V Certamen de narrativa breve - Canal #Literatura

Noticias del III Certamen

10 abril - 2008

140- El día Libre. Por Erithea

Miró al cielo con profunda gratitud. Primer día libre que le concedieron en el psiquiátrico, después de dos años de terapias intensivas, y de resultados satisfactorios en las modificaciones de conducta impuestas por los especialistas.
Durante el largo trayecto que distaba de su casa se bebió la mitad de una botella de whisky, que reposaba inquieta en la guantera del vehículo. A diferencia de otras veces, no maldijo el triste paisaje que la noche se reserva para esos barrios marginados de las grandes ciudades, barrios carcomidos por sus propios inquilinos; por sus burdeles portátiles y sus farolas castradas desde el primer día que las parieron, para que no pudiesen delatar lo que nadie deseaba ver. En esta ocasión no maldijo, porque hoy el paisaje no existía para él, ni los burdeles ni las farolas. En su cerebro solo habitaba la representación mental de una escena, que pocos minutos más tarde acontecería en su casa. Dependía del whisky como factor fundamental en su intento por alcanzar un estado de ánimo óptimo, y que sus células enmascaradas estuviesen entrenadas para un eventual combate dialéctico. ¿Estaría su hijo despierto? Se preguntó entre palpitaciones disfrazadas por un recuerdo tormentoso y agrio. Por culpa de la hora, le dedicaría la noche a su amada y toda la mañana del domingo al pequeño.
 Subió las escaleras asfixiado, aguantando la respiración por una quemazón hiriente que le taladraba el estómago. Después de comprobar con satisfacción que sus antiguas llaves abrían la puerta sin ninguna dificultad, suspiró hondo para soltar todo el aire contenido. Sentía miedo, quizá la primera vez que el encuentro con su compañera le producía un hormigueo por dentro de difícil explicación; miedo que desapareció al encontrarla en el dormitorio, tendida en la cama, aterida y ensimismada entre este mundo y el otro, con sus profundos ojos negros congestionados de tanto llorar.
–¿No me das un beso de recibimiento? –le dijo en tono burlón.
Un grito de terror escapó de su garganta al contemplar tan inesperada visita, y como pinchada por el mismísimo diablo, se levantó rápidamente, secándose las lágrimas con sus propias manos. 
–¿Qué haces aquí?  ¿Cómo te atreves? –la expresión del miedo rasgaba su rostro– ¡El juez dictó una orden de alejamiento! –reprimiendo cuanto puede su palpable hostilidad y con un imperceptible temblor hurgando en sus adentros, buscaba el documento en uno de los cajones de la mesita de noche, sin encontrar nada.
–Me han dado libre el fin de semana para que lo pase en familia, contigo, que eres mi amor, así que no me lo hagas más complicado, solo quiero estar junto a ti.
–Vete o llamo a la policía ahora mismo. No puedes entrar en esta casa cada vez que te plazca.
            –Será difícil que llames porque si te fijas bien, el cable ha desaparecido. No tendrás que pagar más facturas de teléfono, pero deja ya esa mirada acusadora y prepara algo de comer que estoy hambriento.
Viendo la reacción despectiva e indiferente de ella, se marchó a la cocina, en donde se preparó un bocadillo con lo que había en el frigorífico. Dejándose acompañar por la botella de whisky, se dispuso a ver la televisión como si se tratara de un día cualquiera de años atrás. Después de un largo rato, María salió de la habitación en busca de un poco de agua, porque necesitaba el somnífero que cada noche le permitía dormir varias horas, no muchas, solo las necesarias para evadirse de un sufrimiento vitalicio.
 –Ahora que estás más tranquila supongo que me contarás por qué lloras, aunque siempre has sido de lágrimas fáciles –le dijo sin dejar de mirar la televisión.
–No tengo ganas de escuchar estupideces –se esforzaba por esconder su mirada– Cuando te vayas, procura que la puerta quede bien cerrada.
–¿Cuándo me vaya? No me pienso ir hasta mañana, después de ver a mi hijo.
–¿Para qué te sirve el psiquiátrico? –Su perplejidad aumentó por segundos– Quiere ver a su hijo, Dios mío, ¿no te han bastado dos años para aceptar que tu hijo permanece en el hospital?
–¡Eso no es verdad! ¡No vuelvas a blasfemar sobre mi hijo! En estos momentos duerme en su cama…
–¡Estás cada vez peor! Entra en su habitación y lo compruebas tú mismo –Hace intento de sujetarla por un brazo– ¡Déjame en paz! –le dijo con voz compungida y marchando de nuevo hacia el dormitorio.
–¡Es mi hijo, y quiero que mañana lo levantes a primera hora para que pueda estar con su padre! No voy a tolerar que le alejes de mi compañía.
–¿Ahora es tu hijo? –Le gritó María con desespero y regresando a la sala– ¡Tu amado hijo! No tienes vergüenza, eres un asesino, estuviste a punto de ahogarle en un palmo de agua, porque la criatura tenía que aguantar la respiración más que nadie, ¡Era el campeón! Mientras, tú, pasándolo en grande, haciendo apuestas con tus perversos amigos sobre el tiempo que aguantaría tu hijo, sin importarte las lesiones que le estabas provocando en el cerebro… ¡Eres un sádico, un enfermo mental! ¡Estás loco! ¡No tienes a nadie, solo al whisky! Ya me da igual lo que hagas o lo que digas, porque me voy…
