V Certamen de narrativa breve - Canal #Literatura

Noticias del III Certamen

15 abril - 2008

188-Las Parinas de Vilama. Por Valentín Tirofijo

En un recóndito lugar de la puna de Jujuy, al resguardo de la cordillera del Dulce Nombre, cerca del cerro Zapaleri -una cunbre que marca el límite tripartito entre Argentina, Bolivia y Chille- allí debajo de esos faldeos se ubica la laguna Vilama.
Por la altitud y aislamiento, la región quizá sólo habrá sido hollada por el turismo aventura pero, hace más de cuarenta años, cateábamos allí posibles reservas de boratos debajo de sus aguas pandas, frías y salitrosas. El paisaje gris apenas estaba coloreado por el rosado plumaje de centenares de flamencos, que en esa región se conocen como «parinas».
Las parinas pasan sus días presumiendo con sus cuellos largos, flexibles y elegantes cuando no están hundiendo sus cabezas en el agua para con sus corvos picos, escarbar el barro del fondo para extraer su alimento. Además mantienen sus largas patas elegantes en constante movimiento porque, a cuatro mil quinientos metros de altura, el agua permanece casi rayana en el punto de congelamiento.

Por las noches el frío es más intenso, entonces la colonia se apiña en grupos familiares persistiendo en el colectivo movimiento de sus patas para evitar que el agua se congele a su alrededor, ya que al día siguiente deberán seguir hurgando el barro del fondo para subsistir.

La oscuridad es el peligro por la vecindad de los zorros andinos que, a la distancia durante el día, pudieron estar acechándolas para intentar atacarlas por la noche. Habitualmente antes de la madrugada estos predadores se acercan en silencio por sobre la escarcha para amagarlas con sorpresivas embestidas.
Generalmente logran buen resultado ya que provocando pánico y sobresalto en la colonia, alguna parina se aleja del grupo y del agua removida intentando escapar. La circunstancia resulta fatal ya que a medio volar, casi corriendo, al apoyar las patas mojadas sobre la escarcha, estas se le congelan al instante dejándolas pegadas a la superficie helada.

Un ave echada, impedida de moverse, pronto será arrastrada por el cuello hasta la orilla, donde las crías de la zorra esperan para darse el banquete.

Regresaba de mis investigaciones mineras en ese páramo desabrigado, cuando supe que la «parina curaca» o sea la más anciana y experimentada de la colonia, había convocaba a una asamblea en busca de hallar solución a los ataques del zorro. Se supone que de estas reuniones multitudinarias sólo surgen ideas torpes y equívocas pero en Vilama sucedió algo paradójico: una parina joven que venía observado nuestro trabajo de geólogos aseguró a sus camaradas que, toda la laguna era apenas un charco poco profundo y que, con el esfuerzo colectivo podrían lograr la solución.
Sin duda con vocación tecnológica, propuso que esa noche la colonia no moviese las patas: debían dejarlas quietas hasta que el agua se congelase alrededor de las zancas delgadas y elegantes. Las parinas quedarían plantadas y firmes en medio de esa base helada, aunque el zorro anduviese merodeando por la vecindad.

Fue así que todas se mostraron tranquilas y confiadas a la espera del total congelamiento y de la consigna pactada: un bronco graznido que daría la parina curaca sería la seña acordada para que todas, respondiendo al unísono con sus graznidos, iniciasen el despegue al mismo tiempo.
Con el total movimiento de sus alas, la colonia inició el aleteo que al principio fue un simple meneo acorde de remos emplumados para luego de trepidar logrando despegar el hielo del suelo e iniciar el vuelo. Fue así que el lago congelado se elevó por los aires al empuje enérgico de millares de alas.
En masiva escuadrilla apiñada las aves hicieron el riesgoso vuelo nocturno dejando allá abajo en medio del arenal, sola anonadada y cada vez más pequeña, la figura de una zorra con sus cachorros. El enorme cristal de agua escarchada se elevó por encima de las cumbres de la cordillera del Dulce Nombre hasta que tomó rumbo al poniente.

Antes de perderse en el cielo, al pasar delante de la luna llena, la luz fría de la enorme moneda de plata trasparentó la reverberación rosada del plumaje de las aves.

En azarosa recalada la bandada aterrizó del otro lado de la cordillera, en un lugar bajo y sin nombre, en pleno desierto de Atacama. Los chilenos aseguran que milagrosamente en ese lugar tan seco, surgió una madrugada una laguna nueva que pronto se llenó de parinas rosadas que escarbaban el barro por debajo del agua.

Nunca regresé a esos parajes que descuento siguen tan inhabitados como antes, pero si alguien va por allá, es poco probable que se entere donde quedaba aquella laguna Vilama.

