Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

190- El olvido de los dioses. Por Javier Trescuadras

           No terminaba de entender porqué su editor le había enviado aquel extraño manuscrito. Su mente naufragaba a la deriva desde hacía dos años y la enfermedad más temible de todo escritor, la que te convierte en una inmóvil figura de cera viviente frente al procesador de textos, le encaminaba con paso firme desde la región de perder el control al mundo de la depresión.

           Había intentado por todos los medios empezar algo serio, pero un vértigo repentino cada vez que encendía el ordenador y un excesivo recurrir a la tecla Retroceso le hicieron perder toda seguridad en sí mismo. La voz interna  que solía susurrarle “Solo es un bloqueo momentáneo” se volvió áspera, abandonando el tono piadoso para farfullarle un seco “Creo que deberíamos cerrar el chiringuito.”

           Los fogones de su creatividad, donde había cocido a fuego lento tantas historias brillantes con personajes envueltos en tramas apasionantes, atrapando a miles de lectores en cada entrega, se estaban apagando.

           Y aunque las ideas seguían agolpándose en su cabeza en espera de ser convertidas en papel impreso, no conseguía sacarlas a flote por más temprano que se levantara.

           Estaba acabado. 

           Pero entonces, cuando la idea del retiro prematuro comenzaba a merodear en su mente como un ladrón nocturno, recibió el sobre acolchado. La estupefacción con que abrió la puerta de su majestuosa casa al borde del lago al oír el tañido del timbre, le acompañó indefectiblemente al comprobar la etiqueta de “THULE EDITORES”, la firma de su amigo y responsable de la corrección de sus obras desde que comenzara a ganarse la vida con ello. 

           El sobre, lacrado a conciencia, le obligó a buscar algo punzante con lo que superarlo. Revolvió impaciente el cajón de la cómoda de la entrada hasta que notó el frío e inoxidable tacto del abrecartas.

           Se asomó dentro y sacó el paquete. Reconoció la letra dispersa de una nota que decía:

“Lo escribiste hace veinte años, ¿recuerdas?
Aquella época en la que el camello de la esquina
sabía más de ti que tu propia madre… Está lleno
de incongruencias pero tiene madera. No es tu estilo,
pero tampoco estamos para elegir. Aunque no la
terminaste, deberías tomarte en serio un cambio de rumbo. ” 

                              Franc.
                             PD. Descansa y tómatelo con calma. No por mucho madrugar….  

                     
           Comprobó que no eran más que un par de cientos de hojas amarillentas (en sus mejores tiempos sus novelas rondaban las quinientas páginas a espacio sencillo).  Dejó el manual en la mesa y se dispensó un vaso de té helado, cubitos en dado titilando y media rodaja de limón. Un posavasos verde de Heineken soportaría la condensación del frío sobre la madera. Miró de reojo el sándwich de pavo braseado con camembert caliente que le aguardaba, pero el hambre se esfumó dejándolo con un repentino manojo de nervios deambulando por su estómago. 

           Se acomodó en el sillón, de un rojo intenso como el rubí. Su tacto era suave, escurridizo, fácil de despellejar cualquier miembro desnudo si permanecía demasiado tiempo inmóvil adherido a su piel sintética. 

           La obra, a falta de una buena corrección era trepidante y atractiva. Narraba la tortuosa vida de un enfermo mental. Un pobre desgraciado que llevaba más de veinte años internado en el sanatorio proclamando, a voz en grito, que tenía un hermano gemelo, y que la casualidad ayudó a la confusión a la hora de arrestar a quien no era. Estando él en lugar de su hermano y viceversa.             

           Se dejó embaucar por la limpieza de su prosa, que le hacía engullir las páginas de forma insaciable. Se sorprendió emocionado. “Quizá no esté todo perdido.” Pensó y siguió leyendo. 

           Años de encierro, en los que su personaje pasaba del fríecerebros, como llamaban cariñosamente los internos a las sesiones logotomizantes que sufría el sujeto a base de descargas eléctricas, o las terapias grupales, donde una vez bien fritas todas las neuronas los pacientes sentados en corro formaban charcos de baba y musitaban como vacas en celo, le habían transformado. 

           Su abogado trabajaba sin descanso en su defensa. Aunque hacía mucho tiempo que no sabía nada de él. El deseo de que todo saliese a la luz dio paso con los años a una sed de venganza ardiente y clamorosa en su interior.

