Add Me!Cerrar menu de navegación
Add Me!Abrir menú de categorías

101- Ignia, la bella. Por Babel

        Después de colocar las herramientas en el suelo, me dispuse a armar el taladro. Montar el televisor sobre la pared requería un buen anclaje, así que elegí la broca más grande. Mientras preparaba la máquina, me giré y sonreí a Ignia, que aún retozaba entre las sábanas. La noche fue larga y tendría la cabeza un poco pesada por el cava, lo mismo que yo.

       Me presté voluntario esa mañana de domingo para hacerle algunos arreglos en casa. Tres semanas con ella y todavía no nos conocíamos demasiado bien; esperaba que la relación fuera a mejor, que se consolidara.

       Mirándola sobre la cama, recordé lo sorprendente que fue todo cuando la conocí. Trabajábamos en la misma multinacional y mi tarea consistía en limpiar todos los días su mesa; bueno, la suya y la de cientos de compañeros más. Al llegar a su despacho, siempre tenía una palabra amable conmigo. No me atrevía a seguir sus bromas; pienso que me intimidaba su belleza y el tipo de hombres que muchas veces encontraba cerca de ella. Además, desde niño he sido inseguro.

       Pero era tan especial que alentó a que me acercara a ella con confianza. Ocupaba un puesto de creativa en la empresa, y en un par de ocasiones le hice comentarios simpáticos sobre las imágenes con las que se afanaba en el ordenador. Mientras yo sostenía la bayeta, con mi cabeza casi rozando su pelo, se me ocurría: «ponle un bigote de Dalí a ése»; o «haz que esté mirando una mosca que revolotea»… Reía tan natural con mis tonterías que, si no me engaño, a mí mismo me empezaban a hacer gracia. Yo, que nunca tuve chispa. Sacó lo mejor de mi ingenio. Y cuando empezamos a salir, no me lo creía. El resto de los compañeros tampoco, dada la fama de ligona en las fiestas de la empresa.

       Ella se levantó de la cama, se vistió y fue a la cocina. Comencé a perforar la pared y, pasado un rato en el que penetré prácticamente seis o siete centímetros, me extrañó no ver el típico polvo naranja que desprendía el ladrillo. Saqué el taladro; quería comprobar si ya había atravesado por completo la capa de yeso. Con delicadeza, soplé sobre el agujero para quitar los restos de partículas blancas. Como no conseguía limpiarlo del todo, introduje una escobilla fina que utilizaba en estos casos.

       No logré eliminar los residuos, aunque alcancé a entrever algo que resultaba absurdo que estuviera ahí: un ojo humano. Un ojo humano cubierto de polvo. No un ojo como los de las películas de terror, ya se sabe, un globo ocular aislado, rodeado de nervios y sangre derramándose. No. Era un ojo vivo, de un hombre; y yo diría, casi con toda seguridad, que formaba parte de una cara, de un cuerpo. Al menos, eso me parecía.

       Incrédulo, metí la escobilla de nuevo, ahora con más cuidado, y soplé con fuerza para mejorar mi visión. Observé como el ojo se abría, incómodo por mis continuas manipulaciones. Guiñó un poco molesto, intentando quitarse el polvillo; de repente, se quedó muy fijo contemplándome, mirada de un azul metálico intenso; ya no parpadeaba.

       Creo que hasta ese momento la resaca por los excesos de la noche anterior no me había permitido pensar con claridad. Respiré hondo unos segundos, y  un poco más  lúcido, imagino que empecé a ser consciente de lo que veía. Casi imposible; no, imposible. Me senté sobre la tarima, con el taladro aún en la mano. Escuchaba a Ignia en la cocina fregar los platos de la cena.

       Sin decirle nada, no quería que ya me tomara por loco en nuestras primeras citas, me acerqué al salón que daba al otro lado de la pared; quedaban restos de la noche anterior: botellas, latas y migas, junto a un par de carátulas de películas en dvd.