Ni siquiera los taimados zorros recordará el lugar, pues dicen que muchos, famélicos, se marcharon rumbo a la quebrada de Humahuaca, cuando se enteraron que las ingenuas gallinas tenían la costumbre de dormir en las ramas de las higueras.

187- A destiempo. Por Tibetana
189- El anciano andrajoso y el todopoderoso Guluphatep se enredan en combate mortal. Por Dersu


21 votos, promedio: 3,57 de 521 votos, promedio: 3,57 de 521 votos, promedio: 3,57 de 521 votos, promedio: 3,57 de 521 votos, promedio: 3,57 de 5 (21 votes, average: 3,57 out of 5)
No puede votar si no es un usuario registrado.
Cargando…

Participantes

eduardo:

Valentín hermoso cuento, donde se rescata la solidaridad colectiva para solucionar un problema. Estos son los cuentos que marcan un camino: el de la solidaridad en este caso. Me encantó la imaginación final donde las parinas se vuelan con la laguna pero también los zorros encuentran su alimento en el sabio equilibrio que los hombres debemos aprehender de la naturaleza. Te felicito y mucha suerte. Un abrazo.


eduardo:

Valentín hermoso cuento, donde se rescata la solidaridad colectiva para solucionar un problema. Estos son los cuentos que marcan un camino: el de la solidaridad en este caso. Me encantó la imaginación final donde las parinas se vuelan con la laguna pero también los zorros encuentran su alimento en el sabio equilibrio que los hombres debemos aprehender de la naturaleza. Te felicito y mucha suerte. Un abrazo.


Lilian:

excelente relato fantástico donde se justifica la aparición de un lago donde no había en un tiempo y lugar que puede ser tranquilamente el actual. Se mezcla la fantasía con la posibilidad de que ciertamente sucedan realmente.
Lili


Pedro L.Robertie:

Voto por un cuento naturalista sin truculencias ni escalofrios.


Silvana:

Pongo mi voto a tan hermosa imaginacion con toques de la realidad en tan sabrosas palabras volcadas en este cuento que vale la pena leerlo..Maravillosa historia


Beatriz:

Este cuento tiene muchos valores, pero voy a destacar la asamblea de aves, que por su colectivismo y resolucióhn habla de una democracia directa superior a las actuales conocidas, que me ilusiona por su ejemplaridad.
Beatriz.


Ricardo:

Exquisito relato, lleno de fuerza, sobre una de las regiones más desoladas del planeta. Una metáfora de luz y color sobre el medio ambiente y las relaciones entre la gea y la biota, con pinceladas de humor, dignas de un artista. Felicitaciones y voto calurosamente por este texto.


miguel guerrero:

Excelente 5 puntos sobre 5.


Eddy:

Muy bueno porque amalgama la imaginación propia del paisano con una pincelada real de la vida y el comportamiento del ecosistema del altiplano.


OLAROZ Y TURILARI:

Solam,ente un románticio puede excribir así de la puna andina Felicitaciones
Marques de Olaróz y Turilari


Emilio:

Hermoso cuento. Gusta la sencillez y frescura del relato y la imaginación para que las pobres parimas salven su vida. 5/5


oscar nilus:

Observación vivida,imaginación social y traslado de fantasía se describen en este cuento breve ,con fondo descriptivo del maravilloso norte argentino. voto por este relato


Guillermo:

Voy a votar por el cuento de las «parinas»puneñas,porque es un texto atrapante que exalta valores sociales colectivos que nunca deben olvidarse


Carlos R. Ballester:

Este cuento de las parinas me pareció encantador, la imaginación del que lo lee, vuela junto con las aves, parece ver el resplandor del sol en el desierto, y disfrutalo!!


m l carou:

excelente narración. voto a favor


fernando musella:

Este hermoso cuento me recuerda a alguna charla que tuvimos,donde recordabas historias de esa zona y yo las imaginaba como ahora .fernando musella.


Ana G. Lelong:

Felicitaciones ! Buenìsimo!!


marcela moca:

Al leer este cuento me transporté inmediatamente a la puna.Descriptivo,fantástico y rescatando valores olvidados…EXCELENTE VOTO POR EL!


Paula Reverberi:

Me encantò el cuento por su sencillèz, encanto, magia e imaginaciòn. Tambièn me emocionò mucho ese sentido amplio de la solidaridad en las parinas, tan olvidado frecuentemente por los seres humanos. Un beso y felicitaciones Tirofijo !!!


Andres Tirolongo:

muy bueno su relato don Tirofijo. Creo que su cuento fusiona lo real con lo ficticio en forma prolija y estimula la imaginacion. A mi por ejemplo se me ocurre pensar que las parinas podrian ser los miles de profesionales que emigraron al norte mientras que los zorros, esos cuadrupedos enemigos de los granjeros y aun obsesionados con lo Rosado, hoy merodean una Casa que queda en los Buenos Aires.


Envia tu comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.