mirada.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 6.3/10 (11 votes cast)
21- Se ha escrito un crimen. Por JB Fletcher, 6.3 out of 10 based on 11 ratings

28 Comentarios a “21- Se ha escrito un crimen. Por JB Fletcher”

  1. H. K. dice:

    Bien, JB Fletcher, salvo algunas pequeñeces, es una anécdota que realza la humanidad de un personaje marginal, olvidado e injustamente despreciado. Evidencia, también, la desigualdad y la indolencia del mundo en el que vivimos.Lástima que el personaje-narrador no parezca haber aprendido mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. LAVA dice:

    Te felicito JB Fletcher por la fluidez de tu relato. Muy interesante y bien redactado. Disfrute su lectura.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Rafael dice:

    La idea del relato es muy buena.
    Lo único que voy a apuntarte es que el primer párrafo resulta larguísimo. Podría fraccionarse, sin perder un ápice de calidad, con varios puntos y aparte, y así la lectura quedaría visualmente más relajada.
    Felicidades y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Barba Negra dice:

    El título del relato y el seudónimo me han hecho sonreír. Una buena idea.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Lola Dawn dice:

    Me ha gustado el relato y su final me ha recordado que la sociedad en la que vivimos suele ser cobarde y acomodaticia.
    Suerte en el concurso

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Capitán Wentworth dice:

    Muy buena la historia. Estoy con Rafael en que el uso de algún punto y aparte ayuda a la lectura. También veo que repites alguna palabra a la que podías haber buscado un sinónimo. Por lo demás es un retrato agudo de en qué nos estamos convirtiendo.
    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Leonard dice:

    Tu historia hace pensar, las buenas personas ni siquiera saben que lo son.Sólo se las conoce en las oportunidades. Y desde luego la injusticia es tristemente frecuente. Muy interesante.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Lucille Angellier dice:

    Una buena historia que debería hacernos reflexionar, me gusta el final. Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Májica dice:

    Muy bueno. Nos hace reflexionar. A pesar de lo denso del primer párrafo, se lee fluidamente.
    Te deseo suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. MOREDA dice:

    ME COSTÓ TRABAJO SALIR DEL PRIMER PÁRRAFO, PERO LO LOGRÉ, UNA VEZ HECHO ESTO DISFRUTÉ DE LA LECTURA. LÁSTIMA QUE EL PERSONAJE NO HAYA QUERIDO SALIR DE SU ZONA DE CONFORT A PESAR DE HABER SIDO AYUDADO POR UNA PERSONA “DE COLOR”. ASÍ VIVE BUENA PARTE DE NUESTRA SOCIEDAD: EN UNA ZONA DE CONFORT.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Gerardo N. Gándara dice:

    Buen relato, J.B. Fletcher.

    Coincido con los comentarios que apuntan que mejoraría con un par de retoques en la presentación del primer párrafo. Aún así, la historia vale la pena. Ilustra tanto la cobardía
    como la nobleza.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. DINA4 dice:

    Me gusta la historia, quizás un principio muy largo que descompensa la historia porque donde está la fuerza y el intríngulis es en el final que es muy bueno. Y una cosilla, si un espeluznante chorro de sangre, proveniente de la pierna, le salpica la camisa a alguien, el tío ese no lo cuenta, yo rebajaría un poquillo eso.

    Por cierto, me debes unas birras, nunca estuve en Cavot Cove

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Titus Groan dice:

    Creo que el primer párrafo es deliberadamente largo, aunque quizá descompense el resto del cuento. Viejos temas, nuevos tratamientos. Muy conseguido.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Antioquia dice:

    Buen relato.
    El último párrafo sintetiza un sentimiento cada vez más generalizado.
    Suerte,

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Granger Bloom dice:

    Me uno a los comentarios anteriores de Rafael, Lola Dawn y Aval, me gusta tu relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Ojo de halcón dice:

    Esta bien escrito, aunque tal vez se lee demasiado rápido, va todo de tirón.
    Creo que podría haber introducido el ultimo párrafo sin necesidad de usar el aparte “un año después del accidente”, que parece mas propio de guiones.
    En cualquier caso, no esta mal, enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Pillo dice:

    Muy buena historia. Engancha desde la primera línea y crea una sensación angustiosa mientras ves al personaje atrapado en el coche. Me ha recordado a la angustia de Gregorio Samsa en La metamorfosis de Kafka