 –Manuel se interpuso entre ella y la puerta, mostrándole una amplia e irónica sonrisa –¡Tú no sales de esta casa hasta que yo lo diga!– Le gritó propinándole un guantazo –Soy el único que toma decisiones aquí.
Dolorida por la brutal agresión y con la resignación acostumbrada, María se limpió la sangre que manaba débilmente de la comisura de sus labios y con apresurada mansedumbre marchó a la habitación. Mañana se iría de aquella casa para siempre. Quedaba claro que no iba a respetar la orden de alejamiento, y su presencia los días libres solo le podrían acarrear más desgracias. Manuel regresó al butacón, con la botella de whisky en su poder y el mando de la tele como juguete favorito.
–Todas son unas putas… ¡Todas! –Gritó trabando las palabras con una notable ronquera— ¿Qué sería tú sin mí? ¡Una desgraciada! De burdel en burdel ganando una miseria para mal vivir, porque solo sirves para eso, ¡Puta!
Con visibles muestras de cansancio se dejó caer en el butacón, soltando un eructo con todas sus fuerzas. Pasaban las tres de la madrugada cuando decidió acostarse. Como en antaño, lo haría en la cama de matrimonio, junto a su mujer. Con más dificultades de las previstas consiguió levantarse y con evidente torpeza se dirigió hacia el dormitorio, cuya puerta se hallaba encajada para evitar posibles desperfectos, y pensando que con una orden judicial a sus espaldas, todo se quedaría en bravuconerías y muestras de autoridad para alimentar su ego personal.
Con inusitada pereza se desabrochó los botones de una descolorida camisa que visiblemente le quedaba estrecha. Al girar su pesado cuerpo, y debido a la tenue luz que traspasaba las diminutas ranuras de la persiana, pudo apreciar en el extremo opuesto de la cama, la esbelta figura de su compañera, sin apenas ropa y luchando por conciliar un sueño que desde hacia tiempo se le negaba. Acostada con el rostro vuelto hacía él, pensó que era más hermosa de lo que recordaba. Sus largos cabellos estaban extendidos sobre la almohada, y el aroma de un cálido perfume envolvía a un atractivo cuerpo, en donde los diminutos e introvertidos ojos de Manuel, cargados de lujuria, quedaron varados por una eternidad, desbordándose su excitación al observar unos muslos blancos y apretados, en postura insinuante y provocativa.
Después de quitarse los pantalones y con extremada delicadeza, apartó la sábana para deslizarse suavemente hacia ella. Con el deseo desbocado en sus pupilas, le transmitía que había llegado el momento de vengar toda burla y desprecio soportado. Buscó uno de sus pechos y en pocos segundos, su gruesa y áspera mano izquierda se posó con aplomo en las entrepiernas de María, al mismo tiempo que, unos incontrolados labios mordisqueaban sus henchidos pechos. No le hizo falta abrir los ojos para comprobar los perversos fines de Manuel. Al sentir la brutalidad del primer contacto saltó despavorida de la cama, para refugiarse ingenuamente en el pequeño armario del baño.  ¡Vete y déjame en paz! Le gritó indignada y casi sin aliento. A pesar de los avisos de sus amigas, Manuel nunca mostró signos de perversión sexual.
–¿Marcharme yo de mi casa? Vamos nena, no digas tonterías, que estás muy guapa, quítate esa ropita… –las palabras adquirieron un tono siniestro– Me apetece poseerte esta noche y ahora mismo; todo lo demás me trae sin cuidado.
De una tremenda patada destrozó el pomo de la puerta del baño y, mirándola de arriba abajo, se dirigió lentamente hacia ella, con llamativos movimientos obscenos y sin darle opción a rehuirle.
–¡No! ¡Por favor, hoy no! ¡La próxima vez haré lo que tú quieras, pero hoy no, por favor! –le suplicó con voz entrecortada.
Excitado como nunca María le había visto, embrutecido y aparentando no escuchar nada, prosiguió sin escrúpulos en busca de su presa. Sin demasiado esfuerzo la levantó en peso, para dejarla caer de nuevo en la cama y recostar su cuerpo sobre el de ella. Una de sus manos se paseaba impúdicamente desde la pelvis al pecho, a la vez que cuello y pezones quedaron impregnados de una pegajosa y macilenta saliva. Para nada sirvieron las lamentaciones en un último intento por disuadirle; tuvo que claudicar, sin condiciones, ante las embestidas descarnadas de un descontrolado y enrevesado salvaje; ni tan siquiera se le escuchó quejarse, pues en el momento de la penetración, el jadeo de éste era insoportablemente grotesco y rudimentario.
Una vez satisfechas sus apetencias sexuales y en completo estado de extenuación, se apartó con zozobra hacia el otro lado de la cama. ¡Cualquier puta de la calle me daría más placer que tú, hija de perra! Le dijo poco antes de escucharse los primeros ronquidos.
María estaba acostumbrada a toda clase de humillaciones, pero nunca se había sentido tan desgraciada como en esta noche, violada por su compañero. Ni tan siquiera se cubrió. Permaneció inmóvil, desgarrada por la salvajada, y con infinitas lágrimas deslizándose por sus dolientes mejillas.
Al día siguiente volvería la paz a su vida, paz truncada en lo más hondo de su ser por la enfermedad de su hijo; y truncada hoy también por la libertad provisional que le habían concedido a un violador por sus grandes progresos para una futura reinserción social. 

