premio especial 2010

 

Abr 14

Ainhoa recogió sus bártulos y salió del aula, atravesó el pasillo a paso ligero sabiendo que Mikel, la estaría esperando desde hace rato. Se habían conocido en el bar de la Universidad. Él jugaba al mus y ella hacia como que repasaba sus apuntes. Mientras le miraba con curiosidad recreándose en su sonrisa serena y sus ojos traviesos, él estaba tan absorto en el juego que era incapaz se percibir la risas juveniles, el sonido de la vajilla, o los gritos y susurros que inundaban el ambiente.
Mikel, se sintió de pronto observado y buscó el motivo. Se encontró con un par de ojos negros que, curiosos, recorrían cada detalle de su rostro hasta encontrarse con los suyos. Esbozó una amplia sonrisa y la miró divertido. Ella turbada por la sorpresa, se concentró en sus apuntes.
Al terminar la partida, Mikel se colgó la mochila del hombro izquierdo, cogió su cerveza y fue a sentarse a su lado. Comenzaron a conversar tímidos al principio y como viejos amigos después. Y así transcurrió la mañana sin que ninguno de ellos regresara a las aulas. De eso hacía ya un año y su relación se había fortalecido alimentándose de serenas conversaciones y turbulentas pasiones. Besos, risas, sueños habían terminado por conjugarse en una cama donde ambos se perdían y se encontraban todas las noches.
Cuando salió, Mikel la miró como si fuera la primera vez que la veía. Siempre le sorprendía su elegancia innata, el brillo de su cabello y su amplia y franca sonrisa. Dejaron que se deslizara un dulce beso y se cogieron de la mano como dos adolescentes en su primera cita,
-¿Qué tal el día laztana?- le preguntó con dulzura. Laztana….ese vocablo en euskera que significaba cariño y que había mamado de su lengua antigua y aun viva, para expresar en una palabra la ternura y el afecto que sentía por ella.
– Uf…largo…. Cuando no estás, los días son eternos.- respondió con su habitual sonrisa y una mirada pícara. -Por cierto, Mikel, hoy ceno con mi padre así que llegaré tarde a casa. Me llamó para decirme que le habían concedido el traslado y tenemos que celebrarlo. Creo que hoy es el día perfecto para hablarle de ti…
Caminaban hacia el coche y él le apretó la mano. Ella sintió como la electricidad recorría sus venas. Era tan fácil sentirse así con él. Cualquier gesto, el mínimo roce, era suficiente para romper esa serenidad que la caracterizaba y convertirse en un remolino. Se dirigían al centro de la villa, conversaron alegremente sobre asuntos banales y rieron como dos chiquillos. Se despidieron con un suave beso, sabiendo que más tarde tendrían tiempo para recrearse juntos.
Mientras ella recorría las manzanas que le separaban de su padre, Mikel entro en casa, se despojó de la mochila y se dejó caer en el sofá, imaginándose que no estaba sólo, cuando el teléfono le devolvió a la realidad.
-Mikel tenemos un encargo para ti.- sonó dura y autoritaria la voz que le terminó de despertar
-Os dije que se acabó. -intentó responder.
-Lo harás, porque nos lo debes, será tu último trabajo y, después, ambos nos olvidaremos de que hubo un tiempo en el que fuimos amigos.-
A Mikel le pareció ver la sonrisa sarcástica y dura de su interlocutor. – Lo harás por tu seguridad y la de los tuyos y lo harás porque lo digo yo ¡Cojones!
Mikel supo lo que tenía que hacer. No había opciones, ni sentimientos, ni duelos, ni piedad. Concretaron el cómo y el dónde entre voces ásperas y broncas. Se despidieron sabiendo que sería la última vez que volverían a escucharse y deseando que no surgiera jamás un nuevo encuentro entre ellos.
Respiró hondo al apagar el móvil y sintió como se le tensaban todos los músculos del cuerpo y como nacía en el un grito lastimero y desolado, como queriendo pedir perdón por todos los horrores que enfangaban su pasado.
Mecánicamente se preparó para el trabajo. Sabía que no se podía permitir el menor amago de pensamiento, que tenía que vaciar su alma de pesares, dudas, simpatías o arrepentimientos, si quería realizar con éxito la operación sin que ninguno de los suyos resultara afectado por sus errores. Salió despacio, sin mirar atrás, como huyendo de la casa a la que pertenecía y, despojándose de todo sentimiento, acorazó con destreza su alma y dejó de ser él para resurgir desde lo más profundo y transformarse en una sofisticada pero terrible e inmutable máquina de matar.
Colocó el pequeño e inocente regalo en el lugar acordado sin un pestañeo, sin un parpadeo que denotase la más pequeña sensación de que estuviera vivo. Al terminar, cayó derrumbado en el coche sintiendo como su alma intentaba en vano deshacerse de la plomada que le llevaba hacia lo más profundo de los infiernos. Su corazón ya no rugía ni clamaba, tan solo, articulaba sonidos incoherentes que levitaban mucho más allá del dolor instalándose prepotentes en la desgarradora herida, que nunca podría cerrarse, de las cicatrices que habían hoyado en su espíritu, tantas veces hilvanado, para poder seguir sobreviviendo en un mundo que le obligaba ser un feroz e insaciable animal de presa que hacía tiempo había devorado al ser humano que un día habitó en su cuerpo.

