premio especial 2010

 

Jun 01

Pet no era un gato pero tenía muchas vidas, recordaba varias de ellas y las recordaba con orgullo; estaba empezando a hacer memoria cuando de pronto sintió como varias luces blancas se encendieron e iluminaron un espacio enorme, abrió bien sus ojos, miró a su alrededor y habían muchos más como él, todos elegante e impecablemente vestidos, parados como en una formación militar; a su derecha vestidos de verde limón, a su izquierda vestidos color naranja; lentamente bajó la mirada y se vio a si mismo vestido de verde igual que sus compañeros de la derecha, él era el primero de la fila y detrás habían otros mas. La imagen que percibía lo inspiraba, lo engrandecía, todos ellos estaban el uno junto al otro en perfecto orden, era una gran sensación; se agachó levemente, cuidando de no dañar tal formación, solo para curiosear, igualmente tocó su cabeza, así logro detallar  su vestido.

El vestido lo cubría casi por completo, era de colores brillantes, tenía un sombrero que le hacía juego, cuando Pet se inclinó pudo leer algo en su vestido y exclamó con orgullo -sabor a limón-, también observó sobre él una tabla de ingredientes, una tabla de valores nutricionales y otras cosas más que no alcanzó a leer, en su frente tenía escrito el nombre de una marca reconocida de jugos y pensó para si mismo -esta vez soy un jugo de frutas con sabor a limón-, se sentía feliz, nunca antes había sido el envase de un jugo, la mayoría de sus otras vidas había envasado agua embotellada, incluso una vez fue un producto de limpieza para el hogar; estaba conforme con su nueva presentación, sabía que como las demás veces tenía una función que cumplir y así sería una y otra vez, ese era su destino, se detuvo un momento con algo de duda… se inclino un poco hacía un lado y entonces respiró tranquilo, lo que vio le dio esa tranquilidad: era el símbolo de el reciclaje impreso en su etiqueta, sabía que mientras esas tres flechas cíclicas estuvieran allí el seguiría regresando una y otra vez, así que habiéndose encendido las luces que daban inició a un día de trabajo, las grandes luces de un almacén de cadena, empezó a hacer su trabajo: sonreír y atraer a algún comprador.

El tiempo transcurría poco a poco, muchas personas pasaban frente a él, amas de casa, ejecutivos, niños; algunos se acercaban miraban de cerca a varios de sus compañeros, algunas veces alguien lo tomaba en sus manos lo miraba más de cerca y luego lo regresaban a su lugar, era algo normal, incluso estaba tranquilo pues sabía que si alguien lo dejaba de espaldas, ocasionalmente una persona con un delantal o un disfraz que llevaba grabado el mismo nombre de su etiqueta, los ordenaría a todos nuevamente en la misma posición inicial. No sabe exactamente cuanto tiempo transcurrió, probablemente un par de días pues al final de cada día las luces se apagaban, las personas a su alrededor se marchaban, el ruido del trabajo se calmaba y quedaba todo en silencio hasta que nuevamente las luces se encendían, los limpiaban, los organizaban, todos sabían que un nuevo día de trabajo empezaba con la misma rutina. De pronto en medio de su acostumbrada sonrisa, una mano lo tomo de la góndola, no solo a el, eran como 4 o 5 compañeros más, todos estaban radiantes, orgullosos de ser elegidos para ser comprados, era su forma de ver el mundo, de conocerlo; Pet había estado en colegios, restaurantes,  casas, incluso una vez había estado en un estadio de fútbol, así que simplemente disfrutó ese momento y empezó a pensar -a dónde iría esta vez-.

Cuando volvió en si, estaba en una nevera, era una casa con dos niños que ocasionalmente abrían la nevera y sacaban algo de allí, Pet solo esperaba el momento en que su turno llegara, mientras esa espera duró, el recordó su última vida, como era usual había sido el envase de una botella de agua, en aquella ocasión un hombre joven lo compró en el mostrador de un gimnasio, habían muchas personas, hombres y mujeres ejercitándose de variadas formas, algunos trotaban sobre maquinas, otros bailaban, otros hacían pesas, lo que más recordaba Pet era que todo su cuerpo estaba helado, a penas estuvo en las manos de su comprador olvidó ese frío que sentía cuando vio y sintió el agrado con que éste hombre bebió el agua en su interior sorbo a sorbo en cuestión de segundos, después de esto con apenas unas gotas en su interior, este hombre depositó a Pet en una caneca azul que tenía escrita la palabra plástico y el símbolo de las tres flechas dibujadas sobre ella, y un mensaje adicional –gracias por reciclar-.