139- Es lo mejor para todos. Por Bastet
141-Perturbación. Por Duveral


244 votos, promedio: 4,37 de 5244 votos, promedio: 4,37 de 5244 votos, promedio: 4,37 de 5244 votos, promedio: 4,37 de 5244 votos, promedio: 4,37 de 5 (244 votes, average: 4,37 out of 5)
No puede votar si no es un usuario registrado.
Cargando…

Participantes

Juan:

excelente el desarrollo de la trama y el perfil de las dos personas. Todo es tan real como la vida misma. Mis mas sinceras felicitaciones


agapito:

saludos ,el autor vive la mala experiencia de la poca seguridad de las leyes que devieran de protejer a las personas y por deficiencias en las leyes son maltratadas ,mujeres.niños sufren a diario, Te felicito por esta narracion atentamente agapito sosa
republica de panama.


Rita:

Es una historia que narra una realidad que sufren muchas mujeres con la subestimacion de parte de hombres muy egoista o enfermos. Por eso mis felicitaciones al autor por tan exelente exposicion de los personajes.


AMPARO BLANCO:

Desgarradoras escenas, muy bin desarrolladas. Cruel réplica de la dolorosa situación que padecen muchas personas en los tiempos tan avanzados que presumimos vivir en muchos otros aspectos, pero con leyes aún, muy deficitarias en éste, mal llamado «de violencia de género». Felicidades.


Lilian Cabrera:

100% realista, FELICITACIONES, estas cosas acontecen ,mucho mas seguido de lo que muchos imaginan y lamentablemente seguiran pasando, a menos que hagamos algo al respecto.


susy:

A mi me paso algo parecido, fui maltratada dos años por un presidiario…encontre a lo ke yo creia el amor de mi vida tube un hijo y lo perdi, fui violada «no por el»…y ni las pastillas mezcladas con alchol me hacian sentir que habia vida fuera…solo momentaneamente era feliz con mi amor, pero el no se daba cuenta de lo que era mi vida y necesitaba ayuda…hace dos meses que no lo he visto…ni sikiera m pidio perdon………..


Alba Valencia:

Felicitaciones por su trabajo


Erythea:

Muy agradecidos a todos por vuestros comentarios. Uno escribe para ser leido y transmitir algo en su lectura. Creo que he cumplido mi objetivo con creces y me siento realmente satisfecho y tremendamente agradecido por vuestros votos. El tema que planteo es que en esta sociedad no hay puntos intermedios, o todo blanco o todo negro, y nos equivocamos. La reinserción social esta muy bien pero solo en ciertos casos, por desgracia hay mentes que por mucho que nos empeñemos nunca podrán tener una reinserción, y las consecuencias de esta equivocación la sufren personas inocentes, victimas de unas leyes que solo entienden de estadisticas y no de personas.
Gracias a todos


Erythea:

Susy siento mucho lo que te ha sucedido, veo que eres un reflejo de la protagonista del relato, María, pero por desgracia ¿cuantas Marias tenemos en nuestra sociedad? Creo que muchas, pero desde aqui solo puedo darte ánimos, que luches por restablecer tu vida y que intentes borrar de tu memoria todo lo malo que te ha ocurrido.
gracias y adelante en la vida


Norma Jean:

Estoy de acuerdo en que la historia es desgarradora y muy actual, pero debo disentir en el estilo. La mezcla de los tiempos verbales en pasado y presente no ayuda a la comprensión; existen, al menos así lo creo, importantes carencias de puntuación y faltan algunos acentos. Un lavado de cara no le vendría mal. En cualquier caso, mucha suerte en el certamen.


Erythea:

Norma en cierto modo llevas razón. Me explico, si una persona esta presente y evoca pasajes del pasado, hay que jugar con los tiempos verbales, aunque académicamente se diga que no. El fallo salta cuando en el mismo momento utilizas los dos tiempos, que es posible que también sea el caso. Con el tema de puntuación, bajo mi humilde punto de vista yo no le doy importancia, porque un relato es algo personal y su puntuación casi lo mismo, luego puede gustar o no. ¿Nadie ha leido obras sin puntuar? Con el tema de los acentos es una verdad como un templo, a veces se me pasan, es la mala costumbre, y uno se confia en el corrector de word, que falla mas que una escopeta vieja. Y con respecto al lavado de cara, te diré algo que posiblemente te hará gracia, este relato tuvo su lavado de cara unos dias antes de enviarle a concurso, cambia un par de frases y algo en los tiempos verbales, pero la ironía del destino, a la hora de enviarlo, me confundí y envié el original, quedando la corrección en casa. Ni siquiera he insinuado cambiarlo porque seguro que me dicen que no. Aunque no te haya gustado el estilo, me alaga mucho que te parezca una historia desgarradora y actual, creo que es muy importante para mi, porque el resto que comentas tiene solución con una persona que domine la sintaxis, lo mio solo es escribir. Lo bueno de estos comentarios es que nos sirve a todos para mejorar y saber cuales son nuestros puntos debíles a trabajar. Más comentarios como este me vendrían muy bien, de verdad. Gracias.