       A la altura del agujero se ubicaba un mueble, una estantería ligera. La moví suponiendo, ingenuo, que encontraría al dueño de aquel ojo, ¿Estarían gastándome una broma pesada los compañeros creativos de Ignia? Como era lógico, allí no había nadie. Me senté de nuevo en el suelo. El sudor caía bajo mis cejas, con un pañuelo me lo sequé.

       Se aproximaba la hora del aperitivo, ni siquiera habíamos desayunado.  Ignia se acercó para ofrecerme un refrigerio. Como si no fuera conmigo, no le presté atención. Era la primera vez que fui desconsiderado hacia ella. Cuando me vio allí inmóvil, con la cara casi blanca y sudando, me preguntó si me encontraba bien. Sí, creo; fue lo que pude contestarle. Esperaba que pensara que únicamente seguía cansado de nuestra juerga.

       Ella, sonriente, salió del salón y volvió minutos más tarde con un pequeño panecillo, relleno de paté, y una cerveza. Me lo dejó en un plato, a mi lado. Aún sentado, no me atrevía a comentarle nada. Temía que, si observara ella por el agujero, no viera lo mismo que yo.

       Ahora me la quedé mirando, embelesado. Me asustaba perderla. Iba preciosa. Llevaba un fular de seda que casi bailaba sobre su cintura; también un top negro ajustado que dibujaba a la perfección sus senos y dejaba su ombligo al aire.  ¿Lo único que pedía? que no me tomara por un demente, poder seguir con ella; eso… ¿Era tanto? Nos dimos un beso rápido en los labios y se volvió a la cocina.

       Sin tocar el bocadillo, me fui a la otra habitación con la cerveza en la mano. En la maleta de herramientas guardaba una linterna de bastante potencia. Sin saber si eso valdría para algo, me acerqué hasta el agujero. Proyecté el haz de luz hacia el interior. Allí seguía el ojo, de nuevo cerrado. Tras unos segundos de mover la lámpara, intentaba iluminarlo de la mejor manera, se abrió, casi seguro molesto por la gran intensidad del resplandor. Me volvió a mirar con firmeza.

       Me volví loco y empecé a martillear toda la pared que rodeaba al agujero. Ignia pasaba el aspirador en la planta de arriba y no oía los impactos. El martillo destrozó todo a su paso: una serie de boquetes superficiales, sin llegar a la profundidad en la que se encontraba el ojo. Después, a la altura de ese primero, un poco a su derecha, di los golpes con más intensidad. Buscaba su pareja. Sí, era eso. Y lo localicé.  Imagino que me esperaba, lo tenía muy abierto. Al ver los dos ojos entendí que estaban indignados, que no perdonaban el entrometimiento.

       Ahora comprendo que, lo que fuera que hubiera allí, lo planeó perfecto: me atrajo hacía sí, cómo si me invitara a revelar el resto de su cuerpo. Destapé un poco de sus pies y su ombligo. Debía de ser un tipo alto. Continué por donde imaginaba que se situarían los demás miembros, los límites del tronco. Quería comprobar que se trataba de un hombre completo. Alcancé sus manos, sus brazos a lo largo de su silueta, que también entreveía. Movía sus dedos con lentitud, como las antenas de un insecto. Me daba la sensación de que se sentían libres, después de mucho tiempo atrapados. El índice de su mano izquierda me señalaba arriba, hacia su rostro.

       Me faltaba descubrir la nariz y, sobre todo,  la boca. Sentí la necesidad de liberarla, escuchar de sus labios quién era él. ¿Sabría hablar? ¿Le entendería? Di mayor anchura y profundidad a la perforación sobre la cara, prácticamente pude abarcarla con mi palma abierta. Ya casi estaba. Conseguí inicialmente despejar el yeso que cubría la nariz. Dio una larga, deseada, inspiración. Me miró con ojos de inmensa gratitud; lo primero amable que recibí de su parte.

