Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

138- La mujer que tiraba los libros por la noche. Por Duermevela

Los de su marido.

Tiraba los libros de su marido.

Eso hacía cada noche. De forma inexorable.

Como si aquel hecho fuera parte de una misión sagrada; un ritual.

Algo parecido a una cruzada.

Cada noche, cuando su marido dormía profundamente, ella se levantaba con la mayor cautela y a oscuras se acercaba a la biblioteca donde su marido acumulaba en un completo desorden miles de libros.

Escogía uno, al azar, y sin hacer el menor ruido salía a la terraza. Allí aspiraba profundamente el aire fresco de la noche.

Exceptuando la terraza aquel piso de cincuenta metros no contaba con muchos lujos ni, evidentemente, con mucho espacio. Aunque para ellos dos era suficiente, siempre que su marido no lo anegara de libros. Miles de libros.

La terraza daba a la parte trasera del edificio, a una calle poco transitada.

Ella miraba el título del libro y trataba de retenerlo en la memoria al menos durante aquella noche. Después lo arrojaba al vacío.

El libro quedaba suspendido en el aire una fracción de segundo, como si fuera a volar, sus páginas blancas se abrían como las alas de una paloma. Pero se cerraban sobre sí mismas y caía pesadamente hasta la calle.

Allí alguien lo encontraría, quizás, o se lo llevarían los barrenderos.

Esto que a simple vista podía parecer una manía sin más, no era tal; tenía un por qué. Tenía una explicación más o menos sensata. Al menos para ella. 

A su marido le habían prejubilado.

Esa cosa terrible que te aparta de tu trabajo en una edad fronteriza en la que eres demasiado joven para no hacer nada y en la que alguien ha decidido que eres demasiado mayor para seguir trabajando. 

El hombre, como tantos otros jubilados, no sabía qué hacer con tanto tiempo libre. Cada mañana salía de su casa y se recorría medo Madrid, visitando librerías de viejo y los lugares donde vendieran cualquier clase de libros usados.

Y cada día, a la hora de comer, regresaba a casa con un nuevo libro  bajo el brazo. Un nuevo libro viejo que dejaba amontonado en su biblioteca y que nunca ¡jamás! leía. 

Todos sus amigos y conocidos le tenían por un enconado lector, y quienes le vendían los libros pensaban de él que era un gran aficionado a la lectura.

No era así.

Él solo amaba a los libros como objetos. Era lo que había hecho durante toda su vida; cuidarlos, catalogarlos, prestarlos…Sin embargo apenas leía alguno. Prefería leer periódicos y revistas de actualidad. Nunca soporto las novelas, menos aún la poesía y los relatos le parecían infantiles.

Pero amaba los libros.

Ahora, con esa sensación de sentirse prematuramente inútil y con la ansiedad que le empujaba cada día un poco más, con otra una vuelta de tuerca, al abismo de la depresión, ni siquiera se molestaba en ordenarlos; los dejaba allí, de cualquier manera, abandonados sobre cualquier estante o en cualquier lugar. Ni siquiera se daba cuenta de que su mujer tiraba los libros en la misma medida que él los traía. 

Una noche, mientras ella estaba en la terraza lanzando al vacío uno más de aquellos libros, su marido murió. Murió en la cama. Sin un suspiro. Sin un ruido.

Ella no se dio ni cuenta y sin la más mínima inquietud volvió a acostarse a su lado.

Fue por la mañana, cuando ella le llamó para desayunar y él no se levantó al olor del café, cuando se percató de lo que había sucedido. 

Días después, cuanto todo había pasado y el entierro, los pésames y trámites obligatorios, no eran ya más que obstáculos solventados, llegó la soledad.

Y con la soledad la tristeza y la añoranza. Y el ser consciente de que enfrente solo le esperaba un futuro lleno de vacíos

Una mañana larga y gris y por algo más insano que simple curiosidad, contó los libros que atesoraba su difunto marido en aquella desordenada biblioteca: mil ochocientos veinticinco.

No eran tantos…mil ochocientos veinticinco.

Amontonados y en desorden parecían muchos más.

Calculando un libro diario sumaban exactamente…cinco años.

Cinco años de vida.

Eso es lo que había decidido vivir.

Cinco años.

Después se reuniría con su marido.