Erythea:

Norma, he pensado en tus palabras, y me encantría poder contactar contigo para dejarte algunos escritos y escuchar tu crítica constructiva, me ayudaría bastante en todo mi recorrido, ¿habría algún modo de poder contactar? saludos y gracias de nuevo


William Cullen:

Erythea:

Por lo que veo, has descubierto la grandeza de este certamen. Uno está acostumbrado a recibir las críticas de familiares y amigos, que no suelen ser precisamente muy «crítcas», y se agradecen las opiniones objetivas (aunque escuezan), pues son las que te hacen progresar.

No es fácil que encuentres a alguien que, de modo altruista, se avenga a «hacerte una crítica constructiva», una labor ingrata donde las haya. Y no debes pensar que esto se arregla con un corrector, hay mucho por aprender (yo me avergüenzo de lo que escribí el mes pasado).

Saludos y suerte en el concurso.


Erythea:

William, por desgracia recibo pocas criticas por que ni familiares ni amigos saben que escribo. Algo si, pero no que me presento a concursos y por supuesto no les doy material para que lean, quizás por timidez, o poca confianza en mi mismo, no se. Por otro lado hay muchas formas de hacer criticas constructivas, porque ya solo falta que me digan que el relato no tiene ritmo ni transsmite nada jeje, que aún quedan dias para que lo hagan. Y sobre los votos, estoy en medio de la calle con una pistola obligando a la gente a entrar en un ciber para que lo hagan.
Fuera ironía William llevas razón en el tema de la critica constructiva, pero por solicitarlo no pasa nada ¿y si encuentro a esa alma caritativa que lo haga? Con respecto al corrector, me refiero a un profesional que me enseñe tipo taller literario, no me referia a una maquina.
Gracias por molestarte en poner un comentario, te lo agradezco de corazón, y de paso gracias a todos los que desde vuestro silencio y anonimato me estais votando a pesar de ser un relato con tantisimos errores ¡Gracias a todos vosotros! (ojo, los acentos que faltan, ya se que faltan, pero no tenga ganas de ponerlos jejeje)


Victor Yèpez:

Relato muy realista, lamentablemete refleja el diario vivir de algunas personas que por diversas circunatancias entan estan imersas en una cedena de violencia….

Buena suerte

Saludos
Guayaqui-Ecuador


Rosa:

Felicidades!! Un relato muy actual que puede hacer abrir los ojos a muchas mujeres que esten pasando por situaciones semejantes.
Lo único que he encontrado a faltar son algunas comas más para ayudar a leer y entender mejor el relato. Por lo demás te doy un 10, espero que te lleves el premio.


Rosa:

Felicidades !!!


Norma jean:

Hola de nuevo. Espero que al final del certamen la organización ceda los correos electrónicos de los que nos hemos presentado, por lo menos de aquellos que no tengan ningún reparo en que se sepan. De todas formas, amigo, mi crítica es sólo eso, mía. Puedo estar tan acertada o equivocada como el resto y por lo que veo en las votaciones estás a años luz de mi relato, así que yo misma me aplicaré el cuento. Si nos vemos en Murcia estaré encantada de compartir opiniones contigo. Cualquier persona que escribe y dedica su tiempo a los demás tiene mi más profundo respecto. De nuevo, suerte.


Ginés:

Hola Eritrea, visito tu relato porque me ha llegado un correo que me invita a hacerlo, creo que a muchos más también, no sé si lo envias tu o quien y dice textualmente:
«Yo no estoy de acuerdo con este sistema, pues solo se premia quien tenga más contactos a través de internet y es algo que quiero demostrar. De ahí que te solicito si tienes un momento libre que me ayudes entrando en él, solo tienes que ir al menú de la izquierda, pincha donde pone “RELATOS”, Y se abren todos, te vas al relato nº 140, y al final del relato salen 5 estrellitas, pincha en la ultima de ellas, y de este modo cuenta el punto. Y nada más. Como te digo es muy fácil y rápido. No se puede repetir votación pero si puedes pasarle el link a otros.»
Me he leído tu relato y otros muchos, ya que iba a votar he sentido curiosidad.
No voy a votarte, pero sólo para que veas, que no todo el mundo sigue instrucciones y que internet tiene un gran poder, si señor,para transmitir lo que queremos y lo que no queremos que se sepa.
Si ganas este premio, espero que lo disfrutes,pero no creo demuestres nada que no supieramos ya.
Un saludo


William Cullen:

Erythea:

Yo tampoco me refería a una máquina, y lo que te quería decir que no basta con corregir la gramática y la ortografía.

Alguien que quiere dedicarse a la escultura no puede pretender que lo primero que esculpa sea una obra maestra. Con la escritura sucede algo semejante, y hay mucho oficio por aprender, aunque, como en cualquier ámbito, hay personas con mayor o menor talento natural.

Saludos de nuevo.