           Su tren de vida descarriló arrasando todo aquello que podía importarle. 

           La idea de acabar con la vida del responsable de aquella pesadilla cobró forma hasta convertirse en su único amigo dentro de aquel infierno. Un lugar donde perderse, encontrar cobijo y sentirse “¿Cuerdo?”, quizá el único pensamiento racional que le dejaban criar, en el más recóndito de los silencios. Pura y salvaje venganza.

            Así que cuando tuvo la más mínima oportunidad, la aprovechó. 

           Ocurrió una noche de domingo. En fin de semana el fríecerebros estaba apagado, no había sesiones grupales ni nada por el estilo. Los médicos libraban y el sanatorio se convertía en una marea de paseantes risueños. Sólo tenían que doblar la medicación y cerrar con llave. Con cuatro enfermeras de guardia y los celadores era más que suficiente.

           Tendría durante veinticuatro horas el cerebro despejado (al menos lo mejor posible dadas las circunstancias) para planearlo todo. Y llevaba así los últimos veinte años. Esperando un resarcimiento, una disculpa, el alcalde dándole la mano pidiéndole perdón, algo así. Pero no. Nunca llegó ese momento (ni llegaría). Lo más difícil de tragar fue precisamente eso.

           La indefectible remisión de que pasaría allí el resto de su vida. 

           Así que cuando podía alimentaba la ponzoña que le carcomía por dentro. Pensaba en el momento en el que se encontraría cara a cara con el que lo había metido (por error) en aquel endiablado lugar.

           Tumbado en el camastro, con los brazos entrelazados en la nuca, se preguntaba a menudo si sería capaz de matarlo a sangre fría llegado el momento, y, la respuesta le estremecía con un pudín de efervescencia y nerviosismo al tiempo. “Sin dudarlo”, se decía. 

           Y el momento de escapar le llegó de repente. 

           En un momento en que las enfermeras marujeaban en corro, miró a ambos lados del corredor y saltó sin pensarlo dentro de un carro de ropa sucia aparcado en el pasillo. El corazón le atronó con viveza. Debía enterrarse lo más abajo posible para no ser visto.

           Se encontró buceando en un pozo apestoso. Los esfínteres se relajan demasiado al contacto con la corriente alterna. Reprimió una arcada ante la duda inminente de si los intestinos ganarían el concurso de Órgano Relajado del Año.

            Fue todo muy fácil, demasiado a decir verdad. El chirriar de las ruedecillas y la inercia le indicaron que se movía. Luego se elevaba. El carro volvió a deslizarse. Un portazo metálico seguido de un apretujado silencio. Un motor arrancó. ¡Estaba en el camión de lavandería! 

           La alegría le invadió momentáneamente. El trayecto pareció durarle un parpadeo “El tiempo vuela cuando todo marcha”, se dijo. Luego se detuvo. Más balanceos. Por fin se detuvo completamente. Pasos alejándose. Más silencio. Aguardó inmóvil. 

           Cuando calculó que nadie volvería salió lentamente, apartando el apestoso vestuario que le cubría hasta los dientes. Se desembarazó del absurdo pijama dejando atrás su pasado como Miembro de Honor del psiquiátrico local. Se vistió enseguida, no había minuto que perder. Le fue fácil encontrar ropa de su talla, estaba en un almacén de ropa a fin de cuentas.

           Encontró la indumentaria perfecta. ¡Una cuarenta! Exclamó sorprendido al contemplar la etiqueta del pantalón vaquero. Había bajado cinco tallas desde que le encerraran, la pasta grumosa e insípida que le suministraban a diario tenía todo el mérito. Terminó de vestirse y se dispuso a emprender la marcha. 

           Cuando llevaba un par de horas andando notó como el estómago se retorcía doloroso, un hambre acuciante se abrió paso hasta robarle la energía. Debía comer algo. Un sabor metálico y áspero se enseñoreó de su garganta.

           No quedaba mucho en realidad. Había dejado la carretera asfaltada hacía un buen rato, internándose por el camino de tierra flanqueado de árboles.

           La idea de acabar con él permanecía enquistada en su mente como una cantinela absurda. Lo estrangularía con sus propias manos si fuera necesario, pero debía llegar, y aún le quedaba un buen trecho.