Así noche tras noche durante aquellos años ella salió invariablemente a la terraza con un libro en las manos y como si aquel acto fuera un ritual, una misión sagrada, lo arrojaba al vacío.

El libro abría sus páginas blancas como si fueran las alas de una paloma, y por unos momentos parecía que fuese a volar, pero no era así. Como siempre las páginas se cerraban sobre sí mismas y el libro caía sobre la acera con un ruido sordo que, en mitad de la noche, no conseguía despertar a nadie…

Mil ochocientos veinticinco.

Aquel era el último libro.

Miró el título para intentar recordarlo al menos durante aquella noche, o durante el resto de su vida.

Y es que, aquella noche, no soltó el libro de sus manos. Ni siquiera lo soltó cuando sus ojos se abrieron como si fueran las alas de una paloma, como si fuera a volar.

No lo soltó cuando su cuerpo cayó sobre la acera con un ruido sordo que, en mitad de la noche, no consiguió despertar a nadie.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.4/10 (12 votes cast)
138- La mujer que tiraba los libros por la noche. Por Duermevela, 7.4 out of 10 based on 12 ratings

14 Comentarios a “138- La mujer que tiraba los libros por la noche. Por Duermevela”

  1. Rafael dice:

    En cuanto al formato, me sorprende esa manera de redactar intercalando un punto y aparte entre casi la totalidad de las frases. No la considero ni mejor ni peor; me sorprende, nada más. En este certamen hay algunos relatos con esa confección.
    La trama, a base de personajes desestructurados mentalmente pero atractivos desde el punto de vista literario, está bien conducida. Repasa la ortografía y algún error de tipeo.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. MOREDA dice:

    ME GUSTÓ TU RELATO DUERMEVELA. EL TEMA ES ORIGINAL, YA RAFAEL TE SEÑALÓ, ACERTADAMENTE, ALGUNOS DETALLES. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. Charlotte Corday dice:

    Una buena historia, ciertamente. En cuanto a los errores de tipeo y ortográficos, tú mismo(a), te habrás dado cuenta.

    Un saludo con mis mejores deseos para el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Luna Celentano dice:

    Me ha gustado mucho, sinceramente.

    Te deseo mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. AVAL dice:

    Los detalles no cuentan, ni la forma de contarlo, ante la grandeza y originalidad del tema de este relato. Para mí, como lector, todo el relato esta perfecto, y si he de hacer una sugerencia, le cambiaria el titulo, pues creo, no necesariamente tiene que ser tan descriptivo. Sinceramente, muchísimas felicidades; por tu calidad tan evidente, diez estrellas me parecen pocas.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Barba Negra dice:

    Un relato muy original.
    Suerte y un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. lupe dice:

    Me gusta. Es un poco la temática de la vida como una cuenta atrás con un final previsto, pero dentro de un tema original.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. Ambrose Bierce dice:

    Hola Duermevela:

    Disfruté mucho con tu relato. Una idea muy original y esa estructura circular, en la que la historia acaba casi como empieza (repetición de frases incluida) creo que favorece bastante al relato. Me quedo con la exprésión “edad fronteriza”, muy sugerente. La división en tantos párrafo, al menos para mi, hacer más ágil la lectura.

    Te mereces unas cuantas estrellas y mucha suerte para el concurso.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. JB Fletcher dice:

    Interesante historia. Suerte en el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. alejandra dice:

    ¡gracias a tod@s!
    Alejandra

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Duermevela dice:

    Y este comentario aquí?
    Quién es Alejandra?

    Gracias digo yo también.
    Duermevela

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Catch-22 dice:

    Me ha encantado, sinceramente!!. Que historia más triste, que romántica, que bien escrita, que estructura más original, de mis favoritos.
    Enhorabuena!!, muchísima suerte en el certamen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Catch-22 dice:

    Te dejé un comentario, pero no se porqué no se ha “grabado”. En él te decía lo muchísimo que me ha gustado tu relato, uno de mis favoritos sin duda. Lo que es la historia en sí me ha encantado (tan triste y romántica) y la forma de escribirla también.
    mucha suerte para el certamen!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    • Duermevela dice:

      Gracias a todos.
      No imaginaba que mi relato fuera a calar en “el alma” de tanta gente. Le consideraba demasiado intimista y personal para que tuviera trascendencia.
      Gracias.
      D.

      VA:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
julio 2018
L M X J V S D
« Ene    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Entrega del Premio Especial