Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

16- En el cielo también hay coches. Por Dr. Esperanza

                  -Por favor -dijo la madre llorosa-. ¿Le puede pasar este cochecito a mi hijo?

                La enfermera se quedó parada. Nunca nadie le había pedido ese encargo. Era sabido que no se podía ingresar ningún objeto a la Sala de los enfermos aislados. Estaba indicado con enormes carteles colocados en las puertas de acceso y paredes.

                Sin embargo, los ojos de la enfermera percibieron una luz sublime en las pupilas de la madre del niño enfermo. “¿Qué de malo tiene que se lo pase?”, se preguntó. El semblante angustiado y los ojos llenos de amor de la enjuta madre, calaron en el corazón de la enfermera.

                -Un momento, se lo preguntaré al Doctor –dijo, no muy convencida de que lo consintiera.

                En la Sala de Aislados se encontraba el Doctor García, haciendo los preparativos para realizar una transfusión de sangre. El niño padecía leucemia infantil. Sonó el interfono y el Doctor se acercó a la puerta acristalada.  La enfermera le enseñó el cochecito rojo de plástico a través del cristal. Se miraron. “Pero lávalo y desinféctalo a conciencia” dijo el facultativo, moviendo la cabeza admitiendo que lo había convencido a transgredir la norma.

                -Manolito, mira lo que te ha traído tu madre… ¡un coche flamante! –intentó animar el médico al pálido niño.

                Manolito intentó sonreír, pero se contuvo. Quería evitar que sus agrietados labios sangraran. Cogió el cochecito y lo miró por los cuatros costados.

                -Es el que siempre me ha gustado –susurró, rodando una lenta lágrima por su anémica mejilla.

                -Por qué lloras, ¿acaso no te gusta? –preguntó el Doctor.

                -Me gusta…-dijo con una vocecita apagada-. Pero es que no quiero que mis padres gasten dinero.

                Ante la respuesta, el médico se conmovió

                -Pero si es de plástico; no es caro.

                -Es que mi hermano quiere entrar a la Universidad; mi padre no tiene dinero para la matrícula –justificó el niño.               

                Y así era.

                Manolito había oído decir a sus padres que faltaban unos pocos euros para completar la cantidad requerida, y no quería regalitos ni chucherías; quería ayudar a su hermano mayor para que pudiera entrar en la Universidad.

              El Doctor, al oír la aclaración de Manolito, quedó impresionado con su madurez. No era la primera vez que en esa Unidad algún niño desahuciado enunciaba frases cargadas de sabiduría y cordura. ¿A menudo una muerte inminente encierra, sin saberlo, expresiones resignadas? La muerte para los niños es un barco que zozobra,  y para los viejos una playa tranquila.

              El Doctor García, quiso insistir en quitarle de la cabeza ese pensamiento negativo:

-Manolito, tus padres se pondrán contentos, ya lo verás –dijo con su mejor tono de voz-. Les diré que el coche te ha gustado mucho.

             Manolito miró al médico con sus grandes ojos consumidos:

-¿En el cielo hay coches?

Se hizo un silencio tenso.

-¿Por qué me preguntas eso?

-La enfermera ha dicho que en el cielo hay muchos juguetes –dijo el niño.

-¿Eso te dijo? –preguntó el médico, aguantando el gesto de agrado.

-Sí, se lo pregunté ayer.

El médico contuvo el aliento. Intuía lo que vendría después.

Manolito no volvió a ver la luz del día siguiente.

          Tampoco el Doctor García volvió al Servicio de Hematología. Renunció. Se cansó de pedir “¡ojalá viva un día más!” Se reveló; no comprendía por qué a esos niños no se les daba alguna remota oportunidad para vivir. Actualmente pasa consulta en un Hospital Geriátrico. Cuando se marchó de aquella Unidad de Enfermos Aislados, se rumoreó que no pudo soportar más muertes de niños desahuciados. Le habían oído comentar repetidas veces que era más fácil ver morir a viejos, pues aprenden a esconder sus penas y fracasos; la vejez endurece el corazón.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 6.4/10 (13 votes cast)
16- En el cielo también hay coches. Por Dr. Esperanza, 6.4 out of 10 based on 13 ratings

20 Comentarios a “16- En el cielo también hay coches. Por Dr. Esperanza”

  1. Calderón dice:

    Interesante; como la vida misma. Conocí un caso muy parecido. Me ha gustado. Saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  2. piedad dice:

    Me interesó mucho el princípio, yo hubiera terminado en: instuía en lo que venía despues. es muy duro pero es real, hay muchos profesionales que están en las unidades de cuidados intensivos que tienen que estar muy preparados para la muerte. como dijo la enfermera “en el cielo hay muchos juguetes”.saludos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Alvaro dice:

    Has sabido llegarme, pero es un relato triste.
    Me ha gustado “que era más fácil ver morir a viejos, pues aprenden a esconder sus penas y fracasos; la vejez endurece el corazón” Creo que es así.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  4. Mina Harker dice:

    Enhorabuena por tu historia, has conseguido transmitir la angustia que siente el médico, la enferma… Y como el niño no piensa en él, sino en su familia, lo que produce que la historia sea más triste aún.

    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Rosalía dice:

    Intenso, triste y diría que real. Muchos médicos y enfermeras tienen que sobreponerse ante casos así. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Lola Dawn dice:

    Tu relato me ha conmovido. Suerte en el concurso

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. H. K. dice:

    Me gustó esta frase: …era más fácil ver morir a viejos, pues aprenden a esconder sus penas y fracasos; la vejez endurece el corazón.
    Me recordó algo que había leído en blog de cine:
    ¨En uno de los capítulos que más me emocionaron (y me siguen emocionando…) de la a menudo genial y muchas veces infravalorada serie ‘House’ (‘House M.D.’, 2004-), su personaje central, que como todos sabemos da nombre a la serie, harto de que otros personajes hablen sobre la necesidad de morir con dignidad, responde con vehemencia que: “Eso no existe. Los cuerpos se deterioran; a veces a los noventa, a veces antes de nacer; pero siempre sucede sin un atisbo de dignidad. No importa si no puedes andar, ver o limpiarte el culo. Siempre es horrendo, siempre. No se muere con dignidad, se vive con ella”.

    Un saludo y suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Barba Negra dice:

    Tu relato me ha llegado al alma.
    Enhorabuena

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. neoyorkino dice:

    Sencillamente, me he gustado.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  10. Lucile Angellier dice:

    Un relato muy emotivo, Dr. Esperanza, si es duro ver morir a alguien (y lo sé por experiencia) mucho más será si se trata de un niño. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. MOREDA dice:

    RELATO EMOTIVO, PERO EL TÍTULO YA TE ESTÁ REVELANDO EL FINAL. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Lucía dice:

    Simplemente… ¡Precioso!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. iñaki dice:

    Me ha gustado. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Leonard dice:

    Yo tambien me pregunto por qué sufren y mueren los niños.
    Parece que lo hubieras visto de cerca. Muy bueno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Ojo de halcón dice:

    Sentimentaloide, falto de estilo literario y originalidad. Esta historia nunca debió salir de la cabeza de su creador, al menos para ser contada de esta manera. Si le gusta escribir, tendrá que aplicarse más.
    Y si no entiende lo que digo, lea el relato que le precede y vea cómo un escritor cuenta su historia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
  16. Dr. Esperanza dice:

    Tiene razón, Lola escribe de maravilla. Por cierto, ¿puedo leer algo suyo? Para animarme a seguir me gustaría aprender.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Ojo de halcón dice:

    Fijese que dije el relato que le precede, no el que le sucede.
    Para aprender, no le haré el flaco favor de que lea algo mío, estando las bibliotecas llenas de obras de escritores insignes. Aprenda de ellos, por favor.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  18. Jara Maga dice:

    Un tema crudo y muy real al que podrías haberle sacado mucho más partido. No me refiero a entrar en detalles morbosos, sino a elaborar las frases con más verosimilitud y fuerza. ((Ej:”leucemia infantil”, suena demasiado general,podrías decir leucemia linfocícita o mieloide o linfoma Hodgkin…)

    Otro ejemplo: el párrafo ” Nunca nadie le había pedido ese encargo. Era sabido que no se podía ingresar ningún…” Demasiados negativos juntos, suena redundante.

    De todas formas es tu texto.
    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  19. LUPE dice:

    La expresión sencilla de un sentimiento

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  20. Ambrose Bierce dice:

    Como historia, sin duda emotiva. Como relato, bastante mejorable. Ánimo y a seguir intentándolo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