Erythea:

Victor, muchas gracias por tu comentario. Me halagas.
Rosa
LLevas razón en el tema de las comas, jejeje la puntuación es mi partel más debil, como ya le decía anteriormente a Norma, quien tan acertadamente tuvo el detalle de comentarlo. Comas y puntos, y demás, asi es. Gracias por ser tan generosa con tu puntuación.
Norma
mis comentarios ironicos no iban para ti, como te dije te agradezco mucho la llamada de atención sombre la puntuación, porque es verdad, y de ahi mi interés en hablar contigo, que por supuesto, si voy a Murcia, será un halago para mi poder mantener una conversación contigo. Por cierto, tu relato es excelente.
Gines
con amigos como tu, para que quiero enemigos? yo no te conozco de nada, y ese correo que dices, no ha sido enviado por mi, ni los «otros muchos» que insinuas con mala intención que se envían. Pero te digo una cosa, para que reflexiones, si hay algún amigo mío, de los que me aprecian, que lo este haciendo, ¿está comentiendo alguna infracción? ¿Crees que los amigos y familiares de otros no avisan por correo, telefono, o en palabras para que voten a su amigo? Me ha parecido una excelente idea y a partir de ahora lo voy hacer, enviar correos para que me sigan votado, porque el fin de este premio no te quepa la menor duda que es dar a conocer el portal al exterior a traves de los autores de los relatos y sus familiares, para tener un mayor indice de visitas, exactamente igual que los programas de televisión, este premio es simbólico, mas que nada, los verdaderos premios son los tres que dará el jurado eligiendo entre 10 finalistas. y quedate tranquilo amigo mío, que entre esos finalistas no estaré yo, y menos después del acoso y derribo al que se me está sometiendo en diversos foros.
Pensaba permanecer callado hasta el final del certamen, pero a veces uno explota, y creo sinceramente que este espacio es para que comentemos entre nosotros las caracteristicas de nuestros relatos o para recibir buenos consejos como he recibido yo de Norma, y no para intentar desacreditar a nadie publicando supuestos correos, que aunque fuesen verdaderos, ni son ilegales ni cometen ninguna infracción. Lo dicho amigo mio, con amigos como tu, para que necesito enemigos.
Y ahora perdonad pero necesitaba desahogarme de algín modo. Un abrazo para todos y gracias para quienes se han molestado en leer mi relato, porque ya eso es para mi el exito, que me lean.


Erythea:

Perdonad todas las letras que me he comido en el mensaje anterior, asi como las expresiones, estaba indignado y escribi como una bala sin pensar en nada.
Ahora, ya tranquilo y con frialdad, solo voy hacer un ruego:
SI HAS ENTRADO AQUI PORQUE HAS RECIBIDO UN CORREO PIDIENDO EL VOTO PARA MI RELATO, NO LO VOTES POR FAVOR, NO ES NECESARIO Y YO TE LO AGRADEZCO IGUAL. GRACIAS»


Cuasiqueno:

Pues ahí va mi crítica al relato más votado:
En primer lugar, y lo digo con sinceridad, no me gustan las obras artísticas en general (literatura, cine, teatro, música) que tratan asuntos de denuncia social candente, SALVO que estas obras estén dotadas de original, algo que lo haga diferente, que sorprenda, que aporte una visión nueva a un tema ya de por sí machacado. Por tanto, la única posibilidad de que encontrara atractivo este relato era que tuviera esas características. Lamentablemente, y es mi opinión personal, no la tienen, y digo lamentablemente porque parece que no coincido con el gusto de la mayoría, y eso debe ser malo (¿o no?).
El relato es previsible de principio a fin, en el segundo párrafo ya sabemos lo que va a suceder y nada de lo que se lee sorprende o engancha a seguir leyendo, sino sólo para descubrir que, efectivamente, la historia es tal y como la esperábamos.
Trata un tema trillado que, tal vez, pueda remover algunas conciencias, pero de un relato se espera más que de un telediario o una teleserie (yo al menos espero más). Lo del tema trillado perdería su importancia si, como dije, se tratara de un modo diferente, original, en su forma y su contenido, con otra manera nueva de mostrar la denuncia social de los malos tratos.
Pondré un ejemplo para explicarme: el amor, tema sin duda trilladísimo. Millones de autores escriben historias de amor, pero lo que hace de una de esas historias algo único, personal, nuevo, atractivo, es la forma de mostrarlo, los recursos utilizados, la originalidad que lo diferencia de otras historias que resultan un pastel.
Y lo mejor de cualquier relato es que no esté todo dicho, es decir, que esté abierto a interpretaciones, que haga volar la imaginación, que el lector pueda personalizarlo haciendo su propia versión del mismo, muy parecida a la del autor, pero nunca exactamente igual. En este relato no existen esos huecos, no hay opción, es como es, como un reportaje fiel a la realidad donde no hay más que lo que ves, porque todo te lo dan ya mascado.
Dicho esto, y como es posible que esta crítica (razonada, argumentada y desde la sinceridad más libre) caiga mal al autor o a los que les haya entusiasmado su lectura, dejo patente que en mi ánimo no está la ofensa ni el descrédito, sino dejar una opinión como la que le puedo decir a un amigo tras la lectura de un best-seller.
Esta es la esencia del concurso, poder opinar para bien y para mal. No obstante, mi enhorabuena por haber conseguido esa motivación que ha arrancado a tanta gente a votarte.