Ainhoa se colgó suavemente del brazo de su padre y se dejó guiar hacia el interior del coche. Sonreía abiertamente y sus ojos brillaban con la ternura inconsciente que te endulza la mirada cuando ese ser, en cuyos brazos encontrabas el refugio que calmaba tus anhelos y desvirtuaba las pesadillas hasta transformarlas en dulces sueños , deja manar en gozosa verborrea de palabras atropelladas, ese conglomerado de sentimientos que pugnan por salir al saber que por fin podría volver a su tierra donde encontraría la serenidad tanto tiempo enmarañada por la preocupación que sentía cada mañana al enfrentarse a ese futuro incierto que le ofrecía aquella tierra hostil a su uniforme.
Al entrar en el coche, Ainhoa cogió el móvil y llamó a Mikel, quería decirle que ese acercara al restaurante para tomar un café con ellos. Si su padre se marchaba al día siguiente, tenía que presentarlos, necesitaba que ambos tuvieran algún tipo de conexión o empatía. En el fondo se regocijaba pensando en ello….Si a ella ambos la adoraban, algo tendrían que compartir.
Mikel contestó al otro lado de la línea. Un ruido intenso retumbó en sus oídos, después…la nada… El coche había estallado en mil pedazos, un humo negro circundaba los cientos de cristales desparramados volvieron a romper de nuevo ese silencio que envolvió todo después de la detonación. Casi al segundo comenzaron a escucharse los aullidos de las ambulancias y las sirenas de los coches policiales. Todo se convirtió en un tremendo revoltijo de humo cascotes, uniformes y gritos.
Mikel, anonadado, dejó caer el móvil de sus manos, se acercó como un sonámbulo a la ventana y miró, sin ver, como las nubes lloraban tristemente sobre sus verdes montañas.

1- Ainhoa. Por Constance, 6.3 out of 10 based on 31 ratings

Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir


18 Responses to “1- Ainhoa. Por Constance”

  1. Luc dice:

    Bien tu relato, Constance. Original, limpio y duro. El ritmo bastante ajustado, sobre todo tras el primer tercio del texto. Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  2. Roberta B. dice:

    Es un relato duro, y más si se piensa que podría ser cierto, que es una realidad que aún vivimos. Quizás le falta un poco de ritmo al principio, un gancho para captar la atención desde el principio, pero luego da un giro brusco que nos engancha, temiéndonos lo peor.

    Te deseo suerte en el concurso, mi relato es el 27, por si quieres echarle un vistazo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  3. LeBron dice:

    Buena historia, contada con anorme pasión y entereza, que no ocultan una larvada amargura inherente al tema social relatado.
    Estilo muy descriptivo, minimalista; gustas de recrearte en los matices y pequeños detalles que forman parte de la intra-historia del relato, y hacen de él un conglomerado de emociones sensitivas que hablan mucho de la naturaleza delicada y apasionada de tu persona.
    El desenlace sorpresivo y potente es un estupendo cierre.
    Muy bien estructurado, con ritmo “in crescendo”, su lectura atrapa.
    Limpio, nada farragoso y con uniformidad en el discurso narrativo.

    Un fuerte abrazo
    LeBron

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  4. Ágata dice:

    Una historia de la faceta depredadora del hombre, que a pesar de todo, intenta llevar una vida normal. El ritmo de la narración va creciendo a medida que avanza el relato y te va atrapando. Engancha. Una buena historia y bien contada, con el ingrediente añadido de la sorpresa final, contundente y atroz que redondea el relato.
    Suerte.

    Mi relato es el 41: “El feudo de Ágata”, te invito a que lo leas si te apetece.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  5. Triana dice:

    Me gustó tu forma de narrar, aunque alguna oración resulte demasiado larga . Impactante el final. Suerte, Constance.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  6. Antístenes dice:

    Olvidar los artículos sólo demuestra estupidez. Teclear en castellano “Ahinoa” es aún peor, No me he permitido seguir leyendo cuando me rechinan las palabras…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  7. Seres Entrópicos dice:

    Como ya te han dicho lo bueno, incido un poco en lo que no me gustó:Un comienzo demasiado melifluo, evidencia demasiado que la tragedia está por llegar. Tiene un buen ritmo narrativo pero es demasiado explicativo, a veces lo que ocurre tiene que hablar por sí mismo sin necesidad del narrador/-a.
    Saludos y mucha suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  8. HÓSKAR WILD dice:

    Una forma distinta de narrar una realidad terrible.
    Mucha suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  9. la ciudad dice:

    Buena narración aunque con un principio un tanto flojo, pero el final es impactante. SUERTE

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  10. Constance dice:

    Gracias, a todos por vuestros comentarios y críticas. Es mi estreno, la primera vez que enseño un relato y vosotros me estáis ayudando a crecer. Gracias también por dedicar vuestro tiempo a leerme y mostrarme cómo podría mejorar.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  11. Cánquel dice:

    Ánimo constance. Yo también me estreno y me destapo ante todos para que me destripen un poco. Me gusta lo que has escrito, tiene altibajos. Hay partes que se leen muy fácil y otras en las que parece que se agolpan palabras y buscas la coma con desespero. El final impacta, entra dentro de las opciones que se esperan cuando saber que se trata de un terrorista y que puede matar a quien sea. Mucha suerte. Ánimo y destripa el mio, que es el mejor y úinco modo de mejorar, gracias a las críticas de todos los que se atreven a colgar sus cosas aquí. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  12. Pan dice:

    bueno, el mio solo es un punto de vista mas. Al terminar de leerlo parece que uno dice, “pobre muchacha, pobre padre, pobre chaval que ha matado a su chica”. Y parece que la conclusión es que los terroristas tienen corazón y no me gusta nada esa conclusión. Yo abogaría porque nunca mas se hablara de ellos, porque eso es lo que pretenden que se hable de ellos y yo creo que debieran permancer ocultos, en la oscuridad. Que solo se hablara de asesinos y de asesinatos, no de terroristas que luchan por algo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  13. Saraiba dice:

    Un tema demasiado cercano y delicado. Bastante bien contado, aunque la explosión peque de demasiado descriptiva.
    Me temo que a todos nos toca demasiado próximo como para sentir la mínima simpatía por el protagonista, por más que lo has intentado.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  14. Constance dice:

    No es mi intención con ester relato junstificar lo injustificable, ni siquera intentar que nadie simpatice con el dolor, y la muerte que generan esos seres sin alma que son los terroristas. Sólo contar una historia, que ha podido suceder en un momento de nuestra trágica historia. Gracias por vuestros comentarios y puntos de vista.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  15. Granizo dice:

    Me parece un buen relato. El tema, está claro, es de los que no pueden dejarte indiferente. Me gusta el planteamiento que haces, aunque coincido con esos comentarios anteriores que resaltan lo de algunos párrafos demasiado largos, lo cual es una pena, porque se pierde el ritmo y la esencia de lo que quieres transmitir.
    Me ha gustado mucho. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  16. Termiapa dice:

    Sin duda un relato que no nos deja impasibles al leerlo. Refleja de manera clara la complejidad del ser humano y como cruzamos las fronteras del bien y del mal sin que la conciencia active nuestras alarmas.

    Enhorabuena Constance, tienes sensibilidad y valentía para abordar la diversa casuística humana. Ánimo y adelante, no dejes de deleitarnos con tus producciones

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  17. Ruiz de la Muela dice:

    En la cuarta línea pones “se percibir”, dónde debería ir “de percibir”, seguro se te ha pasado. En cuanto al relato, a mi en particular me ha gustado, un tema nada repetitivo, original y una historia bien montada, con algo muy importante una lectura fácil. Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  18. Hara Kei dice:

    Hola Constance.

    ¨Hay partes que se leen muy fácil y otras en las que parece que se agolpan palabras y buscas la coma con desespero¨
    Canquel.

    De acuerdo, me he encontrado con partes complejas y largas que me dejan sin respiración. Un lector casual podría perderse en ellas; otros las disfrutamos. Claro, si omitieras algún que otro adjetivo la frase sería más ligera. O, quizá, podrías utilizar conjunciones, las cuales no sólo enlazan oraciones y establecen relaciones entre ellas, si no que ademas otorgan una pausa en la lectura; técnica utilizada por algunos autores. Te dejo un ejemplo y mi gratitud por tu relato y tu comentario; Constance, pulgares arriba:

    ¨Discordantes campanadas a vísperas son las que toca la mercancía del hojalatero en el crepúsculo largo y por el moteado camino del bosque, él encorvado entre las lanzas atravesando las ventosas heces del día como esos viejos proscritos que divorciados de toda corporeidad y obligados a a comparecer en el cielo o el infierno vagan eternamente por las regiones intermedias sin dejar rastro, increados y abominados, acosados por la congoja, por la culpa, o como este melancólico buhonero seguido de cerca por entre monte y pantano por el clamor de sus inconsolables y quejosos cacharros en una perenne maldición sonora…¨

    ¨La oscuridad exterior¨
    Cormac McCarthy

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

 

 

 

 

 

 

 

Pagelines