premio especial 2010

 

may 19

El médico chasqueó los dedos frente a mi. Se me había quedado esa cara de tonto que no sé muy bien cómo describir. Esa en la que te quedas como suspendido y te dicen aquello de “¡eeehh vuelve!”. Sin más volví a prestar atención. Me disculpé y le pedí al médico que me repitiese todo aquello de nuevo. “Mire no tiene mucho que contar. Las enfermedades pueden estar catalogadas, ser más o menos conocidas o simplemente raras. Me temo que estamos frente a una de esas que ocurren muy de cuando en cuando, sin razón aparente y sin más explicación que alguna mutación genética que desconocemos, o tal vez halla sido algo que surgiese por puro azar. Podremos aliviarla y tal vez hasta controlar alguno de los síntomas, pero no conocemos la cura”.

Odio esa manía corporativista de hablar en plural que tienen algunos profesionales “No conocemos, podremos…” algo así como una forma de repartir la culpa entre todo el colectivo y así no tener que aceptar responsabilidades. Pues bien, “no conocían” cura, por no saber, no sabían ni qué nombre darle a ese mal que nos separaba y del que no parecía que hubiese ninguna referencia médica, a no ser que fuera en alguna novelucha de Ciencia Ficción. Era difícil dar crédito a lo que ocurría frente a mi, pero era cierto. Una enfermedad no contagiosa pero que podría matarla al entrar en contacto con algún agente externo. No debería tocar nada que no estuviese tratado siguiendo todo un proceso de desinfección y vivir en un habitáculo especialmente ventilado, completamente hermético, separado del mundo gracias a un colchón de aire.

La pregunta me asaltó con la necesidad de un lactante por el pecho materno “ ¿Y yo qué?” ¿Qué se supone que debería hacer ahora? De golpe y porrazo los pocos planes que se me ocurrían compartir se habían esfumado. Algo tan común como ir a la compra dejaba de ser algo posible. Levantarse por la mañana y tropezarse en el baño, darle una taza de café, porque sí. Algo peor, no poder besarnos, oler su piel salada o rozar su nariz como los esquimales.

De repente me vino encima el recuerdo repentino de lo que me parecieron millones de pequeños momentos que no fui capaz de apreciar cuando los tuve. Cosas que daba por hechas o que incluso rechacé entonces, al creer que eran un exceso empalagoso de cariño. Aquellos bombardeos de besos por toda la cara que me impedían quedarme dormido, o esa manía que tenía por rodearme con sus brazos por la espalda, diciéndome que era un abrazo de oso. Eso no ocurriría más, nunca más. No los podría tener porque el contacto más mínimo con el exterior la mataría sin remedio en poco tiempo. Arriesgar una salida de aquel colchón de aire sería únicamente causa de empeoramiento y esa desmejora, podría descontrolarse, salirse de los cálculos de los médicos. Correr riesgos en una situación así sería jugar a la ruleta rusa. Un paso de más, una inhalación de aire con algún elemento que pudiese afectar a su inexistente sistema inmunológico, podría convertirse en un final dramático, un disparo de bacterias, para nosotros inofensivas, pero que sin embargo la reventaría como a un globo. Se marchitaría a la misma velocidad que un hielo se derrite al sol. Al menos así eran las descripciones de los que la cuidaban y que no daban lugar a alimentar esperanzas de recuperación.

Mis sueños aquellos días eran fáciles de imaginar. Recurrentes soluciones milagrosas aparecidas en Internet, en las que se mezclaban ungüentos milenarios con el último fármaco desarrollado en una estación espacial y que era la solución a los males médicos del siglo XXI. Otras veces, simplemente hacíamos el amor como antes, como al principio, con los tropiezos de ese deseo imposible de controlar, que se presenta de repente y que hay que satisfacer de inmediato. Pero amanecía y ella aparecía tras el colchón de aire, borrosa, ya que el material que nos separaba sólo tenía algunos parches dispuestos para una visión nítida, el resto era más bien de la textura de algunos plásticos industriales, de un blanquecino casi opaco, que dejan adivinar lo que hay embalado en su interior, pero que no se puede ver con claridad hasta que lo retiras. Así era ella ahora, como un paquete con algo precioso en su interior, tanto, que no se podía desenvolver bajo ningún concepto. Uno de esos regalos guardados durante años y que en las películas siempre se dice que han pertenecido a la abuela de alguien.