Carolina:

Bueno solo para reiterarte mis más grandes felicitaciones es un exelente relato me encantó en lo personal ¡¡muchisimas felicidades!!


Erythea:

Cuasiqueno
Después de leerte en el foro esperaba tu crítica de un día a otro, porque supongo que al igual que tu, ya soy perro viejo y veo venir los tiros desde la distancia.
Te aseguro que no me ha molestado tus críticas, de verdad. Si me han decepcionado algo, porque me gustan las criticas constructivas, y las tuyas son simplemente criticas hacia un relato que no te gusta y que además compite con uno tuyo.
La expone de un modo razonada y te lo agradezco.
Con respecto a mis votos, se han dicho tantas barbaridades que ahora ya disfruto como un niño con zapatos nuevos, porque ya si estoy empezando a pedirlo yo directamente (Según se piensa todos son votos dirigidos, pues ya me da igual) Tengo varios amigos que han hecho una buena campaña a favor de mi relato, ya sé quienes son, y aunque a muchos les pese, yo desde aqui solo les puedo dar las gracias, No hablo ahora de tu caso en particular, aqui hay mucho falserío, y estoy seguro que a la mayoria les gustaria recibir votos aunque vayan diciendo por boquita chica «si no creen que mi relato es el mejor que no me voten» ¿Por qué tanta hipocresía? Como he dicho ya en varias ocasiones, conozco las carencias de mi relato, y no hace falta presionar desde este rincón al jurado que preselecciona pues no espero estar en dicha preselección, pero nadie me va a quitar la satisfacción personal que tengo en estos momentos porque supongo que algunos de los votantes si me habrán leido, quizás solo por curiosidad, o como en tu caso, para sentirte defraudado por un relato que en teoría lo esperaba con un mínimo de calidad. ¡Esto es lo importante amigo! Que por un motivo u otro, el relato sea leido, ya eso por si solo constituye todo un éxito para mi.
Gracias por tu sinceridad amigo Cuasiqueno


Erythea:

Carolina
Gracias por tus felicitaciones. Me alegro mucho que te haya transmitido algo y que te haya encantado a nivel perosnal. Del mismo modo que de las críticas se aprende, con un solo comentario como el tuyo se justifica el trabajo de un autor.
Gracias


Norma Jean:

Me encanta que se hurgue en el avispero con un palo. Que se cree polémica, que haya rencillas, recelos, miradas torvas, envidias, críticas ácidas. ¡Cuánto corazón acelerándose por nimiedades! Creo que tendré que entrar en el foro o en el chat (a ver si aprendo a hacerlo) para hacer ésto un poco más divertido. ¡Que no decaiga!


Fulmine:

Es un buen relato. A mi manera de ver bien escrito y bien llevado. Puedo decir, sin embargo, que esperaba un final con algún giro imprevisible, cosa que no sucedió.
Recibe mis saludos y mis deseos porque tengas éxito.


NEPC-64:

Erythea, me ha pasado lo mismo que a cuasiqueno, siendo el relato más votado esperaba que la trama fuese más original. Es como cuando vas al cine a ver una peli que te han dicho que es buenísima … es difícil complacer a las expectativas. Sin embargo, a diferencia de lo que han opiado otros, ceo que esta muy bien escrito, se ve la escena y los personajes con claridad. Me ha gustado leerlo. Te deseo suerte en el certamen.


Cuasiqueno:

Estimado Erythea:
Tras leer tu respuesta, me gustaría puntualizar algunas cosas. Primero, lo del tema de los votos. Como se puede leer en mi escrito, sólo aludo a ello para felicitarte, pues de un modo u otro tu relato ha movido a mucha gente a votarlo, y en ningún momento he cuestionado si son votos pedidos o regalados. Ni siquiera pensé en ello al escribir mi crítica constructiva, aunque tú creas que no es tal. La considero constructiva porque apunto a las claves, las cosas que podrían haberlo hecho atractivo, al menos para el lector que soy: otros recursos, otro enfoque, la inclusión de elementos sorprendentes, dejar huecos para la interpretación y la imaginación del lector, plasmar el tema con un estilo personal y original, recurrir a elementos novedosos en forma y contenido. Y si no estoy en lo cierto, que se me explique qué se entiende por crítica constructiva.
Por otro lado, no debo ser tan perro viejo como tú, pues hasta ayer mismo ni siquiera pensé en dejar aquí mi opinión. Tu relato ya lo había leído antes de que empezaran las votaciones, y me dejó la misma sensación y opinión que ya he descrito. Entonces no escribí nada. Tampoco había indagado qué relato acumulaba más votos, no es algo que me quite el sueño, pero ayer, leyendo por el foro, alguien mencionó que había un relato con mucha ventaja en votos. Sólo entonces me asaltó la curiosidad de saber qué relato sería y leerlo si acaso no lo había leído (no he leído ni la mitad de los colgados), por si me estaba perdiendo algo bueno. Cuando ví que era este, me acordé de que ya lo había leído y lo releí por si en su momento no había percibido todo lo que el relato podía dar de si. Y después de releerlo, escribí mi opinión como siempre suelo hacer, sinceramente y sin compejos.
Y nada más hay detrás, mucho menos pretender influenciar al jurado (que no creo que llegue siquiera a leer estas opiniones), ni desacreditar tu obra y los votos conseguidos.
En cuanto a que mi relato compite con el tuyo, sí y no. Compite con el tuyo en tanto que está metido en el mismo concurso, pero en realidad no compite porque creo no equivocarme si me atrevo a decir que no estarán juntos entre los finalistas. Me explico: si el jurado seleccionara tu relato, no creo que también seleccionara el mío, pues no están en la misma onda, no pueden ser seleccionados atendiendo a los mismos criterios. Fíjate que no digo que sea uno mejor o peor que el otro, pero sí en cierto modo incompatibles, es decir, los lectores que han votado y gustado de tu relato, seguro que no votarían al mío, como también los que han votado al mío no creo que estén entre tus votantes.
Por tanto, amigo Erithea, uno de los dos se quedará fuera (o los dos, claro) y si me equivocara en esto y resultara que ambos estamos seleccionados, te lo haré saber, aunque sólo sea porque esta no-competición ya me está resultando divertida.
Saludos y controversia.