       Reconozco que me relajé: le excarcelé la boca y pareció querer decirme algo; acerqué el oído hasta sus labios, quizás esperando una explicación.

       Un solo soplido de su aliento fue suficiente para atraerme del todo. De pronto, noté el frío del yeso y del cemento a lo largo de mi cuerpo. Ya no pude moverme más. Me encontraba dentro de la pared, con la horrible sensación de paralizarme entero.

       Ignia debió de pensar que había huido como un niño malcriado, sin decirle nada. ¿Podría creer eso de mí? Vi que, al llegar a la habitación, miraba perpleja los orificios. Observé que dirigía sus ojos hacia donde yo estaba. Nuestras miradas se cruzaron en varias ocasiones. Desesperado gritaba, movía los ojos; pero ella no reaccionó. Recordé mis peores pesadillas nocturnas, cuando quieres gritar y no salen los sonidos. No me escuchaba, no me veía y, lo peor, sufría por su rabia. Quise mover las manos, los pies, emitir algún ruido que la alertara. Nada, sólo desesperación. 

       Pasaron unas horas y escuché como esa tarde recogía el maletín de herramientas; lo hacía entre insultos a mi persona y gimoteos que me secaban el alma. Creo que oí llover, el sonido apenas me llegaba. Aquella noche lloré tanto que reblandecí el yeso que me rodeaba los ojos. Y seguí llorando durante días, era lo único que me hacía sentir humano; no tenía ni hambre ni sueño.

       Casi una semana después, vinieron unos albañiles; Ignia les mandó tapar los agujeros de la pared. Por más que grité, y lo hice con todas mis fuerzas, no me escucharon. Mi angustia aumentó por momentos: ya no podía ver a Ignia. Tantas lágrimas provocaron que, desde entonces, los ojos se me quedaran pegados.

       Me parece que llevo meses aquí. Quizá sean años. Lo que sí sé es el nombre de todos los que, después de mí, han estado con ella. Repito sus nombres continuamente, casi una oración. También he reconocido, en las voces de algunos de ellos, a compañeros de la empresa. A veces he escuchado como comentaban con Ignia acerca del misterio de mi desaparición. Entonces intento patalear, dar golpes en el muro…; es inútil. Los gritos ya no me salen, me quedé sin voz hace mucho tiempo.

       Sé lo que sienten cuando ven su ombligo al aire, justo encima de su fular de seda. Es un tormento escuchar cómo la aman. Aunque sean tamizados por el yeso que me rodea, me angustia oír los jadeos, los estremecimientos de Ignia.

       Puede que mi única esperanza sea que alguno de ellos se preste voluntario para hacer unos arreglos en la casa.

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 8.5/10 (26 votes cast)
101- Ignia, la bella. Por Babel, 8.5 out of 10 based on 26 ratings

51 Comentarios a “101- Ignia, la bella. Por Babel”

  1. Rafael dice:

    Una pesadilla truculenta o una enajenación transitoria del narrador. Da lo mismo; lo he pasado muy bien sufriendo y eso me preocupa.
    Me ha gustado.
    Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Babel dice:

    Muchas gracias, Rafael.
    Me alegro de que te haya gustado, de eso se trata, de entretener (aunque sólo sea un poquito).
    Gracias por dedicarle un poco de tu tiempo a leer mi historia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. H.K. dice:

    Plasmas muy bien el tormento del narrador, ambos, el físico, pero sobre todo, el anímico. Si lo escribiste con sentido metafórico, muy bien. Si no, también muy bien.
    Que haya suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. MOREDA dice:

    EXCELENTE, DE LO MEJOR QUE HE LEIDO EN ESTE CERTAMEN, UN VERDADERO RELATO DE HORROR. LO LEÍ SIN PESTAÑEAR (HABLANDO DE OJOS) TE FELICITO. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Babel dice:

    Muchas gracias, H.K.
    Sí, mi idea era reflejar el tormento psíquico en una situación como esa; una metáfora que intente reflejar cómo podemos sentirnos en situaciones como esa.
    Muchas gracias por leer mi relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Babel dice:

    Muchas gracias Moreda.
    Sí quería reflejar la angustia y qué mejor que el genero de terror para reflejarlo.
    Gracias de verdad por leer mi relato: estoy encantado de que te haya gustado

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Jara Maga dice:

    Muy divertido, original y bien escrito. Me ha gustado.

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. coco dice:

    Muy entretenido e ingenioso. De lo mejorcito que he leído. Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Luna Celentano dice:

    Muy entretenido.

    Mucha suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. J. Trescuadras dice:

    Buen relato.
    Mucha suerte.

    J. Trescuadras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. ELIZA dice:

    No nos conocemos, pero quiero decirte que me ha encantado tu relato. Han sido unos minutos intensos, plenos de expectación y muy sufridos… ¿quién soporta la maldición, él por querer o ella, por dejarse querer?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Babel dice:

    Gracias, Jara Maga.
    Me alegro de que te haya divertido y de que lo veas original.
    Lo había escrito hace unos años y tuve que repasarlo bastante para el certamen; que lo consideres bien escrito me hace pensar que no fue en balde.
    Gracias por tu tiempo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Babel dice:

    Coco:
    Muchas gracias por tus palabras de ánimo.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Babel dice:

    Gracias, Luna Celentano.
    Me alegro de que te haya entretenido.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Babel dice:

    Gracias, Trescuadras; me alegro de que te parezca un buen relato.
    Saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Babel dice:

    Muchas gracias, Eliza, por tus palabras.
    Me ha gustado tu comentario sobre quién soporta la maldición.

    Gracias por tomarte tu tiempo en leer mi relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Ace. dice:

    Ciertamente tienes una gran capacidad para relatar imagenes y situaciones, es casi como estar viendo lo que sucede, casi como una pelicula virtual…
    La composición de la trama de calma, tensión, calma es realmente acertada, es imposible dejar de leer el relato a medias.
    Muy bueno. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  18. KYNO dice:

    Me ha gustado mucho, de hecho me han interrumpido cuando habia empezado a leerlo y en cuanto lo he solucionado lo he terminado de leer rapidamente ya que me habia quedado con la intriga de saber cual era el final.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
  19. Szaidanek dice:

    Apasionante relato. Consigue transmitir la angustia del protagonista y casi contienes la respiración a cada nuevo hipnótico párrafo. Enhorabuena.

    Me ha quitado las pocas ganas que tenía de hacer obras en casa…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  20. Ambrose Bierce dice:

    Si se trata de una metáfora, desde luego que es inquietante, pero si es el relato de un hecho real, es más inquietante todavía. Me recuerda lejanamente, por el desenlace siniestro, a “La Cabina” de Antonio Mercero, una pequeña obra de arte de la TV. Y este relato también me ha parecido una pequeña joya de la literatura fantástica, de la que soy ferviente admirador (puedes ver una muestra en mi relato, el nº 175, “El Secreto de Mademoiselle”).

    Mucha suerte para el certámen

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  21. Ambrose Bierce dice:

    Se me olvidó añadir, “¡jodida Ignia, la bella”

    Fdo.: uno que pudo ser su amante

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Babel dice:

    Muchas gracias, Ace.
    Tu apreciación sobre la calma, tensión, calma… me ha gustado; sería casi como una melodía. Sí he conseguido ese ritmo, me alegro.
    Lo de la visualización de la escena es algo que siempre busco y anima que alguien, como tú en este caso, así lo aprecie.
    Gracias por leerme.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. lupe dice:

    A mí me ha divertido bastante más que horrorizarme.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  24. Babel dice:

    Gracias, Kyno.
    Me alegro de que te haya gustado e intrigado.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  25. Babel dice:

    Gracias, Szainadek.
    Angustioso, hipnótico… Qué más se puede pedir a un lector.

