Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

161- Línea 33. Por Escoredo

            Hace algunos años -más de los que quisiera- todos los martes y jueves me subía a la línea 33 del bus para recorrer el trayecto desde el centro deportivo hasta mi casa, aproximadamente 40 minutos de viaje. Me acostumbré a sentarme en la parte de atrás, donde apenas había gente y podía repanchingarme como en una butaca de cine.

           La parte de atrás de ciertos espacios es muchas veces un lugar oscuro y obsceno donde las almas más impuras se reúnen para confabularse contra las fuerzas de la luz. Así ocurría en las clases de los institutos, en los cines, en los trenes o en los mismos autobuses urbanos de cualquier ciudad. Los últimos asientos casi siempre eran copados  por adolescentes ruidosos y molestos que hacían de esa zona su exclusivo asentamiento. Durante mi trayecto, era habitual verles con los pies encima de los asientos  o pintarrajeando los respaldos con mensajes que creían imperecederos o desconchar los pobres asientos sin culpa ninguna; incluso,  alguno que otro llegaba a encender un cigarrillo, a modo de fuego tribal, como el gesto más desafiante  que podía realizar contra la autoridad. Más allá de ahí sólo cabía el asesinato de un inocente viajero.

           Lo cierto es que esa pequeña pandilla, que yo observaba desde mi asiento, empapaba la zona con sus pinturas fosforescentes, con  sus mensajes pornográficos  y con otras variopintas manifestaciones, que para un antropólogo social le podrían haber resultado de cierto interés, pero que para mí no tenían la menor importancia. Pero eso sí, la fuerza de la costumbre de verlos cada martes y cada jueves hizo que fuera  quedándome con sus nombres:

           Jesús: era siempre el último en sentarse. Corpulento y torpe. Repetía el mismo gesto con su pelo, como un tic; algo que Sergio se lo hacía notar cada cierto tiempo, como si pudiera gestionar a su gusto la voluntad de aquél. Siempre que le veía me daba la impresión de que su sonrisa no le pertenecía.

           Sergio: cumplía el papel de chico atractivo, y creo que estaba encantado de hacerlo. Seguro de sí mismo parecía tener todo bajo su control como si cada situación la hubiese vivido antes. Su estética era sensiblemente diferente a la del resto, como el primo de la capital que se deja caer cada cierto tiempo por el pueblo. Era evidente que manejaba dinero. Muy probablemente proveedor de alcohol, tabaco y hembras.

           Toño: sin duda el líder. Aparecía casi siempre serio, sólo sonreía sibilinamente cuando Sergio le decía algo a una chica o a algún sujeto de burla. Él y Sergio tenían una complicidad especial, hablaban con frecuencia al oído o en clave. Siempre subía el primero y siempre bajaba el último. Su mirada hablaba por él.

           De vez en cuando, se les unía un chico bastante más joven, probablemente familiar cercano de Toño; lo sentaba a su lado y lo alimentaba con pipas que le invitaba a tirar al suelo para marcar territorio.

           Recuerdo un martes, en el que por razones que no vienen al caso, cogí el bus  inusualmente tarde. Pocas paradas después de la mía se subió Toño con una chica. Como era previsible se dirigieron al fondo, donde yo estaba, y se sentaron dos asientos delante del mío. Antes de sentarse echó una mirada  detrás y vio que además de mí no había nadie. Estoy por asegurar que a Toño le resultó familiar mi cara, nos cruzamos las miradas un instante como dos animales que se huelen para reconocerse y se sentó plácidamente con su hembra sin esperar amenazas inminentes.

           Jugueteaban sin prestar atención alguna a lo que pasaba a su alrededor, cuchicheando y besándose como dos bocas que se alimentan mutuamente, devorándose sin compasión y sin pudor, a pesar de que algunos viajeros se atrevían a cruzar con su mirada el límite invisible que separa la civilización de la barbarie, que para muchos representaba la parte trasera del bus.  

           Toño, después de satisfacer su hambre con el fruto de los labios de aquella chica, empezó a distraerse con su mechero como el cazador que afila una piedra. Y sin importarle quién pudiera verle empezó a quemar el respaldo del asiento delantero al suyo. Ella se reía pero sabía que podrían echarles sin remilgos y no eran horas para vagar de noche hasta su casa, así que le exhortó a que lo dejara, pero él siguió manteniendo la llama constante en un punto del respaldo. Poco a poco, el plástico fue derritiéndose formando en principio una herida gris,  para a continuación tomar forma de una vulva humeante. Primero surgieron sus labios mayores, después los labios menores, hasta incluso formarse un pequeño abultamiento superior que imitaba un clítoris, todo con una perfección que a la chica le hizo enmudecer y, en buena medida, a mí también. Ella sonreía mientras Toño, subía y bajaba la llama, con destreza artesanal,  hasta configurar una vulva exacta a la que ella tenía. Lo supe porque él le dijo, en tono susurrante: es como la tuya, ¿verdad? Algo que ella le confirmo con un beso profundo y seguramente tan caliente como los labios de su vulva -la auténtica-.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.1/10 (12 votes cast)
161- Línea 33. Por Escoredo, 7.1 out of 10 based on 12 ratings

16 Comentarios a “161- Línea 33. Por Escoredo”

  1. Rafael dice:

    Buena historia. En realidad, el argumento lo componen los tres párrafos finales y todo lo anterior es un preludio preparatorio que los ubica ante el lector.
    Desconocía esa modalidad de arte flamígero; peligrosillo sin un extintor a mano. La juventud, tan fogosa siempre.
    Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  2. MOREDA dice:

    UNO MÁS DE LOS RETRATOS DE UNA PARTE DE LA JUVENTUD ACTUAL. BIEN ESCRITO. SUERTE ESCOREDO

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  3. Ali dice:

    Menos es más. Con pocas palabras y muchos menos adjetivos afortunadamente para el lector (aprovecho para decir que agradecidos quedamos por cierto), se desgrana la trama y los personajes minuciosamente en pocas líneas. Curiosas las comparaciones constantes de la “tribu” urbana con una cualquiera neolítica y como el líder no parece tan fiero con su hembra delante y casualmente sin su séquito tampoco…. Enhorabuena y felicidades anticipadas.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  4. Escoredo dice:

    Viajé muchos años en la parte trasera de esos viejos autobuses, contemplé de qué forma esas tribus iban dejando señales de su paso, entre ellas vulvas de plástico casi perfectas. Me recordó el Camarín de las vulvas de Tito Bustillo, de ahí la inspiración. Está visto que hasta el más salvaje puede hacer cosas hermosas.

    Gracias y saludos.

    Escoredo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  5. Luna Celentano dice:

    sabes?? cuando regreso a mi ciudad sigo cogiendo la línea 33, solo que ahora sus asientos no están quemados, ni nadie fuma, ni tan siquiera echan cáscaras de pipas al suelo.

    no te imaginas como has hecho que regresara a mi infancia, áquella en la que los chicos malos se sentaban en la parte de atrás del 33.

    te deseo mucha suerte, aparte de que tu relato me ha encantado!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. LUPE dice:

    Creo que es una descripción de una realidad, hasta que surge lo del quemado y demás que se me escapa.
    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Escoredo dice:

    A mí se me escapa tu comentario, LUPE; siento no entenderlo para poder responderte como te mereces. Gracias de todos modos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Sara Lucas dice:

    bonito relato con mucho movimiento ritmo y buen gusto. Te felicito
    Espero pases tambien por mi cuento
    Sara Lucas

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Escoredo dice:

    Muchas gracias, Sara Lucas. El ritmo lo ponía el traqueteo del bus y el gusto el sabor del amor adolescente.

    Te felicito por el tuyo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Charlotte Corday dice:

    Es muy interesante tu relato pues describes con literaria precisión el perfil sociológico del grupo juvenil. Aprovechas para proyectar arquetipos (podríamos fijarnos perfectamente en otras tríadas: Capitán Trueno, Crispín,Goliat… y otras más).
    La primera parte es mera descripción (esa antropología social que “no te interesa”) para llegar al meollo del relato: Hasta en las manos más “aparentemente” primitivas pervive la llama creativa del Sapiens (muy buen ejemplo el de las vulvas de Tito Bustillo). Ante la hembra el más rudo cazador rebusca en su interior y “encuentra”. Amor (deseo) y arte, la gran combinación (sólo falta la muerte).

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Escoredo dice:

    Querida Charlotte Corday, creo que la expresión: “yo no lo hubiera podido decir mejor” se ha creado para tu comentario. Gracias por la virtud de la síntesis y la precisión.

    Un saludo y mis mejores deseos. Felicidades por tu relato.Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Barba Negra dice:

    Buena historia.
    Un saludo y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Escoredo dice:

    Si breve, dos veces bueno.

    Otro saludo y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Ambrose Bierce dice:

    Un buen esfuerzo de descripción de los personajes, aunque el que queda menos definido es curiosamente el propio protagonista. Bien escrito, en general. Me gustó, sobre todo (y a riesgo de parecer demasiado lascivo) ese final tan “calentorro”.

    Suerte y estrellas para el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. NOSKI dice:

    Recuerdos de una adolescencia ya bastante difuminada (al menos para mí). Descripción de los personajes de manera sencilla y un final algo más “animoso”. Pero solo “animoso”, porque la situación daba para que hubiera “bronca” (el chofer, algún vejete o alguna señora perfumada).

    Si me permites, una recomendación desde el punto de vista literario: releer el texto varias veces. Me da que está escrito con prisa.

    “Ella se reía pero sabía que podrían echarles sin remilgos y no eran horas para vagar de noche hasta su casa, así que le exhortó a que lo dejara, pero él siguió manteniendo la llama constante en un punto del respaldo”. Pero…, pero. Quizá cortar la frase…, o cambiar el primer “pero” por “a pesar de que”.

    Y en esta otra: “Primero surgieron sus labios mayores, después los labios menores, hasta incluso formarse un pequeño abultamiento superior que imitaba un clítoris, todo con una perfección que a la chica le hizo enmudecer y, en buena medida, a mí también”.

    “Primero surgieron sus labios mayores, después los labios menores, incluso llegó a formarse un pequeño abultamiento superior que imitaba un clítoris. Y todo con una perfección que a la chica le hizo enmudecer y, en buena medida, a mí también”. ¿Qué tal así? Pienso que estas cosillas aparecen simplemente volviendo sobre el texto. Pero quede claro que cada uno escribe como mejor le suena a ÉL.

    Espero no haberte molestado. Suerte Escoredo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. lupe dice:

    cuando lo leí, no sé, pero me quedé en ese detalle tan tonto del quemado.

    Al releerlo, te digo, me guata el estilo al describir situaciones cotidianas.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