En los hospitales los días tienen más horas y el aire corre más lento, los sonidos están aplacados y no hay altibajos. Se repite constantemente esa imagen ya palidecida por los años de un cartel en el que se ve a una enfermera pidiendo silencio con unos labios carnosos, cruzados por un dedo puntiagudo y con la uña perfecta. Yo no dejaba de sacarle connotaciones a los dedos, a los labios, a las enfermeras, a las limpiadoras, parecía un adolescente. A pesar de la situación en la que se encontraba ella, no podía pensar en otra cosa, como si la distancia fuese el mejor de los afrodisíacos. Me sentía un poco miserable reduciendo todas mis preocupaciones a algo así, ya que ella estaba en su jaula de plástico y yo sólo podía pensar en cómo salvar ese puñetero colchón de aire para ponerla en adobo. Ridículo, un instinto egoísta dadas las circunstancias.

Esa necesidad al no poder satisfacerse por obligación, se convirtió muy pronto en obsesión y la obsesión te lleva a pensar en las soluciones más peregrinas. De ahí llegó mi curiosidad por saber cuánto medía aquel colchón. 30 centímetros. Esa era la distancia. Habían colocado un abismo insalvable de 30 cochinos centímetros entre ella y yo.

Compartí con ella mis deseos y mi obsesión por volver a sentirla. La razón nos llevaba a la conclusión más lógica, confiar en la medicina y saber que no hay mal que cien años dure, que va a aparecer una cura, que si la ciencia nunca para y que todo esto es una mala coincidencia y que pronto estaríamos juntos de nuevo.

Pero el tiempo pasaba y nada llegaba. Los deseos aumentaban, se hacían más bajos y la distancia nos hacía cada vez más extremistas. Llegamos a descubrir todo un nuevo lenguaje entre lo sensual y lo soez, que curiosamente nos unió por esa complicidad que se crea cuando se comparte algo prohibido. Susurrábamos y nos reíamos como niños cuando creíamos que nos iban a pillar las enfermeras mientras hacíamos lo que para nosotros era amarnos. Aquellas conversaciones subidas de tono nos hicieron sentir que el pudor y el miedo a que descubriesen nuestras conversaciones era un poderoso revulsivo erótico. Pero como todo sucedáneo llegó a cansarnos y aquellas charlas acaloradas, lejos de aliviar instintos, sólo provocaban frustración. Esos 30 centímetros de plástico y aire, eran peor que la más dura de las corazas. Sin esfuerzo alguno se podría romper todo aquel parapeto que la separaba del mundo y al mismo tiempo era un puro disparate hacerlo.

El desánimo no tardó demasiado en llegar. Ella empezó a ver que el aislamiento y aquellos tratamientos la estaban desmejorando. La falta de ejercicio la hizo ganar peso y algunas arrugas aparecieron en su rostro debido a la sequedad a la que se veía obligada por la ventilación del recinto. Envejecía por momentos. La imposibilidad de poder maquillarse por las reacciones imprevisibles que esos productos podrían causarle, negaban un principio básico femenino, la coquetería, sentirse atractiva aunque fuese por el artificio de la pintura. No tardó en recordarme que ella dejaría de ser objeto de mi deseo muy pronto. Que yo no soportaría demasiado tiempo verla estropearse sin volver la vista hacia cualquier otra. Notó enseguida con ese instinto inexplicable femenino y a pesar de mis esfuerzos disimulando, que mis ojos sí que empezaban a perderse mientras conversábamos tras las faldas de alguna. Sus celos no tardaron en volverse casi violentos y sus reproches a ahogarse entre lloros por la impotencia de saber que estaba muy lejos a pesar de verme frente a ella.