    Gracias por tus palabras.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  26. Babel dice:

    Muchas gracias, Ambrose Bierce, por la comparación con La cabina (aunque sea muy de lejos, claro).
    Voy a leer tu relato también, que seguro que me gusta ( por nuestros gustos parecidos)
    Gracias por lo de “pequeña joya”.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  27. Babel dice:

    Gracias, Lupe.
    El caso es que entretenga, que despierte algún tipo de emoción el tiempo que se dedica a leerlo.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  28. Estrella dice:

    Babel, después de leer tu relato me ha quedado una sensación de angustia tremenda, yo y mi claustrofobia…
    A mí también me parece de lo mejor que he leído, y hay mucho bueno, por eso te dejo muchas estrellitas y mis deseos de que estés en la final.
    Mucha suerte, aunque no la necesites

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  29. Mema dice:

    Acabo de recibir una mala noticia y sin embargo tengo que decir que leer este relato me ha hecho olvidar un poco todo lo que me rodea. Felicidades por tener esa capacidad para poder abstraerse del mundo real.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  30. Nina dice:

    Me ha parecido original y triste. Escribe otro relato en el que puedas sacarlo de ahí. Enhorabuena y sigue así. Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  31. Toni dice:

    Empiezas a leer el relato, y te atrapa tanto como lo está el pobre hombre en la pared.
    ¡Qué intriga y qué inquietud!
    ¡Necesitamos más capítulos!

    Te deseo mucha suerte, Babel….¡Te la mereces!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  32. C brother dice:

    Noto mucha angustia y muy profunda. Me ha gustado, pero necesito mas información acerca de lo sucedido y de lo que sucederá. Me gusta el estilo y el ritmo, engancha. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  33. Babel dice:

    Mema, gracias por leerme.
    Me alegro de que te haya hecho olvidarte de esa mala noticia aunque sea por unos sencillos minutos.
    ¡Ánimo!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  34. Babel dice:

    Nina, gracias por tu comentario.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  35. Babel dice:

    Toni, me alegro de que te haya intrigado y provocado algún sentimiento de inquietud (sólo por un ratito, claro).
    Gracias.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  36. Babel dice:

    Gracias, C Brother.
    Lo de más información sobre qué ha sucedido y sucederá es difícil de saber. Pero así son los relatos, fragmentos literarios que fotografían un hecho relevante. Lo que haya antes y después de esa foto está abierto a la interpretación de cada uno.
    Un saludo y gracias de nuevo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  37. Babel dice:

    Gracias, Estrella.
    Lo de la sensación de claustrofobia es algo que sentí también cuando lo escribía. Quería que fuera una sensación intensa pero desagradable la relacionada con la atracción por Ignia.
    Muchas gracias por tus palabras de ánimo y me alegro de que te haya gustado.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  38. JB Fletcher dice:

    Angustia, frustración.. Sentimientos que sabes plasmar perfectamente en el relato. Ya nunca podré hacer bricolage en casa. Enhorabuena y suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  39. Catch-22 dice:

    Uffff!!!! a mí me ha recordado a esos relatos cortos de suspense de Alfred Hitchcock uno que pierde la movilidad y le creen muerto y le van a hacer la autopsia…
    A mí me hubiera gustado más que ignia sonriera mientras tapaba el boquete…. uno más para su colección…
    hace rato que lo he leido y no se me quita la sensación de horror que tengo!