ibese:

Te Felicito, es algo bastante crudo pero muy real en bajos mundos.
Te deseo suerte tienes mis 5 estrellas


Erythea:

Fulmine
Muchas gracias por tus comentarios. Con respecto al final, si te fijas, simplemente se relata un hecho, en donde solo caben tres posibles finales y los tres previsibles. No es el típico relato que juega con una historia para al final desembocar en otra completamente imprevisible. Todo depende de la estructura del relato, y en este caso es un relato lineal, nada más. De todos modos, muy agradecido por tus comentarios.

64
Siempre suceden estas cosas, cuando se habla mucho de un tema, luego defrauda. Cuando te anuncian en exceso una pelicula en la tele, no vayas a verla porque ya sabemos que es mala. Lo curioso del tema es que despues de la temporada resultó ser la pelicula de mas recaudación.
Conozco las limitaciones del relato, y solo con la lectura que esta obteniendo, entre votantes y no votantes, ya me quedo más que satisfecho. Te aseguro que nunca un relato mío fue leido por tanta gente, lo que ya supone todo un exito para mi. Muchas gracias por pensar que esta bien escrito y con claridad. Esto que me dices es muy importante para mi. Se podrá tener más o menos acierto con la historia y su desarrollo, pero siempre que quede bien escrita. Gracias.

Cuasiqueno
En verdad ya todo esto me lo tomo como algo divertido, y para pasarlo bien, porque como he repetido varias veces, conozco las limitaciones de mi relato y se que solo aspiro a dos cosas: 1º premio del publico, y 2º que sea muy leido. Consiguiendo estas dos cosas, yo he triunfado, los demás no se.
Con respecto a tu relato, como no se cual es, no puedo opinar, pero si es como tu dices, ten la certeza que serás tu el que pase a la final, ¿los motivos? Creo que ya los he expuesto varias veces, y que todo esta muy claro.
Lo unico que me preocupa, y te lo digo de corazón, es que he leido todos los comentarios de todos los relatos, y hay cierto tufillo a compadreo que no me parece honesto. Las mismas personas criticando relatos que son muy buenos (por supuesto que no lo digo por el mío) y alabando relatos que son, y lo voy a decir alto y claro para que se entienda bien, muy malos.
Por lo demás, vamos a pasarlo bien, vamos a divertirnos, y que el pre-jurado sea lo más honesto posible en su elección de los 10 relatos.

Ibese
Gracias de corazón por tu votación y tus 5 estrellas. Me eagrada que te haya gustado y te parezca real.


Cuasiqueno:

En verdad, Erithea, tienes razón, la mayoría de los comentarios que dejan los lectores son alabanzas, independientemente de la calidad del relato. Porque aquí hay relatos, como tú dices, muy malos, e incluso, rematadamente malos. También hay algunos buenos y sólo unos pocos muy buenos. Pero la mayoría es, por decirlo de un modo coloquial, morralla, lo que no es debido en modo alguno a la altura del concurso, sino simplemente a que escribir bien y escribir una buena historia, ambas cosas a la vez, es hartamente difícil, es un arte, el arte literario, don o habilidad reservado para sólo unos pocos.
En mi caso, sólo he dejado comentario en cuatro relatos: uno muy malo, el tuyo por las razones que ya expuse (el precio de la fama, ya sabes) y otros dos muy buenos, que merecían, sin duda, mi elogio, porque al leerlos sentí la satisfacción de comprobar que, incluso entre los noveles, se puede encontrar buenas plumas. Me sentiría defraudado si ninguno de esos dos relatos resultara seleccionado, porque me daría de bruces con una realidad que me dijera a gritos que no tengo ni idea de literatura, y uno, que cree tener su criterio, no sabe si está preparado para escuchar tal cosa.
Respecto a mi relato, no es mejor que esos dos que he mencionado, cuya lectura me llevó a un pensamiento de envidia sana: me hubiera gustado haberlos escrito yo. Pero a ver, cada cual escribe lo suyo y al menos el mío tiene ese toque personal que en mí mismo reconozco cuando dejo de ser escritor para transformarme en el lector de mis propios relatos.
Sinceramente, no tengo ni idea de las posibilidades de que el mío sea seleccionado para la final, pues aunque nunca me atrevería a colgar un relato que fuera malo, el mío es altamente arriesgado, pero precisamente correr ese riesgo es la parte más divertida.
Perdona que no te indique cuál es, juego con ventaja, pero llegados a este punto, creo que nadie que haya leído mis comentarios podría ser imparcial al leer mi relato, y creo que no merece ser sacrificado por la osadía de su autor (y no lo digo por ti).
No obstante, el desenlace está cercano, y entonces veremos si el riesgo es recompensado y si en verdad entiendo algo de literatura.
Perdón por el rollo, pero cuando tomo el teclado, no veo el momento de parar.
Saludos.