Después él y otras botellas fueron entregadas a un camión que los llevó a su próximo destino, un centro de reciclaje, allí habían miles y miles de botellas no solo plásticas también de vidrio, cajas de cartón, papel periódico, latas de aluminio, en fin, cada grupo iba con sus similares y finalmente eran llevadas a un nuevo lugar donde eran lavadas y después trituradas  en unas enormes máquinas, todo era parte del mismo proceso y todos allí sabían que era un renacer pues una vez trituradas regresarían a donde todo comenzó, todos entrarían a una máquina como millones de pequeños cilindros  y después saldrían con formas diferentes de acuerdo a su próxima misión, a veces eran botellas grandes, otras veces pequeñas, transparentes, con un leve color, gordas, flacas, en fin, cada nueva vida era siempre incierta, de allí salían sin ninguna clase de vestido, este llegaría después, cuando fueran transportadas a las instalaciones del fabricante que las usaría esta vez, solo allí descubrirían su nuevo destino.

Mientras Pet estaba en medio de todos sus recuerdos, sintió que lo tomaban de la nevera y lo ponían dentro de una pequeña caja plástica junto con unas galletas y un emparedado de jamón. Supo entonces que su momento había llegado y simplemente esperó ansiosamente a que fuera el momento.

El timbre sonó, el niño tomó la caja que contenía su almuerzo, pero esta vez todos corrieron no al patio del colegio donde era usual que los niños se sentaran junto a sus compañeros a comer, no, esta vez algunos de ellos corrieron, se formaron en orden y salieron junto a un profesor que los llevó en un bus del colegio a una cancha de fútbol cercana, aparentemente tenían un partido que jugar con los niños de otro colegio. En fin, después de otra espera la caja se abrió el niño tomó a Pet le quitó su sombrero y empezó a tomar su interior, jugo de limón, todo parecía igual que siempre, de pronto un pito se escuchó, los niños corrieron y regresaron al partido, el niño que sostenía a Pet también corrió pero en su afán lo soltó y lo dejó caer al suelo, casi la mitad del jugo se derramó, su cuerpo rodó y fue a dar bajo una banca del parque; tiempo después, el juego terminó todos los niños recogieron sus maletas, demás pertenencias y corrieron a casa, Pet pensó –algo no anda bien-.

Estaba confundido, creía que el niño regresaría tal vez, estaba expectante, se sentía solo pero no lo estaba, en el suelo cerca a él habían uno que otro papel y una botella más, no estaban exactamente junto a el, pero al menos Pet sentía que había alguien más allí y supuso que alguno de ellos sabría que hacer; la felicidad y orgullo que antes sentía habían desaparecido por completo, habían sido tiradas al suelo, su ciclo de vida, todo lo que el conocía había cambiado en un instante, y no sabía que iba a ser de él. Un rato después un limpiador llegó al parque estuvo barriendo y recogiendo basura, Pet pensó que todo se arreglaría pero no fue así, el limpiador no vio a Pet así que se fue, nada pudo decir, se le hizo un nudo en su garganta, miró a su alrededor y no vio a nadie más, se quedó solo, ahora si no sabía que iba a hacer.

Esa noche llovió en la ciudad, Pet sentía que todo lo malo estaba ocurriendo a la vez, la lluvia era fuerte, sentía frío y desesperanza, sin saber cómo acabó en una corriente de agua que se formó y que lo arrastró lejos de allí, Pet solo se dejaba llevar, el arroyo en el que viajaba se cruzó varias veces con personas pero todas ellas corrían tratando de esquivar la lluvia, incluso a veces en su afán pateaban a Pet mandándolo de corriente en corriente, Pet tenía agua dentro de si, pero no agua pura y transparente como cuando había sido un envase de agua embotellada, no, esta vez era agua sucia mezclada con barro, con mugre, con pequeñas ramas secas y hojas marchitas de árboles; la lluvia finalmente pasó pero con las corrientes de agua, Pet había ido a parar en un caño. Aunque eso lo tranquilizó un poco, la imagen a su alrededor no era nada alentadora, había mucho barro, agua con muy mal olor, incluso una rata paso junto a el, todo era un desastre total y Pet solo pensaba en la luz brillante del almacén, en su elegante etiqueta color verde limón que honestamente ya  estaba rasgada, descolorida y sucia, -como llegue e esto, que hice mal- se decía una y otra vez.