           El sol cedió el pulso a las copas de los árboles y terminó su jornada, dándole el testigo a la tarde oscura, en el contrapunto en que las sombras se alargan y las figuras se transforman en caprichosas formas monstruosas. Retrepó una elevación del terreno, y entonces esbozó una amplia sonrisa.

           A lo lejos reconoció lo que buscaba. La meta estaba a su alcance.

           Según su informante, un celador al que sobornó con tres cajetines de Camel y el Prozac que le suministraban antes de entrar al fríecerebros, la casa, además de encontrarse en el lugar indicado, tal y como le aseguró aquel tipo carecía de vigilante alguno ni perro guardián.

– No tiene enemigos. Es un tipo bastante normal.

– Claro, ¿por qué iba a tenerlos?  – Repuso él en un arranque de denotada indiferencia.

– Entonces, ¿A qué tanto interés?

– Le debo pasta. Y me gusta saldar mis deudas.

           El acceso de tos perruna que le acometió a aquel energúmeno tras la sonora carcajada inicial zanjó el tema.

 – Estás como un cencerro amigo, como una puñetera regadera como diría mi padre. –  Y enfiló el pasillo silbando hasta perderse por una esquina.

            Pero había merecido la pena. Tal y como le había indicado, al borde de la colina, junto al gran almendro, se encontraba la casa del creador de sus emociones más ponzoñosas. Durante años había alimentado toda esa rabia, como a una mascota, viéndola crecer hasta envejecer y volverse ulcerosa, cancerígena, imposible de retener en su interior.

           Alcanzó el llano exhausto. Se encontraba a tan solo unos pasos de su venganza. El tipo debía estar dentro, aguardando su aciago destino.

           Avanzó. 

           Superó la puerta de entrada. Un abrecartas solitario le iluminó el rostro. Se internó hacia el interior de aquella majestuosa casa al borde del lago. Llegó al salón donde miles de libros barruntaban las paredes.

           Deslizándose con sigilo contempló que alguien le daba la espalda, alguien que permanecía sentado en un enorme sillón de piel sintética color rojo intenso, como el rubí, de tacto suave, escurridizo, fácil de despellejar cualquier miembro desnudo que permaneciese demasiado tiempo adherido a él.

           Atisbó un vaso de té helado, cubitos en dado titilando y media rodaja de limón, que reposaba sobre un posavasos verde de Heineken.

           Junto a él un sándwich de pavo braseado con camembert le arrancó un inoportuno rugido a su estómago. 

           La última página cayó al suelo describiendo un zigzag en el aire mientras alertado por la hambruna del protagonista, el escritor levantó la mirada para contemplar como éste, blandiendo el falso puñal, lo hundía en su cuello hasta el mango. 

           Mientras el gorgojeo de su víctima inundaba el salón, rescató la hoja del suelo salpicada de sangre. 

Capítulo 13 

 

           El teléfono sonó despiadado en el despacho del abogado penalista más famoso de la ciudad. 

–         Diga.

–         Soy Serra. Tengo buenas noticias. – La voz del investigador sonaba efervescente.

–         Alégrame el día. ¿Has encontrado el informe médico? – Preguntó el letrado con un incipiente nerviosismo. Nada habitual en él.

–         Mejor que eso. – Repuso Serra como un jugador de póker antes de hacer su mejor apuesta. – Le he encontrado.

–         ¡Repite eso!

–         Tengo al gemelo. Y créeme, no hace falta ser una lumbrera para saber quien de los dos está como una chota.

–         ¡Fantástico! Hablaré con el juez mañana y luego llamaré a mi cliente. Va a…

–         Hay algo más. – La voz se engriseció de repente. – Algo no encaja. Espera un momento…

–         ¿Qué ocurre? – Preguntó frenético el defensor.

El detective pareció reconocer a alguien al otro lado de la línea.

–         Pero, ¿Qué coño…? – Su voz se vio interrumpida por un ensordecedor disparo.

Pegado al auricular, el abogado enmudeció estupefacto.