Aquella noche yo la velaba entre cabezadas. El aire acondicionado no era suficiente para hacer más llevadero aquel bochorno. Ella encendió la luz del recinto sin decirme nada. Me desperecé mientras veía como con calma ella se incorporaba de la cama y comenzó a asearse. No me sorprendió ya que imaginé que el calor también la impedía descansar. Con mucha calma se vistió y volvió a sentarse en su cama mirándome fijamente. Cuando quise preguntarle por qué se había levantado se limitó a pedirme con un gesto que esperase antes de decir nada.

-         Hola

-         Hola –respodí

-         ¿Me quieres?

-         Claro que sí –dije sorprendido – ¿A qué viene eso? ¿No puedes dormir?

-         Hace mucho que no viajamos juntos. Antes nos encantaba meter cuatro trapos en una maleta e irnos, sin más. Lejos.

-         ¿Te encuentras bien?

-         Mejor que nunca. 

Una sonrisa plácida iluminaba su rostro y tenía un gesto muy suyo que sólo dejaba ver cuando estaba muy segura de algo. Se acercó a la salida del recinto y sin más abrió la puerta que nos había separado durante meses. 30 centímetros más allá,…el viaje más largo de su vida, me dijo:  

-         Tócame…

VN:R_N [1.9.22_1171]
Rating: 7.1/10 (129 votes cast)
145- 30 centímetros. Por Cánquel, 7.1 out of 10 based on 129 ratings Enviar a un amigo Enviar a un amigo Imprimir Imprimir

85 Responses to “145- 30 centímetros. Por Cánquel”

  1. HÓSKAR WILD dice:

    Sencillamente una historia encantadora. Dulce y dura al mismo tiempo.
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  2. Cánquel dice:

    Agradezco tu comentario. La historia pretende eso dejar un final abierto para que el encanto lo ponga el que se lo encuentre. Gracias

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  3. Adafina dice:

    Espléndida la forma, precioso y espeluznante el fondo. Me ha gustado mucho, aunque esperaba el final. Enhorabuena

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  4. Cristina dice:

    Qué responsabilidad…qué bonito y cuánta complicidad entre los dos

    Enhorabuena

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  5. LUCIO ANNEO dice:

    Tu relato consigue crear una mezcla de sensaciones: ternura, claustrofobia. Me ha gustado mucho. Mucha suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  6. Marain dice:

    Un relato interesante, interesante. Tanto en la forma, como en el fondo.
    El final esbozazo, que no expresado, le da un aire poético, etéreo, después de unas descripciones más…”racionalmente” instintivas. Suerte!!!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.3/5 (3 votes cast)
  7. Luc dice:

    Ante todo, el cuento rezuma sensualidad compleja y desinhibida.
    Un relato de amor narrado sin demasiados miramientos, sin empalagos ni concesiones a la compasión, en un escenario poco habitual para temas románticos, ese hospital convertido en un asilo de almas perdidas por culpa de una enfermedad rara.
    El ritmo en dientes de sierra: aceleración, remanso, aceleración…
    Hay un pequeño desliz en un verbo. Revísalo, porque en estos textos tan bien pulidos pican más.
    Muy crudo, Cánquel, pero excelente.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  8. Josefina Gómez dice:

    Excelente.
    Un relato muy inteligente y original.
    Deseo que no sea lo último que lea de Canquel.
    Felicidades.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  9. minerva dice:

    Hola Cánquel, gracias por tu comentario. Me ha gustado tu relato, por la bonita y dura historia y también porque sugieres muy bien el desperdicio de la vida donde nos creemos dueños del tiempo y no valoramos los pequeños momentos. Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  10. BEGO dice:

    Hola Cánquel,
    ¿Tienes guardados en la recámara más relatos así? Me ha parecido una historia preciosa y tengo la sensación de que nos sorprenderás con más.
    Me gusta tu manera de redactar y la originalidad de la historia. Seguro que estás enamorado de alguien especial, y que te motive a escribir algo asi. ¡ Tu relato es brillante!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.4/5 (5 votes cast)
  11. Mati dice:

    Felicidades Cánquel: Tu relato me ha resultado bastante duro e incluso me ha agobiado un poco, pero no he podido dejarlo de leer hasta ese “tócame” que seguramente yo también hubiera dicho. Muchas suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  12. Clara dice:

    Tengo los pelos de punta…hay que vivir al máximo y disfrutar de cada momento!! Prosa unida a la dureza del relato. Enhorabuena, sigue adelante y que no sea el último.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  13. niko dice:

    Una historia muy original ! Me ha gustado mucho. Gracias por este gran momento de literatura

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  14. Enkarna dice:

    Querido Canquel,
    Simplemente maravilloso, original, fresco y lleno de ternura y sensibilidad.
    Mucha suerte, sigue escribiendo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  15. ChusXixón dice:

    Aunque quiero volver a leerlo un par de veces más despacio, te diré que el relato está muy bien construido. La forma tiene una construcción muy cuidada. Me gustan la adjetivación y la descripción, consigues un punto muy bueno que no llega a ser barroco. Me han venido a la cabeza algunos relatos de Cortázar. Enhorabuena y que haya mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  16. Ana dice:

    Muy bonito y tierno, cuando lo lees te das cuenta de cómo son los sentimientos y cómo la vida nos puede cambiar en un segundo…, por lo que hay que vivir plenamente y disfrutar de lo que se vive… Ánimo y lucha por tu sueño!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  17. Marta La Puri dice:

    ¡Espero que no sea el último!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.3/5 (3 votes cast)
  18. Ana Belen dice:

    Simplemente precioso, me ha emocionado y me ha hecho replantearme muchas cosas, a veces nos comportamos como si fueramos a estar aquí siempre y la gente a la que quieres también.

    Un relato precioso muy bien redactado y que consigue emocionar y enganchar a la gente ¡enhorabuena¡

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  19. Esther dice:

    Me ha encantado tu historia, aunque sea un pelín agridulce. Espero que pronto nos sorprendas con otro relato, siempre es agradable un momento de buena lectura.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  20. Angeles dice:

    Desde la primera linea te anima a leer hasta el final. Muy íntimo y magistralmente administrada la cadencia que en este tipo de relatos cortitos es tan dificil de alcanzar. Gracias por estos minutos de belleza.-

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (3 votes cast)
  21. Cánquel dice:

    Mil perdones Luc a tí y a todos. Espero que no HAYA dejado a nadie bizco con mi desliz. Imperdonable. De verdad que lo siento. Gracias a todos por los comentarios, los agradezco mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  22. Ágata dice:

    Muy buena progresión narrativa, porque hay un “in crescendo” que se mantiene hasta el final.
    Una hermosa y brillante historia.
    El título, muy acertado.

    Te deseo mucha suerte.

    Por cierto, agradezco, de veras, el comentario que hiciste a El feudo de Ágata, mi relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
  23. Panzermeyer dice:

    Interesante. Ahora ¿qué idea tienes de lo que es un final abierto?

    Y los lectores… bueno, moderación, por favor… Un relato lineal, con un final previsible, y que hay que pulir un poco en su redacción.

    Por el bien del autor, no mentemos a Cortázar… al menos aún.

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (3 votes cast)
  24. la ciudad dice:

    ya agradecí tu comentario a mi cuento. aquí va el mío a tu relato: Me gustó mucho, se me hizo tierno a pesar de lo cruel de algunas enfermedades, demuestras cómo el amor y los sentimientos y sentidos pueden estar más allá del dolor. te felicito

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  25. nesteia dice:

    Estupendo relato, enhorabuena.
    Además de tratar una historia tan “dura” de forma tan tierna, nos recuerdas esas enfermedades “raras” y lo diferentes que se sienten los que las padecen.
    Gracias, me has hecho pasar un buen momento

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  26. Paloma dice:

    Sencillamente……GENIAL !!!!!!!!!!!
    Historias como esta te demuestran que hay que vivir y disfrutar al máximo cada minuto, cada segundo…….de nuestra vida.
    Es una historial realmente bonita.
    Preciosa, muy fácil de leer y de las que enganchan…..
    Mucha suerte y esperando que nos deleites de nuevo con otra……

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  27. Seres Entrópicos dice:

    En el tramo final la historia gana enteros. Con una introducción tan larga, llena de reflexiones, puede pasar que haya quién no llegue al punto dónde comienzan a evolucionar la historia, los personajes.

    Por cierto, Cánquel, no he entendido muy bien que contestases como lo hiciste a Luc. Deberías estarle agradecido por la sentida crítica que te ha hecho en la que sólo ha destacado algo que a él le pareció mejorable después de muchos halagos. No me pareció de recibo que, de forma velada, se lo reprochases.

    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  28. Esther Chapero dice:

    Qué historia más conmovedora! Es siempre difícil describir el amor sin llegar a ser repetitivo. En situaciones extremas, como en este relato, los sentimientos se viven con mayor intensidad y el final ‘tócame’ es una declaración de amor con mayúsculas…en fin, lo que todos anhelamos. Espero leer mas de este autor. Qué narrativa tan fresca…invita a seguir leyendo!
    Mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.7/5 (3 votes cast)
  29. Belén dice:

    buenisimo! Un relato muy bien redactado! es simplemente la vida misma!.
    Espero que sigas escribiendo!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 2.3/5 (3 votes cast)
  30. Esther dice:

    Relato sobre un tema muy delicado, tratado con mucha sensibilidad lo cual permite transmitir, en pocas lineas, el sufrimiento y la angustia de los dos protagonistas. Mucha suerte!.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  31. Cánquel dice:

    Seres Entrópicos. Creeme que lejos de reprocharle nada, le pido sinceramente disculpas a Luc. He cometido fallos (además de bulto) y los admito. No hay mensaje entre líneas. Quise sencillamente hacer un pequeña broma. El fallo lo ha detectado y le agradezco a Luc y a todos, que hayais tomado tiempo para leer lo que he mandado. Agradezco aún más, todas vuestras sugerencias, mejoras y comentarios del tipo que sean. Son más que bienvenidos. Gracias de nuevo.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  32. Lola dice:

    Tremendamente original, denota un gran talento y lo que más aprecio es la riqueza de detalles descriptivos que hacen que te coloques en el interior del relato. Esperemos que sea el inicio de una carrera dentro de la literatura.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  33. Paloma Xixón dice:

    ¿Final previsible? ¿Por qué hay que imaginarse el final a mitad de relato? Mejor disfrutar del relato, leerlo y saborearlo,,,, y sólo pensar en lo que se está leyendo en ese instante y en los sentimientos que desprende,,,
    a mi me ha encantado,,,

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (2 votes cast)
  34. Maria C. dice:

    Me ha gustado muchísimo este breve relato. La verdad es que, después de leer algunos de los comentarios, es difícil añadir mucho más. Pero añadiré algo que no he leido todavía: “me ha enganchado desde la primera línea”. Hoy en día, desgraciadamente, cada vez tenemos menos tiempo para leer asi que es importante que la lectura te parezca interesante, que “te enganche” y que devores el texto y no puedas parar! Pues a mí me ha ocurrido eso con 155-30 centrímetros! Otro punto importante es que me ha hecho pensar y recapacitar: qué verdad más grande, no apreciamos lo que tenemos hasta que dejamos de tenerlo. Suena a “topicazo” pero, por lo que pueda valer, este relato me ha hecho pensar “hoy” y me ayudará a apreciar un poquito más la belleza de lo cotidiano. Mucha suerte, estaré esperando el siguiente relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  35. Luc dice:

    Para Seres Entrópicos: muchas gracias, de verdad; es muy reconfortante hacer amigos hasta desde el anonimato.
    Para Cánquel: no hay motivo de disculpas. La mayor pega de comunicarse solo por escrito es la imposibilidad de recoger todo aquello que recubre el lenguaje oral y que a menudo constituye el núcleo de la intención de unas palabras; el tono y las inflexiones de la voz, el gesto de la cara, el movimiento de las manos y del cuerpo, una sonrisa a tiempo, un guiño, etc.
    Por eso, y más allá del asunto del verbo (sin importancia) y de cómo se haya interpretado, pienso que es siempre preferible en estos foros, y en otros de la misma cuerda, no hablar nada de sí mismo, poco de los demás y mucho de los relatos (que en definitiva es para lo que entramos en la web).

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  36. Gaseoso dice:

    Un relato muy interesante, inquietante y sin embargo con un final ¿esperanzador?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  37. Robertin dice:

    Un buen principio para una gran obra. Quizás sea el prólogo perfecto para 300 páginas más, acerca de lo que nos debe preocupar de verdad.
    No desesperes.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  38. Alfonso dice:

    Excelente relato. Muy original. Muy bien, Canquel.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  39. NuriSan dice:

    Gracias Canquel. Realmente he disfrutado leyendo cada palabra de tu relato. Describes de una forma tan sencilla y realista cada sensación y sentimiento que te atrapa de forma inmediata. felicidades!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  40. Rosa azul dice:

    Tu forma de redactarlo hace que nos metamos en tu relato ya en la primera línea. Yo he sentido agobio por los dos, desde el principio hasta el final. Te deseo mucha suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  41. Pablo de Unamuno dice:

    Es cómo condensar Ensayo sobre La Ceguera de Saramago en unas líneas ¡impresionante!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (2 votes cast)
  42. Patricia dice:

    Me ha gustado mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
  43. Marco dice:

    Canquel me ha gustado mucho tu relato , he sentido una mezcla de emociones muy dispares. Espero que te animes y nos escribas tu final

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.5/5 (2 votes cast)
  44. Emilia dice:

    Precioso, amargo y dulce como muchas veces suele ser la vida, pero que al final lo que triunfan son los sentimientos. Te animo a no dejar de escribir.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  45. Rocío P. dice:

    ¡¡Muy, muy hermoso!! ¡Qué dura es en ocasiones la vida, y con qué gran valor se enfrentan a ella algunas personas, como las de este relato! Me ha encantado, te deseo mucha suerte en tu andadura como escritor.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  46. Ojos Oscuros dice:

    Cánquel, me gusta mucho tus detalles descriptivos. La historia está bastante bien pues sacas de la manera que puedes el lado positivo de una situación bastante agobiante. ¡Enhorabuena y suerte compañer@!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  47. Constance dice:

    La sensibilidad que derrocha la historia es exquisita. Gracias por dejarnos compartirlo contigo y muchísima suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  48. avatar dice:

    ¡Uf! qué relato más duro, pero a la vez tan real para muchos. El final valiente y esperanzador. Rebosa emotividad.
    Me ha gustado
    Suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  49. Abeja dice:

    Cánquel: te han dado tantos elogios, que no me han dejado ninguno para mí.
    Te diré lo que me has trasmitido… ganas de aprovechar la vida.

    Un abrazo: Abeja.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  50. Roberta B. dice:

    Me gusta el relato, sobre todo la sensualidad y erotismo que rezuma, a pasar de las circunstancias en las que se desarrolla la historia. Es triste y hermoso a un tiempo, emociona. Para mí, sólo con eso ya sería un buen relato.
    Suerte en el certamen.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  51. Blanca dice:

    La historia es muy original, de las que llegan al corazón, pero lo más bonito es la forma en que está escrito el relato. Me parece que escribes fenomenal y es una pena que no te dedeques más a cultivar ese talento que salta a la vista (nunca mejor dicho) con esta historia con la que nos has deleitado. Animo y espero que nos sorprendas con más relatos.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 4.0/5 (1 vote cast)
  52. Francis Drake dice:

    Buena historia de ficción, que se agarra a la tierra por la crudeza con la que el protagonista expresa sus pensamientos. Siempre me alegra encontrar relatos que aportan un enfoque diferente y que se escriben sin complejos, sin melancolía empalagosa ni suspiros ahogados.
    Por cierto, el “halla” del primer párrafo debe ser “haya”. Siempre me saltan a la vista este tipo de errores, qué le voy a hacer…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  53. Maite dice:

    Me gusta tu forma de describir el deseo y la necesidad de la presencia del otro, es una buena reflexion sobre el amor y sobre un sentimiento humano muy profundo, y mas comun de lo que parece, de querer vivir los ultimos instantes de nuestra existencia en la felicidad de poder hacer lo que cada uno de nosotros consideramos la vida verdadera, enhorabuena!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  54. Atenea de Fuego dice:

    Reflejas maravillosamente el amor, la melancólia, el miedo al olvido…
    Muy bonito.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  55. Ruiz de la Muela dice:

    Has conseguido crear una atmósfera bastante creíble. En general me parece un buen relato, bien llevado, sin caer en lo fácil, sin ser demasido sensiblero. Felicidades

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  56. A dice:

    La historia Me ha gustama muchisimo Canquel. Me ha hecho pensar en las cosas simples de la vida. En el carino que recibo todos los dias y que muchas veces no lo aprecio. Me encantan las historias que me tocan y en las que yo me puedo relacionar con ellas. Para mi como lectora la historia tenia moraleja. El final es perfecto, es real, me a encando. I did share a tear, but don’t tell anyone. Suerte y felicidades!!!!!!!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
  57. Retamar dice:

    Estupendo , me ha encantado. Felicidades

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
  58. Violeta Nerolí dice:

    Hace poco ví o leí (no recuerdo) el caso de una chica con esta enfermedad, ella si podía compartir con su pareja despues de grandes aislamientos al entrar en casa, tu relato me ha llevado más alla de lo que pude percibir, pero que imaginé cuando supe de su historia, quien no arriesga no vive…
    Suerte!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
  59. giorodo dice:

    Siempre es agradable poder detenerse en medio de la vorágine diaria y poder volar unos minutos leyendo algo tan tierno como esto.
    Muchas gracias por esos momentos y suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  60. Raquel dislok2 dice:

    Suerte y gracias

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  61. Marisol Carrera dice:

    Gracias por recordarme que lo mas maravilloso que tenemos, son los momentos que podemos compartir con las personas que queremos.
    Un abrazo fuerte y sigue escribiendo con el alma. Marisol

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  62. Paz Villaverde dice:

    Gracias Canquel por darme la oportunidad de leer esto. Me siento parte de muchas situaciones como estas aunque sea a la otra orilla del rio. La de los plurales. Y nunca, nunca sabes lo que tienes que hacer. Mucha suerte

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  63. Toño dice:

    Lo he leído cuatros veces….y creo que al final lo he entendido….estoy por asegurar que fué el mayordomo…creo que si….;)

    Muy guapo canquelin…muy wapo….y muy triste…igual no tanto por el relato en sí, que lo es, sino por la cantidad de cosas pequeñas que se convierten en habituales y que la echas un montón de menos cuamdo te encuentras a 30 cm del día a día…

    Ya me firmarás un autografo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  64. silvia dice:

    Muy bueno Canquel!!!. Es dulcemente duro. Vamos a disfrutar cada momento; a tocar e incluso morder la vida.
    Un besín muy gordo y suerte !!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  65. martuxi dice:

    está fenomenalmente escrito, te engancha desde el principio y la historia es preciosa, enhorabuena!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  66. Tista dice:

    Los diálogos mal escritos hacen daño a la vista.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  67. Chus dice:

    Muy bueno, sí señor…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  68. Almudena dice:

    Enternecedor!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  69. Fatima dice:

    Me encanta, a ver si tienes suerte!!!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  70. Marga dice:

    Es un relato donde el autor deja entrever de forma maravillosa la amargura de la frustración por lo perdido, la soledad y la desesperación. Normalmente leemos o escuchamos la versión del enfermo, pero ¿qué pasa con el que te acompaña durante la enfermedad? ¿cuáles son sus desvelos? ¿cuáles sus sufrimientos? Aquí tenemos la oportunidad de verlos. Por fin alguien se ha hecho eco de ellos. Ese sufrimiento del compañero puede ser tan grande que al propio enfermo puede trastornarle más que su propio mal. Y ese es el final de esta historia: una historia donde el riesgo a perder es mayor que el riesgo a morir. Gracias al autor por regalarnos un relato tan tierno.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 1.0/5 (1 vote cast)
  71. Helena dice:

    ¡Qué importantes son los pequeños momentos, los detalles, las miradas, los gestos..! ¡Y qué ignorantes somos que sólo cuando nos faltan aprendemos a valorarlos! Esto es lo fantástico de este relato, que nos permite hacer un examen de conciencia sobre lo que realmente importa en la vida. Esos momentos de intimidad, de rutina que se plasman en un olor, una textura o un sabor son lo que dan sentido a la vida. Eso lo sabe la protagonista de esta historia… y yo también… ahora lo he recordado gracias a ella…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  72. La hermana de la Puri dice:

    Me ha gustado mucho.
    Aunque yo no hubiera esperado tanto a mandarlo todo al carallo!!!!!!!
    ;-)
    Un besito

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  73. Sote dice:

    Muy bueno, espero que sigas por ahí. Un abrazo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
  74. Javi dice:

    Muy bien escrito la verdad. Me ha gustado mucho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  75. Concha dice:

    Realmente hermoso y sensual. Y como el buen suspense, con una inquietante puerta al final del relato.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  76. Alfonso dice:

    Un final tan bonito como triste ¿o es tan triste como bonito?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  77. VIOLETA dice:

    voto por este relato

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  78. Emily Spencer dice:

    Cánquel:

    ojalá hubiera tenido más de un voto. Entre estos relatos finalistas hay dos más a los que me hubiera gustado votar.
    Uno es el tuyo.
    Suerte.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  79. Álvaro dice:

    Excelente historia, conmovedora y emocionante. Me ha atrapado enseguida.
    Me ha gustado mucho la visualidad, y la tensión que se ha liberado hasta el último instante, aunque previsto, sorprendente.
    Una historia sobre lo que realmente importa en la vida.
    Muy bien, Cánquel!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  80. Cánquel dice:

    Gracias a todos de verdad por vuestros comentarios tan positivos. Me alegra ver que cada uno tiene su propia lectura. Que hay quien se ha parado a pensar un poquito en lo mucho que tenemos que agradecer y no lo hacemos. A mi también me apena no poder votar a más de uno. Coincido en que hay historias que no han llegado hasta aquí, que se lo merecen tanto o más que cualquiera de las que sí lo han hecho.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  81. carolina dice:

    Muchas gracias por el deleite, espero no llegar tarde, besotes

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  82. Arponero dice:

    Como soy el último en llegar, poco (más bien nada) puedo añadir a los elogios vertidos sobre tan formidable historia. Mi sincera enhorabuena, Cánquel. Y eso que las primeras líneas no acabaron de engacharme. Por eso considero que, en lo que a mi opinión se refiere, el mérito es doble: su interés (y casi añadiría que calidad) aumenta en cada renglón, hasta llegar a ese final esperado pero tan poco efectista. Seguro que su relato que también lo escoge el jurado. Y yo estaré encantado cuando lo vea publicado entre los mejores.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  83. Constance dice:

    Voto por este relato

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  84. Saraiba dice:

    Una historia muy bien contada y no tan previsible como alegan algunos.
    Enhorabuena.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
  85. Poch-olin dice:

    Un gran relato… dinamico, entretenido y ameno… como si alguien te lo estuviera contando solo para ti…

    Mucho animo

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

 

 

 

 

 

 

 

Pagelines