Pasaron muchos días, tantos que Pet perdió la cuenta, el agua a su alrededor subía y bajaba caprichosamente, llegaron nuevas botellas al mismo caño donde estaba Pet pero aunque ya no estaba solo, eso no lo tranquilizaba ni reconfortaba, simplemente sabía que era una desgracia compartida pero al fin y al cabo una desgracia, dentro de sí seguía habiendo agua sucia, algo de barro y Pet sentía que además algo crecía dentro de su cuerpo, no sabía si era alguna clase de insecto, moho o alguna bacteria, solo sabía que aquello que alguna vez fue transparente e impecable era ahora una morada de suciedad; tristemente esa era ahora su vida.

Un domingo cualquiera cuando Pet despertó vio gente a su alrededor, llevaban botas y guantes de caucho, habían como 10 o 15 personas recogiendo una a una cada botella o lata que encontraban en el caño, un grupo ambientalista organizó una jornada de limpieza en varios sectores de la ciudad, para Pet fue como un milagro cuando sintió que alguien lo recogió, lo sacó del barro, vació el agua que había en su interior y lo depositó en unas bolsas que cada miembro del grupo llevaba; Pet no sabía a donde lo llevarían pero al menos sintió que lo sacaban de ese mundo de suciedad en que había vivido largo tiempo, volvió a sentir algo de esperanza.

Todas las grandes bolsas que ese y los diferentes grupos de limpieza distribuidos por la ciudad recolectaron fueron entregadas en un centro de reciclaje, una vez allí, Pet reconoció el lugar y su fe regresó. Como tantas otras veces todos fueron separados según su clase, vidrio, aluminio, plástico; Pet se sintió feliz otra vez, de pronto sintió varios chorros de agua golpeando con fuerza su cuerpo apenas transparente, no solo por fuera sino por dentro, poco a poco esos chorros le quitaron cualquier vestigio de suciedad, para él fue como si esos chorros de agua le hubieran inyectado vida, se vio limpió y de nuevo se sintió orgulloso, entonces supo que el ciclo comenzaría de nuevo y felizmente se dejo llevar.

273- Pet, una y otra vez. Por CPangel, 5.3 out of 10 based on 22 ratings

Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir


23 Responses to “273- Pet, una y otra vez. Por CPangel”

  1. Hank dice:

    No soy ningún purista, CPangel, pero dos “habían” en el primer párrafo me incomodan hasta el punto de impedirme seguir, y lo siento.

    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  2. HÓSKAR WILD dice:

    … Y vuelta a empezar. Es lo que tiene esa moda (sí, moda) de reciclar todo. ¿Qué tal si nos recicláramos nosotros también un poco? Por cierto, veo que la escuela del cinismo tan bien representada por no recuerdo quién, está ganando adeptos. Todo se pega, menos la hermosura y la educación.
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  3. CPangel dice:

    Agradezco la crítica, para ser honesta es la primera vez que escribo desde que estaba en el colegio, como se darán cuenta no tengo ningún estudio en la materia, por ahora escribir es solo un hobby para mi, por ello les pido disculpen este y cualquier otro error que puedan encontrar en mi relato, todo comentario y retroalimentación serán bien recibidos y serán para mi tips para recordar en el futuro. Por tanto les pido lean mi relato completo a pesar de los errores que puedan encontrar. No pretendo ganar este certamen pues acepto y reconozco que aún debo aprender mucho, especialmente leyendo varios relatos concursantes, simplemente quise participar para aprender.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  4. la ciudad dice:

    Tanto texto para contarnos la triste y drámatica historia de un envase de plástico, de esos que tanto afean las calles cuando los que los consumen los tiran donde sea. Que decepción, pero no te preocupes CPangel, vas a tener muchas y muchos defensores de tu cuento. suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  5. la ciudad dice:

    Por favor CP, no pidas disculpas por los errores que hayas cometido en tu relato, todos escribimos alguna vez por primera vez (valga la redundancia) Tu relato puede o no gustar pero tu lo escribiste de muy buena gana. felicidades

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (4 votes cast)
  6. Hank dice:

    No he logrado leer su trabajo, HÓSKAR WILD, así que aprovecharé este comentario tan inteligente que ha hecho aquí para expresarle mi opinión sincera sobre sus comentarios, que ha ido repartiendo por todo el concurso, lo que sin duda le honra.
    No creo que a nadie le sirvan para nada, la verdad, y aquí no sé si podrá encontrar mi ironía tan sutil (obsérvese la diferencia entre cinismo e ironía). Las alabanzas vacías, sin sentido y sin absolutamente nada que ver con el estilo, las formas o el contenido de los relatos, puede que a usted le dejen satisfecho (creo que hay por ahí un premio al que más comentarios deja), pero a los concursantes, compañeros en este foro, les hace usted un flaco favor.

    Aun así, resulta gracioso leerle.

    No le deseo suerte, porque no sé si participa.

    Buenas noches, en cualquier caso, y encomiable su esfuerzo, eso sí.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  7. Esperanza004 dice:

    HÓSKAR WILD es ganador de un certamen pasado. En 2009 o 2008 encontrarás su relato, Hank. O forma parte de la organización del presente certamen, o le agrada leer y comentar los relatos de los demás y se pasa por aquí por voluntad propia.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  8. Atena de fuego dice:

    Siempre hay una primera vez. Es necesario experimentar. Creo que no hay otro camino para escribir bien. Ha sido valiente.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. Hank dice:

    Me alegro mucho por él, Esperanza, aunque no creo que por haber ganado algo o por pertenecer a la organización se considere con el derecho de insultar o menospreciar a los que sí tratamos de comentar con objetividad y sentido.
    Gracias por ponerme al día sobre el personaje, cosa que él no ha considerado oportuno. Será orgullo de ganador, imagino.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  10. Enrique dice:

    Creo que he leído un comentario en el relato de Hank en el que HÓSKAR WILD (que no ha sido ganador ningún año, sino 2º premio) dice que se presenta, así que podrán leer su relato y destriparlo a gusto. No entiendo de ninguno de ustedes, esa necesidad de buscarle tres pies al gato. Los textos hablan por si mismos, y aqui NO se debe juzgar, creo yo, a las personas que escriben, entre otras cosas, porque puede haber muy buenos escritores que como personas dejen mucho que desear y malos escritores que sean excelentes personas. Igual pasa con los comentaristas, que comentario a comentario van dejando “garbanzos” que los retratan perfectamente.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.3/5 (3 votes cast)
  11. Hank dice:

    Me parece muy razonable su comentario, Enrique, y como podrá comprobar en mis numerosos comentarios a los trabajos de los compañeros, mis palabras se dirigen siempre a su obra, a la idea que me transmite y a cómo se podría mejorar, siempre desde mi punto de vista, honrado, aunque nunca haya ganado nada.
    Lamentablemente, algunos comentaristas como el señor Wild, sí hacen alusiones personales a otros compañeros, y en eso no puedo ni quiero estar de acuerdo. Le aseguro que no soy ningún “aprendiz de plumilla” ni lindezas similares, y lamento mucho que ese señor, aunque imagino que tiene muchos amigos y conocidos entre los organizadores, se rebaje a ese nivel.

    Muchas gracias por su comentario, Enrique.
    Cuando el señor Wild tenga a bien descubrir su identidad y su trabajo en esta edición, estaré encantado de comentarlo con la misma sinceridad y educación que he aplicado a todos los demás.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  12. Esperanza004 dice:

    Es verdad, fue segundo premio, y lo de que pertenece a la organización solo lo pensaba, pero si participa con un relato, está claro que no pertenece. Revisando los certamenes de otros años me encontré con su pseudónimo y su relato, y ya que preguntabas por él, Hank, consideré oportuno informarte. Pero yo no entro en polémicas, no busco ningún relato suyo para juzgarle como comenta Enrique ni nada por el estilo. Lo hice con la mejor de las intenciones; además yo apoyo la forma de proceder de HÓSKAR WILD, pero tampoco quiero debatir nada. Solo consideré oportuno y amable por mi parte informar a Hank.

    Saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (2 votes cast)
  13. Esperanza004 dice:

    Por otra parte, lamento que se comenten cosas como esta en el relato de una tercera persona. Por eso, y a modo de indemnización, me he leído el relato, y debo decir que me ha gustado bastante.

    Saludos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  14. Esperanza004 dice:

    Digo todo esto por qué leyendo mi comentario me doy cuenta que es bastante ambiguo y puede dar lugar a interpretaciones erróneas. Solo quería informar, no hay malicia en mi aportación, desde luego. Yo no voy a destripar a nadie. Debo disculparme, HÓSKAR, si no querías que esa información fuera revelada. Repito que solo quise informar, nada más.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  15. ALBA LONGA dice:

    Hasta donde yo sé, la organización no interviene en los comentarios y, si lo hace, se indentifica como tal.
    Desconozco si Hóskar Wild participa este año, aunque supongo que sí. Ocurre sin embargo que las bases dejan bien claro que los participantes deben hacerlo con un pseudónimo que no pueda ser indentificado, y por lo tanto si lo hace con ese mismo pseudónimo con el que fue 2º premio del 2009, podría ser descalificado.
    Al margen de ello, yo sí agradezco a Hóskar que tenga la deferencia de leer y comentar todos los relatos y además que lo haga con tacto y educación, porque eso suscita el debate y la confrontación de opiniones. No soy, precisamente, de las personas que se asustan por las críticas negativas, y es más, creo que la sinceridad y la claridad en los comentarios son más eficaces que los halagos facilones; lo que no es admisible es cuando se entra a descalificar a las personas y no sus textos.

    Un saludo. Por si a alguien le interesa, mi relato es el 181

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. neopatafísico dice:

    bueno yo voy a lo que concierne al relato. El tema es muy original y muy de actualidad, de hecho hay una literatura llamada “ecológica”, cuyo mayor exponente es el escritor finés Paassilina, uno de mis preferidos. No te desanimes, aunque sea el primero sigue escribiendo, yo no he visto muchos fallos, quizás a veces busca una forma de escribir más sencillo ( solo es una sugerencia), porque otros te dirán lo contrario. Muchas veces la gente sólo busca fallos en la forma, es decir gramaticalmente, pero lo que ellos no saben si conoces el mundo editorial, es que cuando tu mandas el ejemplar a la editorial o a tu agente, existe un larguísimo período de corrección, que a veces es eterno y donde se van puliendo fallos, y eso no lo haces tu. Por consiguiente, tranquila a mi me parece bastante bueno.

    si quieres ojear mi relato es el 120

    mucha suerte en el concurso!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  17. Hank dice:

    Siento de veras que su relato se haya visto impregnado de una polémica absurda que nada tiene que ver con usted, CPangel, y casi a modo de disculpa he seguido leyendo donde lo dejé.

    Las faltas son las mismas y se repiten por todo el texto, pero corrección gramatical aparte, si es que se puede dejar aparte en un relato a concurso, creo que su historia, con las mejoras pertinentes, podría muy bien servir de cuento oral para narrar en colegios y centros educativos en general, puesto que transmite una idea interesante y digna de ser relatada a la chiquillada en general.
    Quizá habría sido preferible identificar antes al personaje de forma más sencilla, sin tanto rodeo, pero en este caso puede que el fondo sea más importante que las formas, y sin duda ese fondo tiene gancho para un público concreto.
    Debe mejorar ortografía y gramática si quiere seguir participando en concursos, CPangel, pero al menos ha aportado una idea poco común por estos lares.