Alguien colgó al otro lado.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.5/10 (20 votes cast)
190- El olvido de los dioses. Por Javier Trescuadras, 7.5 out of 10 based on 20 ratings

40 Comentarios a “190- El olvido de los dioses. Por Javier Trescuadras”

  1. Chuss dice:

    Me ha gustado mucho. Está bien contado, tiene suspense y final sorpresa. Felicidades por tu relato y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • J. Trescuadras dice:

      Gracias por leerlo y comentarlo.
      Un placer.
      J. Trescuadras

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Júpiter en Sagitario dice:

    ¡Por fin aparece tu relato!, estoy esperándolo desde que dejaste tu comentario en “mi rinconcito”… El título ya me ha atraído y el relato me ha atrapado por completo. Felicidades y mucha suerte 🙂

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • J. Trescuadras dice:

      Muchas gracias Júpiter,

      J. Trescuadras

      PD. Tu pseudónimo me cautiva.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Pepito dice:

    Empezando por sugerirle que adquiera un manual de ortografía básica, y compruebe siempre el significado de las palabras que utilice y no llege a estar seguro de lo que expresan, le sugiero que revise cómo se utilizan las comas y los puntos seguidos y aparte en el ritmo narrativo y expresivo. En otro sentido (y puede ser una errata, el término es lobotomía, y le aseguro que no hubo jamás un interno en un psiquiátrico que llamase “fríecerebros” a una sesión que se solía indicar raramente para personas esquizofrénicas agresivas hasta mediados de los sesenta. Y un último apunte, menuda “metedura de pata” ha cometido dejando en su trabajo eso de “capítulo trece”, a menos que haya pretendido rizar el rizo, cosa que dudo…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Pepito dice:

    Disculpe, para que pueda acusarme de despistado, me he “comido la segunda parte del paréntesis. …(y puede ser una errata),…
    Un saludo cordial.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. J. Trescuadras dice:

    Gracias por leerlo y comentarlo.
    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. J. Trescuadras dice:

    Fe de erratas: Donde pone logotomizantes debía decir lobotomizantes.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Carmen 8394 dice:

    Me ha gustado mucho, sobre todo como llegas al desenlace.
    El capítulo 13 no creo que sea “metedura de pata”. Este encabezamiento aumenta la sorpresa del final y te hace descubrir el misterio.
    ¡Hay mucha envidia en la crítica destructiva!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  8. MOREDA dice:

    ME GUSTÓ, SE ME HIZO PARTE DE UN FILME NOIR. FELICIDADES

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. J. Trescuadras dice:

    Gracias Moreda,
    por el detalle de leerlo (habiendo casi 200 relatos) y más aún por dejar tu comentario.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Lola Dawn dice:

    Me ha gustado, intrigante hasta el final. Mucha suerte en el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. J. Trescuadras dice:

    Gracias por el detalle Lola Dawn.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Sofía. dice:

    Me encanta,no sé si tiene algún defecto porque no soy crítica literaria(no como otros), pero lo que sí sé es que me ha gustado y entretenido,tiene un buen grado de suspense, no te deja indiferente y genera sensaciones en el lector que es dificil de conseguir hoy en dia.
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  13. J. Trescuadras dice:

    Gracias Sofía,
    por leerlo y comentarlo (sobretodo).

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Babel dice:

    La historia me ha parecido muy original: te mantiene hasta el final con la intriga.
    Y el desenlace me ha parecido muy bueno.
    Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Socle dice:

    Fantástico, sinceramente.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  16. Welma dice:

    He disfrurado de leerlo, me ha parecido un relato con bastante suspense y muy bien narrado. Enhorabuena, te animo a leer el mío “Cuándo el frío llegó” es el número 1. Un saludo!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • J. Trescuadras dice:

      Gracias Welma por detenerte en él.

      J. Trescuadras

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Ambrose Bierce dice:

    Me reitero en lo que ya han comentado otros: una historia original con un buen manejo del suspense; por ese lado me ha gustado mucho. En lo negativo, y dicho con la mejor intención constructiva, has utilzado algunos términos de manera incorrecta (por ejemplo, los libros no pueden barruntar las paredes) y algunas metáforas me han parecido un tanto forzadas, pero esto reconozco que es una cuestión de gustos. En fin, nada que no se pueda mejorar con más práctica. En cualquier caso, te animo a que sigas escribiendo y te deseo toda la suerte del mundo en el certámen

    Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • J. Trescuadras dice:

      Gracias Ambrose, me alegra que te hayas detenido en mi relato.
      Tanto para lo bueno como lo contrario, que acepto humildemente para seguir mejorando.
      Muchas gracias de nuevo.

      J. Trescuadras

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  18. LUPE dice:

    Trabajado para lograr una relación circular bastante recurrente.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • J. Trescuadras dice:

      Gracias Lupe.