    Enhorabuena por conseguir con tu relato que sintamos tantas cosas!! (y que nos hayamos entretenido)

    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
  40. Kellroy dice:

    Me gusta mucho. Desde ahora no tendré dudas cuando me pregunten: ¿En tu casa o en la mía? Siempre en la mía.
    Estupendo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  41. NOSKI dice:

    Un relato original e interesante. Comienza trasmitiendo incertidumbre (saber de quién es el ojo), para acabar volviéndose angustioso con el protagonista clavado en el interior de la pared. Realmente tiene que ser agobiante ver como se trajinan a tu novia sin poder hacer nada. En fin espero que haya sido solo una ocurrencia.
    Suerte Babel

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  42. Catch-22 dice:

    jajajajaja, que graciosos los comentarios de Kellroy y Noski!!

    Bueno, yo te escribía de nuevo para decirte que tengo un amigo (que no concursa) muy exigente con esto de los relatos, de vez en cuando le digo ¡mira lee este! o este otro!, y los lee y tuerce el gesto. Pues por ahora sólo el tuyo le ha gustado!. Lo va a conservar y todo. Pensé que te gustaría saberlo!.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  43. Babel dice:

    Muchas gracias, JB Fletcher.
    Jaja… Sí, lo de taladrar la pared… Es para pensárselo dos veces (sobre todo en casas como la mía: me parece que rellenaban la pared con todos los materiales que les sobraban de la obra… cosas de construir a toda pastilla)
    Muchas gracias por tus palabras

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  44. Babel dice:

    Muchas gracias,Catch-22.
    Ese corto del que hablas de Hitchcock me acuerdo que me impactó cuando era pequeño. Dale las gracias a tu amigo de los relatos; es un honor para mí que opine eso sobre mi historia.
    Muchísimas gracias por tus opiniones y por tu tiempo.
    Un saludo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  45. Scorpio dice:

    Muy buen trabajo, con un toque de misterio genialmente logrado. Un abrazo y mis mejores deseos de éxito en el certamen, seguro que el relato lo amerita.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  46. Babel dice:

    Muchas gracias, Kellroy.
    Desde luego, es otra punto de vista… Como en la casa de uno.
    Gracias por tu comentario.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  47. Carmencita dice:

    Buen relato, imposible dejarlo a medio leer. Me parece muy conseguido el efecto calma-tension-angustia. Muy original el tema del emparedamiento, me ha recordado a algun relato de Allan Poe. Muy curioso como una pared puede acabar con la felicidad de una persona. Lo que no me ha quedado del todo claro es de que lado de la pared se encuentra realmente el protagonista antes y despues del taladro. Reflexionaré sobre ello.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  48. Babel dice:

    Muchas gracias a todos los que habéis leído mi relato.
    Un saludo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  49. Salomé dice:

    Creo que ya te han dicho todo, pero aún así, añadir que me ha gustado mucho como manejas la intriga,como nos haces sufrir y adentrarnos en la historia sin dificultad haciéndola creíble. Muy buen trabajo Babel. Enhorabuena.
    Suerte 🙂

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  50. Babel dice:

    Muchas gracias, Salomé.
    Hacer que una historia sea creíble es uno de los mejores calificativos que se le pueden regalar a alguien que intenta escribir. Me alegro, de verdad, de que así te parezca.
    Un saludo y gracias por tu tiempo.
    Babel

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  51. lupe dice:

    Bueno, estoy haciendo mi votación particular, ni lo hice con estrellitas ni sé si lo haré ahora entre los cinco finalistas del público.

    Solo que me voy a permitir después de haber tomado unas notillas sobre cada relato, decirte que para mí es uno de los equis (pocos), que más me han gustado.

    Lo que más me ha gustado ha sido la originalidad en la temática, de la que no encuentro en demasía, aún en buenos relatos.

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Categorías

Orden

Comentarios recientes

El Libro del VIII Certamen de Narrativa 2011

¡Ya puedes pedirlo!
 El libro  Relatos en el Canal 8
pincha en la imagen.
diciembre 2018
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Entrega de premios 2010

Videos de interés

Buscando. Finalista P.Especial IBN ARABÍ