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. Kellroy dice:

    Un relato triste pero bien contado. En cuanto al primer párrafo, sí, quizás pudiera ser más corto, pero no sería igual, y además es tu relato. Suerte

    Gracias por leer y comentar mi historieta.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Scorpio dice:

    Me sentí como en una sala de cine, me gusta mucho el juego de sentimientos y las sensaciones que produce la lectura. Un abrazo y éxitos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. LUPE dice:

    Si el texto está escrito antes de las últimas normas de la RAE, vale, pero actualmente tendrías que revisarlo, aunque a mí me suena mejor así por la costrumbre, pero no podemos, ¡qué le vamos a hacer!

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Estrella dice:

    Me ha gustado, muy visual y muy rápido.
    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Salomé dice:

    Intensa narración del accidente que a mi me parece lo más interesante y creo que el final se rinde a una cuestión sensiblera cuando podía ser más contundente, ahondar con más fuerza trabajando mejor el final. Como dice Rafael,la idea es buena y está bien escrito.
    Saludos y suerte 🙂

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Jara Maga dice:

    Como ya te han indicado por ahí, el primer párrafo se hace eterno, aunque la historia es muy visual y amena, amén de invitar a la reflexión.

    Una pequeña sugerencia: revisa algunas frases para evitar repeticiones de palabras.

    Ej:”¿Y si intentaba salir por mi mismo? El intento me produjo un dolor y un mareo, que me hicieron desistir y me disuadieron de volverlo a intentar. Me calmé un momento y un breve e infructuoso intento…

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. NOSKI dice:

    Un relato muy descriptivo sobre un tema encomiable: la llegada de emigrantes en patera. No coincido para nada con algunos comentarios que he leído sobre el primer párrafo. La primera parte es muy atractiva, y las imágenes se captan con facilidad resultando emocionantes. Incluso la llegada del negro para ayudarle, suena épica. Sin embargo, a mi juicio le falta un final que fuera algo más consistente, que resaltara la cobardía de una sociedad “bondadosa” y “pulcra”, que vende con una boca lo que con la otra menosprecia. De cualquier manera felicidades por abordar un problema de candente actualidad que, a fuerza de hacer reiterativo el relato simple de la llegada de pateras, están logrando que aceptemos lo que ocurre con una frialdad que pasma.
    Repito, felicidades Fletcher y suerte en el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. Catch-22 dice:

    El primer párrafo ¿es largo? yo creo que no… Un punto y aparte rompería la acción y la tensión del momento (¡muy bien narrada por cierto!)… en todo caso lo pondría cuando cae por el agotamiento, quizá aquí una pausa hubiera ido acorde a esa acción…
    Lo que no me parece coherente en la historia es lo que hace el protagonista… trata de informarse de qué ha pasado, se molesta en presentarse ante el gobernador… se da cuenta del valor que tiene lo que un desconocido ha dado para salvarlo… y luego ante un compañero rie ese comentario?, no sé, no me cuadra, me lo creería más si se hubiera olvidado del asunto una vez ya estaba a salvo en el hospital, y le diera pereza tomarse ciertas molestias, o bien si quien le hacía el comentario era su jefe o algo así y no se atreviera a contradecirlo…

    Coincido con alguien que te ha comentado que lo que más le ha gustado es la escena del accidente, ¡a mí tambien!, y me he entretenido con la lectura del relato.

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  26. Ambrose Bierce dice:

    El final de tu historia sólo me inspira una respuesta, tópica, pero respuesta: la vida es así de injusta. Una historia bien hilada y bien redactada (dos veces bien). Sólo tengo una curiosidad: entiendo la relación entre tu seudónimo y el título del relato, pero no entre el título y el propio relato. Debo ser un ignorante.

    Mucha suerte para el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  27. JB Fletcher dice:

    Reconozco que es un poco forzado pero aprovechando el seudónimo, y como en mi opinión echar a patadas a un ser humano que busca sobrevivir es una acción criminal aunque provenga del mismo Estado, pues así quedó. Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  28. AVAL dice:

    Aquí de regreso. Te confirmo lo que ya te dije el 8 de Junio a las 2:12 horas. Muy interesante y fue un placer leerlo nuevamente. Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
noviembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