    Disculpe de nuevo la invasión a la que hemos sometido su espacio.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  18. Seres Entrópicos dice:

    Me parece un relato bienintencionado pero encuentro que le falta fuerza narrativa a la historia y más precisión en el lenguaje. Pero sólo es eso, mi parecer como lector. Te animo a que sigas escribiendo, sólo por el placer de hacerlo; si tiene calidad o no, es comprendido o no, es algo que depende siempre de la mirada del otro, algo que no podemos controlar del todo. Lo que si que es cierto es que todos mejoramos con la práctica, el uso del lenguaje lo requiere.

    Hank, decir que no te has leído un relato por lo que consideras un error en el primer párrafo no es crítica ni es nada. Ahora bien, la libertad de expresión está para eso, para expresarse libremente. Pero no nos lo vendas como si fuese un favor que le haces al autor.

    Y, con todos mis respetos, ¿en qué basas que tu criterio es el válido? Me gustaría saberlo, la estética dejaría de ser una disciplina filosófica para ser estudio de la ciencia basándose en tus criterios.

    Saludos y suerte CPangel

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  19. Rosa azul dice:

    Primero te quería felicitar por haberte presentado a este concurso, a sabiendas de lo que te expones…

    Por un lado creo que el tema, como relato para adultos, quizá no consiga llegarle a la gente porque desde el principio se sabe de qué va y nadie se mete en el papel de un envase, pero como tema para un relato infantil puede que tuviera éxito.

    Por otro lado, creo que pides consejos en cuanto a tu escritura. Bueno, por ejemplo, estudiando tu primer párrafo veo que no pones tilde en “a sí mismo”, “habían otros más”, “sólo para curiosear”, “así logró detallar su vestido”. Si acabas de empezar a escribir, siempre que tengas en mente escribir una palabra que se puede utilizar de varias maneras, duda de ella, porque el Word no te la va a señalar, y si después de pensarla, sigues dudando, busca un buen diccionario, de papel o en internet. Ahora tenemos la suerte de tener herramientas para consultar fácilmente a través de internet, es una pasada. Te aconsejo que busques buenas páginas que te hablen de los típicos errores que se cometen al empezar a escribir, seguro que te servirán. Estudia el uso de la coma, el punto y coma, el punto, …
    Estudia tu frase: “todos elegante e impecablemente vestidos”, si la desglosamos está diciendo: “todos elegante vestidos, todos impecablemente vestidos”, ¿ves como “elegante” ahí no funciona bien?

    De todas formas, todos tenemos mucho que aprender y por eso estamos en este certamen y no por ahí firmando montones de libros. También creo que es mucho más fácil sacar los fallos de los demás que los del relato de uno mismo.

    Te quiero enviar muchos ánimos para seguir escribiendo. Un abrazo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  20. Luzzz9 dice:

    No entiendo por qué os empeñais en analizar todos los relatos con lupa. Se supone que todos…o casi todos somos escritores aficionados y que hacemos esto porque nos gusta, nos entretiene y lo elaboramos con toda la ilusión del mundo. La participación es lo más importante en estos concursos, y ver publicado nuestro trabajo ya es un estímulo para seguir escribiendo.
    Las críticas siempre son buenas porque nos ayudan a ver nuestros trabajos con más objetividad. El problema es que a veces los comentarios adquieren un tono de “prepotencia” y la sensación es francamente desmotivadora para las personas que con tanta ilusión y
    empeño han escrito su relato.

    Mucha suerte y ánimo para seguir participando. A escribir se aprende escribiendo.

    Saludos

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (3 votes cast)
  21. Antístenes dice:

    Sin detenenerme en consideraciones gramaticales o sintácticas, simplemente diría que es una historia apropiada para niños de cuatro a seis años si la acorta más de la mitad y se la narra cuando estén distraídos con los “bollycaos”.
    Va a necesitar que la suerte se ponga de su lado…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  22. Chelenin Marxminh dice:

    Uhmm ya me puso paranoico este cuento, el pobre carro de la casa se debe estar mojando y pasando frío 🙁 , a veces lo creo! es mala maña humanizar las cosas, incluso las inertes

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  23. Enrique dice:

    La idea es imaginativa, eso es importante, le falta envergadura,fondo y forma. Pero no se desanime, creo que es un buen comienzo intentar conectar con los lectores y poco a poco irá aprendiendo. No deje de escribir y siga leyendo. Saludos y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

 

 

 

 

 

 

 

Pagelines