      Un placer.

      J. Trescuadras

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. Barba Negra dice:

    Una historia muy intrigante. Atrapa al lector. Falta algún repaso.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. J. Trescuadras dice:

    Gracias Barba Negra.

    Javier Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. En un relato es dificil conseguir un buen final, algo que impacte en el lector, creo que lo habías conseguido antes de incluir el capítulo 13, a mí esa parte me ha despistado. Por lo demás, he pasado un buen rato leyendo tu relato, aunque tenga algunos fallos, eso se puede corregir, lo que no tiene arreglo es la falta de imaginación. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Javier Trescuadras dice:

      Gracias Lucile por el detalle.
      Si entretiene lo que escribo, es mi única misión al hacerlo así que me siento satisfecho.
      Gracias por el comentario.

      J. Trescuadras

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. NOSKI dice:

    Se lee con rabia intentando llegar al final. Y eso es importante en un relato: que entretenga y no te permita abandonarlo. Tiene su originalidad.
    Suerte Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Javier Trescuadras dice:

    Gracias Noski,
    precisamente lo que me comentas, es lo que intento cada vez que me pongo a escribir, me alegra enormemente.
    Muchas gracias.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. Ambrose Bierce dice:

    Después de una segunda lectura, ahi va mi voto. Espero que sea de ayuda.

    Suerte de nuevo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. Papá Noel dice:

    Sin intención de hacer comparaciones indeseables. Tu relato me hizo recordar uno de Julio Cortazar, no recuerdo su nombre, pero podría decir que la esencia es la misma. Me ha gustado mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  26. Javier Trescuadras dice:

    Gracias Ambrose y Papá Noél.
    Todo un detalle por la comparación.

    PD. Creo que el que dices se llamaba Continuidad de los parques, o algo así.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Papá Noel dice:

      Si Javier Trescuadras, gracias pòr recordármelo, así se llama el cuento que me hizo recordar el tuyo

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  27. Román Paladino dice:

    Creo que este relato tiene tanto bueno como malo. Lo malo ya se ha apuntado en comentarios precedentes, y lo bueno también.
    Personalmente, me gustan los relatos escritos con más frescura, en los que se cuente una historia sin que parezca que la ha escrito alguien que se sabe escritor. Esto es casi más difícil que escribir bien.
    En cualquier caso, felicidades por lo bueno y constancia para aplicarse en mejorar lo menos bueno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  28. Javier Trescuadras dice:

    Gracias Román, por leerlo y más por comentarlo.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  29. Ludelux dice:

    Me parece que la lobotomía es un procedimiento quirúrgico. Lo que se describe en el relato es un “electroshock”. Por lo demás, lo he leído con gran interés. Mucha suerte, Javier Trescuadras.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  30. Catch-22 dice:

    Cuando llega a la casa y ve el abrecartas ¡se me han puesto todos los pelos de punta! ¡y lo digo en serio!, ¡menuda sorpresa! no me lo esperaba en absoluto… y mira que me cuesta sorprenderme…
    Me ha gustado mucho!, la tensión, el querer saber que pasará, me has hecho vivir el relato!

    Un saludo y suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  31. Javier Trescuadras dice:

    Gracias Ludelux y Catch-22, me alegra que os haya gustado.
    Mucha suerte a vosotras también si participáis.
    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  32. Júpiter en Sagitario dice:

    Estamos en la recta final y no quería que esto acabara sin pasarme por aquí de nuevo.

    Algo me dice que debes tener más relatos de este género guardados en algún cajón. Mi libro favorito es una antología: Relatos que me asustaron, de Alfred Hitchcock… De repente pasa por mi mente una idea, ¿y si un día publicamos, entre los dos, una antología?, podría titularse “Relatos que, unos me asustaron, otros no lo hicieron” o algo así :-)))

    Te deseo la mejor de las suertes como escritor. No sé, pero me da a mí que nos volveremos a encontrar en algún lugar…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  33. Javier Trescuadras dice:

    Nos encontraremos de seguro Júpiter, gracias por tu apoyo.
    Lo de la antología juntos…que sea el destino el que decida, por mí, encantado.
    Para todo lo demás…mastercard

    PS. No dejes de escribir, tienes madera y tu relato (y los comentarios que lo avalan después) así lo demuestran.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
noviembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