ROSA:

ME HA GUSTADO BASTANTE CÓMO RELATA ALGO QUE DIARIAMENTE ,POR DESGRACIA,VEMOS EN LAS NOTICIAS, AUNQUE EN ESTE CASO NO TEBGA UN FINAL SINIESTRO.ES UN HIJO DE PUTA, QUE POSIBLEMENTE HA LLEGADO A NECESITAR ESTAR INTERNADO PERO SIN SALIR.NO HAY RECUPERACION PARA ESTOS MALVADOS, QUE HASTA SON CAPACES DE ASESINAR A SU HIJO PARA DEMOSTRAR A «LOS OTROS» QUE ÉL PODIA Y GANARIA.HAY MUCHO QUE DECIR EN ESTE TEMA QUE HAS ELEGIDO Y MUCHO QUE DEBATIR.PERO COMO TE HE DICHO ME HA GUSTADO.


Ana:

Mis felicitaciones !! me ha gustado mucho el relato !


tocahuevos:

acabo de leer su relato porque pensé que con tantos puntos sería por lo menos aceptable. es una basura. espero que no gane porque si lo hace se confirmarán mis sospechas de que la literatura española en la actualidad es una mierda. su relato está vacío, lleno de tópicos, salpicado de una pornografía insultante, además no tiene usted estilo alguno, carece de originalidad y lo más grave aparenta usted denunciar una penosa situación cuando en realidad se está recreando en ella con todo el morbo. en fin, no pierdo más tiempo con usted, voy a dejar de entrar en esta página, no sé quién ha podido ser el inutil que lo ha incluido a usted en esta selección. ha ofendido mi inteligtencia.


bobdylan:

Bueno, poco puedo decir que no se haya dicho ya, pero trataré de ser objetivo.

En primer lugar, coincido con quienes señalan que resulta extraño que emplees de forma aparentemente aleatoria el tiempo presente y el pasado, rasgo que, cuando no es empleado de forma intencionada, se suele considerar como el típico fallo de principiante, o bien que el relato ha sido poco trabajado o no se ha podido revisar antes de su ‘puesta de largo’, como parece ser tu caso. Admito la justificacion que das de que mandaste sin querer la version sin revisar, pues conozco como actúan los duendes informáticos. A mí también me han dado más de un disgusto esos dichosos diablillos. En cualquier caso, ya digo que causa una cierta extrañeza ese detalle.

Por otro lado, también es cierto que el relato tiene cierto tufillo a denuncia social, como apunta Cuasiqueno, lo cual no es malo en sí, pero a mí particularmente no es algo que me agrade demasiado.

Coincido con alguno de los anteriores comentaristras en que la historia es bastante obvia desde los primeros párrafos, sin que suceda nada que nos sorprenda o nos produzca ese escalofrío que debe caracterizar a las obras cuando tienen la categoría de excepcionales (y un relato que va a ganar el premio del publico con esta holgura debería ser excepcional).

En la parte positiva, he de decir sin embargo, que manejas bien el lenguaje y sabes crear la atmósfera adecuada, con personajes creíbles y momentos de tensión y hasta de angustia, por lo que el relato se lee con interés y transmite sensaciones.

Te deseo suerte en el concurso.


Aleida:

Y ahora que podran decir todos aquellos que trataron de destruir en lugar de ………..lo contarrio!
Ha ganado el premio especial el elato numero 140.Que tal?
Enhorabuena!


bobdylan:

Felicidades por el premio. Nos vemos en Murcia.


Delgadina:

Enhorabuena por el premio, ¿nos vemos en Murcia?


Robert F.:

Pues disiento con todos los que han votado, no me gusta el relato, el tema es oportunista, ni siquiera creo que mueva conciencias, y el estilo es pésimo, no hay nada en él que desprenda originalidad.
Saludos.


Erythea:

A todos aquellos que habeis mostrado vuestro apoyo a este relato, GRACIAS

A todos aquellos que habeis mostrado vuestras críticas constructivas, GRACIAS porque de ellas se aprende muchisimo.

A todos aquellos que habeis silenciados vuestros comentarios negativos, GRACIAS por demostrar una educación exquisita y necesaria entre personas que solo escribimos por el placer de escribir.

A todos aquellos que habeis descargados vuestras iras, mala educación, y mal perder, en mi relato, GRACIAS también, porque significa que habeis leidos el relato, que es el fin que todo escritor persigue, y me consta que habeis sidos muchos.

En definitiva, GRACIAS A TODOS, y suerte para la próxima edición.


Envia tu comentario

Debe identificarse para enviar un comentario.